La terapia regenerativa reducirá la implantación de prótesis por problemas de artrosis.

Se ha celebrado el XIII Congreso de la Sociedad de Reumatología de la Comunidad de Madrid. 


- En dolencias como la artrosis, para la que actualmente no existe ningún tratamiento efectivo, la regeneración de tejidos será una terapia que, si bien no sustituya a las prótesis, al menos las complementará o retrasará su indicación 

- Varios análisis de ADN y proteínas han determinado que las células mesenquimales son capaces de llegar al punto dañado por la artrosis de forma más rápida que en los grupos control estudiados 

- La terapia regenerativa es actualmente uno de los grandes retos de futuro para el tratamiento de las enfermedades musculoesqueléticas, que encuentran en este campo una posibilidad más de tratamiento y de mejora de calidad de vida de los pacientes


Madrid, diciembre de 2009.- La terapia regenerativa con células mesenquimales en dolencias reumáticas como la artrosis podría reducir en unos años el número de intervenciones que actualmente se practican para implantar prótesis, sobre todo de cadera, hombro o rodilla.

Así lo explica el Dr. Benjamín Fernández, del Servicio de Reumatología del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, que ha participado este fin de semana en el XIII Congreso Anual de la Sociedad de Reumatología de la Comunidad de Madrid (SORCOM).

Sin duda alguna, la terapia regenerativa es actualmente uno de los grandes retos de futuro para el tratamiento de diversas enfermedades, entre ellas las musculoesqueléticas, que encuentran en esta área terapéutica una posibilidad más de tratamiento y de mejora de calidad de vida de los pacientes.

“En dolencias como la artrosis, para la que actualmente no existe ningún tratamiento efectivo salvo reducir el dolor y la inflamación, la regeneración de tejidos será una terapia que, si bien no sustituya a las prótesis, al menos las complementará o retrasará su indicación”, señala el Dr. Fernández.

Los estudios en este sentido están avanzando bastante pero con pasos muy lentos, por lo que se puede decir que la terapia regenerativa en artrosis todavía se encuentra en etapas iniciales. “Aunque se está realizando mucha investigación básica dirigida a conocer cómo regenerar tejidos dañados a causa de la artrosis, existen muy pocos estudios en humanos y los que hay, están sin controlar, por lo que los datos con los que contamos son preliminares”, apunta el Dr. Fernández. “De todas formas, el futuro se vislumbra muy positivo, por lo que es mejor ir despacio pero con seguridad”.

Análisis a gran escala

Actualmente, desde el Servicio de Reumatología del Hospital Clínico San Carlos se están llevando a cabo investigaciones en distintos niveles que abren un futuro prometedor para la terapia regenerativa en artrosis.

Por un lado, se están poniendo en marcha plataformas de análisis a gran escala tanto de ADN como de proteínas. “Esto nos permite trabajar sin hipótesis de entrada y en base a los hallazgos y a construir teorías”, indica el Dr. Fernández. “De esta forma, hemos determinado que las células mesenquimales son capaces de llegar hasta el punto dañado por la artrosis de una forma más rápida que en los grupos de control, puesto que tienen genes reguladores al alza”.

Estas investigaciones básicas también han concluido que las células de pacientes con artrosis transcriben genes de los colágenos –sobre todo del colágeno tipo 10- de forma anormal. Para el Dr. Fernández, “éste es un dato muy interesante, ya que se puede tratar de una característica común a los pacientes con artrosis que tendremos que tener en cuenta”.

En lo que se refiere a estudios en animales, se ha conseguido desarrollar un modelo murino con el que hacer investigaciones sobre la artrosis de hombro en relación con la rotura del tendón supraespinoso. En este sentido, y gracias a la terapia regenerativa, se ha conseguido realizar varias reparaciones con y sin células mesenquimales, aunque al ser un estudio que está en sus etapas iniciales todavía no hay datos concluyentes.

“Aunque no se ha podido desarrollar hasta el momento, también contamos con un modelo similar en humanos, debido a que este tipo de rotura en el hombro es muy importante tanto para los pacientes con edad avanzada, como para la gente joven que sufre accidentes de tráfico en los que habitualmente se sufre este daño a causa del cinturón de seguridad”, subraya el Dr. Fernández. “Si demostramos que las células mesenquimales pueden regenerar tejido mejor y más rápido, habremos dado un gran paso en este campo”.

El horizonte en cuanto a este tratamiento es, tal y como plantea el Dr. Fernández, tratar al mayor número posible de pacientes en el momento en que se tengan los datos suficientes de que esta terapia es completamente efectiva.
 
“Teniendo en cuenta que los datos obtenidos hasta el momento parecen indicar que puede haber perfiles genéticos más propensos a padecer artrosis, los estudios en humanos se tienen que centrar en pacientes muy homogéneos, sobre todo en el inicio de las investigaciones, para poder sacar así conclusiones definitivas”.

En la actualidad existe mucha confusión

Por su parte, el Dr. José Luis Puerta ha abordado en la conferencia inaugural el nuevo paradigma médico. En su opinión, “vivimos en un momento de cierta confusión, ya que actualmente la sociedad no tiene una idea clara de lo que espera de la Medicina y exige ciertas cosas incompatibles”. Un ejemplo de estas incompatibilidades, añade, es el hecho de que se pretenda y, en cierta manera, exija, recibir un trato humano, personalizado e individual para cada paciente y al mismo tiempo se demande una asistencia sanitaria universal que, por definición, va acompañada de listas de espera y un tiempo limitado para cada paciente.

Respecto al futuro de la Medicina, en opinión del Dr. Puerta, ésta ha cambiado sus fines y cada vez se orienta más a la satisfacción de los deseos individuales de una sociedad que, afirma, “no acaba de definir completamente esos deseos”.

Al mismo tiempo, concluye, los médicos están desorientados, no tienen claro qué se espera de ellos ni lo que la sociedad espera de la Medicina. “Aunque lo que sí está claro es que la masificación y mercantilización de la Medicina ha convertido al enfermo en un consumidor cuyo derecho a elegir nadie se atreve a cuestionar, ya que, en último término, estamos ante asuntos que afectan a su vida y no únicamente a su enfermedad”.