El ácido hialurónico, una importante opción en artrosis de rodilla.

Sevilla acoge el XVI Simposio de Inflamación y Enfermedades Reumáticas.
 


- La utilización del ácido hialurónico en las patologías articulares degenerativas se debe, sobre todo, a que es un eficaz regenerador del cartílago articular, además de sus propiedades analgésicas 

- Los resultados del estudio AMELIA indican que las infiltraciones de forma seriada de este agente a lo largo de tres años tienen un efecto positivo en los pacientes con artrosis, retrasando la evolución del deterioro articular 

- El XVI Simposio Internacional de Inflamación y Enfermedades Reumáticas reunirá este fin de semana a más de 400 especialistas en Sevilla para hacer una actualización de las novedades en este campo 

- Hacen falta estudios que comparen la actividad y eficacia de los fármacos biológicos y que indiquen si los más novedosos superan o no a los ya existentes en el mercado, afirma el Dr. Federico Navarro


Madrid, marzo de 2010.-
A pesar de que en los últimos tiempos el ácido hialurónico ha sido conocido sobre todo por su uso en cosmética y en cirugía plástica y estética, son varios los usos clínicos que se hacen de este componente que no están relacionados directamente con el mundo de la belleza.

De hecho, se ha demostrado que también es un agente que puede retrasar la degeneración articular en patologías como la artrosis, en especial la de rodilla.

En este sentido, las inyecciones de ácido hialurónico de forma seriada en pacientes con artrosis han tenido un efecto positivo en la evolución de la enfermedad, tal y como indican los resultados del estudio AMELIA.

Los datos de este estudio se presentarán en el XVI Simposio Internacional de Inflamación y Enfermedades Reumáticas, que se celebrará los próximos días 12 y 13 de marzo en Sevilla.

“El ácido hialurónico es un componente esencial del cartílago articular. Desde hace más de diez años existen evidencias de su acción positiva en el control de los síntomas de la artrosis. En este estudio nos hemos planteado si, además de por sus propiedades analgésicas, el ácido hialurónico inyectado de manera seriada a lo largo de años, podría modificar el curso de la enfermedad”, apunta el Dr. Federico Navarro, del comité organizador de este simposio y jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Virgen Macarena, en Sevilla.

En este ensayo clínico, de tres años de duración, han participado 19 centros hospitalarios de toda España y se han reclutado a más de 300 pacientes. Además, ha sido diseñado y llevado a cabo enteramente en nuestro país. “Hasta el momento es el estudio más prolongado que se ha realizado en este sentido, lo que ha permitido obtener resultados de gran valor”, explica el Dr. Navarro, que también ha participado en la coordinación de dicho trabajo.
Tras cuatro infiltraciones de ácido hialurónico, espaciadas cada una en seis meses, y una última inyección de recuerdo a lo largo del último año, los pacientes han conseguido una respuesta sintomática positiva mantenida y progresiva a lo largo de todo el estudio.

“Por otro lado, también se ha querido comprobar si estas infiltraciones son capaces de modificar el deterioro progresivo del cartílago y, por tanto, retardar la progresión del espacio articular. Los resultados han podido determinar diferencias estadísticas significativas con respecto a los pacientes que no han sido infiltrados con ácido hialurónico”, explica el Dr. Navarro”. “El estudio pone también de manifiesto la dificultad de valorar a largo plazo la artrosis de rodilla mediante estudios radiográficos sucesivos. Esto se debe a la gran variabilidad existente, condicionada por la dificultad de obtener radiografías siempre en idéntica posición, dificultad aún mayor si son realizadas con distintos aparatos y técnicos diferentes”.

Actualización de las últimas novedades

El XVI Simposio Internacional de Inflamación y Enfermedades Reumáticas reunirá a lo largo de este fin de semana a más de 400 especialistas en este tipo de patologías, tanto españoles como de otros países de la Unión Europea.

El objetivo principal de este importante evento científico es hacer una actualización, lo más profunda posible, de las novedades en el campo de las enfermedades reumáticas e inflamatorias acontecidas durante el último año.

“Además de la artritis reumatoide, las espondiloartritis y la artrosis, necesariamente presentes en este simposio por su prevalencia, no hemos de olvidarnos de otras enfermedades que se pueden considerar raras por su baja prevalencia en la población”, subraya el Dr. Navarro. “En muchas ocasiones no nos acordamos de que estas patologías también existen y, lo más importante, que son potencialmente tratables. Si no las conocemos, podemos caer en el error de diagnosticar incorrectamente como si fueran otras dolencias y no prescribir el tratamiento que muchas veces es curativo. Es el caso de las enfermedades por depósito que, aunque no son específicamente reumáticas en su sentido estricto, tienen manifestaciones que en numerosas ocasiones llevan a consultar a los especialistas de Reumatología”.

En este contexto, la frase “si no se conoce, no se puede diagnosticar” cobra una gran trascendencia. Según apunta el Dr. Navarro, “con algunas nociones sobre estas enfermedades se puede dar desde el primer momento un diagnóstico certero, lo que es absolutamente imprescindible para un manejo adecuado”.

Elección terapéutica basada en la experiencia clínica

Muchas patologías que comparten mecanismos inflamatorios, aunque diferenciados, con la artritis reumatoide, han visto cómo su tratamiento ha evolucionado gracias a los fármacos biológicos que han sido, y están siendo, la gran revolución de estos últimos años en Reumatología.

“Actualmente existen varios fármacos de este tipo en el mercado, el problema se plantea sobre cuál es el que debemos escoger que sea más eficaz para cada perfil de paciente”, asevera el Dr. Navarro. “Existen muchos estudios sobre cada uno de estos fármacos por separado, pero escasean los estudios comparativos”.

En estos momentos la decisión a la hora de elegir una u otra terapia con biológicos se basa, sobre todo, en la práctica clínica de cada especialista. “Llevamos ya un tiempo prescribiendo anti-TNF y seguimos con este patrón de actuación porque gracias a estos fármacos muchos pacientes evolucionan favorablemente. Pero con las nuevas opciones disponibles y las que se incorporarán en un futuro próximo, necesitaremos establecer una estrategia de elección basada en la posibilidad de predecir una respuesta favorable o desfavorable, o incluso toxicidad, en cada paciente individual”, indica el experto. “Este simposio dedicará algunas sesiones a discutir si existen perfiles clínicos o inmunológicos que ayuden a predecir la respuesta en determinadas situaciones porque éste podría ser un camino para tratar de optimizar el uso de los medicamentos”.

Otro aspecto relevante lo constituyen los resultados a largo plazo en desenlaces relevantes. “Sabemos que a uno o dos años los biológicos modifican favorablemente el daño radiológico”, explica el Dr. Navarro. “Este simposio servirá para presentar datos de lo que sucede en el daño estructural en estudios a muy largo plazo. Además, se discutirán nuevas evidencias sobre las ventajas del uso precoz de estos agentes en la artritis reumatoide y en la espondilitis anquilosante”.

Sociedad Española de Reumatología (SER)

La Sociedad Española de Reumatología (SER) es una asociación científica que tiene por objeto fomentar el estudio de las enfermedades reumáticas –enfermedades del sistema musculoesquelético y del tejido conjuntivo- en beneficio de los pacientes y atender los problemas relacionados con la especialidad. Actualmente, la SER representa a cerca de 1.500 profesionales en España y mantiene contacto con las sociedades autonómicas de Reumatología de todo el país. La SER desarrolla trabajos, estudios y proyectos de investigación en Reumatología y brinda apoyo a los pacientes de enfermedades reumáticas a través de su relación con asociaciones que integran fundamentalmente a pacientes como la LIRE (Liga Reumatológica Española), CONFEPAR (Confederación de Pacientes Reumáticos), ConArtritis (Coordinadora Nacional de Artritis) o el Foro Español de Pacientes.