La fisioterapia reduce el dolor, edema e inflamación durante los brotes de lupus.

Con motivo de la celebración, el 10 de mayo, del Día Mundial del Lupus.
 


- El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) afirma que la fisioterapia mejora la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad crónica 

- La fisioterapia mantiene la calidad de vida del paciente al evitar y reducir los dolores músculo-esqueléticos


Madrid, mayo de 2010.- La utilización de técnicas de fisioterapia en el tratamiento del lupus tiene como objetivo reducir el dolor, el edema y la inflamación durante los brotes de esta enfermedad.

El lupus eritematoso sistémico es un trastorno inflamatorio crónico del tejido conjuntivo. Esta enfermedad afecta a zonas tan amplias como las articulaciones, los riñones, las superficies serosas y las paredes vasculares. Su etiología es desconocida y la padecen principalmente mujeres, jóvenes y niños.

“La fisioterapia pretende mejorar la mejor calidad de vida del paciente, así como evitar y reducir los dolores músculo-esqueléticos”, ha señalado Tomás Aguiló, miembro del Comité Ejecutivo del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE).

“Para ello, se realizan sesiones fisioterapéuticas de corta duración, de intensidad suave para evitar inflamaciones o sobrecargas, evitando cualquier tipo de dolor”, ha explicado Aguiló.

Además, si existen problemas respiratorios, la fisioterapia actúa tanto en la prevención de los brotes como en el tratamiento y mejora de las complicaciones que puedan surgir.

“La motivación del paciente también es un aspecto relevante del tratamiento fisioterapéutico, al ayudar a solventar limitaciones físicas, mejorar la resistencia y contribuir a prevenir nuevas complicaciones”, ha indicado Aguiló.

CGCFE

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) es el organismo que representa a los más de 40.000 fisioterapeutas que, en España, trabajan con el objetivo común de favorecer la salud de los ciudadanos. Además, ordena la profesión, tutela los intereses de la fisioterapia, así como su óptima aplicación y universalización.

Los fisioterapeutas son profesionales sanitarios, según lo previsto en la legislación vigente, acreditados con el título universitario en Fisioterapia, impartido en 43 universidades españolas y poseedores de conocimientos teóricos y prácticos destinados a beneficiar la salud de la población. Además, cada vez hay un mayor número de doctorados y masters, que aseguran una elevada cualificación.