Barcelona (España)

 26 de Febrero de 2009

Identificada una región del cromosoma 13 como factor de riesgo de la Esclerosis Múltiple.

Se publica en la revista científica PloS One:

Este descubrimiento supone un gran avance en la comprensión de una enfermedad que afecta a una de cada 1000 personas. El Institut de Recerca de l’Hospital Universitari de la Vall d’Hebron se presenta como referente en los últimos avances científicos producidos sobre esta enfermedad.

El grupo de investigación en Neuroinmunología clínica del Institut de Recerca de l’Hospital Universitari Vall d’Hebron de Barcelona (IR-HUVH), dirigido por el doctor Xavier Montalbán, ha participado en este estudio sobre la Esclerosis Múltiple, una enfermedad degenerativa de origen desconocido y sin tratamiento curativo definitivo. Estos resultados, publicados en la revista PloS One, adquieren una importancia de primer nivel en el conocimiento genético de la Esclerosis Múltiple, ya que apuntan a una nueva región en el cromosoma 13 como factor de riesgo para desarrollar la enfermedad. Además, no sólo aportan información en este sentido, sino que los resultados obtenidos, también implican, muy probablemente, a un grupo de microARNs localizados en esta nueva región como elementos clave en el riesgo de padecer la enfermedad.

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad neurodegenerativa, crónica y no contagiosa que afecta gravemente la movilidad del individuo produciendo una discapacidad progresiva. De hecho, en los países occidentales, supone la primera causa más frecuente de discapacidad neurológica. La sintomatología aparece cuando los pacientes tienen entre 20 y 40 años (es la enfermedad neurológica más frecuente entre los jóvenes, después de la epilepsia) y, actualmente, no tiene un tratamiento curativo, aunque se han iniciado investigaciones sobre fármacos que podrían frenar el proceso.

Por este motivo, el grupo de Neuroinmunología del IR-HUVH centra sus investigaciones con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente con Esclerosis Múltiple (EM) así como profundizar en el conocimiento de los mecanismos patogénicos de la enfermedad para, de esta forma, desarrollar nuevos tratamientos terapéuticos más eficaces. El éxito obtenido por este grupo radica en su implicación directa en los nuevos avances diagnósticos, patogénicos y terapéuticos.

El estudio: posible punto de partida para una nueva línea de investigación

Los investigadores del IR-HUVH realizaron varios pasos previos hasta que, finalmente, encontraron dos genes susceptibles de interés. Primero, estudiaron un grupo de 250 enfermos afectados por Esclerosis Múltiple (EM) y compararon los resultados con otro grupo control de 250 personas sanas, con el objetivo de determinar diferencias entre unos 500.000 polimorfismos en el seno de la información genética. En concreto, estudiaron los que se denominan Snips -SNPs (Single Nucleotide Polimorphism)- o variantes de la secuencia genética para cada individuo, es decir, aquellas variaciones más frecuentes, conocidas y normales asociadas a nuestra población. Pues bien, de los 5000.000 polimorfismos estudiados, y aplicando diferentes criterios, se demostraron diferencias entre 384 SNPs.

Posteriormente, en un segundo paso, se compararon esos 384 genes entre 100 afectados por Esclerosis Múltiple y 100 individuos sanos. Como resultado de la comparación, se observaron 8 genes Snips que se expresan de forma importante en los enfermos con Esclerosis en comparación con los individuos sanos.

Finalmente, en un tercer paso, se acabaron validando 2 genes SNPs, uno de ellos encontrado en la región HLA (muy asociada, por otros estudios, a Esclerosis Múltiple) y el otro, en otra región que no se ha asociado antes a esta enfermedad.

Estos resultados refuerzan y dan coherencia a la hipótesis de estudio, pues, tal y como ya se conocía desde hace algún tiempo, existe una fuerte asociación entre los genes HLA y la Esclerosis Múltiple. El hecho de que uno de los SNPs asociados con la enfermedad se encuentre en la región HLA valida la metodología usada para el estudio. Por otra parte, en las últimas décadas, muchos investigadores han intentado identificar nuevos genes no relacionados con el HLA pero, hasta ahora, los resultados no habían sido lo suficientemente satisfactorios. Por este motivo, los investigadores del IR-HUVH ofrecen, de esta forma, un importante paso en la identificación de una nueva región localizada en el cromosoma 13q31.3 como factor de riesgo.

“En esta nueva región de riesgo identificada se encuentran un grupo de microARNs que podrían ser los responsables de riesgo de padecer la enfermedad”, nos explica el doctor Manel Comabella, responsable de este estudio. “Estos microARNs son moléculas de pequeño tamaño que no traducen proteínas y que regulan la expresión de otros genes”. Los microARNs se conocen desde hace poco tiempo y su función en la Esclerosis Múltiple se desconoce.

Asimismo, otro grupo de investigación ha encontrado que la expresión de algunos de los microARNs de esta región son diferentes entre pacientes con Esclerosis Múltiple e individuos sin la presencia de la enfermedad. “Este descubrimiento proporciona una evidencia indirecta sobre la importancia de este grupo de microARNs, a la vez que refuerza la importancia de nuestros descubrimientos”, concreta el doctor Comabella. “Actualmente estamos estudiando cómo influyen este grupo de microARNs, así como otros genes que se encuentran muy cercanos a esta región, en el riesgo de padecer esta enfermedad”.