El comportamiento extraño del adolescente
Autor: Amarilis Cordova | Publicado:  14/09/2009 | Psicologia , Otras Especialidades , Psiquiatria , Pediatria y Neonatologia | |
El comportamiento extraño del adolescente.1

El comportamiento extraño del adolescente

 

Amarilis Cordova

María Distefano

Carmen Serrano

 

Especialización en salud y desarrollo de adolescentes

 

“Nuestros jóvenes de hoy en día aman el lujo, tienen pésimos modales, desdeñan la autoridad, muestran muy poco respeto por sus superiores, pierden el tiempo yendo de un lado para otro y están siempre dispuestos a contradecir a sus padres y tiranizar a sus maestros” (SÓCRATES, SIGLO IV A.C.).

 

Introducción.

 

En el presente artículo se realizó una revisión y reflexión, desde el punto de vista psicobiológico o neurofisiológico, de los cambios que ocurren en la personalidad y comportamiento de los y las adolescentes, con la finalidad de mejorar la comunicación y fomentar la comprensión de los jóvenes por parte de los adultos, ya sean padres, docentes y resto de la sociedad que están en permanente lucha de poderes y que se deslastre la sociedad de esos falsos juicios de valores sobre los Adolescentes, catalogándolos como problema en la Sociedad y de que todos son malos y violentos.

 

Desarrollo

 

La adolescencia constituye un período especial del desarrollo, del crecimiento y en la vida de cada individuo. Es una fase de transición entre un estadio, el infantil, para culminar en el adulto. Se trata de una etapa de elaboración de la identidad definitiva de cada sujeto que se plasmará en su individuación adulta. Todo ello supone un trabajo mental gradual, lento y lleno de dificultades que hacen de la adolescencia un episodio del que casi todo el mundo se avergüenza, se relega al olvido y que como dice J. Marías (1) «con facilidad o esfuerzo se confina... a la esfera de los malos sueños, o de lo que no ha existido». Esta labor se manifestará en un conjunto de complejos sintomáticos que resumen las luchas y en ocasiones violentos esfuerzos por resolver los retos que plantea el crecimiento y poder alcanzar el estadio adulto. Es lo que se ha venido en llamar el Síndrome Normal de la Adolescencia o la Crisis de la Adolescencia. (Fize. M).

 

Recientes hallazgos neurológicos y psicológicos demuestran que el “raro” comportamiento del adolescente tiene una base biológica y que existen motivos científicos para pensar que la psique del adolescente es distinta a de los otros grupos etarios de la población. Así lo refiere María Díaz Aguado, Psicólogo catedrática de la Universidad Complutense de Madrid de España, quien señala que “la adolescencia es un periodo de transición en el que se ha dejado de ser un niño pero todavía no se es adulto y en el que se experimentan cambios muy importantes y a la vez un alto nivel de incertidumbre”. (Cartolano, E)

 

Actualmente muchos estudios neurofisiológicos han demostrado que, como se suponía antes, el cerebro humano no alcanza su maduración entre los 13 y 14 años, sino que finaliza pasados los 20 años y que los Adolescentes se encuentran en pleno proceso desarrollo no solo de sus cuerpos sino también de la materia gris cerebral que es la encargada de realizar juicios racionales y calmar las emociones desbocadas y de la toma de decisiones.

 

Esta es una razón importante e interesante para que los adultos entiendan que la actitud social del adolescente se debe a que las áreas cerebrales responsables del procesamiento racional de las emociones y toma de decisiones (corteza prefrontal) se encuentra todavía en proceso de maduración y que en ellos predomina el sistema límbico donde se generan emociones como la ira, el miedo, etc. Y esta área está en los adolescentes en una franca hiperactividad. (Blos, P.)

 

Por otra parte, Marvin Zuckerman, Psicólogo de la Universidad de Delaware, demostró en un estudio la activación de neurotransmisores dopaminérgicos en los jóvenes durante deportes de alto riesgo y mientras conducían a elevadas velocidades; este neurotransmisor tiene que ver con la impulsividad y el riesgo.

 

En otros estudios se ha demostrado la influencia de las hormonas sexuales, como la testosterona en ambos sexos, pero con predominio en los varones implicados en conductas violentas y agresivas de ciertos adolescentes, y los estrógenos pueden tener influencia en el desarrollo de la memoria sobre todo en las hembras.

 

Por otro lado, se ha demostrado que durante el sueño se segregan sustancias como la melatonina, hormona de crecimiento y hormonas sexuales, por lo que el adolescente necesita un promedio de 9 horas y 15 minutos diarios de sueño, esta es la razón por la cual los jóvenes duermen muchas horas y es interpretado por los adultos como holgazanería

 

En otros estudios se señala la correlación de altos niveles de otro neurotransmisor llamado serotonina relacionada con la ansiedad en jóvenes con algunos trastornos alimentarios como la anorexia, al parecer por la obsesión de la joven por hacer dietas para perder peso a través de la reducción de esta sustancia. .

 

Cambios en el cerebro del adolescente.

 

Existen varias partes del cerebro que cambian durante la adolescencia:

 

  1. Primero, el cuerpo estriado ventral derecho, el cual regula el comportamiento motivado por la recompensa, zona que enfrenta varios cambios. Estas diferencias pueden conducir al cerebro del adolescente hacia compromisos con gran recompensa y a comportamientos riesgosos.
  2. Segundo, el cuerpo calloso se desarrolla antes y durante la pubertad.
  3. Tercero; cambios en la glándula pineal, la cual es muy importante en la producción de la hormona melatonina, la secreción de esta hormona puede conducir a sentir excesivo sueño en horas inapropiadas del día (las mañanas); la clave para entender esto es, que la secreción de la hormona melatonina se produce mucho más tarde (durante el ciclo de 24 horas) en los adolescente que en los niños o adultos.
  4. Cuarto, el cerebelo, el cual gobierna el movimiento y el balance continúa crecimiento hasta la adolescencia tardía. El cerebelo también influencia otras partes del cerebro en respuesta a acciones motoras y está involucrada en funciones cognitivas incluido el lenguaje.
  5. Finalmente, la corteza pre-frontal, la cual es responsable de importantes funciones ejecutivas incluyendo el conocimiento de alto nivel, es la última parte del cerebro en ser modulada. Esta área crece durante la etapa previa a la adolescencia y luego se encoje tanto como las conexiones neurales se reducen durante la adolescencia. Recientes estudios han sugerido que la manera como la corteza pre-frontal se desarrolla durante la adolescencia puede afectar su comportamiento. (Erickson, E.)

 

La rebeldía adolescente sería sólo un fenómeno biológico.

 

La indocilidad durante la pubertad no tendría que ver con la formación de su personalidad sino con el desarrollo de su cerebro. Al pasar esa etapa la mayoría vuelve a ser sociable (Fernández, O)

La ciencia volvió a derrumbar un mito. En esta ocasión comprobó que la popular “rebeldía adolescente” que transforma a los púberes en seres alienados de cualquier afecto no es más que un cambio en la función cerebral durante el proceso de crecimiento de todo ser humano. (Moreno y del Barrio).

 

Los jóvenes de entre 12 y 16 años no se transforman en huraños antiautoridad por voluntad propia sino por un cambio biológico que tiene que ver con el desarrollo de las emociones, en particular la rabia y la tristeza, que se produce a esa edad (De la Crus, E). .

 

La novedad fue presentada durante la última conferencia de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia que se realizó en Dublín, Irlanda, como resultado de una investigación llevada a cabo en la Universidad College de Londres y el Instituto de Salud Infantil.


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924