Revista Electronica de PortalesMedicos.com - https://www.portalesmedicos.com/publicaciones
Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara
https://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/2226/1/Comportamiento-del-suicidio-en-el-Area-Integral-de-salud-Comunitaria-de-Zapara.html
Autor: Dr. Hugo Ignacio Tissert Chávez
Publicado: 24/05/2010
 


Con el objetivo de determinar el comportamiento del suicidio en el área de salud integral comunitaria de zapara desde enero del 2008 hasta enero del 2010 se realizó un estudio retrospectivo realizando una evaluación de los 2 casos de suicidio ocurridos en ese periodo, se aplicó una encuesta diseñada para este estudio a familiares o médicos de los casos fallecidos resultó ser el sexo masculino el de mayor incidencia, las edades más afectadas estuvieron comprendidas en los grupos de 60 a 65 años y de 65 a 69 años. Así mismo predominaron los pacientes viudos y en la mayoría se constató el antecedente familiar y personal de conducta suicida, el método más empleado fue el ahorcamiento y prevaleció la depresión dentro de los factores de riesgo. Se realizaron recomendaciones.


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .1

Comportamiento del suicidio en el Área Integral de salud Comunitaria de Zapara en el periodo de Enero 2008- Enero 2010.

Dr. Hugo Ignacio Tissert Chávez. Especialista de primer grado en MGI. Profesor instructor. Master en atención integral al niño.
Institución: ASIC Zapara. Barrio adentro. Zulia. Venezuela

Resumen

Con el objetivo de determinar el comportamiento del suicidio en el área de salud integral comunitaria de zapara desde enero del 2008 hasta enero del 2010 se realizó un estudio retrospectivo realizando una evaluación de los 2 casos de suicidio ocurridos en ese periodo, se aplicó una encuesta diseñada para este estudio a familiares o médicos de los casos fallecidos resultó ser el sexo masculino el de mayor incidencia, las edades más afectadas estuvieron comprendidas en los grupos de 60 a 65 años y de 65 a 69 años. Así mismo predominaron los pacientes viudos y en la mayoría se constató el antecedente familiar y personal de conducta suicida, el método más empleado fue el ahorcamiento y prevaleció la depresión dentro de los factores de riesgo. Se realizaron recomendaciones.

Abstract

In order to determine the behavior of suicide in the area Zapara comprehensive health community since January 2008 until January 2010 A retrospective study carried out an assessment of 12 cases of suicide occurred in this period, a survey was designed for this study family and medical cases who died, Happened to be the highest male incidence, ages affected ranged in groups of 60 to 65 and 65 to 69 and Patients were predominantly widowed same and most are found on family and personal history of suicidal behavior, the most employee was hanging and depression prevailed within risk factors. Recommendations were made.

Palabras clave: suicidio, ahorcamiento, depresión. Suicide, hanging, depression

INTRODUCCIÓN:

La conducta suicida, en especial el suicidio consumado, causa gran impacto en la sociedad, donde desde épocas remotas se determinan las más diversas respuestas y es el origen de infinitas especulaciones, de discusiones filosóficas y de gran producción literaria, por lo cual desde hace miles de años la humanidad ha tratado de buscar la respuesta de por qué el suicidio (1).

El suicidio tiene antecedentes que se remontan a la existencia misma del hombre siendo un aporte al mundo contemporáneo, variando sus características acorde a la cultura y estructura socioeconómica. Como fenómeno individual se ha conocido en todas las sociedades (1) (2).

El término suicidio como tal, se aplicó por primera vez en el siglo XVIII por el abate Desfontaine. La etimología de la palabra proviene del latín “sui” que significa, sí mismo y “cidius” que significa matar. El suicidio constituye la máxima expresión de la autoagresión, abarca todos aquellos actos lesivos autoinfligidos con resultados de muerte (1) (2).

Esta conducta es la manifestación más extrema de violencia por ser contra sí mismo, principalmente el suicidio consumado que tiene gran importancia social y por tanto, desde tiempos inmemorables, ha sido objeto de estudio para explicar el por qué acontece y poder así modificarla (2).

La tendencia actual considera al suicidio desde un punto de vista psicológico en lugar de una perspectiva moral, pues la mayor parte de los científicos contemporáneos opinan que es un hecho complejo de causa multifactorial en la que intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales, sin embargo los enfoques sociológicos y psicológicos son predominantes(3) (4).

También se debe tener presente que por cada suicidio consumado suelen ocurrir de 10 a 15 intentos, pudiendo encontrarse las víctimas en ambos sexos y a cualquier edad. (4)(5).

El intento de suicidio junto al suicidio son las dos formas representativas de esta conducta; aunque no las únicas. El espectro completo del comportamiento está conformado por la ideación de autodestrucción en sus diferentes grados, las amenazas, el gesto, el intento y el hecho consumado. La presencia de cualquiera de estos elementos debe considerarse como signo de alto riesgo en el individuo que los presenta. (1)(5)(6).

El intento suicida también denominado parasuicidio, tentativa de suicidio, intento de autoeliminación o autolesión intencionada como se ha definido como aquel acto sin resultado de muerte en aquel individuo de forma deliberada que se hace daño a sí mismo. (6).

La Organización Mundial de la Salud define el intento suicida como cualquier acción mediante la cual el individuo se causa una lesión, independientemente de la letalidad del método empleado y del conocimiento real de su intención, este debe verse a la luz de los conocimientos actuales como falla de los mecanismos adaptativos del individuo a su medio ambiente, provocado por una situación conflictiva actual o permanente que genera un estado de tensión emocional, o como consecuencia a diversas causas, concepto que aporta una valoración integral y dialéctica de los factores que intervienen en el hecho (7)(8)(9).

El suicidio ocupa un lugar entre las primeras causas de muerte en las estadísticas de la Organización Mundial de la salud. Se considera que cada día se suicidan en el mundo al menos 1110 personas y lo intentan cientos de miles, independientemente de la cultura, etnia, religión y posición socioeconómica. (10)

El suicidio ocupa un lugar entre las primeras diez causas de muerte en las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).Se considera que cada diez días se suicidan en el mundo al menos 1110 personas y lo intentan cientos de miles, independientemente de la geografía, la cultura, la etnia, la religión, la posición socioeconómica, etc. (5)(11). Por cada suicidio se producen de diez a quince intentos suicidas y es mayor la relación en el caso de los adolescentes. En los países desarrollados de Europa y de América del Norte, el suicidio figura entre la quinta y décima causa de defunción y aparece como la segunda y tercera causa entre las personas de 15 a 64 años de edad (6)(12).

En Estados Unidos, el suicidio es responsable de cerca del 1% de todas las muertes cada año. La tasa más elevada está entre las personas ancianas, pero con un aumento continuo entre adolescentes. (13)

La tasa de mortalidad por suicidio en España se sitúa en 8,2 fallecidos por 100000 habitantes de todas las edades (2002). Los países con tasas más altas son Finlandia, Francia y Bélgica. (13, 14)

El suicidio constituye un problema de salud susceptible de prevención a escala mundial, siendo causa de defunción y por tanto un problema a la salud pública y debe ser enfrentado de forma estratégica a través del Programa de Prevención y Control de la Conducta Suicida. (6)(7).

Esta conducta es un proceso continuo que va desde la ideación en sus diferentes expresiones pasando por: las amenazas, gestos e intentos hasta el suicidio propiamente dicho. La presencia de cualquiera de estos elementos, debe considerarse como un signo de alto riesgo en el individuo que la presenta. (2)(7).


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .2

En el ámbito mundial, la conducta suicida es causa frecuente de muerte. Los países desarrollados notifican elevadas tasas de mortalidad por esta conducta y ofrecen datos que se elevan por encima de 30 suicidios por cada 100 000 habitantes y en algunos sobrepasan los 40; los intentos fallidos se plantean en un indicador de alrededor de 10 por cada suicidio consumado y en América Latina también existe alta incidencia de esta conducta. Es de señalar que si en el primer cuarto del finalizado siglo el volumen mayor de suicidios ocurría en los jóvenes, entre los 15 y 25 años, con predominio del sexo femenino y los métodos más utilizados eran los suaves o no violentos, principalmente la ingestión de psicofármacos o sustancias tóxicas, a mediados de ese siglo se desplazó a las personas entre 40 y 60 años, mientras que en la actualidad la mayor prevalencia se encuentra en los mayores de 60 años (8) (9).

Este fenómeno se ha ido incrementando a nivel mundial en los últimos 30 años, ocupando Alemania el tercer puesto en el contexto europeo. Los especialistas determinaron que este problema se puede prevenir poniendo atención cuando las personas comienzan a sufrir cambios de conducta, de hábitos y aislamiento, situación que puede ser detectada principalmente por maestros y padres de familia. De acuerdo a las estadísticas los suicidios se están registrando en todo tipo de edades (10) (11). (15) (16)

El suicidio a diferencia de lo que mucha gente cree, ocurre no solo entre adolescentes y jóvenes adultos, sino en las diferentes etapas de la vida, afectando a todas las edades, géneros y condiciones (5) (10)(11).

Cuba no escapa a esta realidad, a partir de 1982 se produce la tasa más alta en los últimos 30 años 23,2 X 100,000 habitantes. En nuestro país ocupa el séptimo lugar entre las causas de muerte desde el año 1998 La tasa nacional de suicidio de todas las edades en el 2000 fue de 16,4 por cien mil habitantes y la de Ciudad de la Habana de 12.5 por cien mil habitantes en el mismo año, con predominio en el sexo masculino de 2,4/1 y en el año 2004, la tasa nacional fue de 13,3 mientras que en el año 2007 fue de 12,1 para 1282 suicidios y en el 2008 de 11,5 para 1296 suicidios.(10)(12)(13). (17) (18)

En la atención primaria de salud es de vital importancia la prevención de la conducta suicida. El acto suicida siempre es grave y constituye una urgencia y el sobreviviente será considerado como de elevado riesgo de repetir el acto. Se debe brindar en primer lugar la posibilidad de establecer un estrecho vínculo entre el médico y el paciente con intento suicida, ofrecer apoyo, explorar si existe o hay persistencia de ideas y propósitos suicidas así como evaluar las condiciones del entorno para proteger al suicida de la repetición de su acto.(19) (20)(21)(22).

Tomando en cuenta lo anterior, surgió la motivación para realizar este trabajo, la misma radica en la necesidad, teniendo en cuenta la envergadura del problema dar la adecuada atención a este trastorno tanto en la prevención, dispensarización y seguimiento del comportamiento suicida, unido a las secuelas y mortalidad producidas y elaborar estrategias de salud que contribuyan a elevar la calidad de vida de la población y disminuir la mortalidad por esta causa.

Por todo lo antes expuesto es que nos planteamos el problema científico siguiente:

¿Cómo se ha comportado el suicidio en el área de salud Integral Comunitaria de zapara en el período estudiado?

Preguntas de investigación:

1. ¿Existe relación entre la edad, sexo, zona de residencia, conducta suicida previa y el suicidio consumado?
2. ¿Cuáles fueron algunos de los factores de riesgo presentes en los casos estudiados?
3. ¿Cuál fue el método más utilizado?

Justificación de la investigación:

En nuestro desempeño profesional como médico de familia resultaba significativa la presencia del suicidio como una constante en el banco de problemas.

El estudio a nivel comunitario del suicidio tiene una gran importancia teniendo en cuenta el incremento de muertes por esta causa, así como la ausencia de estudios previos acerca del tema y la necesidad de que todos los profesionales encargados de la atención a la población cuenten con información, recursos y herramientas de trabajo que le permitan obtener mejores resultados en su labor profesional.

El hecho de conocer el comportamiento del suicidio en el período que se estudia, nos facilita la posibilidad de contar con una información contextualizada que nos brinda un mejor dominio del tema, para poder brindar un servicio más efectivo e individualizado en el área de salud. Los resultados que se obtienen en este trabajo serán utilizados en futuras investigaciones y proyectos de intervención comunitarios para un mayor acercamiento a la solución de esta problemática.

Su aporte práctico está en la posibilidad, que a partir de los resultados se puedan realizar acciones de prevención y promoción de salud para fomentar actitudes y estilos de vida saludables, ajenos a la conducta suicida, trayendo como resultado no sólo “agregar años a la vida sino vida a los años”.

MARCO TEÓRICO:

Perspectivas históricas sobre el Suicidio:

El suicidio tiene antecedentes que se remontan a la existencia misma del hombre, ya en los griegos el suicidio era relativamente frecuente, hecho que se recoge en su mitología. A través de la historia, la postura frente al suicidio ha sido diferente según el momento histórico concreto de que se trate. Así, en la antigua Roma, se asumía una posición neutral e incluso positiva frente al suicidio. Basta mencionar a Séneca, el estoico, quien dijera "El vivir no es un bien, si no se vive bien"."Morir antes o después es irrelevante”. La vida no es como para comprarla sea cual sea el precio"(1) (4) (8).

En Inglaterra y Francia, desde tiempos remotos el suicidio fue considerado una falta grave, un crimen contra el estado y un hecho que provocaba la represalia y la venganza de la sociedad (3)(6)

Fue el abate Desfontaines en el siglo XVIII el primero que empleó el término suicidio (sui- sí mismo y cidius- matar) (1) (2) (7).

La primera contribución importante al estudio del problema del suicidio fue realizada a finales del siglo XIX por el sociólogo francés Emile Durkheim, el cual en su intento por explicar las pautas estadísticas dividió a los suicidios en tres categorías sociales: egoísta, altruista y anónimo. En 1917 Freud presentó la primera concepción psicológica importante del suicidio, considerando a este como un deseo reprimido de matar a alguien. La concepción del suicidio como un pecado desempeñó un importante papel en las culturas cristianas, las restricciones de la iglesia católica fueron en un momento dado muy contraproducentes y dieron lugar a la difamación, persecución y degradación de las personas con conducta suicida. (6) (7). Freud desarrolla la teoría psicológica del suicidio. Consideró que en el suicida existía una hostilidad inconsciente dirigida hacia el objeto amado que ha sido previamente introyectado. Es, según Freud, un crimen al que se le ha dado un giro de 180 grados (7) (8) (9).


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .3

Las teorías psicológicas representadas por Freud, Meninger y Garman, señalan diferentes mecanismos inherentes al psiquismo del individuo. (8)(9).Según considera Karl Menninger, que en todo suicida, se encuentra implícito tres deseos: de matar, de ser matado y deseo de morir, Meninger y Freud tienen enfoques unilaterales de este dramático tema (10).

En Francia e Inglaterra desde tiempos remotos fue considerado una falta grave, un crimen contra el estado y un hecho que provocaba la represalia y venganza de la sociedad. (4)(5)(7).

A través de la historia, la postura frente al suicidio ha sido diferente según el momento histórico completo. Así en la antigua Roma se asumía una posición neutral e incluso positiva ante el suicidio. En el siglo IV a n e, Constantino el grande oficializó el cristianismo y con ello se asumió una actitud de rechazo. El abate San Agustín consideraba al suicidio como un crimen y Santo Tomás como un pecado, el mayor de todos ya que usurpaba a Dios la decisión sobre la vida. (6)(7)(8)(9).

Zilboorg, retoma el punto de vista freudiano y lo desarrolla; considera el suicidio no sólo como una fuerte hostilidad inconsciente, sino también como una incapacidad poco común de amar a otros (8) (9) (10).

En Cuba, las primeras comunicaciones sobre el suicidio datan de la época de la colonización española, siendo referidas por Fray Bartolomé de las Casas, acerca del grupo de individuos que preferían ahorcarse, antes de seguir soportando los tormentos y calamidades de la colonización, igual actitud asumieron los esclavos africanos. (22)(23).

El suicidio, además de constituir un drama de la existencia humana, en muchos países es un problema de salud (10).
Suicidio:

Acto o conducta de persona que destruye su propia existencia, cuando a consecuencia del intento suicida se produce la muerte. El suicidio ha sido explicado por las ciencias desde distintos ángulos sin embargo en la actualidad, se considera que la causa es multifactorial e intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales (3) (4).

El suicidio supone una salida a los problemas que en realidad tienen mejores formas de enfrentamiento. La muerte no da lugar a sentir siquiera alivio (3)(4)(5).

Todavía no se sabe con certeza el por qué un ser humano se quita la vida; pero si se conoce que en estos asuntos no siempre valen los principios religiosos, políticos o sociales. En la secta Amish, protestantes de origen Menonita de rígidas costumbres y donde el suicidio es un crimen mayor, han ocurrido intentos y muertes por esta causa, de la misma manera una forma no infrecuente de protesta social en algunos países asiáticos es la auto incineración, mientras que en el Japón el harakiri era una muestra de dignidad y valor, en la cultura judeo-cristiana, el suicidio es un símbolo de debilidad y deshonroso comportamiento. (3)(4)(5).

El suicidio sigue un curso más o menos definido con diferentes instancias y categorías de análisis, se plantea que en algunos casos sus objetivos son diferentes a la pérdida de la vida como tal, pues la meta puede ser llamar la atención, acabar con un sufrimiento o vengarse de alguna figura de autoridad. (3)(4)(5)(6).

Así se ha estudiado el suicidio consumado, intento de suicidio y la ideación suicida en adolescentes, adultos y ancianos en mujeres y hombres, de población abierta y estudiantil. Como no es un asunto sencillo, los trabajos que lo aborden deben tener en consideración la importancia de identificar con la mayor amplitud posible todas las circunstancias y aspectos relacionados con el fenómeno.(5)(6).

La Organización Mundial de la Salud en su clasificación internacional de enfermedades, define dicha conducta como un acto letal deliberadamente iniciado por el sujeto sabiendo o esperando su resultado y siendo considerado por el autor como instrumento para obtener cambios deseables en su actividad consciente y medio social.(2)(6)(7).

Con respecto a las fantasías asociadas al acto de matarse las que más se hallaron fueron las que relacionan al suicidio con un acto agresivo, de sadismo y de autocastigo por algunos vistos como un modo de librarse de un intenso miedo a la muerte tal vez para evitarse su angustiosa o impredecible espera, también como una salida o liberación ante la limitación del vacío del que se vive o relacionado a la recuperación de la belleza, salud, juventud o como modo de evitar su pérdida (8)(9).

Algunas veces responde también a un sometimiento atemorizado al código del clan o suicidios rituales o de sectas o es un método para forzar al otro a dar amor (padres y/o pareja generalmente). También puede significar la necesidad de huir del sentimiento de soledad y de pérdida de la protección en una forma extrema y masiva de negación de la realidad interna (7).

El acto suicida es siempre patológico y destruye al individuo quitándole toda posibilidad de adaptarse a la realidad, ya que el hombre que en estado normal no se suicida. El duelo es el afecto normal paralelo a la melancolía, es la reacción a la pérdida de un ser amado o de una abstracción equivalente y que puede traer desviaciones de la conducta normal y sus rasgos son: desazón profundamente dolida, cancelación del interés por el mundo exterior, pérdida de la capacidad de amar e inhibición de toda productividad. (7)(8)(9).

Se ha demostrado, que el número de hombres es mayor, no obstante el numero de intentos suicidas en mujeres es el doble (24) (25).

Las múltiples analogías del cuadro general de la melancolía con el del duelo, justifican un estudio paralelo de ambos estados. Es muy notable que jamás se nos ocurra considerar al duelo como un estado patológico y someter al sujeto a un tratamiento médico, aunque se trate de un estado que le impone considerables desviaciones de su conducta normal (8)(10).

Factores de riesgos del Suicidio:

El suicidio además de ser considerado de causa multifactorial donde intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales como expresión de una falla de los mecanismos adaptativos del sujeto es una de las causas más frecuentes de defunción y como tal plantea un grave problema de la salud pública mundial. La Organización Mundial de la Salud, señala que alrededor de 1000 personas cuando menos se suicidan cada día y alerta sobre las tasas de suicidio sobre todo en la población joven. (8)(9).

En general la literatura identifica como grupo de riesgo a las personas con intentos suicidas anteriores, madre soltera, los alcohólicos, pacientes muy deprimidos y otros factores. (10)(13)(14).
Como fenómeno individual se ha conocido en todas las sociedades el cual va en aumento en todos los países del mundo considerándosele ya como parte de las enfermedades del desarrollo. El suicidio se ubica entre las 10 primeras causas de muerte en el mundo (10).

Los logros de la civilización y progreso social producen un cambio en las condiciones materiales de vida, cambiando también al propio hombre, las reservas del organismo humano en referencia a las características psicológicas y sociales, no siempre dan alcance a los cambios de estas condiciones externas en determinados individuos, produciéndose así un desequilibrio en el estado de salud conllevando al hombre hasta el suicidio en sí. (5)(6)(10).


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .4

Los trastornos psiquiátricos y de personalidad son considerados por muchos autores como importantes factores de riesgo tanto para el suicidio como para las ideas y los intentos, específicamente los trastornos depresivos, las incomprensiones y las minusvalías afectivas y estéticas.(10)(11)(12).

Los trastornos afectivos y ansiosos son significativamente más frecuentes en mujeres, en cambio estudios de prevalencia realizados señalan que la mayor tasa de suicidios la posee el sexo masculino (11).

Las expresiones de la conducta suicida incluyen entre otras el intento suicida definido como un acto autolesivo con cualquier grado de intención letal, el parasuicidio o acto no mortal de autolesión deliberada y la ideación suicida constituida por pensamientos, planes o deseos persistentes de cometer suicidio (6) (11) (12).

La prevalencia de ideación suicida en la población según algunos autores oscilan entre el 10 y el 28% y la de los intentos alguna vez en la vida entre el 3 y el 5%, estudios internacionales presentan al intento como el principal factor de riesgo para el suicidio consumado, siendo mayor el riesgo durante el primero año. La evidencia muestra que del 30 al 60% de las muertes por suicidio han sido precedidas por uno o varios intentos. (2)(5)(6)(12).

A pesar de los trabajos recientes sobre el suicidio y otros muchos realizados dentro y fuera de nuestro país, aún no se conoce con certeza la causa del suicidio, el cual responde a diversos factores biológicos, psicológicos y sociales. Sin embargo, existen los llamados factores de riesgo que pueden predecir en cierta medida la posibilidad suicida (10) (13) (14) (15).

Según Stengel éstos son los siguientes:

Sexo masculino.
Mayor riesgo según aumenta la edad.
Más frecuentes en viudos, solteros y divorciados.
Carencia de hijos.
Alta densidad de población.
Residencia en grandes ciudades.
Alto estándar de vida.
Crisis económica.
Consumo de alcohol.
Intentos suicidas previos.
Familiares suicidas o con intentos de suicidio.
Enfermedad física asociada.
Expresión manifiesta de la intención suicida.
Planificación del acto suicida.
Letalidad del método empleado.
Vivir solo.
Enfermedad psiquiátrica asociada (trastornos depresivos, esquizofrenia, alcoholismo).

En nuestro país existe un Programa de Prevención de la Conducta Suicida, que considera los siguientes factores de riesgo: (10)(13)(14).

Las adolescentes con embarazo temprano.
Madres solteras con hijos.
Personas mayores de 60 años con otros factores de riesgo.
Las personas sin apoyo o atención familiar.
Personas con enfermedad crónica asociada invalidante.
Sobrevivientes de una tentativa de suicidio.
Los que anunciaron el suicidio.
Alcohólicos y fármaco-dependientes.
Antecedentes familiares de suicidios o intentos.
Jóvenes que no estudian o no trabajan.
Niños y adolescentes de familia con problemas sociales.
Niños y adolescentes con dificultades escolares.
Niños y adolescentes con trastornos de conducta.
Según este programa, considera las familias de riesgo con:
Las que tengan individuos con riesgo suicida.
Las que tengan bajos ingresos per cápita y bajo nivel de escolaridad.
Las que tengan alteraciones de su dinámica y en sus relaciones.
Las que tengan problemas sociales de envergadura.

Factores asociados a la conducta suicida por edad.

1.- En niños y adolescentes: predisposiciones individuales, desórdenes de salud mental, depresión, intento suicida previo, consumo de drogas, fracaso escolar, enfermedades incapacitantes, internamiento involuntario, alteración de identidad sexual.

2.- En las familias: abuso sexual, abuso de alcohol y drogas, aislamiento, antecedentes de conductas suicida, muerte o separaciones de familiares, pobreza, desatención familiar.

3.- Comunitario: altas incidencias de alcoholismo y otras adicciones escaso o nulo acceso a actividades deportivas, recreativas y culturales, deterioro socio-económico de la comunidad.

4.- Adultos: desórdenes psiquiátricos, depresión, esquizofrenia, trastornos de ansiedad, personalidad, abuso de alcohol y drogas, tentativas de suicidios anteriores, separación, divorcio, muerte de la pareja, sida y otros.

5.- Adulto mayor: desórdenes psiquiátricos, depresión, enfermedades crónicas invalidantes, dolor crónico, abuso alcohol y drogas, sentimientos de soledad, internamiento involuntario, muerte o separación de figuras significativas (10) (13) (14). Se señalan períodos de la vida como la pubertad, climaterio y período senil, donde aumenta la frecuencia del suicidio, la soledad del individuo como soltería, viudez, también aumentan al igual que las personas sin vínculo laboral las que presentan altos riesgos de intentos. (13)(14)(15)(16).

La multicausalidad está presente en esta condición, así como la necesidad de un abordaje integrador en las estrategias de prevención de esta conducta con énfasis en el diagnóstico y tratamiento adecuado de la depresión, la cual existe desde la antigüedad puesto que pueden encontrarse descripciones de ella en textos muy antiguos. La misma constituye uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes que afectan a la población en todo el mundo. Se estima que la depresión será el problema de mayor impacto en la salud de la población (14) (17).

Varios estudios indican que el diagnóstico predominante en los suicidios consumados en mayores de 60 años ha sido por depresión a nivel psicótico, en cambio para las edades entre los 40-60 años ha predominado el alcoholismo y para los menores de 40 años predominan las psicosis esquizofrénicas (18)(19).

Como principales factores de riesgo personales y demográficos para el suicidio, algunos autores consideran: en primer lugar los trastornos psiquiátricos ya que en más del 90% de los casos se constataron estos. También el abuso de sustancias psicoactivas concretamente el alcoholismo siendo este en orden de frecuencias la segunda causa, además de otras toxicomanías como el consumo de cocaína y opiáceos, se cita en tercer lugar la esquizofrenia (mayormente en personas jóvenes) en cuarto lugar los trastornos de la personalidad y por último los síndromes mentales orgánicos.


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .5

Dentro de los factores sociales predisponentes: solteros, viudos, separados o divorciados, vivir solo, pérdida o fracaso de una relación amorosa en el último año, mayormente el medio urbano, problemática social, familiar o laboral grave, desempleados y ateos. (13)(14)(15)(18)(19).

Por estar el suicidio relacionado muy estrechamente con el estado de depresión, se ha comprobado que en más del 80% de estos actos consumado, ha estado presente esta y así se puede confirmar que en más de la mitad de los suicidios ha tenido un rol importante (9).

Cuando a este factor depresivo se le suma el uso de sustancias como alcohol y drogas que afectan la conciencia y el comportamiento del individuo, la posibilidad de que ocurra un suicidio, se incrementa mayormente. También sin abusar de tecnicismos digamos que la depresión, la ansiedad, dolor crónico, adicciones al alcohol y drogas como cocaína, marihuana, opiáceos, heroína, son factores predisponentes al intento de suicidio en sí. (20)(21).

Es muy importante la debida consideración a este trastorno tanto en la prevención como en atención y seguimiento del comportamiento suicida, ya que al prevenir y tratar adecuadamente la depresión cuando aparece, es prevenir el suicidio. Las principales manifestaciones se encuentran en el estado de ánimo, en el pensamiento y la actitud psicomotora. Entre los síntomas de orden psíquico se presentan: sensación de decaimiento, tristeza y falta de ánimo severos y convincentes, pérdida de entusiasmo, desesperanza, falta de interés y planes futuros, sensación de impotencia, sentimientos de culpa ante problemas sin importancia, irritabilidad para con los demás y para consigo, pérdida o disminución de la autoestima, deseos de morir, de matarse e ideación sobre las formas de hacerlo, pensamiento enlentecido y de actividad psicomotora. Estos trastornos pueden llegar a constituir el síndrome depresivo psicótico (dado por profunda tristeza, enlentecimiento psicomotor, ideas y propósitos suicidas. (14)(17)(18)(21).

Según estudios realizados en las consultas de psiquiatría, la depresión aumenta entre 60 – 69 años, en el sexo femenino, viudos, jubilados y con bajo nivel escolar en un 82.6%, presentándose simultáneamente con otras enfermedades, destacándose los trastornos de ansiedad, los psicosomáticos y el abuso de sustancias como también el insuficiente apoyo familiar lo cual contribuye a su depresión. (14)(18).

Ante una población cada día más envejecida, los trastornos depresivos son más frecuentes en los ancianos aumentando estas cifras en los ancianos discapacitados (26) (27).

Según estudios realizados, la principal forma de combatirlo es la prevención, no subestimar el problema y la buena capacitación del personal que atiende las emergencias de los hospitales, centros de salud y puestos médicos, además de un buen diagnóstico de la depresión que es la señal de alerta. (28)(29).

Si algo inquieta al psiquiatra y a todo el equipo de salud es la posibilidad de un suicidio en un enfermo mental. El límite entre enfermedad y salud mental, no es claro ni bien definido y los criterios para designar a una persona sana o enferma, han variado según los distintos enfoques. Entre los signos de alarma se encuentran; llanto inconsolable, tendencia al aislamiento, amenazas suicidas, deseos de morir, desesperanza, cambios súbitos de conducta, afectos y hábitos, excesivo consumo de alcohol y drogas, realizar notas de despedida (30)(31).

Debemos añadir que la depresión es una enfermedad y que como tal requiere tratamiento que puede necesitar de su remisión al especialista según sea su evolución; pero que se ha de iniciar en la Atención Primaria de Salud, se hace necesario ante el diagnóstico de ella, informar a los familiares y al paciente que esta es una condición médica y que no es expresión de dejadez o abandono voluntario de las responsabilidades y tareas habituales, explorar siempre el riesgo de suicidio, aprovechar los factores protectores del medio procurando, el posible apoyo emocional y los cuidados que la persona pueda recibir por parte de la familia, compañeros y círculo de amistades. Se hace menester dispensarizarle como riesgo de suicidio y en una etapa inicial, planificarle actividades dirigidas a recuperar la autoestima, rechazar ideas pesimistas e irracionales y a realizar actividades que contribuyan a estimularle, para evitar la concentración en temas negativos .Ante una mejoría mantener la vigilancia acerca de una posible recaída así como sobre la posibilidad de que ahora con más energías, sea capaz de llevar a cabo los propósitos suicidas que no tenía fuerza para realizar.

Los medios de comunicación según el profesor Sergio Pérez Borrego, constituyen un valioso aliado en la prevención del suicidio como causa de mortalidad evitable, debido a la posibilidad de comunicarse con las multitudes ya que ellos publican: los factores de riesgo para el suicidio, los factores protectores para evitarlo, los signos de alarma de una crisis suicida, publican las fuentes de salud mental a los que pueden acudir los casos en crisis suicida, publican los grupos de riesgo suicida así como medidas sencillas que permitan a la población saber que hacer en caso de un sujeto con riesgo suicida. La conducta suicida, se halla muy relacionada con los cuadros depresivos y no es una conducta exclusiva de los adultos ya que la tendencia al suicidio puede estar influida también por factores psicosociales. (21)(32)(33)(34).

Comportamiento del suicidio a escala mundial:

La OMS considera que alrededor de 1000 personas se suicidan cada día y que las tasas de suicidios, experimentan una creciente tendencia en la población joven. En Cuba el suicidio también ocupa un lugar entre las primeras causas de muerte entre las edades de 14-19 años lo que nos hace pensar que constituye un problema de salud en nuestra población. (13)(14)(15). En el conjunto de la Unión Europea, los fallecimientos ligados a la inestabilidad mental están en constante aumento, cada país está enfrentando la misma problemática: stress, soledad, desesperanza, pérdida de identidad, disminución de la cohesión social y familiar. Las últimas estadísticas suministradas revelan una espeluznante proporción de suicidios en los países del Viejo Continente (los europeos parecen conducir mejor sus autos que sus propias vidas). En Europa, las muertes voluntarias superan a los que fallecen víctimas de los accidentes de las rutas. (22)(30)(33).

Según un comisario europeo de salud “las enfermedades mentales son el asesino invisible de Europa”. El informe de las autoridades europeas, señalan precisamente que la mayoría de los suicidios están ligados a una enfermedad mental, en primer lugar la depresión. El 15% de las personas afectadas por la depresión se suicidan y el 56% intenta hacerlo. (33)(34).

En Europa, no menos de 30 millones de personas sufren de depresión grave, el cuadro de suicidios correspondientes al Viejo Continente abarca todos los sectores sociales y el segmento social de edades comprendidas entre los 15-35 años, siendo la segunda causa de muerte después de los accidentes del tránsito (20)(30).

El comportamiento suicida según un estudio europeo realizado, responde a un conjunto de causas asociadas a una compleja red de factores independientes que pueden ser:

1.- psiquiátricos (depresión, esquizofrenia, drogas, alcoholismo).
2.- biológicos o genéticos (antecedentes familiares suicidas).
3.- conflictos personales (pérdida de un ser querido, o del trabajo).
4.- factores psicológicos (conflictos interpersonales, violencia o antecedentes de malos tratos en la infancia).
5.- factores sociales.


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .6

En Bélgica 6,3% de la población sufre de depresión subiendo hasta un 8% en Bruselas, en Alemania, el índice de muertes voluntarias, alcanza a más de 11.000 personas y a 120.000 que intentaron hacerlo sin éxito, en Francia, los registros indican 160.000 intentos y cada año entre 11.000 – 12.000 personas logra quitarse la vida. La proporción, altamente preocupante entre jóvenes de 15 – 24 años, ya que 50.000 de ellos buscan cada año poner fin a sus vidas voluntariamente, lo cual significa que el suicidio allí es la segunda causa de muerte después de los accidentes de la ruta, globalmente el 35% de la población francesa se ve afectada por el suicidio de un familiar o persona muy allegada. (22)(23).

Grecia, España, Italia e Irlanda son países que poseen los más bajos porcentajes de suicidios en Europa. En España, se producen 10.7 suicidios por cada 100.000 habitantes lo cual representa 4.500 muertes anuales, mientras que en Hungría, la cifra sube a 34 suicidios por 100.000 habitantes, las naciones escandinavas poseen las tasas más altas del viejo mundo. A nivel mundial los países que reportan las más elevadas tasas de suicidios son: Hungría, Finlandia, Austria, Checoslovaquia, Alemania y Dinamarca, según la Organización Panamericana de la Salud. (10)(22), internacionalmente se reportan cifras de incidencia entre 10-25 por 100.000 habitantes en países Sri Lanka y Hungría, siendo en Jordania las tasas más bajas. (10)(18)(22)(23).

A estos porcentajes elevados cabe agregarle otro más macabro, en un informe publicado por la Agencia Europea para las drogas, más de 100.000 jóvenes murieron en 25 países de la Unión Europea a causa de la sobredosis de drogas.(29).

En Estado Unidos de Norte América, el suicidio constituye la décimo primera causa de muerte, cada día alrededor de 80 estadounidenses tratan de quitarse la vida, siendo entre las edades de 10 -19 años la segunda causa de muerte. y según estudios realizados en la Universidad Illinois (Chicago) en el año 2003 se cometieron 31.484 suicidios lo que equivale a unos 86 suicidios diarios, 1 cada 17 minutos que corresponden a una tasa de 10.8 x 100.000 habitantes x año (23)(24)(25).

Cada año se suicidan en el mundo un millón de personas, lo que corresponde al 1.8% del total de fallecidos lo cual constituye la segunda causa de mortalidad entre 15 – 24 años de edad. (24)(25)(26).

Se considera que las afecciones que originan esta conducta son: las depresiones y el alcoholismo en el suicidio consumado, mientras que en los intentos predomina la inmadurez emocional. (23)(24).
Los disgustos familiares y conflictos amorosos son dos de las causas que han colocando a México en el cuarto lugar de países de América Latina con altos índices de suicidios. En el año 2003 se mataron 3.327 mexicanos con un intento de 222 personas y en año 2008 la cifra, subió a 12.312 lo que evidencia un gran aumento. De acuerdo a una investigación de consulta del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), el distrito federal de Chihuahua, Nuevo León y Veracruz, son los que mayor índice de suicidios poseen de la República Mexicana. (25)(26)(27)(28)

La Organización Mundial de la Salud, señala que el primer lugar en países de América Latina, con más suicidios lo ocupa Argentina, seguido por Venezuela, Brasil y México. (24)(25)(27).

En México el suicidio entre los jóvenes ocupa la segunda causa de muerte, después de los accidentes automovilísticos por lo cual, se considera un aumento en la tasa de suicidios de 8.3 a 11% en los hombres y de 12.1 a 16.5% en las mujeres, siendo las causas más comunes: depresión, relaciones afectivas deterioradas y la falta de comunicación de los hijos con los padres, según la Dirección General de los Servicios de Salud Mental de la Secretaria de Salud, las muertes por suicidios representan un aproximado del 6% de los fallecidos por esta causa. (24)(25)(27)(28).

Panamá es el país que más avances ha logrado en el área centroamericana en el campo de la salud mental, siendo posible en los últimos años reducir sensiblemente la dotación de camas del hospital psiquiátrico nacional, desarrollando al igual de manera progresiva una red descentralizada y vinculada a la atención primaria, llevándose a efecto a partir del año 2001 el proyecto “CONOZCA LA DEPRESIÓN Y ENFRÉNTELA” (35).

En nuestro país en la década de 1850, se manifestó la tasa de suicidio mayor del mundo con 340 por millón de habitantes mientras que en 1960 se registró una tasa de 15,4 X 100,000 habitantes, ascendiendo en 1970 hasta 19. A partir de 1982 se produce la tasa más alta en los últimos 30 años: 23,2 X 100,000 habitantes. En el año 2004, la tasa nacional fue de 13,3 en el año 2007 de 12,1 para 1282 suicidios y en el año 2008 de 11,5 para 1296 suicidios. Las provincias que mantienen tasas superiores a la media nacional son: Matanzas con una tasa de 13,6, Villa Clara con 15,4, Ciego de Ávila con 14,5, Holguín con 13,6 e Isla de la Juventud con 13,8, correspondiendo a la provincia Santiago de Cuba las tasas menores, en el 2007 igual a 8 y en el año 2008 de 8,7 (35)(36)(37)(38).

Las tasas provinciales según los años estudiados fueron en 2004 de 18,3, año 2005 de 15,8, año 2006 de 14,5, año 2007 de 15,9, y en el año 2008 de 12,2 (28) (38).

Es muy importante destacar que según los estudios realizados los suicidios consumados predominan en los hombres y los intentos de suicidio en las mujeres, utilizando mayormente los hombres el método por ahorcamiento y las mujeres, para el intento, la ingestión de sustancias o psicofármacos y según las edades de predominio en mayores de 60% con un 36%, entre 40-49 con un 19%, siendo menor en las edades de 20-29 años. (19)(28)(38)(39)(40).

Dentro de las principales acciones en Atención Primaria: detección de grupos de riesgos en la población, búsqueda activa de las personas donde estén presentes factores de riesgo, dispensarización acorde a grupos de riesgos, reporte adecuado de los casos, informar al médico de familia, interconsultar con el equipo de salud mental y valorar el alta médica al año, utilizar como alternativa de atención el ingreso en el hogar, discusión del 100% de los intentos suicidas y suicidios consumados en los primeros 30 días de conocida esta conducta (19)(21)(37)(39)(40)

En atención secundaria las principales acciones son: reporte adecuado de los casos e informar al área de salud del paciente, valoración especializada para decidir su hospitalización (teniendo en cuenta la seriedad de la intención, letalidad del método empleado), confección de un resumen de la atención recibida al alta médica para el equipo de salud mental de su área de salud. El seguimiento del sobreviviente deber ser al menos por un año que es el tiempo donde existen mayor posibilidad de repetir el acto, trabajar sobre los factores de riesgo, ,brindar atención y protección. a personas y familias en riesgo, ya que la familia desempeña una importante función en la aparición en la conducta suicida (21)(39)(40).

CONTROL SEMÁNTICO:

Suicidio: Acto o conducta de persona que destruye su propia existencia.
Intento de suicidio: Acto o conducta que realiza una persona con el objeto de atentar contra su vida.
Para suicidio: Acto no mortal en el cual una persona de forma deliberada, se autolesiona o ingiere tóxicos o medicamentos en altas dosis.
Ideación suicida: Comprende desde la idea fugaz del deseo de morir, pero con planes inespecíficos sin haber realizado alguna acción.
Conducta autodestructiva directa o consciente: Es la que comprende a los intentos de suicidios consumados.
Suicidio por métodos duros o violentos: Son los ocurridos por medio de armas de fuego, ahorcamiento y quemaduras.


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .7

Suicidios por métodos suaves o pasivos: Son los ocurridos por ingestión de tóxicos y psicofármacos.
Intento de suicidio frustrado: Es aquel que de no mediar situaciones fortuitas o no esperadas, hubiera terminado con la muerte.
Depresión: Estado patológico que puede alcanzar nivel psicótico y que puede ser resultado de trastornos psiquiátricos.
Duelo: Es la reacción a la pérdida de un ser amado o de una abstracción equivalente.
Riesgo suicida: Es la posibilidad de que un paciente atente deliberadamente contra su vida.

OBJETIVOS:

Objetivo General:

Determinar el comportamiento del suicidio en el Área Integral de salud Comunitaria de Zapara en el periodo de Enero 2008- Enero 2010.

Objetivos Específicos:

Determinar la incidencia según grupos de edades y sexo.
Identificar los factores de riesgo presentes en los casos estudiados.

DISEÑO METODOLÓGICO. MATERIAL Y MÉTODO:

Tipo de Proyecto de Investigación:
Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo y longitudinal en el Área Integral de Salud Comunitaria de Zapara, Maracaibo, Venezuela, en el periodo comprendido entre Enero 2008 a Enero 2010 con el objetivo de determinar el comportamiento del suicidio en esta área de salud.
El universo estuvo constituido por los 12 suicidios ocurridos en esta área en el período descrito.

Métodos de Investigación:

Métodos Teóricos: (Histórico Lógico) Se utilizó para profundizar en los fundamentos teóricos acerca del suicidio.

Métodos matemáticos o estadísticos: se utilizaron para la recolección de datos y su interpretación. Se usó como método el análisis porcentual.

Método Empírico: se utilizó una encuesta realizada a personas relacionadas con el fallecido (familiares, médico y vecinos) que fueron realizadas por el autor y un médico adiestrado según los objetivos de la investigación.

Procedimiento y aplicación del instrumento:

Se utilizó una computadora Pentium 4 con Windows XP. Los textos se procesaron en Microsoft Word y las tablas en Microsoft Excel.

Con los datos recogidos se confeccionaron las tablas, con valores absolutos, y como medida de resumen, el porcentaje.

VARIABLES UTILIZADAS.

Edad:- Se tuvo en cuenta la edad en años cumplidos según grupos quinquenales. comprendidos en los siguientes grupos de edades : 15-19; 20-24; 25-29; 30- 34; 35-39; 40-44; 45-49; 50-54; 55-59; 60-64; 65-69; 70-74; 74-79; 80 y más.

Sexo: Masculino:…. Femenino: ….

Antecedentes familiares de suicidio: Si:…. No:….

Estado civil: Soltero:…. Casado:…. Unión consensual:…. Divorciado:…. Viudo:….

Zona de residencia: Zona suburbana:…. Zona urbana:….

Conducta Suicida previa: Si:…. No: ….

Factores de riesgo:

a.- Depresión: Los casos con antecedentes de tristeza, angustia, desinterés y desánimo.
b.- Abuso de drogas y alcohol: Cuando habitualmente consume drogas y alcohol con dependencia.
c.- Reacción situacional: Antecedentes de cambios en la conducta del suicida ante situaciones difíciles, dentro y fuera del hogar.
d.- Soledad: Sentimientos de aislamiento, falta de apoyo y desamor.

Métodos empleados:

Ahorcamiento:….Ingestión:….Quemadura: ….Lanzamiento: …. Arma de fuego: …. Sección de vasos: ….

PRESENTACIÓN DEL ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS:

Tabla 1: Comportamiento según edad y sexo. 

suicidio_atencion_primaria/edad_suicidas_autolisis

La tabla 1 muestra como se comportó el suicidio en el Área de Zapara, obteniéndose como resultado un total de 12 fallecidos por suicidio en este período lo que representa el 100%.

Se aprecia la distribución de los suicidios consumados según sexo observándose que el mayor número le correspondió al sexo masculino con 8 casos para un 66.6%y 4 casos en el sexo femenino para un 33.3%. Los resultados obtenidos coinciden con la bibliografía consultada para este estudio, donde el suicidio es más frecuente en los hombres en proporción de 3:1 en relación al sexo femenino y está previsto que esta proporción llegue a 3:9 hombres por cada mujer. (27)


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .8

En el suicidio predominan los enfoques sociológicos y psicológicos, por lo que se considera que su causa es multifactorial en los que intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales, dándole un peso mayor a los factores psicológicos, considerando que cuando ocurre un intento suicida o este se consuma, es debido al fallo en el individuo de sus mecanismos autorreguladores que le permiten adaptarse adecuadamente a su medio ambiente provocado por una situación conflictiva actual o permanente que genera un estado de tensión emocional. (38)

En la bibliografía consultada se hace referencia a que por cada suicidio consumado suelen ocurrir de 10 a 15 intentos, pudiendo encontrarse las victimas en ambos sexos y a cualquier edad. (4)(5).

Se señalan períodos de la vida como la pubertad, climaterio y período senil, donde aumenta la frecuencia del suicidio, la soledad del individuo como soltería, viudez, también aumentan al igual que las personas sin vínculo laboral las que presentan altos riesgos de intentos. (13)(14)(15)(16).

La multicausalidad está presente en esta condición, así como la necesidad de un abordaje en las estrategias de prevención de esta conducta.

En la actualidad la causa del suicidio no es única sino que es multifactorial determinada por aspectos psicológicos, sociales y biológicos. (4) (7). Según señala la literatura dentro de las causas influyen entre otros los factores biológicos como puede ser la presencia de la testosterona, hormona masculina, que incrementa la agresividad, acompañado de factores socioculturales como son, la menor capacidad del hombre de buscar ayuda, de expresar sus sentimientos y su elección de métodos más violentos para quitarse la vida. (10)(17)(19)(30)(32).

Al analizar los fallecidos por suicidios consumados según edad se observó que el mayor número de casos suicidados estaban comprendidos entre 60 a 64 y 65 a 69 cada grupo con 3 casos, que representan un 25% y el 50% del total de los fallecidos.

El suicidio a diferencia de lo que muchas personas creen, ocurre no solo entre los adolescentes y jóvenes, sino en las diferentes etapas de la vida y afecta a todas las edades, géneros y condiciones. (30, 34)

Según la Organización Mundial de la Salud, el suicidio se ubica entre las 10 primeras causas de muerte (2) (15) (19). Todo lo cual nos hace poner atención a conocer las características de las etapas por las que transita cada grupo de edad y no perder de vista a la tercera edad que es un segmento poblacional que va en ascenso y que constituye un grupo muy vulnerable.

Según señala la literatura, en las consultas de psiquiatría, la depresión aumenta entre los 60-69 años de vida, principalmente en viudos, jubilados y personas con bajo nivel escolar en un 82.6%, los ancianos son los que tienen mayores tasas en ese aspecto con predominio de hombres mayores de 50 años, lo cual fue corroborado en este estudio. (40)

Es de señalar que en la bibliografía revisada aparece que en períodos de la vida como el climaterio y la senilidad aumenta la frecuencia de suicidio, debido a los cambios que sufren, entre los que podemos señalar la soledad, viudez, pérdida de vínculo laboral, económicas, de apoyo, de familiares o figuras significativas y de la funcionalidad, todo lo cual lo puede llevar al diagnóstico de una depresión a nivel psicótico. Otros estudios realizados en la Universidad, “El Bosque de Bogotá”, Colombia, señala que los cuadros depresivos y la conducta suicida se hayan estrechamente relacionados, destacando que estos trastornos son más frecuentes en adultos mayores (12) (14)(17)(20)(33)(35). La vejez confiere connotación de gravedad al riesgo suicida, ya que se rumia previamente desde la soledad y se planea con asombrosa agresividad; no nos sorprenderá, entonces, que entre los ancianos haya más actos suicidas que tentativa. El hecho de que el adulto mayor pueda vislumbrar el suicidio como una buena alternativa final frente a situaciones de pérdidas, explica también la selección de métodos violentos con muy pocas posibilidades de supervivencia; sin embargo, las tasas de suicidio en ancianos infraestimadas debido a la utilización de métodos que pasan desapercibidos, como conductas pasivas o silenciosas (interacción de medicaciones vitales, rechazo a la ingesta, otros). (38)

Tabla 2: Según antecedentes familiares: 

suicidio_atencion_primaria/antecedentes_familiares_suicidas

Al analizar los casos según los antecedentes familiares observamos que el 75% de estos tenían antecedentes, lo que se corresponde con la literatura revisada.

Según Pig Qin, con respecto a los riesgos atribuidos hemos demostrado que los antecedentes familiares y la historia psiquiatrita familiar supusieron entre 2,25 y un 6, 80% de suicidios. Aquellos con antecedentes familiares de suicidio, fueron 2,5 veces más propensos a cometer suicidio que los que no lo tenían. En consecuencia un historial familiar de antecedentes mentales, aumentó el riesgo de suicidio en aproximadamente un 50%, en individuos sin historial psiquiátrico propio. (32)(33)

Tabla 3: Según estado civil. 

suicidio_atencion_primaria/estado_civil_suicidas

La tabla 3 muestra la relación del suicidio y el estado civil, encontrándose el mayor número de casos entre los viudos con 4, para un 33, 3%, seguido de pacientes divorciados con 3, para un 25%.

Durkheim ya en 1897 ya destacó el papel de la familia y el estado civil en el desencadenamiento del comportamiento suicida. En su opinión, la subordinación a los intereses del núcleo familiar en el que el individuo está integrado, disminuye los impulsos individualistas y suicidas. (15)(18)

Estudios posteriores han confirmado esta tendencia. Por ejemplo, en el WHO/EURO, se observó una mayor incidencia de suicidios en hombres y mujeres solteros, divorciados y viudos. Qin y col, encontraron que ser soltero es un factor de riesgo para los hombres y que para las mujeres tener un hijo menor de 2 años es un factor de protección. (35)

Tabla 4. Según zona de residencia. 

suicidio_atencion_primaria/suicidas_tipo_residencia

Geográficamente, las zonas de mayor incidencia son aquellas que históricamente se han visto más afectadas por la emigración de sus habitantes, quedándose en ellas los más desfavorecidos, con más enfermedad y discapacidad y, por tanto, más susceptibles de suicidio. (39)


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .9

La tabla 4 nos muestra la distribución de los suicidios consumados según zona de residencia, donde correspondió el mayor número de fallecidos al área suburbana con 7 casos para un 58.3% mientras en la parte urbana sumaron 5 casos para un 41.6%. Según señalan algunos autores el mayor riesgo suicida se halla en las grandes ciudades, áreas de alta densidad de población y elevado nivel de vida y cultural, la incidencia de la conducta suicida varía no solo entre los distintos países sino que incluso lo hace dentro del mismo país. Según la literatura revisada, revela el fenómeno del comportamiento suicida como un evento urbano, aunque en nuestro estudio no ocurrió así pues el mayor número de suicidios consumados correspondió a la zona suburbana ya que fue la que más casos aportó, aunque debemos hacer la observación, que en este medio suburbano existe una alta densidad de población y se ha ido elevando nivel de vida. De acuerdo a las teorías sociológicas, el suicidio se clasifica según la relación del individuo con el grupo social. (2)(3)(9)(10)(16).

Consideramos que los resultados obtenidos están estrechamente relacionados con las características concretas de este medio donde pesan las limitadas posibilidades y comprensión de la necesidad de distracción, recreación, planificación adecuada del tiempo libre, se observa además un aumento de la convivencia multigeneracional lo que conlleva muchas veces a situaciones conflictivas, así como es menor la integración a grupos sociales que pudieran facilitar mecanismos adaptativos del sujeto al medio, mejores formas de enfrentamiento, un mayor desarrollo personal y mejor calidad de vida.

Tabla 5. Conducta suicida previa. 

suicidio_atencion_primaria/conducta_suicida_previa

La existencia de antecedentes personales de intentos autolíticos en el pasado, es uno de los factores de riesgo que más claramente se asocian a la posibilidad de un futuro suicidio consumado. En el meta-análisis de Harris y Barraclough, encuentran que las personas con intentos autolíticos previos tienen 40 veces más de riesgo de suicidio que la población general. (12)(32).

La relación de fallecidos por suicidio y conducta suicida previa se muestra en la tabla 5, donde se observó que 8 del total consumaron el hecho con el antecedente de conducta suicida anterior que representó el 66.6%, estos resultados ponen de manifiesto que en este estudio hubo, de forma general una relación proporcional y directa entre los fallecidos y la realización de intento suicidio previo. (34)(35)

La prevalencia de ideación suicida en la población según algunos autores oscilan entre el 10 y el 28% y la de los intentos alguna vez en la vida entre el 3 y el 5%, estudios internacionales presentan al intento como el principal factor de riesgo para el suicidio consumado, siendo mayor el riesgo durante el primer año. Los estudios muestran que del 30 al 60% de las muertes por suicidio han sido precedidas por uno o varios intentos. (2)(5)(6)(12).

Según la literatura revisada, la conducta suicida se repite o no en dependencia de las acciones de salud que se realizan ya que si las causas se identifican y adecuadamente se atienden, puede desaparecer (1) (7).

Además señala que el mayor número de acciones deben ser ejecutadas por el médico y la enfermera de la familia conjuntamente con psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales, dirigido hacia el individuo, su familia y el medio ambiente. El acto suicida siempre es grave y constituye una urgencia y el sobreviviente será considerado como de elevado riesgo de repetirlo. Se debe brindar en primer lugar la posibilidad de establecer un estrecho vínculo entre el médico y este tipo de paciente, ofrecer apoyo, explorar si existe o hay persistencia de ideas y propósitos suicidas así como evaluar las condiciones del entorno para proteger al suicida de la repetición o no de su acto. (21)(39)(40).

Tabla 6. Factores de riesgo. 

suicidio_atencion_primaria/factores_riesgo_predisponente

Al analizar los factores de riesgo, observamos que el 75% poseía algunos de ellos, prevaleciendo la depresión con 4 casos, que representan el 33,3%.

Los trastornos afectivos y sobre todo el trastorno depresivo mayor es el trastorno psiquiátrico que más se relaciona con el suicidio. En el meta-análisis de Harris y Barraclough, se obtiene como resultado que la depresión mayor aumenta 20 veces el riesgo de suicidio, el trastorno bipolar 15 y la distimia 12. (15)(16)18).

El riesgo es especialmente mayor al comienzo o al final del episodio depresivo, ya que en la fase de estado el retardo psicomotor y la inhibición bloquean el paso de la acción. (24)

Las conductas suicidas pueden acompañar a muchos trastornos emocionales como la depresión, la esquizofrenia y el trastorno bipolar. Más del 90% de todos los suicidios se relacionan con trastornos emocionales u otras enfermedades psiquiatritas. (31)

Entre los factores de riesgo en el adulto es necesario mencionar en un lugar preferencial el alcoholismo. En este, periodo de la vida adquiere categoría de enfermedad lo que hasta entonces fue una costumbre socialmente aceptable, pero con la reiteración del tóxico se convirtió en un consumo perjudicial y /o un hábito propiamente dicho. (38)

Desde el punto de vista meramente clínico, se puede plantear un a alcoholización física dada por cara congestiva, venillas en pómulos y nariz, voz ronca, movimientos torpes. La alcoholización psíquica estaría dada por manifestaciones como cambios de humor, irritabilidad, tristeza, llanto, aislamiento, inseguridad, pérdida de la memoria y búsqueda de relaciones con otros alcohólicos. (36)

Las conductas suicidas a menudo ocurren como respuesta a una situación que la persona ve como abrumador, tales como el aislamiento social, un trauma emocional, envejecimiento, desempleo, problemas económicos y la dependencia de las drogas o el alcohol. (37)

Se calcula que aproximadamente el 95% de los suicidios o intentos de suicidio, los realizan personas afectas de un trastorno mental. El trastorno mental que con más frecuencia se asocia a un intento de suicidio (consumado o no), es la depresión. (11)

El suicidio constituye un problema de salud y el riesgo suicida es una condición que puede facilitar la aparición o problemas de salud determinado y en esta conducta los riesgos más importantes son: las depresiones, personas con tentativas de suicidio anterior, alcohólicos, drogadictos, fármaco dependientes, ancianos sin apoyo de familiares, amigos y vecinos o con enfermedad crónica. (1)(2).


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .10

De aquí la importancia de conocer las características de los factores de riesgo. Se puede confirmar que la depresión en más de la mitad de los suicidas se hallaba presente y que cuando se le suma el uso y abuso de sustancias como el alcohol la posibilidad de que ocurra suicidio se incrementa en más del 90%. La depresión y el alcoholismo son los diagnósticos más comunes asociados al suicidio y que sobre todo lo originan en cambio la inmadurez emocional es predominante en los intentos. (1)(21).

Según señala la literatura revisada, aparecen como grupos de riesgo de suicidios las personas que tengan antecedentes de: depresión, intentos suicidas previos, amenazas o ideación suicida, supervivencia al suicidio de un familiar o persona cercana y alta vulnerabilidad en situaciones de crisis, especificando determinadas situaciones que incrementen la vulnerabilidad y que son violencia doméstica, muerte de un ser querido, convivir con un enfermo psiquiátrico, contrariedad en amores, embarazo oculto o no deseado en adolescentes, desengaños amorosos, pérdida de figuras significativas por separación, muerte o abandono, quiebra financiera, viudez, anciano solo, enfermedades físicas, maltrato psíquico o físico.

En otros estudios realizados, se destacó que la depresión aumenta a partir de los 60 años, mayormente en el sexo femenino, viudas, jubilados y con un bajo nivel escolar. (10)(15)(21)(22)(24)(29).

La pérdida de un ser amado o de una abstracción equivalente puede traer como consecuencias en el individuo desviaciones de la conducta normal, citándose entre sus rasgos desazón, cancelación del interés por el mundo lo que se denomina duelo que no es más que el afecto normal paralelo o la melancolía. (12)

Según estudios realizados, estos indicaron que el diagnóstico predominante en los suicidios consumados en personas mayores de 60 años, ha sido por depresión psicótica, no así para las personas entre los 40-60 años donde predominó mayormente el alcoholismo y la drogadicción y en las personas menores de 40 años las psicosis esquizofrénicas. En otros estudios internacionales, presentan al intento como principal factor de riesgo para el suicidio consumado, siendo mayor el riesgo durante el primer año, demostrándose así que entre el 30%-60% de los fallecidos por suicidio consumado tuvieron intentos anteriores. (11)

Tabla 7: Métodos empleados. 

suicidio_atencion_primaria/metodos_formas_maneras

El ahorcamiento fue el método más utilizado para llevar a cabo la conducta autolítica como se representa en la tabla 7, con 4 casos para un 33.3%.

La conducta suicida en cuanto a género, muestra que la mortalidad por suicidio en el sexo masculino tiene en los últimos años, una tendencia al incremento, siendo el método mayormente empleado el ahorcamiento, con mayores tasas en los hombres y las quemaduras en las mujeres. (4).

El suicidio es más frecuente en los hombres en una proporción de 3:1 en relación al sexo femenino, siendo el intento más frecuente en mujeres en una proporción igual a 3:1 en relación a los hombres. Estos se caracterizan por no expresar fácilmente sus sentimientos, poseer menor capacidad de buscar ayuda y tienen menos recursos psicológicos, todo lo cual pudiera estar influyendo en que los fallecidos pertenecientes al sexo masculino presentaran una mayor tendencia a utilizar los métodos duros o violentos (27)

La elección del método se deja influir por la accesibilidad, oportunidad y aceptación sociocultural. De todo lo anterior se desprende que en la prevención del suicidio no sólo se ha de mejorar la capacidad diagnóstica y terapéutica en las enfermedades psicofísicas, sino que debemos esmerarnos para mejorar la capacidad pronostica y realizar un adecuado seguimiento y control de los sujetos con alto riesgo suicida, así como dedicarle atención sin prejuicio ni conducta nihilista y por supuesto, intentando abordar cada caso con la idea de que su dificultad puede tratarse mediante la unidad de un grupo de profesionales, familia y demás factores relacionados. (24)

CONCLUSIONES:

En período comprendido entre Enero del 2008 y Enero del 2010, se suicidaron en el área de salud Integral Comunitaria de Zapara, 12 personas.
Fueron los del sexo masculino los de mayor incidencia.
Los grupos de edades más afectados fueron los de 60 a 65 y 65 a 69 años.
El 75% de los casos tenía antecedentes familiares de conducta suicida.
Predominaron los pacientes viudos.
El mayor número de casos vivía en zona suburbana.
Predominaron los casos con conducta suicida anterior.
Prevaleció la depresión entre los factores de riesgo.
El método más empleado fue el ahorcamiento.

RECOMENDACIONES

Desarrollar y facilitar el acceso a las actividades deportivas, culturales y recreativas sobre la base de un modelo comunitario con acciones de promoción, protección, prevención y atención a la comunidad, para así estimular cambios de estilo de vida de los individuos y población en general.

Anexo 1

Encuesta. Discusión de fallecidos.

Nombre y Apellidos _________.
Dirección._____.
Edad: 15-19; 20-24; 24-29; 30-34; 34-39; 40-44; 45-49; 50-54; 55-59; 60-64; 65-69;70-74;75-79; 80 y más.
Sexo: Masculino: …. Femenino: ….
Antecedentes familiares de suicidio: Si:…. No: ….
Estado civil: Soltero:…. Casado:…. Unión consensual:…. Divorciado:…. Viudo:….
Zona de residencia: Zona suburbana: Zona urbana:
Conducta Suicida previa: Si:…. No: ….

Factores de riesgo:

a.- Depresión: Los casos con antecedentes de tristeza, angustia, desinterés y desánimo.
b.- Abuso de drogas y alcohol: Cuando habitualmente consume drogas y alcohol con dependencia.
c.- Reacción situacional: Antecedentes de cambios en la conducta del suicida ante situaciones difíciles, dentro y fuera del hogar.
d.- Soledad: Sentimientos de aislamiento, falta de apoyo y desamor.

Métodos empleados: Ahorcamiento:…. Ingestión:…. Quemadura: …. Lanzamiento: ….
Arma de fuego: …. Sección de vasos: ….


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .11

Referencias Bibliográficas

1.- Barroso Pacheco L. Conducta suicida. Editorial consultas médicas Granma. 2003. Disponible en http://www. granma. cubaweb.cu/ salud/ consultas/1/co3.html.
2.- Garrote Rodríguez I, Fernández Alfonso J, Morales Rigaud JM, Acebo Figueroa F, Achiong Estupiñán F. Mortalidad por Suicidios Matanzas 1989-2003. Revista Médica 2006; 28(3). Disponible en http://www. cpimtz.sld. cu/ revista %20 medica
3.- Rodríguez Méndez M. El Suicidio no es la Solucion. Juventud Rebelde. Setiembre 2006. diario 23. Disponible en http://www. juventud rebelde. cu/ cuba/ 2006-09-03.
4.- Valdés Vento Ana C, Montano Díaz Marco A. Mortalidad por Suicidios en la Provincia de Pinar del Río. Revista cubana MGI enero-febrero 2003. Disponible en: http://bvs.sld. cu/ revistas/ mgi/vol19-1-03/ mgi03103 htm.
5- Vega Abascal J B, Pereda Escalona B M, Vega Abascal L A, Mayo León J A. Tendencias y Factores de Riesgo del Suicidio en el Adulto Mayor. Velasco. 1987-2000. revista biomédica abril-junio 2003. 7 (2). Disponible en: http://www. imbiomed. com.mx/1/1/ articulos. pdf
6.- Jiménez Tapia A, González Forteza C. Veinticinco años de investigación sobre suicidios en la dirección de investigaciones epidemiológicas y psicosociales del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de La Fuente. México 2003. Disponible en: http://dialnet. unirioja.es/ servlet/ articulo codigo =85 4264
7.- Guridi González, María Z, García Felipe R, Medina Valdés A, Pérez Meneses Miguel A, Dorta Gurili Z. Caracterización de pacientes geriátricos con intentos Suicidas en un área de salud. Policlínico Calabazar. Cuba noviembre 2007. Disponible en http://www. psicologia cientifica. com/bu/ psicologia- 304 -1.
8.- Freud S. Duelo y Melancolía 1915 {1917}. Disponible en http://soy donde no pienso.
9.- Aguilera Fernández M, Leiva Pérez M. Intentos suicidas y suicidios consumados. Revista cubana enfermería 2003; 19 (1). Disponible en: http://www. imbiomed. com/1
10.- Aguilar Hernández A, Barreto García M. Conducta Suicida. Revista ciencias médicas. Policlínico Nueva Paz. Cuba 2006; 12 (2). Disponible en http://www. cpimha. sld.cu/hab/ vol 12_2_06 .
11.- Granmegna G, Lora R, Ahumada P. Análisis, base de datos, unidad de hospitalización de corta estadía psiquiatría. Revista chilena de neuropsiquiatría Santiago 2006. V44 (1) p23-28. Disponible http://www. scielo.cl/ scielo 2006
12.- Pérez Olmos I, Ibáñez Pinilla M, Reyes Figueroa J, Atuesta Fajardo J, Suárez Díaz M. Factores asociados al intento suicida e ideación suicida persistente en un Centro de atención primaria Bogota-2004-2006. Disponible en: http://www. scielo sp.org/ pdfrsap/ v10n3/ v10n3a 02pdf .
13.- Bibliomed sobre depresión e intentos suicidas. Revista MGI 2007. Disponible en http://www.bvs. sld.cu/ revistas/ mgi/vol 23_01_07/ mgi21107 .htm
14.- Prado Rodríguez R. Factores de riesgo en la conducta suicida y las estrategias de prevención. Revista Hospital psiquiátrico de la Habana 2004. Disponible en: http://:www. revista hph.sld. cu/hph0204/ hph029 04.htm .
15.- Oliva Martínez M M. Comportamiento de la conducta suicida en el
Municipio San José de las Lajas 2007 disponible en: http://www. cpicmha.sld. cu/hab/vol 13_2_07/
16.- Rodríguez González A I, Canon Besu L B, Trenzado Rodríguez N, González Pérez H, Fernández Fernández A, Cordero Paz I. Epidemiología del suicidio en Cárdenas 2008 disponible en: http://www. cpimtz. sld.cu
17.- Depresión e intento suicida. Editorial. Bibliomed. Enero-febrero 2007.
Disponible en http://www. galerias.sld. cu/sitios/ bmn/ene- feb_2007
18.- Pérez Barrero S A. Prevención del suicidio.2005. Resumen. Disponible en: http://r evistafuturos. info/ futuros_11/ suicidio1.htm.
19.- Fernández González J M, Fernández Ychaso G, Ychaso Rodríguez N,
Mendizábal, Basoco M. Principales causas de mortalidad en Cuba 2005.
Disponible en: http://www. ucmh.sald.cu/ rhab/vol15_ num2htm.
20.- Organización panamericana de la salud. Análisis de la situación de salud
Mental en Panamá, Dominicana y Cuba 2004. Disponible en: http://www. paho.org/ spanish/d/
21.- Colectivo Autores, Álvarez Sintes. Medicina General Integral. 2da. ed. Habana. ECIMED.2008.Vol. III. Parte XXVIII; pp248-270.
22.- Febbro E. ¿Quién diría? En Europa hay más suicidios que muertos por accidente. Boletín. Enero 2005. Disponible en: http:// soy donde no pienso. wordpress.com.
23.- Diario de Fray Nelson Medina. Morir a solas en el Paraíso. Artículo. 2005. Disponible en http:// fray nelson. com/ blog /.
24.- Omnipower. Macabras estadísticas de suicidios en Estados Unidos y España. Mensaje 2006 disponible en http://:www. canal menorca. com/ foros/ viewtopic.php
25.- Vieyra Ramírez M. Macabras estadísticas de suicidios en México y Estados Unidos datos sobre suicidios en México. 2006. Disponible en: http:// incriminante. blogspot.com. 2006.htm .
26.- Taborda Luis C, Téllez Vargas Comportamiento suicida en Colombia. OPS 2004 Disponible en http://www. psiquiatria biologica. org.com
27.- Instituto Nacional de Estadísticas. Geografía e Informática. Estadísticas de intentos de suicidios y suicidios. Boletín INEGI México 2004. Disponible en: http://www. inegi. gob.mx .
28.- Pérez Reyna E, Hernández Trujillo A, Pérez Reyna M, Cordero Montoya D, Beatón Lobaina B. Modificación de conocimientos en profesiones de instructores de arte. “Pepito Tey” sobre la prevención del intento suicida en adolescentes. 2008. Disponible en: http:// bvs.sld.cu/ revista/ son/vol.12_4 08// san 02408.htm.
29.- Pérez Martínez V, Arcia Chávez N. Comportamiento de los factores biosociales en la depresión del adulto mayor 2008. Disponible en: http:// scielo.sld.cu/ scielo.
30- Suicidios en Alemania: tercer puesto en Europa. articulo. 2007. Disponible en www.dow world.de/ dw/article/ 0277695800
31.- Juana Granjero. Alertan suicidios articulo mayo 2007. El Sol del Bajío. México. Disponible en http://www. oem. com.mx/ el sol del bajio/ notas/ n266378.htm.
32.- Pérez Barrero S, Los medios de comunicación y el suicidio. Evidencias y sugerencias. Revista trimestral. Latinoamericana y Caribeña de desarrollo
sustentable 2005. Disponible en: http://www. revistas futuras. info/ futuros_12/-
33.- Suicidio ¿Por qué se matan los nicas? La prensa diario nicaragüense agosto 2007. Disponible en http://www. la prensa. com.ni /archivo /2007/ agosto/ 12/noticias
34.- Palacios Espinosa X, Barrera Lara A M, Ordóñez Rodríguez M, Peña Ayala M E, Análisis bibliométrico de la producción científica sobre suicidio en niño en el período 1985-2005, nov. 2007. disponible en: http://wwwurosorio. edu.co/ medicina/apl/ documentos/ vol25n2/04_a.
35.- González Cáceres J A. Pesquiza de definición en Atención Primaria mediante tres preguntas orales. Revista MGI 2005 disponible en: http://www.portalesmedicos.com/ publicaciones/ articles/html.
36.- Jiménez Garrote JL. Fundamentación ética en el paciente psiquiátrico. APSAL. Febrero 2007. Disponible en http://c bioetica. net/ revista/72/ 721619.pdf.
37.- Arias Gutiérrez M, Marcos Fernández S, Martín Jiménez M, Arias Gutiérrez J, Devoncere Tamayo O. Modificación de conocimientos sobre conducta suicida en adolescentes y adultos jóvenes. Enero 2009. Disponible en: http://bvs. sld.cu/ revistas/ san/vol13_1_ 09/san 05109.htm
38.- Provincia Habana MINSAP. Taller de suicidio 2008 {Microsoft Power Point} disponible en: F: /suicidio/Taller de suicidio08/Lily Taller/Marialys (2).ppt.
39.- Aguilar Hernández I, Perera Michan L, Cañizares Carménate I, Conocimientos del personal médico en el manejo del intento suicida en servicios de Urgencias. Revista ciencias medicas. Cuba 2008. Disponible en http://www. cpicmha. sld.cu/.
40.- Lomba Acevedo P, Peláez II. Experiencia de Cuba en la prevención del suicidio.Taller Prevención y Control de la conducta suicida 2007.{Microsoft Power Point}. Disponible en F: /suicidio/ Taller de Suicidio. 08/copia de suicidio Nica ppt. Nicaragua 2007.

Bibliografía consultada

º Aguilera Fernández M, Leiva Pérez M, Intento suicidas y suicidios consumados. Revista enfermería artículo. 1998 disponible en: http://:www. bvs.sld.cu/ revista/enf
º Ayala Espina G, Martí Lloret J B, Rodes Lloret F. Incidencia del suicidio consumado en el partido Judicial de San Vicente del Raspeig. Articulo Sevilla 2002. Disponible en: http://:scielo. isciu.es/ scielo. php.
º Barcay Echevarría E, Gavilán Araujo E. Biorritmo e Intento suicida. Articulo
Revista electrónica innovación tecnológica de Las Tunas 1997. Disponible en: http://www. bibliociencias. cu/gsdl/ cgi-bin/ library.
º Comisión Nacional de Salud Mental. Atención a las adicciones en la comunidad. MINSAP. Ciudad Habana. Agosto 2002; p16-25.
º Guibert Reyes W. Prevención de la Conducta suicida en la atención primaria de salud. Revista MGI 2002. Disponible en: http://www. bvs.sld.cu/ revista/ mgi/vol 18202/
º Núñez de Villavicencio F, Borrato Cruz R, en F Núñez de Villavicencio. Psicología y Salud, C Habana. ECIMED.2001.capitulo 33; p 208-210.


Comportamiento del suicidio en el Area Integral de salud Comunitaria de Zapara .12

º Passalacqua A M, Problemática del suicidio en nuestra sociedad 1997.disponible http://:www. suicida logia. org.ar/files/ problematica- suicidio. sociedad. passalacqua.
º Pérez Borrego S, Reytor Sol F. El suicidio y su atención por el médico de la familia. Octubre-diciembre1995. http:// bvs.sld.cu/ revista/mgi/ vol11_4_95mgi .
º Peláez Martínez R, Sánchez Delgado S, Sánchez Delgado A, Delgado Moreno E, Sánchez Nido S, Suárez Hernández M. El médico de la familia y la medicina General integral en la República de Cuba 1995. Disponible en: http://www. interciencia. org./v20_ 04art05 index.html.
º Rodríguez Cárdenas A, Pérez Valdez M, Vergara Valdés S. Conducta suicida en un área de salud. Revista ciencias médicas 2001. Disponible en: http://cpicmha. sld.cu/hab/ vol/7_2_01/ hab02201. htm.
º Vidal Daniel A, Intentos suicidas y suicidios consumados. Revista Argentina Clínica neuropsiquiátrica. 1999. disponible en: http://www. alcmeon. com.ar/ 8/30/ vidal.htm.