El sindrome de colon irritable en niños
Autor: aac icat | Publicado:  21/06/2006 | Pediatria y Neonatologia , Gastroenterologia , Divulgacion Medica | |
El sindrome de colon irritable en niños.

· El síndrome de colon irritable ocurre tanto en niños como en adultos.
· De un diez a un 15 por ciento de niños en edad escolar y adolescentes tienen síntomas de dolor funcional abdominal, al punto de interrumpir su rutina diaria normal.
· En un treinta y tres por ciento de los adultos que tienen el síndrome de colon irritable, los síntomas se remontan a su niñez.
· La proporción de niñas afectadas por el trastorno es levemente mayor que la de niños.
· No se conoce ningún gen que cause el síndrome de colon irritable, pero el trastorno parece ocurrir con mayor frecuencia en familias en las cuales un niño o un padre padece el trastorno.

Los niños con el síndrome de colon irritable a menudo no se sienten bien. Aquellos que tienen diarrea pueden tener la necesidad urgente de ir al baño y, por lo tanto, pueden avergonzarse y evitar ir a la escuela o socializar con compañeros de clase. Los niños pueden deprimirse o angustiarse debido al trastorno.

La mayoría de los niños con el síndrome de colon irritable continúan creciendo y se desarrollan normalmente. Sin embargo, algunos niños pueden comer menos para evitar el dolor que acompaña la digestión y, en consecuencia, perder peso.

Su mayor morbilidad reside en el hecho de que afecta la actividad diaria normal del niño, afectando también la vida escolar y las relaciones con sus pares.

En los niños, los síntomas de los trastornos funcionales del intestino son variables y dependen de la edad. Por ejemplo:
· cólico infantil (menor de 4 meses de edad)
· reflujo gastroesofágico (menor de 2 años de edad y luego vuelve a aparecer en la adolescencia y la edad adulta)
· diarrea crónica inespecífica (menor de 4 años de edad)
· constipación (cualquier edad)
· síndrome de colon irritable (adolescentes y adultos)

Los síntomas del síndrome de colon irritable no son únicos para el trastorno. un patrón intestinal alterado y dolor abdominal pueden ser síntomas de enfermedad orgánica - razón por la cual siempre debe consultar al médico de su hijo para un examen de diagnóstico.

El médico de su hijo obtendrá los antecedentes médicos completos del niño, realizará un examen físico exhaustivo y obtendrá pruebas de laboratorio para evaluar si hay infección e inflamación. Las pruebas de laboratorio, los estudios por imágenes y los procedimientos serán determinados por los antecedentes y el examen físico. Las pruebas y los procedimientos que el médico de su hijo puede solicitar incluyen los siguientes:
· análisis de sangre - para evaluar si su hijo tiene anemia, infección o una enfermedad causada por inflamación o irritación.
· análisis y cultivo de orina - para ayudar a evaluar si hay infección del tracto urinario.
· muestra fecal - para realizar un cultivo y verificar que no haya bacterias ni parásitos que puedan causar la diarrea.
· análisis de sangre oculta en heces - la sangre oculta no se puede ver, y sólo es detectada mediante una solución especial que se colorea de azul al entrar en contacto con la sangre. Sugiere que hay una fuente inflamatoria en el tracto gastrointestinal.
· prueba de hidrógeno espirado con lactosa - para determinar si su hijo tiene intolerancia a la lactosa, un azúcar presente en la leche y los productos lácteos.
· radiografía abdominal - un estudio sencillo que permitirá al médico tener una idea del aspecto de los órganos internos.
· ecografía abdominal - técnica de diagnóstico por imágenes que usa el rebote de ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes de los órganos internos.
· endoscopía - examen en el que se utiliza un conducto flexible con una luz y una lente de cámara en el extremo (endoscopio) para examinar la parte interna del tracto digestivo. También pueden obtenerse muestras de tejidos del interior del tracto digestivo para efectuar exámenes y evaluación médica.
En raras ocasiones, el médico requerirá una ecografía o una endoscopía.
· colonoscopía - examen en el que se utiliza un conducto flexible y largo, con luz y lente de cámara en el extremo (colonoscopio), para examinar el interior del intestino grueso.

El tratamiento específico para el síndrome de colon irritable será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:
· la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
· la gravedad del trastorno
· la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
· las expectativas para la evolución del trastorno
· su opinión y preferencia

El objetivo principal del tratamiento del síndrome de colon irritable es restaurar la función diaria normal. El control comienza con el diagnóstico positivo del síndrome de colon irritable. Esto le dará a su hijo la confianza de que no tiene un trastorno que pone en peligro su vida.

La modificación ambiental es importante para identificar los factores de estrés que rodean a su hijo y revertirlos. Los padres y maestros del niño deben apoyarlo en vez de concentrarse en el dolor. Intente ayudar al niño a concentrarse en algo divertido o agradable durante un episodio doloroso.

En pacientes con intolerancia a la lactosa, se recomienda la restricción de la misma o el suplemento de la enzima que digiere el azúcar (lactasa/Lactaid®), puesto que este azúcar puede ser un factor desencadenante de los síntomas del síndrome de colon irritable.


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924