Valoracion medico-deportiva. Aspectos biopsicosociales relacionados con las actividades fisicas y deportivas en niños y adolescentes
Autor: Dr. Ramiro Eduardo Guzmán Guzmán | Publicado:  21/10/2010 | Medicina del Deporte , Pediatria y Neonatologia | |
Valoracion medico-deportiva. Aspectos biopsicosociales actividades fisicas niños adolescentes .1

Valoración médico-deportiva. Aspectos biopsicosociales relacionados con las actividades físicas y deportivas en niños y adolescentes.

Dr. Ramiro Eduardo Guzmán Guzmán. Médico especialista en Medicina Familiar. Diplomado en Educación Superior. Diplomado en Psicopedagogía, Planificación, Evaluación y Gestión de la Educación Superior en Salud (P.P.E.G.E.S.S.)

INTRODUCCIÓN

La práctica de la actividad física definida como cualquier movimiento corporal voluntario de contracción muscular, con gasto energético mayor al de reposo; entendida como un comportamiento humano complejo, voluntario y autónomo, con componentes y determinantes de orden biológico y psico-socio- cultural: ejemplificada por deportes, ejercicios físicos, bailes y determinadas actividades de recreación y cotidianas es un derecho fundamental que todos los seres humanos tienen para su completo desarrollo físico, mental y social.

El desarrollo físico, social y mental de los individuos, la promoción de la salud y prevención de las enfermedades, el mejoramiento o mantenimiento de la calidad de vida social y laboral, dependen no solo de las entidades gubernamentales sino de todos los integrantes de la sociedad. La actividad física, el ejercicio y el deporte son elementos preventivos y en muchas ocasiones terapéuticos que permitirán coadyuvar en unión con otros hábitos de vida sana para una mejor sociedad, más sana, fuerte y saludable.

ASPECTOS GENERALES:

1. Todos los niños en edad preescolar y escolar deberían participar regularmente en algún tipo de actividad física adecuada a su grado de desarrollo y salud física; llegando a largo plazo adoptar dichas actividades deportivas como parte de su estilo de vida.
2. En general no se ha determinado el tipo la cantidad de ejercicio para conseguir una óptima capacidad funcional y de salud en los niños escolares.

En los niños preescolares la actividad innata, hace que probablemente alcancen unos niveles adecuados de aptitud física cuando se les permite expresar su curiosidad y exploración espontáneas; bajo estas circunstancias suelen ser innecesarias intervenciones específicas para mejorar su aptitud física.

En escolares y adolescentes se recomienda al menos 20 minutos de actividad física, al menos tres veces por semana.

3. El médico debe alentar hacia esta participación e incorporar una evaluación de la actividad física en la historia clínica y las citas de los controles de salud que incluya:

 Intereses y participación en actividades físicas organizadas o no
 Tiempo dedicado a ver televisión en la semana
 Hábitos de ejercicios de otros miembros de la familia (debe alentarse a la participación de los padres en programas de actividad física y proporcionar asesoría a la familia y la escuela).

4. Debe alentarse la actividad física como actividad natural que forme parte de un estilo de vida saludable y no como meta para aumentar el desarrollo motor o la capacidad deportiva del niño.

5. El juego libre diseñado en edad preescolar y escolar temprana es preferible a sesiones estructurales.

6. La capacitación para participar en deportes organizados debe determinarse de forma individual y basándose en el deseo del niño (no de los padres), siendo aconsejable siempre después de los 6 años.

7. En los programas deportivos estructurados debe primar el objetivo de la participación y el disfrute frente a los de competición y victoria. El deporte organizado asegura la actividad física regular.

8. Debe alentarse a padres y otros miembros del grupo familiar a que sirvan como modelo para la participación de sus hijos en programas de actividad física, así como alentarlos a realizar con sus hijos actividades físicas comunes.

9. La recomendación de la GAPS (Guidelines o adolescent services) es la realización de visitas preventivas anualmente y dentro de ellas el abordaje sistemático de la actividad física, estilos de vida saludables y prevención de lesiones.

10. Las recomendaciones, indicaciones y limitaciones acerca de la participación deportiva en diversas patologías están consensuadas según las diversas enfermedades y según el tipo de deporte clasificado según sea más o menos dinámico.

PARTICIPACIÓN EN DEPORTES ORGANIZADOS.

En general debemos tener en cuenta que el beneficio deportivo se obtiene siempre de la expectación y la demanda no excederá la maduración y preparación del niño. Para poder optimizar la seguridad y los beneficios, debemos seguir las siguientes recomendaciones:

 El deporte organizado debe complementar y no reemplazar la actividad física regular que debiera siempre ser aconsejada

 El médico debe aconsejar sobre el grado de desarrollo físico y aspectos derivados del examen médico, de las condiciones sociales y de maduración cognitiva, para ver si son adecuadas en la participación de actividades deportivas específicas.

 Deberá el médico de atención primaria, intervenir aconsejando a entrenadores u otro personal relacionado, sobre el desarrollo y seguridad del deporte organizado, participando en comités y asociaciones deportivas, así como en programas de seguridad en el deporte, y evaluar cuando la presión del deporte organizado es excesiva.

 También deberá recomendar el momento óptimo para comenzar a participar en deportes organizados , identificar los riesgos y establecer estrategias de entrenamiento seguras, educar además a el personal encargado ( entrenadores, profesores de educación física, etc. ) sobre las características del niño y adolescente, además de desarrollar en forma conjunta estrategias de prevención de lesiones.

1) Aspectos relacionados con los beneficios y riesgos asociados al deporte infanto – juvenil organizado

Los beneficios de la actividad física a lo largo de la vida son indiscutibles, tanto en el plano físico como en el psicológico, social y moral.

Hay quienes afirman que la participación de los niños y los adolescentes en deportes organizados no es, en sí misma, ni buena ni mala. La experiencia positiva o negativa no estará dada por la participación en sí misma, sino por la manera en que los adultos imparten esa experiencia y al interjuego de muchos factores mediadores como el individual, familiar, entrenadores y la sociedad.

Por lo tanto, los aspectos de la práctica deportiva por parte de los niños y adolescentes que debemos considerar son de orden biológico, psicológico y social.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924