Revista Electronica de PortalesMedicos.com - http://www.portalesmedicos.com/publicaciones
La relacion de ayuda en las instituciones de salud como dimension del cuidado humano
http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/2574/1/La-relacion-de-ayuda-en-las-instituciones-de-salud-como-dimension-del-cuidado-humano.html
Autor: Msc. Dulvis Manrique
Publicado: 9/11/2010
 

La relación de ayuda va más allá de una respuesta a la cotidianidad, intenta brindar apoyo que puede ir desde una palabra de aliento en un momento dado, un apretón de manos, simplemente una palmada en la espalda así como una sonrisa hasta el tratamiento terapéutico profesional en una persona enferma, convirtiéndola así en una dimensión del cuidado humano. Por otra parte esta relación también está enmarcada por principios universales como el Amor, Respeto, Atención, Consideración, Prudencia, Preocupación, Cuidado. Asistencia oportuna, Disposición, Trasparencia, Responsabilidad, Honestidad, Justicia y Equidad, los cuales se hacen imprescindibles para lograr materializar el cuidado humano en las organizaciones de salud.


La relacion de ayuda en las instituciones de salud como dimension del cuidado humano .1

La relación de ayuda en las instituciones de salud como dimensión del cuidado humano

Dulvis Manrique. MgSc. en gerencia de los Servicios de Enfermería. Profesora Asistente del Departamento Salud Integral del Adulto; de la Escuela de Enfermería Gladys Román de Cisneros de la Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela.

Resumen

La relación de ayuda va más allá de una respuesta a la cotidianidad, intenta brindar apoyo que puede ir desde una palabra de aliento en un momento dado, un apretón de manos, simplemente una palmada en la espalda así como una sonrisa hasta el tratamiento terapéutico profesional en una persona enferma, convirtiéndola así en una dimensión del cuidado humano. Por otra parte esta relación también está enmarcada por principios universales como el Amor, Respeto, Atención, Consideración, Prudencia, Preocupación, Cuidado. Asistencia oportuna, Disposición, Trasparencia, Responsabilidad, Honestidad, Justicia y Equidad, los cuales se hacen imprescindibles para lograr materializar el cuidado humano en las organizaciones de salud.

Desde el punto de vista profesional, la Enfermería tiene un gran lazo que la adhiere a esta dimensión del cuidado humano revistiéndola de gran importancia, ya que la interacción entre el personal de Enfermería se hace vital para mantener un clima organizacional satisfactorio, que permita la reciprocidad beneficiando el desempeño laboral a través de la motivación y estimulación al logro.

Palabras Clave: Relación de Ayuda, Enfermería, Cuidado Humano

Summary

The aid relationship goes beyond a response to the everyday, try to provide support ranging from a word of encouragement at a time, a handshake, just a pat on the back and a smile to the professional therapeutic in a sick person, thereby making it a dimension of human care. Moreover this relationship is also framed by universal principles such as love, respect, attention, consideration, Prudence, Worry, Baby. Timely assistance, Disposal, Transparency, Responsibility, Honesty, Justice and Equity, which are indispensable to achieving realize human care in health organizations. From the professional point of view, nursing is a great link that attaches to this dimension of human care journals of high importance, since the interaction between the nursing staff is vital to maintain a satisfactory organizational climate that allows reciprocity benefit job performance through the achievement motivation and stimulation.

Keywords: Relationship Help, Nursing, Care Human

La relación de ayuda en las instituciones de salud como dimensión del cuidado humano

El ser humano tiene como condición natural el establecimiento de relaciones interpersonales que le ayude a desenvolverse e interactuar con el entorno que le rodea, ya que por ser considerado un ser gregario necesita del intercambio de energías cual sistema abierto para poder subsistir. Esta forma de vincularse socialmente lo caracteriza de tal manera que no solo necesita el apoyo, reconocimiento y la aprobación de otros semejantes sino que precisa de prestar ayuda; posición que le permite establecer una relación de ayuda que se convierte es un factor indispensable en la vida del ser humano.

La relación de ayuda va más allá de una respuesta a la cotidianidad, intenta brindar apoyo que puede ir desde una palabra de aliento en un momento dado, un apretón de manos, simplemente una palmada en la espalda así como una sonrisa hasta el tratamiento terapéutico profesional en una persona enferma, convirtiéndola así en una dimensión del cuidado humano.

Por otra parte esta relación también está enmarcada por principios universales como el Amor, Respeto, Atención, Consideración, Prudencia, Preocupación, Cuidado. Asistencia oportuna, Disposición, Trasparencia, Responsabilidad, Honestidad, Justicia y Equidad, los cuales se hacen imprescindibles para lograr materializar el cuidado humano en las organizaciones de salud.

Desde el punto de vista profesional, la Enfermería tiene un gran lazo que la adhiere a esta dimensión del cuidado humano revistiéndola de gran importancia, ya que la interacción entre el personal de Enfermería se hace vital para mantener un clima organizacional satisfactorio, que permita la reciprocidad beneficiando el desempeño laboral a través de la motivación y estimulación al logro.

No obstante el personal de Enfermería que brinda atención directa requiere del apoyo que debe brindarle su jefe, llámese Enfermera Administradora, en cuanto a proporcionarle estrategias de aprendizaje en el ambiente laboral, que le permitan mantenerse actualizados científica y tecnológicamente, para compartir responsabilidades con un equipo interdisciplinario que demanda su colaboración en la toma de decisiones pertinentes, que ayuden a superar los problemas de las personas relacionadas con el cuidado de la salud.

El avance del conocimiento científico y tecnológico genera transformaciones a nivel de las organizaciones relacionadas con la salud, lo que obliga al personal, en este caso el de Enfermería, a mantenerse actualizado para ofrecer un mejor cuidado. Esta situación obliga al administrador enfermero a la búsqueda de estrategias que contribuyan con la capacitación y el desarrollo profesional del personal bajo su ámbito de control. La ayuda del administrador, como función indelegable, proporciona oportunidades al personal para realizar actividades innovadoras, tendentes a transformar y mejorar el ejercicio de la práctica profesional para hacerla más humana e independiente.

La disposición de la Enfermera Administradora (EA) para ayudar, orientar, guiar y enseñar a las Enfermeras de Atención Directa (EAD) en el ejercicio del liderazgo a través de las orientaciones y la retroalimentación, se considera como base para la transformación del proceso de trabajo, mejorando su calidad profesional, estimulando la producción de conocimientos, lo que se va a reflejar a través de la seguridad en el trabajo y la responsabilidad que le confiere el cargo.

Sobre este particular es bueno decir que donde ubican a la Enfermera administradora en la posición inicial de la responsabilidad de la calidad de los cuidados que se le deben ofrecer al paciente, (1) de allí la importancia del rol de la enfermera administradora de contribuir al cuidado de la salud, ayudando, guiando y enseñando a las enfermeras que tienen bajo su responsabilidad la atención directa del paciente, pues le permite reconocer a los que dependen de ella; sus potencialidades, capacidades y necesidades o limitaciones en el desempeño de sus funciones.

Por otra parte, dentro de las funciones de las Enfermeras Administradores está de la asesorar a las Enfermeras de Atención Directa en la realización de las acciones contenidas dentro del plan individual de cada paciente, previa detección de fallas en la realización del cuidado de Enfermería, para lograr, en lo posible, el mejoramiento de la práctica profesional.

En este orden de ideas se dice que la enfermera administradora debe estudiar la complejidad de los cuidados para diagnosticar las necesidades del personal, capacitándose para asesorar en cualquier momento el personal y valorar la eficacia del cuidado que le permita garantizar la calidad de los servicios prestados.

A pesar de estar teóricamente aceptada esta función básica en el proceso administrativo de Enfermería, se observa que la Enfermera Administradora dedica mayor tiempo a realizar actividades como planificación de horarios de trabajo, planificación de recursos humanos, vacaciones, lectura de reportes de anormalidades, chequeo de libro de asistencia, entrevistas, reuniones ordinarias con personal empleados y obreros, redistribución del personal presente según la necesidad entre otros, lo que limita el desempeño de su rol como orientadora de las Enfermeras de Atención Directa en el proceso del desarrollo del cuidado de Enfermería que éstas prestan a los pacientes.


La relacion de ayuda en las instituciones de salud como dimension del cuidado humano .2

En el marco de las función administrativa de la enfermera, se encuentra la de apoyar a la enfermera de atención directa en lo que respecta a el cuidado de Enfermería brindados al paciente a través de la orientación y la retroalimentación, que ayudan al mejor desenvolvimiento de la misma, pues obtiene seguridad en su trabajo, responsabilidad profesional en la realización del cuidado de Enfermería ; así, pues, una enfermera administradora, capaz de integrarse con su trabajo en equipo, puede crear en su personal, la motivación de conocer y saber más sobre el cuidado de Enfermería, para brindar una atención de calidad apropiada a los pacientes.

Es muy importante que el administrador enfermero tenga conocimiento sobre la relación de ayuda que debe establecer con la enfermera de atención directa, lo que proporciona esta incentivo para responder eficazmente en el desarrollo del cuidado de Enfermería, donde considera que la relación de ayuda permite a los profesionales de la salud movilizar sus recursos y energía para lograr un mejor funcionamiento biológico, psicológico, social y espiritual obteniendo consecuencias humanas y operativas lo que finalmente contribuirá a una excelente calidad de los cuidados. (2)

Asimismo, se puede considerar el ayudar como una respuesta condicionada que se puede presentar en forma de aliento, reconocimiento y empatía, sin embargo, existen maneras más importantes relacionadas con Enfermería, que permite ayudar a otros, como lo es el hecho de delegar responsabilidades, que la gente asuma retos, confiarle oportunidades de evolucionar y desarrollar al máximo sus potencialidades. Una función esencial de la enfermera administradora se refiere al estímulo de la enfermera atención directa a trabajar dando lo mejor de sí misma, logrando a su vez, que ésta se sienta satisfecha en su trabajo y con su trabajo. Esta relación de ayuda debe llevar implícito el deseo de compartir conocimientos, comprensión, animarlas a asumir riesgos y a superarse creando un clima de confianza y respeto mutuo.

Por otra parte se considera que el subalterno debe desenvolverse en un sistema organizacional participativo, donde discute sus ideas y criterios de trabajo, el supervisor asume el rol de ayuda de manera que su interacción es positiva hacia el logro del trabajo. (3) Así, pues, la enfermera administradora debe usar su experiencia para ayudar a su personal a través de la empatía, sentido de pertenencia, aceptación del otro, por cuanto que ella es la cabeza del equipo de cada unidad de atención, lo que la convierte en el líder del grupo de enfermeras que debe dar un trato individualizado a su personal asignado.

De la misma manera La Enfermera Administradora deberá ir por todo el Pabellón indicado al cuidado de la salud y detenerse a observar lo que las enfermeras están haciendo en forma individual. Esta práctica comunica a la empleada no sólo el valor que tiene como individuo, sino también que el trabajo en particular tiene importancia. (4)

Es por ello que la enfermera administradora, como líder, debe ser la guía de la enfermera de atención directa. Ella debe conocer su personal, el trabajo que realizan y como lo realizan, para poder orientar en la práctica y satisfacer tanto las necesidades de ayuda de estas como las demandas de los pacientes y cumplir con los objetivos y metas de la organización, como lo es la prestación de un cuidado de Enfermería de calidad. A su vez, debe asumir el rol como maestro y darle la importancia que merece. Tal idea se refuerza con lo expresado por el mismo autor, quien considera que los administradores deben emplear tiempo, tanto para enseñar cómo para delegar responsabilidades.

En este mismo orden se reconoce que la comunicación es un componente esencial de la relación humana y sirve para intercambiar ideas y sentimientos; lo que se traduce en un proceso donde se comparte algo de sí mismo, sus ideas, opiniones, valores y metas que consecuentemente ayudaran a tener más intercambio humano, haciéndolos más sociable y a estar en mayor contacto con la realidad. (5)

Las expresiones de los teorizante citados refleja la importancia de la comunicación, como el medio determinante a utilizar por los administradores para orientar los esfuerzos de las enfermeras en el cumplimiento de las tareas asignadas. En esta forma, el superior inmediato lo ayuda adaptarse a situaciones nuevas que le generan incertidumbre y duda.

Al respecto, algunos estudios indican que la orientación, como fase de la capacitación del personal sirve para: “ajustar al empleado a un nuevo ambiente y a nuevas responsabilidades”. A su vez refiere, que la enfermera debe estar consiente en las tareas a cumplir, de las responsabilidades y de las relaciones que implica su nueva situación, así como de sus contribuciones al logro de las metas trazadas por el hospital y el departamento de Enfermería.

Asimismo, señalan algunas relaciones orientadas que se dan entre el jefe inmediato y el subalterno y son válidas para fomentar la relación de ayuda. (6) Entré ella tenemos: instrucciones de trabajo, explicaciones razonada de trabajo, información sobre práctica organizacional y procedimientos, retroalimentación al subordinado y adiestramiento.

La orientación, como proceso formal dentro de la organización, está contemplada en el programa de entretenimiento de nuevos empleados y consiste en proporcionar el óptimo rendimiento del personal. Por lo tanto, El administrador no debe olvidar que los empleados y, sobre todo en el campo de la Enfermería, las enfermeras de atención directa (EAD), requieren de una orientación continua que les ayude a promover las potencialidades y lograr óptimos resultados. Por otra parte, las condiciones, tanto internas como externas del ambiente de trabajo, son cambiantes; es por ello que la necesidad de adaptación y orientación del personal permanecen siempre.

De manera pues que la orientación en un proceso formal que permite desarrollar en los empleados una particular actitud con respecto al trabajo que realizarán y el papel que desempeñan en la organización; es allí donde se observa el papel que en importante que tiene el supervisor o el administrador, pues es quien conoce las necesidades del personal a su cargo y las metas de la organización, lo que se traduce en empleados capacitados por enfermeras de atención directa aptas para desarrollo del cuidado de Enfermería, tomando en cuenta la necesidad del servicio, la demanda de los pacientes y los propósitos de la institución de salud.

Asimismo, según el boletín Management se registra que la orientación, además de proporcionar ayuda práctica, transmite un fuerte mensaje de cariño, (8), lo que significa que si existe comunicación entre el supervisor de Enfermería y el personal de enfermeras de atención de directa; se traduce en satisfacción con y en el trabajo, garantizando un clima que proporcione bienestar tanto al trabajador, como al usuario.

Por consiguiente, la orientación no debe tener límite de tiempo, porque es la manera más sencilla y apropiada para ayudar a un subalterno a lograr la eficiencia, para ello, la enfermera administradora debe contar con suficiente experiencia y conocimiento que le den el poder para guiar la práctica. Por lo tanto la orientación comienza cuando la enfermera de atención directa ingresa la organización y recibe las instrucciones referidas a la misma y a las actividades que se espera ella desarrolle.

El sistema de información que debe ser conductismo, tanto descendente como ascendente y horizontal, también debe permanecer hasta en aquellas enfermeras que tienen año laborando, pues en una forma de interactuar y relacionarse para lograr impartir un cuidado de calidad, ya que lleva implícito las instrucciones de trabajo y la cooperación como un equipo de salud

Las instrucciones de trabajo, dentro del área de orientación, permiten reforzar la confianza del trabajador en su organización y en su jefe inmediato, estar sensible a los cambios y producir innovaciones, al poner en práctica la creatividad, ya que se establece un sistema de comunicación que permite la integración necesaria para el desarrollo de un adiestramiento continúo.

En este orden de ideas, se puede considerar las instrucciones de trabajo como una vía mediante la cual la enfermera administradora proporciona apoyo a la enfermera de atención directa, pues a través de ellas imparte toda la información requerida, de la cual ella tienen la experiencia necesaria y a la vez establece buenas relaciones interpersonales y un ambiente agradable que ayude a satisfacer, en la medida de lo posible, la necesidad de paciente.


La relacion de ayuda en las instituciones de salud como dimension del cuidado humano .3

Así, pues, la enfermera administradora debe mantenerse actualizada, para brindar apoyo en cualquier momento, pues así como avanza la tecnología, y en eran cambios organizacionales que demandan un continuo adiestramiento y, por otra parte, constantemente vienen personas nuevas a la organización carentes de experiencia, cuyo refugio será siempre quien la guíe y la instruya en el desempeño de sus funciones. Es por ello que la enfermera administradora, por ser líder, es vista como la persona que tiene todo el conocimiento; que el empleado mira su supervisor como el único que conoce las normas; (9) por consiguiente, el indicado para instruir en cuanto norma de trabajo, lineamientos, políticas de la organización etc., y debe hacerlo en forma clara y detallada. Siendo la cooperación otro aspecto que refleja una relación de ayuda, implica interacción entre la enfermera administradora y las enfermeras de atención directa de, en forma ideal, les ha ayuda a lograr un fin común que es la mejoría del bienestar del paciente. Así pues la cooperación de le permite la enfermera administradora coordinar eficazmente las actividades planificadas que están dirigidas a ayudar al paciente a satisfacer sus necesidades.

Es por eso que algunos Teorizantes consideran que es esencial que haya cooperación entre los empleados de línea y los administradores para que exista un programa de orientación bien integrado. (10) Por otra parte, los trabajadores estar orientado hacia las metas o propósitos, tanto de la organización como de la unidad atención donde están asignados; el supervisoras la persona que conoce y proporciona los medios más idóneos para la realización más eficaz de las tareas; a su vez, coordina las actividades, organizando y articulando los recursos disponibles en relación a las necesidades y presta ayuda, colaborando para facilitar el trabajo y conseguir el propósito.

Esta conducta del supervisor es determinante entre lo que se espera del trabajador y el resultado de las acciones; el comportamiento de líder producirá un resultado determinado destacando la importancia de la figura del supervisor como líder en cuanto su desempeño y relaciones interpersonales que definen el clima organizacional, (11); dónde están incluidas todas las acciones enmarcadas por una relación de ayuda hacia las personas que dirige, con un elemento esencial que es la reciprocidad, para que ambos obtengan un resultado eficaz y satisfactorio en la aplicación del cuidado de Enfermería.

Otros sostienen que todos administrador de Enfermería, para cumplir con su función primordial de supervisar, debe comenzar por promover la cooperación en equipo de salud; por lo tanto, (12) el supervisor debe mantenerse en constante intercambio con sus subalternos, tanto de ideas como de conocimientos, para mantener la armonía y disponer de un equipo capacitado y abierto a cualquier observación o sugerencia al momento de evaluar el desarrollo del cuidado de Enfermería.

Leddy y Pepper cita a Bernhard y Walsh, quienes refieren que la interacción entre la enfermera líder y otro miembro de la institución de la salud, represente un tipo específico de relación que, en forma ideal, debe ser de colaboración. Entonces podemos decir que la cooperación como la participación activa de la enfermera administradora en conjunto con las enfermeras de atención directa en la realización de actividades del cuidado de Enfermería a los pacientes, a fin de lograr satisfacer sus necesidades, demostrado por la participación de la enfermera administradora en la elaboración del plan diario de actividades, realización de procedimientos de mayor complejidad, dotación de materiales requeridos y solución de problemas que se confronta.

Otro aspecto importante es la retroalimentación, como parte fundamental del proceso de comunicación y factor indispensable dentro de la relación de ayuda entre administradores de Enfermería y enfermeras de atención directa, se refiere a toda la información que recibe el trabajador de parte de sus superiores sobre la manera de realizar su trabajo, que esto es lo que califica su desempeño, pues, cuando el trabajador no tiene claro lo que se esperaré el, consecuentemente tendrán un mal desempeño.

Por otra parte se dice que la retroalimentación se refiere a la información que refleja los resultados de una acción o una serie de acciones realizadas por un individuo, grupo u organizaciones. (13). Asimismo, declara que los gerentes deben ofrecer ayuda continua en forma de retroalimentación sobre el desempeño individual para reforzar el aprendizaje y desarrollo tanto profesional como personal.

Es por eso que este principio del aprendizaje, no es más que: “Los empleados necesitan retroalimentarse pues ello les ayuda a saber qué hacen y cuán bien están logrando sus objetivos (14). es por ello que las enfermeras administradoras deben mantener siempre presente esta necesidad de las enfermeras de atención directa para proporcionarles el apoyo oportuno en el momento justo a través del intercambio de información sobre su desempeño.

Por otra parte, la retroalimentación se puede considerar como un incentivo al mejor desenvolvimiento en la realización de las actividades que comprenden el cuidado y está apoyado por que se dice que: “Los empleados requieren de atención y acompañamiento de sus jefes para compartir la toma de decisiones y el control de las actividades implementando la cooperación”. (15) De esta manera se sienten apoyados y más seguros en su desempeño.

Tomando en cuenta la influencia que ejerce la retroalimentación sobre el desempeño de las enfermeras de atención directa, la enfermera administradora debe incluir esta actividad dentro del marco que encierra las interacciones con el personal a su cargo, por cuanto lograría estimular el desempeño corregir errores, a la vez que les proporcionaría un trato individualizado, ya que una adecuada retroalimentación por parte del administrador, proporciona información que pueda aprovecharse para corregir errores y mejorar el desempeño del trabajo.

A las enfermeras de atención directa les agrada y necesitan que su trabajo se ha observado y apreciado; es por ello que las enfermeras administradoras deben satisfacer esta necesidad, a la vez que controlan la prestación de un cuidado de Enfermería de calidad, como objeto fundamental de la institución de salud. Así, pues, las personas deben ser recomendadas por la efectividad de su trabajo, pero también todo el error cometido y debe enmendarse en la brevedad posible, las supervisora satisfacen la necesidad de reconocimiento y aprecio que tienen los enfermeras de atención directa, si está enterada, de manera global, de todo lo que pasa, si aplica una política de puertas abiertas, expresa el deseo de prestar ayuda y respaldo, si se interesa personalmente en sus problema.

La función controladora del administrador de Enfermería tiene gran importancia sobre el desempeño de los trabajadores, ya que le permite observar detalladamente la realización del cuidado de Enfermería, para asegurarse del buen desarrollo de las tareas o, por el contrario, detectar necesidades de adiestramiento, conocimientos o limitantes externas, como lo son los recursos materiales, personales, etc. que comprometen, en un momento dado, la garantía de la calidad del cuidado prestado.

Asimismo, las necesidades o fallas detectadas en el personal, deben ser corregidas, pues no tiene objeto una evaluación sin tomar en cuenta los resultados. Teorizante como Gibson, sostiene que esta función controladora de administrador, no tiene propósito sin la acción correctiva o la sanción. De esta manera, el administrador de Enfermería debe inspirar confianza a través de libre y continua comunicación y relaciones interpersonales de apoyo a las enfermeras de atención directa, traducidas en autonomía y autoridades, generada por los conocimiento; esto le permitirá corregir el desempeño en cualquier momento y garantizar que será aceptada de manera productiva, pues ambas partes deben considerar que el propósito de la corrección de errores en mejorar la práctica de Enfermería.

Por otra parte, las enfermeras de atención directa siempre esperan que su supervisores les notifique el resultado de sus evaluaciones de desempeño, para saber hasta dónde se logró la meta y, a la vez, identificar el nivel de conocimiento, aptitudes, capacidades, destrezas y condiciones que tienen para que su desempeño individual sea satisfactorio, es por eso que cuando los subalternos cometen errores, éstos deban enmendarse y cuanto antes mejor, de tal manera que la corrección debe tener un horizonte que refleje la motivación para incentivar al rendimiento satisfactorio que involucra responsabilidad y conciencia sobre el compromiso con el cliente, la organización y sobre todo con si mismo.


La relacion de ayuda en las instituciones de salud como dimension del cuidado humano .4

Tomando en cuenta que la mayor parte de la conducta del trabajador dentro de las organizaciones es aprendida o dirigida, el administrador debe considerar que el desempeño puede ser satisfactorio o no en forma individual, condición que se detecta a través de la observación continúa del trabajador. El compromiso más grande que tiene el supervisor sobre el personal que dirige, es brindarle un clima agradable que los incentive a ejercer una práctica responsable, con alto nivel de eficacia y motivación que le permita cubrir las expectativas no solo personales sino profesionales e institucionales.

El administrador de Enfermería, como agente de apoyo, debe tener presente que toda las enfermeras de atención directa esperan un estímulo del trabajo por parte de su supervisor como una necesidad personal y profesional, que muchas veces pasan desapercibidas por los gerentes. Las recompensas psicológicas que obtienen los trabajadores por su labor son un factor determinante de la efectividad de las tareas realizadas garantizando así la obtención de una conducta deseada, es por eso que una persona motivada trabajara mucho para alcanzar sus metas y será sumamente productiva.

Por otra parte, el estímulo de la recompensa garantiza la obtención de una meta propuesta; así lo afirma Zalkind y Castillo, cuando supone que la recompensa tiende a incrementar la probabilidad de que se vuelva a producir en el futuro una respuesta. Sin embargo, la conducta debe ser reforzada positiva y equitativamente, estableciendo comparaciones entre el esfuerzo y la recompensa, la cual deberá ser evaluada a menudo, siguiendo muy de cerca en el tiempo los resultados esperados.

En este orden de ideas, se considera que el administrador de Enfermería de la proporcionar a los empleados un estímulo adecuado a sus habilidades y expectativas y que, a su vez constituya un mensaje de respeto de importancia.

Asimismo se considera que dentro del desempeño individual, la motivación y el esfuerzo juegan un papel importante. De igual manera la capacidad y la experiencia que van a marcar los patrones de conducta en relación a las necesidades y las metas tanto individuales como organizacionales. En este mismo sentido, la motivación se refiere básicamente a una conducta dirigida hacia las metas, lo que implica un proceso de aprendizaje, incluso de las necesidades.

Por otra parte el reconocimiento que puede incluir elogios (públicos y privados), expresiones por trabajo bien hecho o a recibir una atención especial; estas expresiones de los teorizante precitados, sirven de base para definir este indicador como las opiniones escritas dadas por las enfermeras de atención directa, sobre los actos de reconocimiento que reciben las enfermeras administradoras, para incentivar el mejoramiento de su práctica profesional; se incluyen tratos afable, elogios, aceptación del trabajo que realiza y ofertas de mejoramiento.

Referencias Bibliográficas

1.- Marriner, A. (2003) Modelos y Teorías en Enfermería. Madrid – España Editorial Mosby cuarta edición.
2.- Cibanal, Juan (2003) Relación de ayuda y Técnicas de comunicación en Ciencias de la Salud. Madrid. Editorial Elsevier España S.A.
3.- López, G. (2005) Comunicación entre el equipo de Enfermería. Trabajo de Grado. Pamplona.
4.- Simms, L. y cols. (1986).Administración de los Servicios de Enfermería. México. Nueva Editorial Iberoamericana.
5.- Kosier B. (2005) Fundamentos de la Enfermería. Editorial McGraw-Hill.
6.- Kast, D. y cols. (1977). Psicología Social de las Organizaciones. México. D.C.
7.- Sherman y Bohlander (2001), Administración de los Recursos Humanos. México. Grupo Editorial Iberoamericana.
8.- Manual de Organización del departamento de Enfermería del Hospital tipo IV del I.V.S.S. “Angel Larralde” de Naguanagua Estado Carabobo (2000)
9.- O´Brien, M (1983). Comunicaciones y Relaciones en Enfermería. Segunda edición. México. Editorial Manual Moderno.
10.- Sherman. y Bohlander (2004), Administración de los Recursos Humanos. México. Grupo Editorial Iberoamericana. Quinta edición
11.- Leddy, S. y cols. (2005) Bases Conceptuales de Enfermería Profesional. Editorial Lippincott Williams. Sexta Edición.
12.- Balderas M. (2004) Administración de los Servicios de Enfermería. México. Editorial McGraw-Hill. Quinta Edición.
13.- Gibson. y Cols. (2003). Las Organizaciones. México. Editorial McGraw-Hill Interamericana Editores. Décima edición.
14.- Davis, K. y cols. (2003). Comportamiento humano en el trabajo. México. Editorial McGraw-Hill. Undécima Edición.
15.- Chiavenato, I. (2003). Gestión del Talento Humano. Bogotá-Colombia. Editorial McGraw-Hill.