Anatomia I. Anatomia de la cavidad craneal. Apuntes de enfermeria
Autor: Marta Gomez Garcia | Publicado:  26/01/2007 | Apuntes de Enfermeria. Anatomia. | |
Anatomia I. Anatomia de la cavidad craneal. Apuntes de enfermeria.

Encéfalo cubierto por duramadre: tejido conjuntivo.  Firmemente adherida al endocráneo (periostio).

 

Las arterias meníngeas y sus venas se ven llegar por las paredes laterales y dirigirse hacia la línea media; las arterias meníngeas son ramas de la meníngea media; las ramas de las meníngeas anterior y posterior permanecen ocultas.

Aberturas de venas meníngeas y vena de la superficie superior del cerebro son visibles en seno sagital superior y las aberturas de los lagos o senos.  Hay pequeños racimos de vellosidades aracnoideas que se proyectan dentro de los senos y lagunas después de penetrar la duramadre y por ella retorna al sistema venoso el líquido cefalorraquídeo (LCR).  Espacio subdural: un líquido parecido a la linfa.

 

Aracnoides: capa delgada y brillante.  Al levantarla se puede ver el cerebro mismo cubierto por una envoltura meníngea íntima: piamadre: espacio entre aracnoides y piamadre: espacio subaracnoideo: está el líquido cefalorraquídeo (LCR).

 

Los 2 hemisferios están separados por una proyección medial de duramadre que va hacia abajo: hoz del cerebro. Se inserta hacia delante a la crista galli del etmoides y hacia atrás a la cara superior de la tienda el cerebro: hojas de duramadre que forman una tienda. Seno sagital inferior en borde de la hoz del cerebro.

 

Se levanta el cerebro, aparecen las fosas craneal anterior y media. La fosa craneal posterior no puede verse por la presencia del cerebelo y su cubierta de duramadre.

Cerebelo: se asienta en la fosa craneal posterior.

Las fosas craneales están formadas con duramadre, se puede ver que los nervios craneales atraviesan esta capa. Las arterias meníngeas medias son visibles en la fosa craneal respectiva.

 

DURAMADRE

            Cubierta de tejido conjuntivo, cubre cerebro y forra completamente la cavidad craneal con 2 capas: La Exterior: hace de periostio de cara craneal de los huesos. Se continúa con periostio del exterior del cráneo a nivel del agujero occipital y de los agujeros menores. Se conectan con pericráneo por bandas de tejido conjuntivo en suturas.

 

La capa interna se continúa con la que cubre la médula espinal, forma envolturas para diversos  craneales. Estas capas se separan para formar senos o conductos venosos.

           

 Hay 4 proyecciones de duramadre dentro del cráneo: hoz del cerebro, hoz del cerebelo, tienda del cerebelo y diafragma de la silla turca.

 

Hoz del cerebro: se inserta hacia delante en la cresta galli y en la parte superior de la tienda del cerebelo hacia atrás.

Tienda del cerebelo: se inserta en eminencia arcuata del hueso temporal, sigue hacia delante hacia las apófisis clinoides anteriores. Hacia atrás se inserta en un punto de la cavidad craneal señalado por surcos transversos.

Hoz del cerebelo: pequeño pliegue, proyecta adelante y arriba desde la cresta occipital interna hacia escotadura o cisura que separa los 2 lóbulos de cerebelo.

Diafragma de la silla turca: proyección como repisa que forma un techo para la silla turca, donde está la hipófisis. Abertura en el diafragma de la silla es para el paso del infundíbulo: unión de base del cerebro con hipófisis.

 

Senos durales: para drenar sangre del cerebro y cráneo.

1)       seno sagital superior: se inicia en agujero ciego, se conecta con la vena de la nariz. Se arquea hacia atrás para terminar en confluencia de los senos en protuberancia occipital interna. Va un poco a la derecha: seno transverso derecho.   El sagital superior recibe venas de la porción superior de cerebro y venas durales, y comunica lagunas que hay a sus lados. Hay comunicación importante con venas occipitales por emisarias que van por orificios parietales.

2)       Seno sagital inferior: en porción posterior del borde libre de la hoz del cerebro termina en borde anterior de la tienda al vaciarse en extremo anterior del seno recto. Drena vena de la hoz y unas de hemisferios cerebrales.

3)       Seno recto: por seno sagital inferior y la gran vena cerebral que drena regiones profundas del cerebro. Puede ser lesionado durante el parto. Va hacia atrás y algo abajo, en línea donde la hoz del cerebro se une con la tienda del cerebelo. En confluencia de los senos, suele ir hacia la izquierda y forma el seno transverso izquierdo. Recibe venas de lóbulos occipitales del cerebro, cerebelo y de la hoz misma.

4)       Senos transversos: van transversales desde la confluencia de los senos (protuberancia occipital interna). El izquierdo suele ser continuación del seno recto mientras que el derecho conecta con base de la tienda del cerebelo. Abandonan h occipital y pasa sobre extremos posteriores de parietales: senos sigmoides.  La vena diploica occipital drena en los transversos.

5)       Senos sigmoides: abandonan tienda del cerebelo, hacen curva cerrada anteromedial y terminan en venas yugulares internas. Están en base de eminencia arqueada del hueso temporal; reciben senos petrosos superiores, venas del cerebelo, de región inferior del cerebro y vena diploica temporal posterior y se comunican con las venas superficiales por venas emisarias mastoideas y conductos condíleos posteriores. Relación del seno sigmoide con células áreas mastoideas: laterales al seno y separadas por una delgada capa de hueso.

6)       Senos occipitales: inician en varios conductos venosos, uno conecta con extremo terminal del seno sigmoide antes de que se transforme en v yugular interna.  Continúan como pequeños conductos que rodean el orificio occipital y llegan a base de la hoz de cerebelo, los 2 conductos se unen y forman un seno que se vacía en el confluente general.

7)       Seno cavernoso: a cada lado de la silla turca. Reciben venas oftálmicas, se comunican con plexos venoso pterigoideos profundas en relación con la mejilla por las venas emisarias que van por el conducto carotídeo, orificio oval y orificios emisarios esfenoidales. Las conexiones con las venas oftálmicas importantes: las venas que drenan la cara, tienen conexión con estas venas oftálmicas.  Las infecciones en  ellas tienen vías venosas individuales hacia los senos cavernosos.  Puede desarrollarse una septicemia generalizada.

8)       Senos esfenoparietales: sobre cara inferior de las alas menores del esfenoides.  Reciben las venas diploicas temporales anteriores y se comunican con las venas meníngeas.  Termina en extremos anteriores de senos cavernosos.

9)       Senos petrosos superiores: se inician en extremo posterior del cavernoso y siguen inserción de tienda del cerebelo hacia el borde superior de porción petrosa del temporal y terminan en senos sigmoides.  Reciben las venas cerebelosas superior e inferior.

10)   Senos petrosos inferiores: se inician en extremo posterior de cada seno cavernoso, hacia atrás y abajo en surco entre la base del peñasco y porción basal del hueso occipital.  Penetran en orificio yugular y terminan en las venas del mismo nombre.  Recibe venas cerebelosas inferiores y venas del oído interno.

11)   Senos intercavernosos: plexo de cadenas venosas que conectan los dos senos cavernosos. Están en el piso de la silla turca, y en el borde libre del diafragma de la silla.

12)   Senos basilares: sobre el clivus, detrás de la silla turca del esfenoides. Se unen a senos petrosos inferiores y comunican con seno cavernoso respectivo.

 

Todos los senos durales finalmente se vacían en las venas yugulares internas. Comunicaciones de seno con las venas extracraneales es importante.  Una infección puede prolongarse desde fuera hacia dentro de la cavidad craneal por las venas, pues no poseen válvulas.


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924