Revista Electronica de PortalesMedicos.com - http://www.portalesmedicos.com/publicaciones
Recuerdo anatomico de la piel. Estructura y funciones
http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/4425/1/Recuerdo-anatomico-de-la-piel-Estructura-y-funciones.html
Autor: Agustín Míguez Burgos
Publicado: 13/06/2012
 


La piel es el órgano más grande, fino y uno de los más importantes del cuerpo humano. Ocupa entre 1,6 y  , en el caso del adulto y su espesor varía entre los 0,5 mm (en los párpados) a los 4 mm (en el talón). Su peso aproximado es de 5 kg, 1/6 de la masa corporal aproximadamente. También es conocido como sistema tegumentario. Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio externo que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como enlace o sistema de comunicación entre entorno y los órganos internos. Además cumple con un gran número de funciones de mucha importancia, por lo que es de vital importancia conservarla en buen estado. Es  de especial relevancia el hecho de que la piel sea capaz de regenerarse y repararse a sí misma, lo que significa que en caso de lesión es capaz de curarse por sí misma y restablecer su continuidad.


Recuerdo anatomico de la piel. Estructura y funciones .1

Recuerdo anatómico de la piel. Estructura y funciones

Agustín Míguez Burgos. D. U. Enfermería. Área Hospitalaria Virgen del Rocío. SAS (Servicio Andaluz de Salud).
Damián Muñoz Simarro. D. U. Enfermería D.C.C.U. Móviles Distrito Sevilla. SAS (Servicio Andaluz de Salud).
Susana Tello Pérez. Grado en Derecho

I.- INTRODUCCIÓN. 

piel_estructura_funciones/dermis_hipodermis_epidermis

La piel es el órgano más grande, fino y uno de los más importantes del cuerpo humano. Ocupa entre 1,6 y 2 m², en el caso del adulto y su espesor varía entre los 0,5 mm (en los párpados) a los 4 mm (en el talón). Su peso aproximado es de 5 kg, 1/6 de la masa corporal aproximadamente. También es conocido como sistema tegumentario.

Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio externo que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como enlace o sistema de comunicación entre entorno y los órganos internos. Además cumple con un gran número de funciones de mucha importancia, por lo que es de vital importancia conservarla en buen estado. Es de especial relevancia el hecho de que la piel sea capaz de regenerarse y repararse a sí misma, lo que significa que en caso de lesión es capaz de curarse por sí misma y restablecer su continuidad.

La piel está compuesta por dos capas principales: una exterior, más fina, llamada epidermis, y otra interna, más gruesa, denominada dermis. La epidermis celular es una capa epitelial, derivada de la capa germinal epidémica del embrión. Hacia la decimoséptima semana de gestación, la epidermis del niño en desarrollo tiene todas las características esenciales de la del adulto. La dermis más profunda es una capa de tejido conjuntivo relativamente denso y vascular que puede tener más de 4mm de espesor en algunas zonas del cuerpo. La zona especializada donde las células de la epidermis se unen con las células del tejido conjuntivo de la dermis se denomina unión dermoepidérmica. Debajo de la dermis se encuentra una capa subcutánea, laxa, rica en grasa y en tejido areolar a la que a veces se denomina hipodermis o aponeurosis superficial. Al contenido graso de la hipodermis varía según el estado de las células grasas y de las fibras de colágeno en esta zona determinan la relativa movilidad de la piel.

De la piel dependen ciertas estructuras llamadas anexos cutáneos, como son los pelos, las uñas, las glándulas sebáceas y las sudoríparas.

La estructura general histológica de la piel está compuesta por:

• Corpúsculos de Meissner (Georg Meissner): presentes en el tacto de piel sin vellos, palmas, plantas, yema de los dedos, labios, punta de la lengua, pezones, glande y clítoris (tacto fino).
• Corpúsculos de Krause: que proporcionan la sensación de frío.
• Corpúsculos de Pacini: que dan la sensación de presión.
• Corpúsculos de Ruffini: que registran el calor.
• Corpúsculos de Merkel: que registran al tacto superficial.

Por otra parte, podemos diferenciar dos tipos de piel, piel fina y gruesa:

La mayoría de la superficie corporal está recubierta de piel fina. Por su parte, la piel que recubre las palmas de las manos (y los pulpejos de los dedos), las plantas de los pies y otras áreas corporales expuestas a la fricción se considera gruesa. Estos términos sólo hacen referencia a la capa epidérmica y no al espesor global o total de la piel, que incluye epidermis y dermis. El espesor cutáneo total oscila entre 0,5 mm en áreas como los párpados y más de 5mm en la espalda, de manera que la mayor parte de esa diferencia radica en la profundidad de la dermis.

En la piel gruesa, están presentes cada una de las cinco capas o estratos de la epidermis que se describen más adelante, y cada estrato presenta generalmente un espesor de varias capas celulares. El estrato más externo, el estrato corneo, es particularmente llamativo en la piel gruesa y se compone, por lo general, de numerosas capas celulares. Además en la piel gruesa, las papilas dérmicas subyacentes están elevadas en crestas paralelas curvadas que forman las huellas dactilares en manos y pies, visibles sobre la epidermis. En la piel gruesa no hay pelo.

En la piel fina, el número de capas celulares en cada estrato epidérmico es menor que en la piel gruesa e incluso pueden estar ausentes por completo uno o más estrato. En la dermis de este tipo de piel no existen crestas paralelas elevadas. En su lugar, las papilas dérmicas se proyectan en sentido ascendente de forma individual y, por tanto, no se forman huellas dactilares sobre la epidermis más superficial.

• Piel fina o blanda: la piel fina o blanda es aquella que se encuentra principalmente en los párpados y las zonas genitales. Por otra parte, carece de estrato lúcido
• Piel gruesa: la piel gruesa se localiza en la piel labial, plantar y palmar, además esta se caracteriza por tener un estrato corneo muy desarrollado, a comparación del resto de la piel. Está formada por estrato córneo, estrato lúcido, estrato granuloso, estrato espinoso y estrato basal.

II.- EPIDERMIS

La epidermis es un epitelio plano en constante proceso de renovación, está compuesta por cinco capas celulares. La división celular tiene lugar en las dos capas celulares inferiores, esto es imprescindible para el constante crecimiento y regeneración de la epidermis.

La función más importante de la piel, la protección, depende en gran medida de las características estructurales especiales de la epidermis y de su capacidad para crearse y auto repararse tras la lesión o enfermedad. Tiempo de recambio y de regeneración son términos utilizados para describir el período de tiempo necesario para que madure y se reproduzca una población de células. A medida que se pierden las células de la superficie del estrato corneo, ha de producirse la sustitución de estas por actividad mitótica. Para mantener constante el espesor de la epidermis, deben formarse nuevas células al mismo ritmo que se descaman las viejas células queratinizadas del estrato más superficial, llamado sustrato córneo. Las células empujan hacia arriba desde el estrato basal a cada capa sucesiva, mueren, son queratinizadas y finalmente se descaman (se desprenden), como hicieron sus predecesoras. Dependiendo de las condiciones fisiológicas la renovación de la epidermis abarca un periodo aproximado de 30 días.

La epidermis está formada por varios tipos de células epiteliales:

• Queratinocitos, es el tipo de célula predominante, constituyendo el 90% de las células epidérmicas, se denominan así porque son capaces de sintetizar queratinas. Las queratinas son proteínas estructurales insolubles y con gran resistencia a altas temperaturas y pH.
• Melanocitos aportan pigmentación a la piel debido a que elaboran melanina y sirven para filtrar la luz ultravioleta. Suelen ser más del 5% de las células epidérmicas,
• Células de Langerhans, desempeñan un papel limitado en las reacciones inmunológicas que afectan la piel y pueden servir como mecanismo de defensa, ya que identifican los antígenos extraños, los absorben y preparan para que actúen posteriormente los linfocitos T o células T cooperadoras, desencadenando de esta forma reacciones inmunitarias en determinadas situaciones. Se originan en la médula ósea y emigran a las capas celulares profundas de la epidermis en las primeras etapas de la vida.
• Células de Merkel, son terminaciones nerviosas en superficie. Funcionan como receptores de presión de adaptación lenta, permitiendo con ello la percepción por tacto prolongado, se encuentra principalmente en palma de manos y planta de pies.

A continuación describiremos los distintos estratos o capas de las que está formada la epidermis, cada estrato está compuesto de una a varias células de grosor en función de la localización anatómica:

1.- El estrato basal o germinativo conforma la capa más profunda de la epidermis, se compone de una capa de queratinocitos cilíndricos bajos o cúbicos con núcleos ovales, que están capacitados para llevar a cabo la mitosis o división celular y garantizar así la regeneración de la epidermis, este proceso se conoce como proliferación epidérmica. Estos queratinocitos hijos migran gradualmente hacia el exterior para reemplazar a las células que se desprenden finalmente de la capa cutánea.

El citoesqueleto del queratinocito se compone de distintos filamentos o tonofibrillas que le confieren fuerza estructural. Entre el estrato basal y la dermis se encuentra la membrana basal que no posee irrigación vascular. Esta membrana sirve para separar a ambas capas de la piel, pero al mismo tiempo contribuye a la fijación de las células basales y hasta cierto punto controla la cantidad de proteínas transportadas.


Recuerdo anatomico de la piel. Estructura y funciones .2

2.- El estrato espinoso se compone de entre 4 y 10 capas estructurales de queratinocitos con forma poligonal, los núcleos son redondos y van sufriendo cambios bioquímicos y estructurales a medida que migran hacia las capas más superficiales. Tiene un mayor contenido de tonofibrillas que las del estrato germinativo. Se encuentran unidos por medio de puentes celulares (desmosomas), que son los que confieren a las células su apariencia espinosa. Entre los puentes celulares se almacena agua. Las células de esta capa epidérmica son ricas en ácido ribonucleico (ARN), por lo que están bien equipadas para iniciar la síntesis proteica necesaria para la producción de queratina.

3.- El estrato granuloso se compone de 3 a 5 capas de células aplanadas, dependiendo del grosor del estrato córneo, estas células contienen gránulos basófilos denominados gránulos de queratohialina, sustancia precursora de la queratina. Debido a ello en esta capa comienza la cornificación o queratinización. Las células de la capa granulosa han empezado a degenerar.

En consecuencia, se observan en el citoplasma altas concentraciones de enzimas lisosómicas y los núcleos faltan o degeneran. Como sucede con el estrato lúcido, esta capa de la epidermis puede faltar en algunas zonas de la piel.

Cuando los queratinocitos llegan a la última capa de este estrato las células epidérmicas mueren y al morir vierten su contenido al espacio intercelular.

4.- El estrato lúcido se distingue por tener una zona muy delgada de características eosinófilas. Los núcleos comienzan a degenerar en las células externas del estrato granuloso y desaparecen en el estrato lúcido. Los queratinocitos del estrato lúcido están íntimamente agrupados y son diáfanos. Típicamente, faltan los núcleos y el perfil de las células no está claro. Estas células están llenas de una sustancia, tipo gel blando, denominada eleidina, que finalmente se transformará en queratina. La eleidina es rica en lípidos unidos a las proteínas y sirve para bloquear la penetración o la pérdida de agua.

Esta capa flota en la piel fina, pero es muy evidente en cortes de la piel gruesa de las plantas de los pies o de las palmas de las manos.

5.- El estrato córneo se compone de 15 á 20 capas, es el más superficial de la epidermis, está formado por células poliédricas planas muy finas, también llamadas células córneas, que en la superficie de la piel están muertas y se van desprendiendo progresivamente siendo sustituidas por otras. En este estrato finaliza el proceso de cornificación, de ahí que los queratinocitos, que en esta capa se encuentran compuestos mayormente por queratina, se denominen corneocitos.

Las uniones especializadas (desmosomas) que mantienes juntos a los queratinocitos refuerzan más todavía esta capa y permiten que soporte un considerable desgaste. Las células del estrato corneo se descaman continuamente de la superficie de la piel por un proceso llamado descamación. En la capa externa del estrato corneo que se pierde, los espacios intercelulares son permeables al sudor y sebo. El estrato corneo participa junto con las glándulas sudoríparas y sebáceas en la constitución de la película superficial o hidrolipídica denominado también “manto de protección de la acidez”.

La capa córnea se llama a veces zona de barrera de la piel porque actúa como una barrera para la pérdida de agua y para muchos otros peligros ambientales, que van desde los gérmenes y las sustancias químicas nocivas hasta el traumatismo físico. Cuando esta capa de barrera se ha alterado, la eficacia de la piel como cubierta protectora disminuye considerablemente y la mayoría de los contaminantes pueden atravesar con facilidad las capas inferiores de la epidermis celular

III.- DERMIS

La dermis es una capa profunda de tejido conjuntivo en la cual se tienen la peculiaridad de la abundancia de las fibras de colágeno y elásticas que se disponen de forma paralela y que le dan a la piel la consistencia y elasticidad característica del órgano. Histológicamente se divide en 2 capas, una más fina llamada estrato o capa papilar y una más gruesa llamada capa o estrato reticular. Ambas capas se diferencian entre sí además de por el grosor, por la disposición de las fibras de tejidos conjuntivo, sin embargo no se encuentra separada una de otra.

En la dermis se hallan los siguientes componentes:

• Folículo piloso.
• Músculo piloerector.
• Terminaciones nerviosas aferentes (que llevan información).
• Glándulas sebáceas y Glándulas sudoríparas.
• Vasos sanguíneos y linfáticos.

La dermis es 20-30 veces más gruesa que la epidermis, puede llegar a superar los 4 mm en las plantas de pies y palma de manos. La resistencia mecánica de la piel se encuentra en la dermis, supone también una importante reserva de agua y electrolitos. Aparte debido a su rica vascularización juega un papel importante termorregulador, y debido a la red nerviosa formada en su interior actúa procesando información sensitiva referente al dolor, presión, tacto y temperatura. En ella se encuentran los anexos cutáneos, que son de dos tipos: córneos (pelos y uñas); glandulares (glándulas sebáceas y sudoríparas).

CAPA O ESTRATO CAPILAR

Esta capa se encuentra unida a la epidermis por pequeñas protuberancias cónicas de tejido conjuntivo, llamadas papilas, que se encuentran dispuestas en filas sobre su superficie. Debido a ellas damos nombre a este estrato o capa. La capa papilar y sus papilas están formadas esencialmente por elementos de tejido conjuntivo laxo y una fina red de delicadas fibras colágenas y elásticas.

En estas papilas se encuentran las asas capilares que aseguran el abastecimiento nutritivo de la epidermis avascular, así como receptores nerviosos sensitivos y vasos linfáticos iniciales. La fina capa epidérmica de la piel se adapta estrechamente a las crestas de las papilas dérmicas. En consecuencia, la epidermis tiene también en su superficie unas crestas características, especialmente bien definidas en la punta de los dedos de manos y pies. Su patrón es único para cada uno de nosotros, son las huellas dactilares. Estas crestas desempeñan una función muy importante para la supervivencia humana: nos permites asirnos a las superficies con la suficiente firmeza como para caminar erectos en las superficies resbaladizas y agarrar y utilizar las herramientas.

CAPA O ESTRATO RETICULAR

La gruesa capa reticular de la dermis consta de una retícula o red de fibras mucho más densa que se observa en la capa papilar sobre ella. Se trata de una densa capa de fibras colágenas blancas, fuertes y entrelazadas. Aunque la mayoría de sus fibras son de tipo colágeno, lo que confiere resistencia a la piel, también hay fibras elásticas que hacen a la piel distensible y elástica, adaptarse a los diferentes movimientos y cambios en el volumen corporal. Las fibras colágenas se distribuyen a lo largo del cuerpo de una forma determinada según la región corporal, debido a las líneas naturales de tensión cutánea, en ello están basadas las líneas de tensión cutánea de Langer. 

piel_estructura_funciones/lineas_tension_Langer

IV.- HIPODERMIS

La hipodermis es la capa subcutánea de la piel, es la continuación en profundidad de la dermis. Es un estrato de la piel que está compuesto de tejido conjuntivo laxo y adiposo, lo cual le da funciones a la piel de regulación térmica y de movimiento a través del cuerpo como el que se ve cuando estiramos la piel de nuestro antebrazo hacia arriba, si no tuviera estos tipos de tejidos sería imposible moverla. Sus fibras colágenas y elásticas se conectan directamente con las de la dermis y corren en todas direcciones aunque principalmente en forma paralela a la superficie de la piel.

Donde la piel es muy flexible, las fibras escasean; en cambio, donde se adhiere a las partes subyacentes son gruesas y numerosas.


Recuerdo anatomico de la piel. Estructura y funciones .3

Los componentes propios que integran al tejido subcutáneo son:

• Ligamentos cutáneos.
• Nervios cutáneos.
• Grasa.
• Vasos sanguíneos y linfáticos.
Las principales funciones de la hipodermis son:
• Protección del organismo de posibles traumatismos moderados y de otras agresiones externas. Es la encargada de dar textura a la piel. Cuando la hipodermis se encuentra en mal estado la piel forma pliegues y se afloja.
• Termorreguladora de la temperatura corporal, proporciona forma a tu contorno corporal y le da movilidad a toda tu piel.
• En ella se encuentra el sistema linfático, que cumple una función importante en la limpieza y defensa del organismo. Sus vasos articulados corren paralelos a los sanguíneos circulando la linfa entre la piel y los músculos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

• A.L. Kierszenbaum. Histology and Cell Biology. St.Louis: Mosby, Elsevier, 2nd Edition, 2006.
• M.H. Ross et al. Histology: A text and atlas. Baltimore, Williams and Wilkins, 4th Edition, 2003.
• Fitzpatrick, Thomas B. y otros. (1980). Dermatología en Medicina General. 2ª ed. Argentina: Editorial Médica Panamericana. 433 p.
• Rodríguez G. Estructura y funciones de la piel. Manual de Dermatología Básica y Descriptiva, Castro N, Chalela JG, Pérez M, Rodríguez G. Essex Farmacéutica 1995; 17-36.
• Montagna W, Kligman AM, Carlisle KS. Atlas of Normal Human Skin. New York: Springer, 1992
• TESTUT, L. & LATARJET, A. Tratado de anatomía humana. 9. ed. Barcelona, Salvat. 1972. V. 3.