Historia del láser en odontología

Los láseres utilizan la energía de la luz de una manera súper concentrada logrando grandes cambios en nuestras vidas. Los primeros láseres se desarrollaron en la década de los 60´s. Todos hemos visto alguna vez los láseres que se utilizan en los supermercados para el escaneo del código de productos, en los reproductores de discos, y en muchos más lugares de nuestra vida cotidiana. El uso del láser en odontología no se produjo hasta 1989, cuando la Food and Drug Administration (FDA) concedió la primera aprobación para su uso en tejidos blandos (encías y otros tejidos). En 1996 la FDA aprobó por primera vez el uso de láseres sobre el tejido duro tal como dientes y hueso. Cada uno de estos láseres trabaja con una “longitud de onda” diferente, permitiendo así diversos usos en odontología.

El procedimiento

Este procedimiento consiste es una terapia periodontal asistida por láser para el tratamiento de enfermedades de las encías sin corte incómodo o suturas. El tratamiento permite gestionar encías infectadas en una sola visita. La combinación de dos longitudes de onda láser mejora dramáticamente el resultado de la terapia asistida por láser. Esta nueva tecnología láser elimina rápidamente y sin dolor las toxinas peligrosas que conducen al deterioro del hueso, mientras que promueve simultáneamente el crecimiento de tejido de la encía sana.

Así es como funciona

Aunque la terapia periodontal con láser es considerada por no generar dolor, es necesario aplicar un anestésico local para garantizar absolutamente que no sienta dolor durante el procedimiento. La anestesia general no es necesaria.

Una pequeña fibra láser, aproximadamente del tamaño de un pelo de un cepillo fino se coloca en el espacio entre la encía y el diente para eliminar las bacterias y el tejido de las encías enfermas. El tejido sano se deja ileso.

Una segunda longitud de onda láser utiliza una varilla de cuarzo fino, que crea una onda foto-acústica o de sonido, para así romper suavemente el sarro y los depósitos de calcio en las raíces del diente, adicionalmente sana las superficies radiculares. Nuevamente se utiliza la fibra láser para alcanzar los espacios más profundos entre la encía y el diente eliminando las toxinas y esterilizando el hueso y el tejido. Esta acción provoca la coagulación de la sangre. Los coágulos contienen fibras que apoyan la reinserción del tejido al hueso y fomenta la regeneración de los tejidos perdidos.

Las encías enfermas se restauran sin cortar, sin puntadas y sin dolor. La terapia periodontal asistida con láser es muy potente y eficaz, pero poco traumática.

A diferencia de los tratamientos tradicionales periodontales que emplean herramientas afiladas para cortar tejido afectado, la terapia periodontal asistida con láser mantiene las encías intactas y le permite al paciente permanecer cómodo durante todo el procedimiento y después de él.



Artículo del Dr. Harvey Shiffman


Editado por dentpro (16/09/15 08:26 PM)
_________________________
Depósito Dental