El representante del banco central alemán, Andreas Dombret, afirmó que la inclusión del Yuan (renminbi) en los activos de reserva del Bundesbank está dictada tanto por el mismo paso del Banco Central Europeo en 2017 como por la suma de la moneda china a la canasta de monedas de élite, que componen los Derechos Especiales de Giro (DEG).

Dombret no especificó qué cantidad se depositará en el Yuan, pero enfatizó que no será demasiado grande. Como en el caso del BCE, que ha invertido 500 millones de euros en renminbi, la decisión es principalmente simbólica. El Bundesbank mantiene la mayoría (casi el 70%, más de USD 100 mil millones) de sus activos de reserva en oro, el valor de las reservas de divisas es inferior a USD 40 mil millones. Esta es una cantidad muy pequeńa para una economía de este tamańo. Alemania puede afrontar esto porque es el centro de la eurozona y, además, disfruta de una gran confianza de los mercados financieros.

Durante varios ańos, China ha estado haciendo esfuerzos para internacionalizar el Yuan. Los chinos son el dominador del comercio mundial, el mayor exportador y el segundo importador, que predestina a la moneda china a desempeńar un papel importante en la economía mundial. Beijing alienta a los socios a depositar algunas reservas de divisas en Yuan y los alienta a pagar moneda china por productos chinos. También prepara futuros para el petróleo denominados en Yuan.

Sin embargo, el proceso es lento y difícil. La mayoría del comercio con China todavía está regulado en dólares, por lo que el renminbi es innecesario para los empresarios extranjeros. Los inversionistas tampoco confían en esta moneda: su intercambio no está controlado por las fuerzas del mercado sino por el Banco Popular de China, un banco central dependiente del ejecutivo, que fija regularmente la tasa de referencia, y los bancos comerciales estatales chinos.

Veamos ahora el panorama técnico del índice alemán DAX en el marco de tiempo H4. El mercado ha retrocedido 78% Fibo del swing anterior hacia abajo y luego revertió hacia el nivel de 13,162. Todavía hay algunas brechas por debajo del nivel de 13,000 que se deben llenar, por lo que la perspectiva sigue siendo bajista siempre que no se alcance un nuevo máximo. La resistencia técnica clave se mantiene en el nivel de 13, 515 y el soporte técnico clave en el nivel de 12,809.