En el libro “Reacciones adversas medicamentosas: valoración clínica” escrito por Roberto Pelta Fernández, se hace referencia a ese tipo de púrpura y a una de sus causas:

“Entre otros efectos indeseables descritos en asociación con el consumo de tartracina, destacan la aparición de urticaria, angioedema, púrpura de Schonlein-Henoch, fotodermatitis y anafilaxia.”

Como el autor es un defensor de la utilización de colorantes, incluso en los medicamentos, no pongo en duda que esa información sea fiable.

Espero que ya no sea necesaria y que las niñas se encuentren perfectamente.


“Señor. Tú, que nos has hecho seres racionales, líbranos de las ideas preconcebidas.”