Paños barrera en quirofano, SESCAM no se queda atras en bioseguridad
Autor: Ana Isabel Ortiz Maeso | Publicado:  12/07/2010 | Enfermeria , Cirugia General y Digestiva , Imagenes de Enfermeria , Imagenes de Cirugia General y Digestiva | |
Paños barrera en quirofano, SESCAM no se queda atras en bioseguridad .1

Paños barrera en quirófano, SESCAM no se queda atrás en bioseguridad.

Dña. Ana Isabel Ortiz Maeso. DUE del SESCAM y del Departamento de Formación e investigación de IME-Mulliez 

quirofano_bioseguridad_asepsia/campo_esteril_esterilidad


Como ya sabemos, el objetivo de los paños de campo, sábanas y batas en quirófano es el de crear un campo estéril que aísle el lugar de incisión y así evitar infecciones nosocomiales cruzadas. Estos materiales deben tener unas características especiales que, a medida que van pasando los años y la ciencia evoluciona, nuevos estudios hacen que vayan variando las exigencias.

El Comité Europeo de Normalización (CEN)1 dictó hace tiempo la norma EN 13975-1 que regula las características que deben tener los paños, las batas y trajes para aire limpio de utilización quirúrgica así como los productos sanitarios, para pacientes, personal clínico y equipo.

CEN: En francés, Comité Européen de Normalisation, es una organización no lucrativa privada cuya misión es fomentar la economía europea en el negocio global, el bienestar de ciudadanos europeos y el medio ambiente proporcionando una infraestructura eficiente a las partes interesadas para el desarrollo, el mantenimiento y la distribución de sistemas estándares coherentes y de especificaciones.

La aplicación de esta norma va dirigida tanto a la seguridad del paciente, ya que en su propio cuerpo residen microorganismos patógenos y en la piel del propio equipo médico, así como a la seguridad del profesional sanitario continuamente en contacto con el lugar de incisión y fluidos provenientes de los cuerpos de los pacientes. Además, esta norma también va dirigida a proteger el medio ambiente, reduciendo la generación de residuos sanitarios y reciclando los materiales utilizados, garantizando su inocuidad y reduciendo el impacto medioambiental que genera cada día la actividad de todos los centros sanitarios. 

quirofano_bioseguridad_asepsia/norma_EN_13795-1

Con el fin de aumentar la bioseguridad y reducir el impacto medioambiental que la aplicación de la norma conllevaría si se utilizasen materiales desechables, el SESCAM no ha querido quedarse atrás y siguiendo el ejemplo de otros servicios de salud ha puesto en marcha la sustitución del material reutilizable que no cumpla con estas características. Así vemos cómo la ropa de algodón y poliéster de algodón verdes va a ir desapareciendo de los quirófanos y en su lugar aparecen paños, sábanas, batas y pijamas de color azul, iguales a los que vienen utilizándose en el norte de España, Inglaterra y Alemania, entre otros, desde hace aproximadamente unos tres años y ya han dado muy buenos resultados según los informes de calidad de los hospitales que los usan.

Estos tejidos se componen de un 99% poliéster con un 1% de fibra de carbono en su parte barrera y en su parte absorbente se componen del 84 % de poliéster texturado, consiguiendo unos niveles óptimos de absorción comparables con los del algodón en un 95,7 % en el caso de sangre sintética, llegando a soportar aproximadamente 1200 gramos/m2, siendo este porcentaje el 100% tanto en el caso de etanol como de agua destilada.

Los tejidos nuevos que se están empezando a utilizar en el SESCAM reducirán la formación de seromas y abscesos, evitando infecciones cruzadas ya que son libres de partículas al 100% y su barrera resiste una columna de agua de hasta 500 milímetros, sustituyendo con uno solo a 4 de los antiguos paños en la envoltura de las cajas quirúrgicas.

Su aplicación es realizada mediante una banda adhesiva que aísla completamente el campo operatorio, semejante a como se utiliza el material desechable, con la particularidad de que dicha cinta no deja residuos sobre la tela ya que es totalmente hidrosoluble y desaparece durante los procesos de lavado en lavandería. Posteriormente, antes de su correcta esterilización, esta cinta es estratégicamente colocada de tal modo que, cuando el profesional monta el campo quirúrgico, lo único que tiene que hacer es despegar una banda de papel y colocar el paño directamente sobre la piel del paciente, anulando el uso de las pinzas de Backhaus, más conocidas como campos o pinzas de campo, y disminuyendo así el riesgo de pinchazos a la vez que se mantienen las propiedades de barrera de los tejidos.

A nivel profesional, todo el equipo está protegido mediante un tejido de barrera que evita traspasos tanto de líquidos como de gérmenes, transpirando y, al mismo tiempo facilitando la absorción de todos los fluidos procedentes de la incisión, y mediante un tejido portador de fibra de carbono que evita la formación de electricidad estática, protegiéndolo doblemente de la cantidad de aparataje eléctrico de gran potencia que se utiliza en la actualidad.

Esta sustitución conlleva una serie de cambios en los procesos de tratamiento de dichos materiales que va a suponer la participación y colaboración activa de todos los profesionales. Es a ellos a quien habrá que agradecer el aumento de la seguridad y el avance tecnológico que va a producirse, porque sin su colaboración, no podría llevarse a cabo un proyecto de tal magnitud.

No debemos dejar atrás la importancia que tiene que este material sea reutilizable a la hora de proteger el medio ambiente, reduciendo en gran cantidad los residuos y el tratamiento de los mismos, y generando a su vez un menor coste. 

quirofano_bioseguridad_asepsia/colocacion_campos_quirurgico



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924