La Bata Blanca. El simbolo
Autor: Dra. María G. Colombet | Publicado:  13/04/2012 | Formacion en Ciencias de la Salud , Otras Especialidades | |
La Bata Blanca. El simbolo .1

La Bata Blanca. El símbolo

Dra. María G. Colombet. Médico Internista - Dermatólogo. Docente instructor de la asignatura Semiología, carrera de Medicina en la Universidad de Carabobo. Valencia. Venezuela

Se reflexiona sobre el uso de bata blanca en los estudiantes de Medicina en la Universidad de Carabobo, ¿será útil insistir en esta tradición? Me esfuerzo por mantener ciertas “tradiciones”, tales como, llevar puesta la bata en su actividad asistencial y cuando presentan exámenes, siempre y cuando estos se realicen en el hospital. Por lo tanto, se revisan algunos antecedentes bibliográficos, que permitan al estudiante conocer la importancia de las “tradiciones” en Medicina.

Existe lo que se conoce como símbolos del estatus médico. Ellos son: la bata blanca, el estetoscopio, la linterna de cabeza y el maletín negro; símbolos que implícitamente el paciente entiende, confiando su salud a este personaje. El uso de la bata nos confiere un carácter de seriedad y confiabilidad, un lenguaje simbólico captado por la sociedad y sigue siendo arma de gran envergadura cuando se desea inspirar respeto. La bata, con su blancura, abarca varios significados entre ellos, la pureza, benevolencia, virginidad y protección tanto para el paciente como para el médico, lo que le confiere el poder de abordar, tocar y tratar el cuerpo humano.

Sin embargo, los cambios sociales, el prestigio, la estabilidad alcanzada por el científico y la actitud del paciente ante la exploración médica, ponen en riesgo el simbolismo de la bata blanca, dando paso además, a desarrollar una relación medico paciente más llana y abierta, más dinámica; en los encuentros medico paciente, debe definirse y delimitarse el papel del médico, a través del lenguaje simbólico y de comunicación no verbal, cuya importancia involucra, incluso, la curación del paciente. (1)

Sin duda, los cambios sociales han marcado cambios no solo del comportamiento del paciente, ante su enfermedad y ante el médico, sino que el estudiante de medicina y el médico, también han cambiado su actitud ante el uso de la bata blanca, por citar un ejemplo: es frecuente observar durante las clases magistrales y en los exámenes, estudiantes con ropa de calle. Por el contrario, el docente, aún mantiene el hábito de usar la bata blanca, durante las actividades asistenciales y académicas, sin embargo, ha desarrollado una actitud “flexible” y permisiva, ya que no exige el uso de esta a los estudiantes.

El vestir, la vestimenta no solo sirve para cubrir nuestra desnudez, sino que transmite elegancia, arrogancia, estatus, trabajo, pulcritud, personalidad, jerarquía, prestancia, involucra una serie de informaciones, que por sí sola, transmite conocimiento de las características de una persona. En Medicina, este aspecto es importante para el médico, paciente y entorno.

La indumentaria de un paciente también tiene ciertas características, que sin duda lo identifican como tal, remontándonos en la historia: la camisa de fuerza es vinculada con enfermos agitados o que puedan autoagredirse; el uso de pijamas en un ambiente hospitalario, junto al uso de pantuflas y bata, traduce un hombre enfermo que amerita permanecer en el área hospitalaria para recibir atención médica, la pijama además, facilita la exploración física del paciente y permite diferenciarlo de otro personal hospitalario, evitando así la posibilidad de fugas. En muchas ocasiones, cuando el paciente es evaluado por primera vez, su manera de vestir, puede arrojar información útil sobre su enfermedad, recordemos aquel que se coloca múltiples prendas de vestir, unas sobre otras, en pacientes esquizofrénicos, o pacientes que tienen hipersensibilidad al frio o por alguna razón, desean ocultar su piel.

Detenerse en el paciente, no es el objetivo de este articulo, es importante destacar este aspecto, para realzar la importancia que la vestimenta y sus características le confieren al médico, estudiante de medicina y al resto del personal de la salud.

El uso de la bata, en sus orígenes era útil para aislar al médico, científico o investigador de las secreciones o líquidos emanados del cuerpo del paciente, con el paso de los años, el uso de la bata adquiere un carácter simbólico, identificando al médico con todo su saber galénico, acentuado por la blancura que le confiere un matiz de sabiduría y autoridad moral.

Se han realizado múltiples estudio sobre la apreciación del paciente hacia el médico, incluso en pacientes pediátricos, todos concluyen que el médico envestido de bata blanca, transmite más confianza, seguridad y profesionalismo en su ejercicio laboral; los pacientes prefieren la figura médica, envestida de bata blanca, bien peinado, pulcro y elegantemente vestido. (2)

El uniforme representa a un grupo y sus características, buenas o malas, pudiendo enaltecer o desprestigiar a sus integrantes, convirtiéndose en fuente de oprobio o de orgullo para el individuo que lo porte. Sin duda, el status viene representado por el uniforme del grupo, símbolo diferenciador de roles, su papel en cierta funciones y responsabilidades, estableciendo límites de poder o subordinación. Es garantía de organización y reglas, marcando sus competencias y valores. El uso de uniforme (bata blanca) nos hace perder la individualidad, cuando trabajamos como grupo, perdiendo las idiosincrasias personales y confiriendo homogeneidad al grupo (3)

Intentando recopilar información sobre el tema, llama mi atención algunas tradiciones, por ejemplo, en la universidad javeriana los estudiantes son investidos con la bata blanca por sus profesores. Textualmente dice “Sus maestros y profesores les otorgaremos el elemento que representa la pureza, honestidad y seriedad que debe caracterizar el ejercicio de la Medicina…A partir de hoy, el usar este símbolo les confiere el inmenso poder de intervenir en la vida de otros seres humanos” (4) La ceremonia de la bata blanca se está realizando en instituciones universitarias del mundo como ceremonia de iniciación, con el fin de que el estudiante sienta el compromiso con la carrera, que están entrando en algo, que es determinante para su desarrollo profesional y tendrán en sus manos el poder de resolver problemas de salud en sus pacientes, en la sociedad, en su entorno, el símbolo que mejor representa esa facultad, es la bata blanca (4) (5) (6)

Aún recuerdo cuando comencé a estudiar Medicina. Era una adolescente pueblerina, tuve que trasladarme a una ciudad en la cual no crecí, fue una dura transición, llevadera por la audacia de la adolescencia y la firme meta de estudiar Medicina, recuerdo con cuanta admiración comencé a disfrutar de mis docentes, con cuanta idealización asimilaba su saber, su manera de hablar, y sobre todo su dedicación, los recuerdo envestidos gallardamente con su bata blanca, que al compararla con la mía, sentía que no la merecía, sin embargo, mi mente y mi deseo me llevaban a portarla, porque me preparaba para merecerla.

¿Qué diferencia hay entre el docente aquel, al de este tiempo? Cuya juventud es fuente de energía y de motivación, dueño de conocimientos integrales y muchos deseos de enseñanza, pero con comunicación simbólica cuestionada, contrastan, la sencillez propia del experto, con la ostentación y gallardía ¿será por eso que la bata ya no es necesaria?

Sin duda, el uso de la bata está perdiendo adeptos, dando más importancia al juramento hipocrático, que a los símbolos, se han planteado excusas, como por ejemplo: considerar que es una herramienta que bloquea la relación médico paciente, que puede ser vehículo portador de bacterias y responsables de contaminación cruzada; incluso las batas han cambiado de colores, como para dar más confianza a los pacientes; por otro lado, hay quienes la defienden, por ejemplo, aquellos médicos, que le son útiles los bolsillos, como los internistas, donde es típico encontrar: bolígrafo, fonendoscopio, manual, el móvil, martillo de reflejos…, en contraste, el cirujano, que solo necesita guardar el bolígrafo. El médico debe adecuarse a su paciente, manteniendo el símbolo que lo caracteriza por excelencia, pero adaptándose a este, como el caso de algunos pacientes jóvenes, que le incomoda la bata, si este es el caso, el médico puede optar quitársela y así facilitar la relación médico-paciente (7)

La otra particularidad, la pulcritud, si la bata esta limpia o no, ya que se ha demostrado que una bata o uniforme de enfermera sucio, es portador de gérmenes patógenos, resistentes a antibióticos, por lo tanto, usen la bata y si es posible cámbienla diariamente, ya que una bata usada dos días continuos, multiplica la posibilidad de transmisión e infección de gérmenes (8)

El lenguaje simbólico transmite, sin utilizar las palabras, el mensaje tácito de un sin número de informaciones, la bata blanca, es uno de los símbolos que nos hace pertenecer a un estilo de vida que nos acompañará siempre, es el compromiso escogido; para el paciente el personaje envestido de la bata, representa vida, ayuda, derechos, contexto de significados esperanzadores, para los cuales, vale la pena preservar la tradición en Medicina.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924