Caracterizacion y manejo del sindrome de secrecion vaginal
Autor: Daniel Piñango Delgado | Publicado:  27/09/2012 | Ginecologia y Obstetricia , Articulos | |
Caracterizacion y manejo del sindrome de secrecion vaginal .1

Caracterización y manejo del síndrome de secreción vaginal en pacientes del Hospital Universitario de Maracaibo.

República Bolivariana de Venezuela. Ministerio del Poder Popular para la Salud. Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo. Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt. Maracaibo- Edo Zulia

Autor: Dr. Daniel Piñango. Médico
Tutor: Dr. Kannan Arteaga. Médico

Trabajo investigativo. 2012

Resumen

Se realizó un estudio descriptivo y transversal para conocer el comportamiento y manejo del Síndrome de Secreción Vaginal en las pacientes con flujo vaginal notificadas en la consulta de ginecología del hospital universitario de Maracaibo. El universo estuvo constituido por un total de 690 mujeres en edad reproductiva (15-49 años) y la muestra por 80 pacientes con Síndrome de Secreción Vaginal. La morbilidad se obtuvo de las hojas de cargo de cada consultorio en el periodo comprendido para la investigación. Se aplicó una planilla encuesta a las pacientes y médicos del área para conocer algunas variables clínico epidemiológicas que nos permitieron caracterizar la población objeto de estudio y evaluar el grado de conocimientos que sobre el tema contaban los médicos.

Poniéndose de manifiesto que la población femenina más afectada por el Síndrome de Flujo vaginal fue la comprendida entre los 20 y 24 años, sin percepción del riesgo individual y con aptitudes negativas que generan la realización de prácticas sexuales riesgosas. Así como dificultades en la capacitación del personal médico para el manejo del enfoque sindrómico. Los resultados se expusieron en tablas y gráficos, emitiéndose las conclusiones y recomendaciones necesarias.

INTRODUCCIÓN

Las Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS) representan mundialmente un serio problema, tanto en términos de salud, como económicos y sociales, su control es decisivo para mejorar la salud reproductiva, representando uno de los grandes desafíos de la salud pública contemporánea.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que las Infecciones de Trasmisión Sexual representan a escala mundial la segunda causa de enfermedad más importante, después de las maternas en mujeres jóvenes de países en vías de desarrollo.

Antes del triunfo revolucionario la Salud Pública en Cuba, era el reflejo de la situación política y económica reinante en el país caracterizado por la sucesión de gobiernos que no le brindaban la atención requerida a la salud de la población.

La salud pública, entonces, se caracterizaba por la ausencia de un plan nacional de salud, insuficiencia cuantitativa y baja calidad de los servicios estatales, con una concepción eminentemente curativo –asistencial, en su mayoría limitados a la Capital y principales ciudades con grandes segmentos rurales totalmente desprovistos de atención. No existían en Cuba, reportes confiables de las entonces llamadas “Enfermedades Venéreas” y la atención a las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), era brindada principalmente por dermatólogos, en dispensarios existentes para el tratamiento de Enfermedades Venéreas y Lepra.

Condiciones muy similares a estas encontramos a nuestra llegada a Venezuela en el año 2003, con una Revolución muy joven y muchos problemas sociales por resolver. Cuadro que comenzó a revertir con la implementación del Modelo de Atención Familiar (Misión Barrio Adentro) y creándose una nueva modalidad de Atención en salud, adquiriendo paulatinamente un enfoque eminentemente preventivo.

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) constituyen un conjunto de enfermedades infectocontagiosas que se expresan clínicamente con distinta sintomatología y responden a diferentes etiologías; además las reúne el hecho epidemiológico de adquirirse principalmente por contacto sexual (independientemente de la preferencia individual en este sentido y no tratarse del único mecanismo de transmisión), son evitables en la mayoría de los casos y pueden ser diagnosticadas en etapas tempranas. (1)

Estas enfermedades que se caracterizan por transmitirse principalmente a través del contacto sexual, durante las relaciones sexuales vaginales o anales desprotegidas, algunas también son transmitidas de madres a hijos (a) antes o durante el nacimiento y a través de donaciones de sangre inseguras. El impacto creciente que tiene en la salud de las mujeres y niños es de gran importancia por lo que son consideradas un problema prioritario de nuestros tiempos. (1, 2)

Actualmente a pesar de los adelantos en los conocimientos médicos y los nuevos procederes terapéuticos, ha habido un incremento en estas enfermedades en el mundo. Se diagnostican 40 millones de casos anuales, y las estadísticas arrojan que 1 de cada 20 personas padece alguna Infección de Trasmisión Sexual al año en el mundo.

Se estima la ocurrencia de 340 millones de infecciones de transmisión sexual curables en el año a escala mundial, de ellas 36 millones en América Latina y el Caribe. La prevalencia varía entre el 0.77 % de casos de gonorrea y el 3.85 % casos de trichomoniasis por cada 100 adultos. (3, 4)

En mujeres en edad fértil constituyen las Infecciones de Trasmisión Sexual un importante problema de morbimortalidad materno - infantil debida, entre otras causas a abortos espontáneos, muerte fetales y/o materna, partos prematuros, bajo peso al nacer, infecciones oculares y pulmonares de los neonatos así como sífilis congénita. Las mujeres se contagian de Infecciones de Trasmisión Sexual principalmente por contacto vaginal. Es más fácil que un hombre transmita la infección a una mujer que lo contrario porque las mujeres tienen mayor superficie expuesta (vagina) durante la relación sexual con penetración y además un relativo mayor tiempo de exposición a las secreciones de su pareja y este factor repercute en la transmisión. (3)

El efecto devastador de las Infecciones de Trasmisión Sexual puede ser enorme, en la mujer puede producir infertilidad e incluso muerte y serias complicaciones entre las que se incluyen:

• Dolor abdominal crónico o infecundidad.
• Muerte por sepsis, embarazo ectópico, cáncer de cuello de útero.
• Aborto espontáneo.
• Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI).
• Infecciones en los recién nacidos.

Las mujeres generalmente se quejan de secreción vaginal solo cuando se modifican sus características en cuanto a cantidad, color y olor o cuando sienten prurito o molestias.

Es frecuente que las mujeres portadoras no tengan síntomas y propaguen de forma silente la infección, esto complica los programas de control y atención porque se necesitan intervenciones particulares para la detección. (4)

Tradicionalmente en nuestro país, como en Venezuela y otros países del mundo las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), han sido manejadas sobre la base de un diagnóstico etiológico, es decir, identificado el agente causal de la enfermedad. Se conocen las desventajas de este tipo de manejo, entre ellas, elevados costos, escasa eficiencia, necesidad de equipamiento de laboratorio y de personal altamente especializado en la Atención Primaria de la Salud (APS).

El manejo sindrómico representa una alternativa de abordaje de este problema y con este tipo de enfoque se logra el tratamiento de las causas más frecuentes asociadas al síndrome en cuestión y por tanto se garantiza la solución de más del 95% de los casos. (4, 5)

El síndrome de flujo vaginal tiene diferentes síntomas, secreción vaginal, prurito vaginal, dolor durante las relaciones sexuales, pero su signo principal es la secreción vaginal, estas tienen como etiología más común las vaginitis (Trichomoniasis, Candidiasis, vaginosis bacteriana), Cervicitis (gonorrea, clamidias).

La Organización Mundial de la Salud recomendó la incorporación de una valoración de riesgo como componente de los flujogramas de diagnóstico en mujeres sintomáticas, si su valoración de riesgo es positiva, ella recibirá tratamiento para la infección gonocócica y clamidia. (5)

Como este síndrome es fácil de identificar se ha podido diseñar un flujograma para las acciones y decisiones que hay que tomar, sirve de guía para determinar el tratamiento al paciente en correspondencia con la afección identificada y para los diferentes agentes etiológicos responsables. De esta forma el personal de salud efectúa el diagnostico en un corto tiempo. (6, 7)

El médico debe transmitir mensajes que promuevan en la mujer y su pareja, la adopción de actitudes favorables para el cumplimiento de las indicaciones, entre ellas:

- No tener relaciones sexuales hasta la curación.
- Uso del condón para evitar preinfección y como medida preventiva del parto prematuro (en caso de embarazo) o descartar el papel de las prostaglandinas presentes en el semen.
- Enseñar el uso del condón y entregar algunos.
- Importancia del cumplimiento del tratamiento y que la desaparición de los síntomas no es sinónimo de curación.
- Importancia del tratamiento de las parejas sexuales. (8)



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924