Revision bibliografica. Vulvovaginitis y enfermedades inflamatorias pelvicas en edades pediatricas. Cuidados de enfermeria
Autor: Lic. Niuris Gongora Ruiz | Publicado:  16/10/2012 | Ginecologia y Obstetricia , Enfermeria , Pediatria y Neonatologia , Articulos | |
Vulvovaginitis y enfermedades inflamatorias pelvicas edades pediatricas. Cuidados enfermeria .1

Revisión bibliográfica. Vulvovaginitis y enfermedades inflamatorias pélvicas en edades pediátricas. Cuidados de enfermería.

Niuris Gongora Ruiz. Licenciada en Enfermería. Msc Atención Integral al Niño.
Yelena García Alonso Licenciada en enfermería. Especialista en enfermería intensiva.

Palabras clave: Vulvovaginitis, Enfermedad Inflamatoria Pélvica Aguda (EIPA), Pediátricas, Adolescencia, infección vaginal, Leucorrea, Infección de Transmisión Sexual (ITS), Cuidados, Enfermería.
Keywords: Vulvovaginitis, acute pelvic inflammatory disease (EIPA), Pediatric, Adolescent, vaginal infection, leucorrhea, Sexually Transmitted Infections (STIs), Nursing Care.

Introducción:

La vulvovaginitis y la enfermedad inflamatorias pélvica son un problema de salud importante en las edades pediátricas que pueden repercutir negativamente en la salud sexual y reproductiva de las mismas durante la adultez en ocasiones son subvaloradas por muchos profesionales y la población en general. Existen aun tabúes que impiden o limitan el correcto examen o valoración de estas afecciones siendo su identificación un verdadero reto para el médico y el personal de enfermería pediátrica pues se debe tener en cuenta que estas afecciones son motivo de ansiedad y en ocasiones de vergüenza para las niñas y sus padres.

El objetivo de esta revisión bibliográfica consiste en: Divulgar los aspectos fundamentales sobre la vulvovaginitis y la enfermedad inflamatoria pélvica en las edades pediátricas. Creemos necesario que se debe profundizar más y hacer extensiva la labor educativa del profesional de asistencia médica y de enfermería en el diagnóstico, prevención y tratamiento oportuno de estas afecciones para de esta forma poder aumentar el nivel de conocimiento de la población en general en el cuidado y la protección de la sexualidad en la niñez y la adolescencia.

(Las edades pediátricas están comprendidas hasta 18 años, 11 meses y 29 días. Peláez Mendoza Jorge. Ginecología Pediátrica y adolescente: Temas para el médico de la familia. Editorial. Científico Técnica. Ciudad de la Habana, 2007.)

Literature Review. Vulvovaginitis and pelvic inflammatory disease in pediatric age. Nursing Care.

Introduction:

Vulvovaginitis and pelvic inflammatory disease is a major health problem in the pediatric age that can adversely affect the reproductive health of these during the adults sometimes being undervalued by many professionals and the general public. There are still taboos that prevent or limit the proper examination or assessment of these conditions being their identification a challenge for physicians and pediatric nurses because they must take into account that these conditions are a cause of anxiety and sometimes embarrassment for girls and their parents.
The aim of this literature review is to: Disseminate fundamental aspects of vulvovaginitis and pelvic inflammatory disease in pediatric age. We need to be deeper and extend the work of professional education and nursing care in the diagnosis, prevention and treatment of these conditions in children and in this way to increase the level of knowledge of the population generally in the care and protection of sexuality in childhood and adolescence.

Desarrollo.

Las vulvovaginitis corresponde al proceso inflamatorio de la vulva y vagina, habitualmente ambas estructuras están comprometidas, pero pueden darse aisladamente. Es difícil determinar en la niña y en la adolescente un asiento exclusivamente vulvar o vaginal de una patología infecciosa, por lo que la forma más comúnmente hallada y descrita es la vulvovaginitis.

La vulvovaginitis una condición ginecológica que aparece con frecuencia en las niñas. En la actualidad, muchas niñas con infecciones en la vulva y la vagina, no reciben tratamiento por cierto desconocimiento o temor por parte de la madre y los familiares para examinar los genitales de su hija e incluso por la ansiedad que genera el examen médico.

El primer aspecto sobre el cual se debe insistir es en el interrogatorio para buscar antecedentes de la infección, debe tenerse presente que las afecciones de índole general pueden también afectar los genitales recordando que las micosis rebeldes a tratamiento pueden ser secundarias a una diabetes mellitus no diagnosticada u otra afección inmunosupresora.

Durante el examen físico es importante crear un ambiente de confianza donde siempre debe estar el menor número de personal ósea (estudiantes, residentes) y contar con la presencia de la madre y de la enfermera entrenada en el manejo del paciente pediátrico. Este examen físico debe ser completo e incluirá la inspección perineal, el ano, la vulva, el meato uretral, la piel de la vulva y el himen. No debe olvidarse en la exploración la posibilidad de cuerpos extraños, parásitos intestinales, entre otras posibilidades diagnósticas como abuso sexual.
La vulvovaginitis premenárquica o prepuberal puede ser causada por una gran diversidad de agentes causales como bacterias, protozoos, hongos, virus, así como agentes físicos, químicos y alergénicos pues existen condiciones anatómicas, fisiológicas e higiénicas diferentes a la adolescente y mujer adulta. El estado hipoestrogénico de la vagina que carece de glucógeno por tanto de lacto bacilos, crea un Ph neutro que es un medio de cultivo eficaz para las bacterias. Por otra parte existe estrecha proximidad de la vagina con el ano así como existe carencia de tejido adiposo en labios mayores, escaso vello pubiano protector, además de presentar labios menores pequeños e himen delgado y amplio.

Este tipo de infecciones son favorecidas por la facilidad de contaminación del medio vaginal por la disminución o la mala práctica de las medidas higiénicas que la niña realiza por espontáneo desconocimiento lo cual ayuda a la proliferación de gérmenes. Unas de las formas más comunes de contaminación son los juegos sentadas sobre pavimentos o terrenos irregulares arenosos, con fácil contaminación de los genitales externos, juegos propios de la edad infantil por lo que el médico y la enfermera deben impartir charlas educativas tanto a la madre como la niña encaminadas a mejorar la higiene de los genitales, además como mantener esta área fresca, limpia y seca. La niña debe aprender a lavarse desde delante hacia atrás después de las deposiciones. Las ropas íntimas apretadas deben sustituirse por ropa interior holgada de algodón y realizar un cambio frecuente de ropa humedecida o con tierra. Los productos químicos que pueden causar reacciones locales y alérgicas como los jabones perfumados, limpiadores de baños y detergentes, deben evitarse.

Entre otras causas tenemos la presencia de obesidad y sobrepeso, el uso frecuente de antibióticos o medicamentos inmunodepresores, la entero-parasitosis, las malformaciones congénitas, las infecciones generales también contribuyen al desarrollo de vulvovaginitis entre otros factores.

Generalmente la manifestación principal es la descarga vaginal, así como el enrojecimiento e irritación de la vulva, disuria o dolor en el área vulvar. La primera zona de inflamación es la vulva; comúnmente la vagina está menos involucrada. La irritación de la vulva puede ser secundaria a una alergia tópica, cuerpo extraño, infección del tractus urinario, así como manifestaciones vulvares por dermatosis, ácaros, o abuso sexual.

Generalmente la leucorrea en niñas es por Candida albicans, casi siempre con una flora combinada y/o un origen intestinal, además de ser considerada la mayor causa de vulvitis en lactantes según varios autores alegando el antecedente de infección en la madre; malas prácticas a la hora de realizar el aseo de los genitales del bebe y la humedad, no obstante, tampoco debe olvidarse si hubo tratamiento con algún antibiótico previo a la aparición de los síntomas genitales.

Los signos y síntomas a la exploración son secreción blanca, cuajada o caseosa, en lactantes y niña transicionales la inflamación tiende a diseminarse a la zona inferior del abdomen y la cara interna superior de los muslos.

La frecuencia de vulvovaginitis gonorreica en niñas premenárquica varía según los autores, pero en términos generales es pequeña lo que se podría relacionar con la infección de algún miembro de la familia o con abuso sexual. Las características principales son: edema o hiperemia de los tejidos vulvares e inflamación intensa de vagina e himen. Habrá secreción purulenta, profusa, espesa y amarillenta. Puede haber disuria y dolor al caminar.

En la adolescente la vulvovaginitis es también causa frecuente de consulta, aunque tiene más desarrollados los mecanismos defensivos. Los estrógenos favorecen el engrosamiento de la mucosa vaginal y permiten la acumulación de glicógeno; el lacto bacilo junto a otras bacterias de la flora saprofita usan el glicógeno como sustrato para producir ácido láctico y ácido acético, lo que da como resultado un Ph ácido entre 4 y 4,5 que favorece el mantenimiento de la flora saprofita; este representa uno de los mecanismos más importantes de defensa de la vagina.

Por otra parte, son favorecedores predisponentes a infecciones los cambios en el pH de la vagina por desbalance entre lacto bacilos y micro flora, permitiendo la predominancia de gérmenes patógenos, también se ve afectada la flora vaginal por acción de antibióticos, duchas, secreción alcalina durante la menstruación, jabones alcalinos, diabetes mal controlada, uso de anticonceptivos orales, actividad sexual excesiva o contra natura, en algunos caso alergia a condón, uso de ropa de nailon o lycra muy ajustada y mal hábito higiénico.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924