Los paradigmas en la construccion de las teorias y fundamentos cientificos
Autor: Isidora Reyes Bello | Publicado:  31/10/2012 | Formacion en Ciencias de la Salud , Otras Especialidades , Articulos | |
Los paradigmas en la construccion de las teorias y fundamentos cientificos .1

Los paradigmas en la construcción de las teorías y fundamentos científicos

Doctoranda Isidora Reyes Bello

Doctorante en Ciencias Gerenciales Caribbean International University. Magíster en Gerencia de los Servicios de Salud y Enfermería. Universidad de Carabobo. Licenciada en Enfermería Universidad Central de Venezuela. Supervisora de Enfermería Hospital Universitario Dr. Ángel Larralde (IVSS). Docente universitario Instituto Universitario de Tecnología Juan Pablo Pérez Alfonzo. Valencia -Edo Carabobo.

Doctorado En Ciencias Gerenciales. Valencia – Estado Carabobo

Los paradigmas en la construcción de las teorías y fundamentos científicos

Los paradigmas han originado a lo largo de la historia y la filosofía de las ciencias cambios importantes en la construcción del conocimiento.

De acuerdo a Marriner (2.002) la filosofía se conoce de manera documentada desde hace tres mil (3.000) años, por su parte la ciencia es relativamente reciente y resulta del propósito humano de explicar ciertos fenómenos. El científico comienza con formularse ciertas preguntas sobre estos fenómenos, la perspectiva filosófica elegida para responder a esas preguntas influirán en el camino que elegirá los científicos para desarrollar sus actividades profesionales, la interpretación de los resultados y las demás funciones que guardan relación con la ciencia y el conocimiento.

Partiendo de este orden de ideas, surgen dos (2) corrientes filosóficas; el Racionalismo y el Empirismo. El racionalismo resalta la importancia del razonamiento a priori como método para avanzar en el conocimiento. Los que se guían por esta corriente filosófica se centran en desarrollar una explicación sistemática (teoría) de un determinado fenómeno.

Entonces los fenómenos son analizados a través de la estructura lógica de la teoría y el razonamiento lógico. Los postulados lógicos obtenidos por razonamiento deductivo se someten a una refutación experimental con el fin de corroborar la validez de la teoría, es decir, los fenómenos son sometidos a una constante prueba para observar si los resultados se corresponden con los postulados teóricos, de no corresponderse se someten a pruebas adicionales o se introducirán modificaciones en la teoría con las siguientes comprobaciones posteriores. Esas constantes comprobaciones en realidad desde mi parecer son manipulaciones intencionales del investigador para corroborar la validez de su teoría. Aquí surge otra duda ¿realmente existe esa validez?, o ¿esa validez es dada por la manipulación?

La segunda corriente filosófica conocida como empirismo se basaba en que el conocimiento científico solo puede obtenerse a partir de las experiencias sensoriales, las postulaciones sobre este método de investigación se les atribuyen a Francis Bacon (1.620) citado por Marriner (2.002) El creía que la verdad científica se descubría mediante la generalización de los hechos que se observan en el mundo natural, esta visión recibió el nombre de método inductivo, es decir, que la formulación teórica debe ir precedida por la recopilación de los hechos.

Un ejemplo de ello fueron los trabajos conductista realizados por Skinner, el punto de vista de este autor sobre la construcción de la teoría era claramente de tipo inductivo, su visión de la ciencia y la popularidad del conductismo influyeron en un nuevo interés que se desarrolló en el campo de la psicología entre las décadas 1.950 y 1.970.

Posterior a estas dos (2) principales corrientes filosófica surge una nueva filosofía de la ciencia; el Positivismo, término empleado por primera vez por Comte. Esta nueva corriente se revela como el enfoque predominante en la ciencia contemporánea. Los positivistas lógico modernos veían en la investigación empírica y en el análisis lógico las dos (2) posibles aproximaciones para llegar al conocimiento.

El sistema de lógica simbólica publicado entre 1.910 y 1913 por Whitehead y Russell, fue aclamado por los positivistas lógicos como un método adecuado para llegar a la verdad científica. Sin embargo, los empiristas lógicos con una visión menos severa del positivismo lógico, sostenían que las preposiciones teóricas deben poder contrastarse por medio de la observación y la experimentación, esta perspectiva se afianza en que los hechos empíricos existen independientemente de la teoría y ofrece una única base posible para alcanzar la objetividad de la ciencia, es decir, que en el mundo existe una verdad absoluta independiente del investigador. En lo cual difiero, porque no existe una verdad absoluta, y como esta no existe siempre va estar presente la duda, los cuestionamientos que van a dar origen a nuevas verdades y a nuevas realidades.

La investigación desde el punto de vista positivista genera una gran cantidad de datos, es por ello que para solucionar el problema que acarrea analizar tanta información, se fueron creando ordenadores encargados del análisis del mismo, lo que ha contribuido a la aceptación general del método positivista en la ciencia contemporánea. Y esta es la razón por la cual se mantiene con tanta vigencia, es más fácil analizar datos a través de programas creado, que tratar de interpretar una realidad partiendo de las ideas, de los significado y de los sentidos de los sujetos intervinientes en una investigación.

Para 1.950 comienza a percibirse en las publicaciones especializadas en investigación de la época una actitud crítica hacia el positivismo y surge una nueva visión de la ciencia. Comienza una ruptura epistémica en la comunidad científica. La nueva filosofía se centraba en la ciencia como un proceso de investigación continua según la epistemología emergente, el interés estribaba en el conocimiento del descubrimiento científico y en los procesos relacionados con los cambios en las teorías producidos a lo largo del tiempo. Foucault (1.966) publicó un análisis donde su tesis principal era que el conocimiento científico se disponía conforme a diferentes patrones propios de un momento dado y una cultura determinada, es decir, desde mi punto de vista que el significado que los individuos les dieran a las cosas dependía de lo que ocurriera en determinado momento y estaba influenciado por la cultura del individuo.

Hasta lo antes descrito, desde mi punto de vista los paradigmas Racionalismo, Empirismo y positivismos eran conocido como corrientes filosóficas en la comunidad científica hasta que Thomas Kuhn introduce el termino Paradigma.

Thomas Kuhn, nacido en Cincinnati (1922-1996) filosofo de la ciencia, historiador y físico. Profesor de la Universidad de Harvard, y donde comparte con una comunidad de científicos, las teorías y los fundamentos teórico de la “ciencia de lo observable” (Empirismo-Realismo, Circulo de Viena, Neopositivismo, Neoconductivismo), influenciado por el pensamiento de historiadores y filósofos como Koyré y Quine consideró que el estudio histórico era necesario, para entender como fue el desarrollo de las teorías científica. Kuhn observa que sus colegas, aun siendo de la misma disciplina, se inclinaban por el debate, la discusión y la reflexión de las cuestiones teóricas y metodológicas de sus áreas de conocimiento, cuestión que según el investigador, contrastaba con el comportamiento de los físicos quienes no mostraban desacuerdos sobre la naturaleza de problemas y métodos científicos aceptados. Ante esta observación, introduce el término paradigma “para designar una compleja red de concepciones y supuestos compartidos por una comunidad científica”, lo que le convierte en una categoría de impacto determinante en el área de la ciencia.

Al respecto el propio Kuhn, señala:

(…) Lo más importante es que, al pasar un año en una comunidad compuesta, principalmente, de científicos sociales, hizo que me enfrentara a problemas imprevistos sobre las diferencias entre tales comunidades y las de los científicos naturales entre quienes había recibido mi preparación. Principalmente, me asombré ante el número y el alcance de los desacuerdos patentes entre los científicos sociales, sobre la naturaleza de problemas y métodos científicos aceptados (…) Al tratar de descubrir el origen de esta diferencia, llegué a reconocer el papel desempeñado en la investigación científica por lo que desde entonces llamo “paradigmas”. Considero a estos como realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica. (Kuhn: 1975).

A continuación citare diferentes definiciones de paradigma por otros autores como:

DAMIAN (1997) Un paradigma constituye un sistema de ideas que orientan y organizan la investigación científica de una disciplina, haciéndola comunicable y modificable al interior de una comunidad científica que utiliza el mismo lenguaje

MARTÍNEZ (1989) Los paradigmas son “diferentes sistemas de reglas del juego científico”, son “estructuras de razonamiento o de la racionalidad”, por ello, constituyen la lógica subyacente que guía el corazón de la actividad científica y, en último término proporcionan la explicación de los sistemas de explicación”

MARTÍNEZ (1993) Una estructura coherente constituida por una red de conceptos a través de los cuales ven su campo los científicos, una red de creencias teóricas y metodológicas entrelazadas que permiten la selección, evaluación y crítica de temas, problemas y métodos, y una red de compromisos entre los miembros de una comunidad científica, todo lo cual implica una definición específica del campo de la ciencia correspondiente, y se expresa en una tradición orgánica de investigación científica.

RIVAS BALBOA (1996) Es una red de creencias teóricas y metodológicas entrelazadas que permiten la selección, evaluación y crítica de temas, problemas y métodos, y establece una red de compromisos entre los miembros de una comunidad.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924