La educacion para la salud como pilar para el desarrollo del paradigma salubrista cubano actual
Autor: MSc. Dra. María Esther Tabera García | Publicado:  23/11/2012 | Medicina Preventiva y Salud Publica , Gestion Sanitaria , Articulos | |
La educacion para la salud como pilar para el desarrollo del paradigma salubrista cubano actual .2

Es un problema básico de los estudios de la ciencia tecnología y sociedad, y su proyección educativa en el campo de la Estomatología, por tratar de resolver la contradicción entre la formación del futuro EGB y EGI en sus cuatros campos de acción: promoción, prevención, curación. y rehabilitación y lo que plantea el currículo; por lo que le corresponde a la Universidad de Ciencias Médicas la formación de un estomatólogo de perfil amplio con una sólida base científica tecnológica que pueda resolver los problemas más generales y frecuentes que se presenten en su radio de acción y responda a los principales objetivos de la ciencia, la técnica, la sociedad y la educación para la salud como pilar para el desarrollo del paradigma salubrista cubano actual.

Se selecciona el tema de Educación para la Salud por la importancia que tienen en el proceso salud – enfermedad los adelantos tecnológicos, los que van a ser utilizados en la Atención Primaria de Salud para educar a la población. Es necesario el conocimiento de esta tecnología porque nos encontrarnos imbuidos en la llamada “Era del Conocimiento”, donde es de vital importancia el dominio de la Ciencia y la Tecnología para el desarrollo social en este caso de la salud.

En revisiones a Investigaciones sobre el tema: Análisis de situación de salud. Ciudad Habana 2007 (9), Intervención educativa para el desarrollo de conocimientos sobre salud bucal en la enseñanza primaria. 2008. (10), en el examen práctico de pregrado de la disciplina de EGI, así como en el trabajo docente que las autoras realizan en segundo y tercer año de Estomatología, donde se imparte educación para la salud, se detectan irregularidades referentes a conocimientos y habilidades relacionados con las técnicas afectivas participativas. Todo lo anteriormente expuesto nos permite plantear el siguiente problema científico metodológico:

Insuficiencias en los conocimientos y habilidades de los estudiantes de segundo y tercer año de Estomatología en el manejo de las Técnicas Afectivas Participativas

Para dar solución a esta problemática nos planteamos el siguiente objetivo: contribuir al desarrollo de conocimientos y habilidades en el uso de técnicas afectivas participativas para la solución de problemas a través de la educación para la salud en los estudiantes de segundo y tercer año de Estomatología.

Entre los resultados esperados se prevé el perfeccionamiento y utilización de las técnicas afectivas participativa para realizar Educación Para la Salud en la comunidad por los estudiantes de segundo y tercer año de Estomatología al hacer un uso correcto de la ciencia y la tecnología lo que tributa a la mejora continua del Proceso Docente Educativo.

Desarrollo

Henry E. Segerist expresaba en 1945 “La salud se promueve cuando se facilita un nivel de vida decente, buenas condiciones de trabajo, educación, cultura física y medios de descanso y recreación” (11)

En nuestro país la política científica está orientada en los documentos de CITMA y del Partido Comunista de Cuba. Por su carácter interdisciplinario los métodos de la ciencia pasan a ser método del proceso docente educativo, donde forman parte de los planes de estudio de las ciencias médicas.

Al repercutir directamente sobre el contenido, el carácter del trabajo – actividad vital del hombre – la Revolución Científico Técnica ha tenido influencias positivas sobre la salud humana, pues en cierta medida puede afirmarse que las condiciones de trabajo constituyen la base de la salud del hombre.

La Revolución Científico Técnica, tanto por su influencia sobre el desarrollo social en general como sobre el desarrollo de las ciencias médicas ha representado una posibilidad extraordinaria de progreso para el proceso salud – enfermedad en el hombre. Eso se concreta en la mayoría de indicadores como el aumento de la expectativa de vida, la sensible disminución de la morbilidad de enfermedades infecciosas en los países desarrollados y las enormes posibilidades que tienen a mano estas ciencias que no las tenían en el siglo pasado. Esto es indiscutible, y es una cuestión de principios que no sólo está ligada a la Revolución Científico Técnica y su influencia sobre la medicina, sino a la influencia de ella sobre el desarrollo social en general.

En el desarrollo de las diferentes técnicas afectivas participativas para motivar el cambio de comportamiento juega un papel fundamental la educación para la salud.

En el año 1986 auspiciado por la OMS, Salud y Bienestar del Canadá y la Asociación Canadiense de Salud Publica se organizó la primera conferencia internacional sobre promoción de salud como “Carta de Ottawa” en la que se plantea:”Las condiciones fundamentales y los recursos para la salud son la paz, la vivienda, la educación, la alimentación, el ingreso, el ecosistema estable, la conservación de los recursos, la justicia social y la equidad”. Queda expresado que: “la promoción de salud funciona por medio de la acción comunitaria concreta y efectiva para establecer prioridades, tomar decisiones, planear estrategias y desarrollarlas para obtener mejor salud”. La esencia misma de este proceso es darle el poder a la comunidad, rescatar el control y propiedad de su propio comportamiento y destino.” (12)

La Organización Mundial de la Salud define la educación para la salud como una combinación de oportunidades de aprendizaje que facilita cambios voluntarios del comportamiento que conducen a una mejora de la salud. La promoción de la salud es cualquier combinación de actividades educativas, organizativas, económicas y ambientales que apoyan los comportamientos que conducen a mejorar la salud, o capacita a los individuos para aprovechar las ventajas de las medidas y los servicios preventivos. Ambas, educación y promoción, se complementan y son necesarias en los programas para prevenir las enfermedades orales.

En la Primera Conferencia Internacional de Promoción de Salud, celebrada en Ottawa en 1986, se dio a conocer que “la promoción de salud consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. Para alcanzar un estado adecuado de bienestar físico, mental y social, un individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar o adaptarse al medio ambiente. La salud se percibe pues, no como el objetivo, sino como la fuente de riqueza de la vida cotidiana. Se trata por tanto de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales así como las aptitudes físicas. Por consiguiente, dado que el concepto de salud como bienestar trasciende la idea de formas vidas sanas, la Promoción de la Salud no concierne exclusivamente al sector sanitario. (8,13)

La promoción de la salud es un proceso que tiene el objetivo de fortalecer las habilidades y capacidades de las personas con el fin de emprender una acción, y la capacidad de los grupos o las comunidades para actuar colectivamente y ejercer control sobre los determinantes de la salud y, de ese modo, mejorar su estado de salud. Constituye una estrategia que vincula a la gente con sus entornos con vistas a crear un futuro más saludable, combinando la elección personal con la responsabilidad social. Como principio, abarca a toda la población en el contexto de su vida cotidiana; para que haya promoción de la salud es necesario que exista una participación comunitaria efectiva en: la definición de los problemas, en la toma de decisiones y en la ejecución de las acciones emprendidas para modificar y mejorar los factores determinantes de la salud. (13)

Entre los determinantes de la salud se encuentran las conductas individuales relativas a la salud, el uso y su prestación de los servicios sanitarios, el acceso a la educación, las condiciones sociales, económicas y del entorno, etc.

La promoción de la salud constituye una nueva estrategia dentro del campo de la salud y el ámbito social que se puede considerar por una parte, política, en tanto está dirigida hacia la elaboración de planes de actuación concretos y por la otra, como un enfoque que promueve la salud orientada hacia los estilos de vida.

Los pilares fundamentales en que se sustenta la promoción de la salud son:

- La participación social: Valor social deseado, que conduce a una mayor democracia, un instrumento útil para lograr eficacia en la gestión

• Requiere una representación activa
• No es una forma de control político
• Requiere confianza y credibilidad en el gobierno
• Necesita de existencia de un estado democrático
• No es algo natural y garantizado
• No es solo ampliar la base de acceso social



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924