Comportamiento del alcoholismo en la mujer
Autor: Lic. Martha Martines Castellanos  | Publicado:  27/11/2012 | Medicina Preventiva y Salud Publica , Psiquiatria , Medicina Familiar y Atencion Primaria , Articulos | |
Comportamiento del alcoholismo en la mujer .1

Comportamiento del alcoholismo en la mujer del Consejo Popular Las Nubes en el municipio de Cruces. 2010.

Martha Martines Castellanos *
Oladys Mena Mesas *
Vania González Arias **
María Teresa Santos Rodríguez ***
María Caridad Hernández Moya ****
Janet Rodríguez Benítez *

* Licenciada en Enfermería. Especialista en Enfermería comunitaria .Profesor instructor. Miembro adjunto de la sociedad cubana de Enfermería.
** Licenciada en Enfermería. Especialista en Enfermería comunitaria .Profesor asistente. Miembro adjunto de la sociedad cubana de Enfermería.
***Licenciada en Enfermería. Miembro adjunto de la sociedad cubana de Enfermería.
**** Licenciada en Enfermería. Miembro adjunto de la sociedad cubana de Enfermería.

Resumen

El estudio del alcoholismo femenino interesa por varias razones, ya sea por la evidencia de su incremento en estas últimas décadas, por la mayor vulnerabilidad biológica, psicológica y social que presenta en la mujer y por la magnitud de los problemas que giran a su alrededor. Se realizó una investigación descriptiva, longitudinal retrospectiva transversal con el objetivo de determinar las consecuencias del alcoholismo en las mujeres alcohólicas del Consejo Popular Las Nubes en el municipio de Cruces, comprendidas entre las edades de 13 a 69 años de edad, durante el año 2010 y primer semestre del 2011, la muestra fue intencional, estuvo conformada por un total de 25 mujeres de un universo de 2666.

La investigación se realizó con el consentimiento de las enfermas alcohólicas de dicho consejo popular, se aplicó una encuesta donde se recogieron las siguientes variables (edad, raza, ocupación, antecedentes patológicos personales, nivel de escolaridad vencido, estado civil, tabaquismo, consumo de psicofármacos, frecuencia de ingestión de alcohol, factores de riesgo). Luego de recogido el dato primario se conformó una base de datos utilizando el programa SPSS versión 15.0 para medir la frecuencia se utilizaron los números absolutos y porcentajes. Concluyendo que las mujeres de la tercera edad, de raza negra, solteras y de nivel secundario son las que más consumen bebidas alcohólicas, de ellas un gran por ciento tienen trastornos psiquiátricos y consumen psicofármacos los resultados se expresaron en tablas y gráficos lo cual nos permitió arribar a las conclusiones y recomendaciones del presente estudio.

DeCs: Alcoholismo.

Introducción.

El alcohol es un tóxico totalmente soluble en agua, que en su forma más frecuente (alcohol etílico) se encuentra en las bebidas alcohólicas en porciones que varían entre el 5 y 55% en relación con la cantidad de agua. El alcohol es un término aplicado a un grupo de compuestos químicos del carbono que contienen el grupo OH. Existen muchos tipos de alcoholes pero solamente el etanol puede ser usado como ingredientes de bebidas y licores. El vino y la cerveza fueron conocidos desde épocas de los egipcios (unos 5 000 años atrás). Hipócrates médico griego habló hace unos 2 400 años de la locura alcohólica y en el año 800 de nuestra era.

Rhamses, un químico árabe, describió lo que a la postre aumentaría notablemente el poder dañino del toxico: la destilación, existen tóxicos acompañantes como componentes indispensables que conforman todas la bebidas que son el acetaldehído, el metanol, el furfural y que también aparecen en mayor concentración en las bebidas caseras (1).

Por su condición de tóxico dañará diferentes órganos hasta que resulte neutralizado por la oxidación de los tejidos (sobre todo el hígado), este mecanismo de desintoxicación que alcanza a lo sumo para neutralizar un trago fuerte por hora, se encarga del 90% del alcohol contenido en este trago, el restante 10% se elimina a través de los pulmones de ahí el aliento etílico, la orina, el sudor y la saliva son otras de las formas de eliminación del alcohol, el alcohol a causa de la diversidad de sus fuentes de obtención fue antes de la universalización del tabaco, el tóxico de mayor difusión y consumo mundial: sin embargo no fue hasta 1849 en que Magnus Huss acuñó en Suecia el termino del alcoholismo con la connotación de la enfermedad (2,3).

La organización mundial de la salud (OMS) plantea: el alcoholismo es un trastorno conductual crónico manifestado por ingesta repetidas de alcohol excesivas, respecto a las normas dietéticas y sociales de la comunidad y acaban interfiriendo la salud o las funciones económicas y sociales del bebedor (4).

Para valorar un individuo como alcohólico se tiene en cuenta que cumpla los criterios tóxicos y determinista, considerándose esto como el alcoholismo primario, que es entidad clínica que se caracteriza por la incapacidad del paciente de evitar esta conducta nociva.

• El criterio tóxico del autor español Alonso Fernández se refiere al daño biológico, psicológico y social inherente a la ingestión inadecuada del tóxico.
• El criterio determinista es la incapacidad del paciente para tomar la decisión de no beber, o su ineptitud para decidir cuándo tomar.
Existen otros criterios desde el punto de vista práctico.
• El criterio de cantidad y frecuencia: cuando el individuo toma tres o más veces en la semana el equivalente a una botella de bebidas fuerte (ron, coñac, etc.) o doce estados de embriaguez ligeros en un año.
• El criterio de etiquetado: es de escasa utilidad clínica por expresar juicios de valor muy modificables por factores subjetivos, y tiene en la práctica dos modalidades: El aloetiquetado y el autoetiquetado (5,6).

El alcoholismo tiene también manifestaciones secundarias de afecciones que preceden a la toxicomanía y participan en su patogenia como son (esquizofrenia, demencia, arteriosclerótica, personalidad antisocial). En estas enfermedades existe una falta critica o indiferencia ante las consecuencias de su consumo inadecuado; actitud aplicada por la enfermedad de base o por la inexistencia de valores éticos como sería el caso del alcoholismo secundario en un antisocial, al que no le importan las consecuencias sociales de su conducta (7,8).

El alcohol disminuye notablemente el apetito, produce calorías vacías (que no generan energía) afecta la mucosa del sistema digestivo e impide la absorción adecuada de los alimentos que se ingieren y aumenta notablemente. Las necesidades de vitaminas del organismo. Aunque el alcohol no es determinante de cáncer por acción directa sobre los tejidos, si es un disolvente muy efectivo para las sustancias cancerígenas y permite la libre circulación de estas por todo el organismo, lo que aumenta el riesgo de cáncer de lengua, boca, faringe, laringe, esófago e hígado.

Así como cáncer de colon, recto, mama y pulmones, el alcohol tiene como resultado final hipertensión arterial.

El alcohol es mucho peor para el feto que cualquier otra droga. Cuando la embarazada bebe, también lo hace el hijo en gestión, lo que resulta sumamente dañino en esa etapa formativa el resultado de lo anterior, el llamado síndrome del alcoholismo fetal, es la principal causa del retraso mental entre los recién nacidos (9 -12).

Estudios científicos demuestran que cuando el consumo del alcohol es excesivo se producen alteraciones del metabolismo adecuado de las grasas lo que da como resultado hígado graso o esteatosis hepática, que de no ser controlada con la supresión del consumo del alcohol llevaría posteriormente a la cirrosis hepática; el efecto tóxico directo sobre el cerebro y la disminución de la memoria y de las capacidades intelectuales del enfermo alcohólico respectivamente. El flujo sanguíneo cerebral del hemisferio frontal derecho aumenta por los efectos del alcohol y produce euforia. La acción del alcohol sobre los músculos es debilitadora y presentan polineuropatías alcohólicas con disminución de la fuerza muscular por déficit de vitaminas. Otro efecto dañino en las mujeres son la infertilidad o la incapacidad de forma exitosa de un embarazo (abortos habituales) pueden ocurrir partos prematuros y muerte intrauterina porque el niño no está preparado para neutralizar acción del alcohol y metabolizarlo. Se han observado nacimientos de niños con lesiones hepáticas debido a la fragilidad de esta glándula. También el alcohol puede producir retraso mental en un 30 a 40% de los nacimientos así como comportamiento anormal, trastornos de la personalidad y conducta antisociales una madre bebedora descuida la atención de sus hijos, lo cual ocasiona desajustes infantiles, abandono de la escuela y problemas sociales (13).

El 52% del hábito alcohólico es debido a factores ambientales del tipo social, el 38% a estructuras psicopáticas o neuróticas de la personalidad; el 8% a enfermedad mental, fundamentalmente oligofrénicos y un 2% a factores ambientales que se pueden catalogar de extraordinarios. (14)



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924