Caracterizacion de pacientes con parasitismo intestinal de la escuela rural
Autor: MSc. Lic. Dayami Guerra Villarpanda  | Publicado:  28/11/2012 | Pediatria y Neonatologia , Medicina Familiar y Atencion Primaria , Gastroenterologia , Articulos | |
Caracterizacion de pacientes con parasitismo intestinal de la escuela rural .1

Caracterización de pacientes con parasitismo intestinal de la escuela rural “Obdulio Morales”. Cumanayagua 2010.

MSc. Lic. Dayami Guerra Villarpanda *
MSc. Vladimir Barco Díaz **
MSC Lic. Jorge Luis Maceira Brito ***
Lic. Iris Caridad Suárez Piloto ****
Lic. Nereida Iglesias Perez *****

* Licenciada en Enfermería, especialista en Enfermería comunitaria, máster en enfermedades infecciosas, profesora instructora en la sede universitaria. Miembro titular de la sociedad cubana de Enfermería.
** Licenciado en Enfermería, máster en ciencias de Enfermería, profesor auxiliar en la universidad de ciencias medicas, miembro titular de la sociedad cubana de Enfermería.
*** Licenciado en Enfermería, máster en Urgencias médicas, profesor asistente en la universidad de ciencias medicas, miembro titular de la sociedad cubana de Enfermería, jefe del departamento de investigaciones
**** Licenciado en Enfermería, profesora asistente en la sede universitaria, Miembro titular de la sociedad cubana de Enfermería.
***** Licenciada en Enfermería, especialista en Enfermería comunitaria, profesora instructora en la sede universitaria. Miembro titular de la sociedad cubana de Enfermería.

Universidad de Ciencias Médicas. Cienfuegos.
Policlínico Universitario “Aracelio Rodríguez Castellón”. Cumanayagua.

INTRODUCCIÓN

La lucha por el medio ecológico, obligó a los primeros pobladores del mundo a establecer diferentes relaciones entre sí. De ahí surgieron organismos que al convivir se beneficiaron mutuamente, otros por el contrario se perjudicaban cuando eran obligados a vivir en un mismo medio. (1,2) El parasitismo se conoce desde épocas tan remotas, que miles de años antes de nuestra era ya se tenían nociones reales de las tenias, filarias y lombrices intestinales, esa fue precisamente la razón por la que se escogió al gusano como símbolo de enfermedad; concepto que se extendió a los chinos, árabes y judíos. Se considera parásito todo ser vivo, animal o vegetal, que pasa una parte o toda su existencia en el interior de otro ser vivo a expensas del cual se nutre, y provoca daños aparentes o inaparentes. (3,4)

Entre las enfermedades infecciosas, las producidas por parásitos constituyen importantes problemas de salud para el hombre, y en la época actual son un problema médico-social, que afecta no solamente a los países del llamado Tercer Mundo, sino también a los de más alto desarrollo. Los parásitos afectan a millones de personas, perjudican el desarrollo económico de las naciones, y están estrechamente vinculados con la pobreza y con los sectores sociales más desamparados. (5,6) En estudios realizados en niños de regiones suburbanas de países de Europa, Asia y África se ha encontrado elevada prevalencia de parasitismo intestinal, (7,8,9) y tienden a ser elevadas en la población en edad escolar. (10, 11)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presta particular atención, desde hace años, a la lucha contra las infecciones intestinales de diferentes etiologías entre las que se incluyen las producidas por parásitos.

Actualmente las autoridades sanitarias de todos los países del mundo, están de acuerdo en que las únicas medidas preventivas que se pueden adoptar son aquellas encaminadas a cortar el ciclo epidemiológico de los parásitos, y como la mayoría de las especies parásitas intestinales utilizan la vía fecal como vehículo de dispersión por la naturaleza, su persistencia en la población humana, demuestra un fallo en la infraestructura sanitaria ambiental o en los hábitos de la población. (12)

Los más recientes estimados señalan que más de 2.000 millones de personas, están afectadas por las helmintiasis a escala mundial, de los cuales 300 millones sufren de morbilidad severa asociada, y 155 mil muertes se reportan anualmente. Los estimados globales de prevalencia señalan que alrededor de 1.450 millones de personas en todo el mundo están infectadas por Áscaris lumbricoides, 1.050 millones por Trichuris trichiura y 1.300 millones por ancylostomídeos. Las infecciones por protozoos no se quedan a la zaga, estimándose que 480 millones de personas sufran de amebiasis. En los Estados Unidos de Norteamérica, la Giardiasis es considerada como la responsable de no menos de 4.000 admisiones en hospitales cada año; mientras que otros la señalan como la infección intestinal por protozoos más frecuente en la población mundial. A partir de la epidemia del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), comienzan a reconocerse los coccidios intestinales como importantes patógenos humanos, particularmente Cryptosporidium parvum, responsable de cuadros diarreicos tanto en pacientes inmunocompetentes como en los inmunocomprometidos por diferentes causas. (12)

En la reunión de la 54 asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrada en el año 2001, se urgió a los estados miembros para garantizar a través de todos los niveles de atención de salud, y en específico como parte integral de los sistemas de atención primaria de salud, el acceso a los fármacos esenciales contra las geohelmintiasis, tanto para el tratamiento de casos clínicos como para el de los grupos de alto riesgo como los escolares; la administración regular de quimioterapia para al menos el 75% de los escolares en riego de morbilidad antes del año 2010; y emprender esfuerzos comunitarios sostenibles para mejorar las condiciones sanitarias, el suministro de agua apta para el consumo humano, y la educación para la salud. (12) En América Latina se han desarrollado múltiples investigaciones relacionadas con el parasitismo intestinal, fundamentalmente en áreas rurales. En países como Colombia, Venezuela, México, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Perú, Argentina, Uruguay y Brasil se ha visto la relación que existe entre el parasitismo intestinal y las malas condiciones socioeconómicas en que viven las poblaciones rurales, detectándose una mayor incidencia de protozoarios, seguidos de helmintos. (13)

En Argentina, las parasitosis intestinales constituyen un importante problema de salud pública, y son especialmente prevalentes en niños y adultos de poblaciones con necesidades básicas insatisfechas. Su distribución se encuentra influenciada por factores bióticos, abióticos y culturales. (13, 14)

Venezuela, país en desarrollo situado en el trópico americano, con una numerosa población infantil, registra como principales enfermedades parasitarias: Amebiasis 100.000 casos al año con 80 muertes; paludismo 30.000 casos al año con 28 muertes y helmintiasis, más de 900.000 casos. (15)

La Organización Panamericana de la Salud, en un reporte reciente cita que en América Latina la infección por helmintos llegó hasta un 20-30% de la población general y en zonas endémicas hasta un 60-80%, siendo la prevalencia de los principales helmintos: Áscaris lumbricoides de 1.250.000 casos, Uncinarias 990.000 casos y Tricocéfalos 700.000 casos. La mortalidad mundial por parásitos intestinales se sitúa en el tercer lugar precedida por las infecciones respiratorias agudas y las diarreas de otra etiología. (14,15).

A pesar de la existencia de bajos índices de mortalidad por parasitismo intestinal, dada la alta prevalencia de estas infecciones, cada año ocurren hasta cien mil muertes debidas a Amebiasis (16, 17,18) y cientos de miles debidas a helmintos. (19, 20)

Al margen de lo expresado se subestima la importancia del parasitismo intestinal como problema de salud a escala mundial (21) e incluso su morbimortalidad no es bien conocida, ya sea por subregistros o por diagnósticos incorrectos. (22)

La existencia de medicamentos seguros, eficaces y de bajo costo no ha logrado modificar significativamente las altas tasas de prevalencia del parasitismo intestinal, sobre todo en la población infantil. (21,22,23) El desinterés de las autoridades sanitarias de muchos países por combatir el problema (24,25) así como el aumento significativo de la población global en los últimos 50 años y su asentamiento en áreas suburbanas y rurales con pobres condiciones higiénicas, podría explicar esta situación. (21,23-26)

Las infecciones parasitarias intestinales pueden afectar a todas las personas por igual, sin embargo, en la población existen diversos grupos que por sus características poseen un nivel de susceptibilidad más elevado de padecerlas, tal es el caso de los niños, y en particular los mayores de 5 años de edad, porque permanecen gran parte del día en las escuelas y desarrollan actividades en colectivo, lo que puede favorecer las condiciones para la transmisión de algunas enfermedades parasitarias, especialmente aquellas en que su principal mecanismo de transmisión es la vía fecal oral.



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado