Caracterizacion de pacientes con parasitismo intestinal de la escuela rural
Autor: MSc. Lic. Dayami Guerra Villarpanda  | Publicado:  28/11/2012 | Pediatria y Neonatologia , Medicina Familiar y Atencion Primaria , Gastroenterologia , Articulos | |
Caracterizacion de pacientes con parasitismo intestinal de la escuela rural .3

Las enfermedades parasitarias son responsables de una morbilidad considerable en el mundo entero; se presentan frecuentemente con síntomas no específicos y altas tasas de prevalencia. Las ascariosis, tricocefalosis, giardiasis, y amebiasis se encuentran entre las diez infecciones más comunes observadas en el mundo. Actualmente los autores prefieren sustituir la terminología de parasitismo intestinal por el de enfermedades causadas por protozoarios y helmintos. En general tienen baja mortalidad, pero igualmente ocasionan importantes problemas sanitarios y sociales debido a su sintomatología y complicaciones. Los protozoarios son organismos eucariota, unicelulares, cada uno de los células aisladas cumplen con todas las funciones vitales. Muchas de ellas son patógenos importantes y se encuentran entre las primeras causas de enfermedades y mortalidad, otros son causas frecuentes de diarreas en áreas de desarrollo y países industrializados y otros provocan enfermedades severas en pacientes con Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

Dentro de los parásitos incluidos en el grupo de los protozoarios se mencionan a la Giardia lamblia y a la Ameba. La Giardia es un protozoario flagelado que habita en el duodeno, primera parte del yeyuno, aunque también suele encontrarse en vesícula biliar y vías biliares. El modo de transmisión es a través del agua y alimentos contaminados, y por la vía directa de persona a persona. La infección es más frecuente en los niños, con una elevada tasa de portadores asintomáticos. Entre los síntomas más frecuentes están las diarreas agudas y crónicas, dolor abdominal, distensión abdominal, con regularidad los pacientes presentan un síndrome de mala absorción intestinal y pérdida de peso.

La Ameba es un protozoario que habita en el intestino grueso, aunque se puede encontrar extraintestinalmente – hígado, pulmón, cerebro, genitales, piel, entre otros. El modo de transmisión es a través de agua, alimentos contaminados y por la vía directa de persona a persona. Afecta con preferencia a las personas malnutridas y a las que viven en condiciones higiénicas inadecuadas. Las diarreas agudas desde la forma leve hasta la fulminante, la deshidratación, dolores abdominales (cólicos) es la forma de presentación que más se observa, también puede aparecer invaginación intestinal, diarreas crónicas además de síntomas y signos según la localización fuera del intestino grueso que se presente. (47)

Los helmintos o lombrices son animales multicelulares ampliamente distribuidas en la naturaleza y comprenden el grupo de los Nematelmintos y el de los Platelmintos, todas las especies de los Platelmintos, importantes en medicina, pertenecen a la clase Céstoda (gusanos acintados, segmentados, sin tubo digestivo) y Trematodos (formas generalmente foliácea, segmentados, con tubo digestivo incompleto). La mayoría de los helmintos afectan el tracto gastrointestinal, agravan el déficit nutricional crónico por parasitismo intestinal y pueden producir infecciones severas como la filariosis y esquistosomiasis. (48) En el grupo de los nematodos se encuentran Enterobius vermicularis, Áscaris lumbricoides, Necátor americanus, Estrongyloides stercolaris y Trichuris trichiura.

La enterobiasis es también conocida como oxiuriasis, esta enfermedad es producida por un nemátodo de pequeño tamaño que por lo general habita en el ciego y el apéndice, cuyos huevos son infestantes al salir por el ano, lo que explica su gran frecuencia en la población mundial. La infestación se extiende casi siempre a toda la familia, la prevalencia es más alta en los niños de la edad escolar y algo menor en los preescolares y lactantes. El cuadro clínico se caracteriza por prurito en la región del ano que inducen al rascado, lo cual produce escarificaciones e infecciones bacterianas secundarias en la piel, en niños pequeños produce irritabilidad, pérdida del apetito e insomnio.

El Áscaris es un nemátodo y dentro de las parasitosis por helmintos es el más común. Esta enfermedad está distribuida por todo el mundo y los niños se infestan de manera más intensa que en los adultos, especialmente los preescolares y los pequeños. La transmisión es por la vía fecal-oral. En muchas ocasiones cursas asintomático, puede presentarse expulsión del parásito por vía oral o fecal, diarreas, vómitos, dolor abdominal, anorexia, irritabilidad, alteraciones del sueño, tos espasmódica y disnea.

El Necátor americanus es un gusano cilíndrico que vive en la parte alta del intestino delgado, la infección se presenta cuando la larva filariforme penetra en la piel, casi siempre por los pies. Se caracteriza porque en el lugar de penetración se produce una dermatitis local acompañada de edema, eritema y erupción papular o vesicular, que habitualmente desaparece de manera espontánea, molestias abdominales, dolor ligero, flatulencia, diarreas y otros síntomas de irritación intestinal, anemia.

La estrongiloidiasis es producida por el Estrogiloides stercolaris, es el nemátodo de menor tamaño entre los que afectan al hombre y se localiza habitualmente en el duodeno. Es la infestación con mayor letalidad potencial en el ser humano, sobre todo en inmunodeprimidos, en la forma sintomática puede aparecer edema, prurito, urticaria, epigastralgia, astenia, síndrome de mala absorción, diarreas, vómitos, náuseas y en las formas agudas producidas por infestaciones masivas se caracteriza por trastornos respiratorios, fiebre alta, y shock.

El Trichuris trichiura abunda más en los países tropicales, habita en el intestino grueso, y se trasmite a través del agua y alimentos contaminados, fundamentalmente. En cuanto al cuadro clínico, se puede afirmar que en la inmensa mayoría de las infecciones son asintomáticas y solo causan enfermedad clínica cuando existe un gran número de parásitos, los síntomas están dados por dolor abdominal, tenesmo, diarreas, distensión abdominal, flatulencia, prolapso rectal, nerviosismo y anemia. (47)

Los mecanismos patogénicos por medio de los cuales los agentes parasitarios provocan daño en el organismo son varios y van desde la simple eclosión intestinal hasta complicados mecanismos inmunológicos, y dependen de varios factores entre los que se cuentan el tipo de parasito, la virulencia, el huésped. Algunos Helmintos producen lesiones de la mucosa intestinal al enclavarse, la ulceran y provocan pérdida de sangre y proteínas con inflamación local, edema y hemorragias.

Otros producen dermatitis por el sitio penetración de las larvas a través de la piel y región perianal, se fijan a la mucosa intestinal causan lesión inflamatoria catarral y mecánica, granulomas, necrosis y ulceraciones, invaden otros órganos como los pulmones donde pueden ocasionar pequeñas hemorragias por ruptura de los capilares e inflamación. Pueden presentar el síndrome de autoinfección, donde los parásitos invaden a ganglios linfáticos, pulmón, cerebro, hígado etc. Hay infiltrado de plasmocitos, células gigantes, macrófagos y eosinófilos. (48)

Los protozoarios también poseen varios mecanismos patológicos que van desde lesiones intestinales que generalmente no producen síntomas clínicos reconocibles, hasta invadir una amplia variedad de tejidos en el huésped que incluyen colon e hígado y raramente pulmón, piel, mucosa, tracto urogenital, cerebro y bazo dando origen a síntomas diversos en cada caso, otros liberan proteínas de adherencia denominadas lecitinas que poseen gran afinidad por la galactosa presente en abundancia en las células del colon, lo que facilita su adhesión a la misma, con penetración mecánica e invasión a la mucosa y a la submucosa mediante la enzima hialuronidasa dando lugar a inflamación catarral multiplicándose activamente originando acúmulos y abscesos generalmente pequeños llenos de material mucoide. Algunos provocan atrofia hasta aplanamiento de las microvellosidades intestinales con inflamación de la lámina propia, caracterizada por infiltración de células plasmáticas, linfocitos, y macrófagos. (48)

Generalmente la incidencia, intensidad y prevalencia de los enteroparásitos es mayor en los niños que en los adultos, debido posiblemente a la falta de resistencia natural o adquirida y a las diferencias de comportamiento y hábitos.

El parasitismo intestinal afecta principalmente a la población infantil, a escala mundial; y se valora que aporta el mayor número de infectados entre los más de 1.000 millones de personas que cada año se infectan.

Algunos helmintos como Áscaris lumbricoides y T. trichiura, muestran la máxima intensidad de la infección entre los 5 y 15 años de edad, por lo que los escolares tienden a sufrir las infecciones más severas. Otros reportes han demostrado que estas infecciones persisten más tiempo y son más intensas en los niños, con efectos deletéreos tanto sobre el crecimiento y desarrollo, como sobre el aprendizaje. Sin embargo, varios estudios han demostrado que tanto en niños como en adultos el parásito intestinal más frecuentemente encontrado es Giardia lamblia. (41,48)

Dentro de las principales parasitosis que afectan a la población se encuentran la ascaridiasis, tricocefalosis y amibiasis, se clasifican entre las diez infecciones más comunes observadas en el mundo en todas las edades. En general tienen baja mortalidad, pero igualmente ocasionan importantes problemas sanitarios y sociales debido a su sintomatología y complicaciones. (49)

La parasitosis intestinal se transmite a través de las materias fecales humanas. La contaminación del suelo es el principal mecanismo para la difusión de los helmintos; mientras que la contaminación de las manos, agua y alimentos es el modo frecuentemente para la diseminación de los protozoos. Los factores que favorecen la transmisión de esta parasitosis pueden resumirse en: La distribución geográfica, defecación en la tierra, contaminación fecal múltiple, insuficiente educación, agua contaminada, y situación socioeconómica. (50)



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado