Caracterizacion de pacientes con parasitismo intestinal de la escuela rural
Autor: MSc. Lic. Dayami Guerra Villarpanda  | Publicado:  28/11/2012 | Pediatria y Neonatologia , Medicina Familiar y Atencion Primaria , Gastroenterologia , Articulos | |
Caracterizacion de pacientes con parasitismo intestinal de la escuela rural .9

El hecho de que el 100% de los pacientes de este estudio manifestaron sintomatología demuestra en qué medida el parasitismo como productor de enfermedad dentro de la comunidad puede afectar el estado de salud de determinados grupos poblacionales.

Tabla 8. Distribución de los fármacos utilizados. Escuela Obdulio Morales. Enero 2009- Diciembre 2010 

parasitismo_intestinal_escuela/farmacos_tratamiento_parasitos

Fuente: Encuesta. n= 34 (*)

El Mebendazol fue el medicamento más usado en el 32,3% seguido de la piperazina y Tinidazol utilizada en ambos casos en el 20,5%.

Consideramos que el tratamiento empleado se basó en la eficacia de los derivados de los nitroimidazoles (Tinidazol) en la erradicación de los protozoarios, así como de la efectiva respuesta de los helmintos al Mebendazol y a la Piperazina.

Si comparamos con otros estudios, como es el caso de la Pesquisa del parasitismo intestinal y su tratamiento, realizado en el año 2005 en los municipios: Yara, Manzanillo, Campechuela y Media Luna, podemos apreciar que en el caso del Mebedazol, coincide su uso frecuente, no así con el Tinidazol. (77)

En la tabla 9 muestra los factores higiénico-epidemiológicos, sanitarios, de los niños estudiados en esta institución. Pudiéndose encontrar entre los factores predominantes la presencia de vectores en el hogar de los estudiados, y el consumo de agua no hervida ni tratada en el 100% en ambos casos, seguido de la falta de higiene al no lavarse las manos antes de ingerir alimentos en el 94.1% de los niños. El no lavado de manos después de ir al baño también estuvo presente en el 82.3% del total de los estudiados. La falta de higiene después del contacto con animales se encontró en el 73.5%. El Jugar con mascotas y el andar descalzo fueron hábitos también encontrados en el 61.7% y 58.8% de los casos respectivamente. El fecalismo al aire era practicado por el 44.1% de los niños.

Cuando se analiza los factores relacionados con el ambiente que pudieran influir en la prevalencia de la parasitosis intestinal en esta población se pudo apreciar que el 83,3% de esta población consume agua del río y el resto consume agua de pozo, la mayoría la almacena en tanques, cubos y tinajas con escasa tapa para protección de los mismos, así mismo tampoco usan métodos de desinfección.

El 100% respondió no tener sistema de desagüe establecido (acueducto y alcantarillado). Solo el 50,6% de estas familias contaban con letrinas o excusado. El 44.1% realizaban fecalismo al aire libre por no contar con lo anterior, solo 5 disponían de inodoro de agua representando el 11,9% del total de los estudiados.

Tabla 9. Factores de Riesgo Higiénicos epidemiológicos, sanitarios. Escuela Obdulio Morales. Enero 2009- Diciembre 2010 

parasitismo_intestinal_escuela/factores_riesgo_parasitos

Fuente: Encuesta. n= 34 (*)

La disposición de residuales líquidos es hacia los ríos y arroyos por lo que existe un riesgo permanente de contaminación de los mismos a causa de estos vertimientos. Por otra parte, la gran mayoría vierte los desechos sólidos en micro vertederos y una minoría practica la quema de los mismos.

Nuestro criterio coincide con varios autores cuando manifiestan que las altas tasas de prevalencia de parasitismo intestinal, sobre todo en la población infantil, se ven avaladas por el aumento significativo de la población global en los últimos 50 años, así como su asentamiento en áreas suburbanas y rurales, donde persisten ciertos factores de riesgo epidemiológicos entre la población y el hábitat en el que vive: la contaminación fecal del agua y de los cultivos para consumo humano, el hacinamiento, la deficiente limpieza de las viviendas, la disposición inadecuada de los desechos sólidos domésticos y las deficiencias en las prácticas higiénicas como medidas preventivas del parasitismo. (76)

Tres comunidades: urbana, suburbana y rural de Argentina fueron investigadas, y se encontró que, coincidentemente, la población del área suburbana, caracterizada por presentar inferiores condiciones socioeconómicas, sanitarias y ambientales, así como malas prácticas de higiene personal y comunitaria, fue la que presentó mayor prevalencia de parasitosis. (63)

En Cuba se ha encontrado que la presencia del parasitismo ha estado relacionada con no lavarse las manos antes de consumir alimentos y después de defecar, la presencia de animales domésticos dentro de la casa, el deficiente control de vectores (moscas y cucarachas), el consumo de agua no potable o sin hervir, y el hacinamiento. (64, 65)

En la comunidad suburbana "Los Sirios", en Santa Clara, se encontró que los niños poseían malos hábitos higiénicos, ingerían agua de acueducto sin hervir y había un elevado índice de vectores, lo que condicionó la elevada prevalencia de parasitismo diagnosticada. (42)

Los desechos sólidos afectan el medio ambiente, además de los riesgos indirectos que tienen para la salud humana por la procreación de insectos y roedores, que son vectores de enfermedades.

El hecho de encontrar quistes de Giardia lamblia viables en el intestino de las moscas durante 24 h, así como algunas especies de cucarachas durante varios días, ha permitido postular la importancia que tienen estos insectos en la transmisión de esta enfermedad. (66)

El mal hábito de comerse las uñas fue un factor adverso que se presentó, lo que se relaciona con la elevada prevalencia de Enterobius vermicularis diagnosticada, ya que la enterobiosis se observa en condiciones higiénicas desfavorables, pues el deficiente lavado de manos y limpieza de las uñas son condiciones que favorecen la aparición de esta parasitosis. (5, 67)

La presencia de animales en el hogar y no mantener una higiene adecuada después del contacto con estos, establecen factores de interés en la presencia de parasitismo intestinal. La Giardia lamblia es frecuente en animales domésticos, especialmente perros y gatos, y se presenta con relativa frecuencia en animales salvajes como los castores. La transmisión, a partir de la exposición a quistes del parásito provenientes de animales, ha sido reportada. (67)

Igualmente, no lavarse las manos después de defecar influye en la prevalencia de parasitismo encontrada, al tenerse en cuenta el mecanismo ano-boca en la transmisión de muchas parasitosis.

No lavar las verduras constituye otro factor de riesgo importante en el parasitismo, porque pueden ser vehículos potenciales de huevecillos de parásitos patógenos como los de Áscaris lumbricoides y Trichuris trichiura, así como de los quistes de Giardia lamblia y Entamoeba histolytica. Además, la utilización de aguas no tratadas en la irrigación de las siembras influye en su transmisión. (68)

En Cuba, al analizar los factores de riesgo de infección por Giardia lamblia en niños de 3 sectores de salud, encontraron un alto porcentaje de familias que no lavaban los vegetales suficientemente. (64)

Otros estudios revelan que desde el punto de vista epidemiológico las enteroparasitosis conforman una problemática multifactorial donde se relacionan variables ecológicas, inmunológicas, genéticas, fisiológicas, nutricionales y culturales; su balance adecuado determina la presencia o ausencia del parasitismo. (77)



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado