Las bebidas «energizantes», problema de Salud Publica
Autor: Dr. Guillermo Murillo-Godínez | Publicado:  29/11/2012 | Otras Especialidades , Medicina Preventiva y Salud Publica , Articulos | |
Las bebidas «energizantes», problema de Salud Publica .1

Las bebidas «energizantes», problema de Salud Pública

Guillermo Murillo-Godínez. Medicina Interna

Introducción

Las bebidas «energizantes» («energéticas») o estimulantes (como deberían ser mejor llamadas) (1) o «funcionales» (como se conocen en la industria) o smart drinks, fueron introducidas en el mercado occidental desde que fueron importadas de Tailandia, para su comercialización en Europa, por Dietrich Mateschitz en la década de 1960s. (1); actualmente, se encuentran a la venta en por lo menos 120 países y, se promocionan con el patrocinio de deportes de alto riesgo; suelen consumirse, principalmente, en discotecas (antros) (2).

Tan sólo en los Estados Unidos de América (EUA), en el 2005, se produjeron 3,000 millones, con un crecimiento de 61%, en relación con el año previo (1). En los siguientes párrafos, se expondrán algunos pormenores sobre dichas bebidas en cuanto a su composición, su falta de inocuidad y, sobre la magnitud de éste problema, sobre todo en Méjico.

Nombres y componentes

Casi 200 marcas (1) compiten por el mercado con nombres agresivos, tales como: Adrenaline Rush ®, Battery ® (finlandesa), Blue Shot ®, Bomba ® (austriaca), Boost ® (mexicana), Ciclón ® (austriaca), Cult ® (alemana), Dark Dog ® (austriaca), Feel the Rush ®, Hype Energy ®, Iron Cat ®, Lipovitan B3 ®, Monster ®, Piranha ®, Pit Bull ® (holandesa), Private Energy ® (austriaca), Reanimator ® (española), Red Bull ® (holandesa), Red Devill ® (holandesa), Red Energy ®, Roaring Lion ®, Sobe Rush ®, Speed ®, XTC ® (austriaca), etc., y, con lemas sugestivos, como los siguientes: «Red Bull ® te da alas para volar», «Feel the Rush ®, energía radical líquida», etc.. L@s chav@s, por su parte, tienen sus propias «razones» para tomarlas, pues dicen: «Porque el ‘chupe’ se te sube menos y, aguantas más», «Es como el efecto de una ‘cocaína fresa’», «Me cura la cruda», «Está de moda y, combinada, se ve muy bonita; ya sea amarilla, un poco fosforescente o, azul, depende…», etc.; también se sabe que forman parte del plan de muchos jóvenes para librar el «alcoholímetro» (1) o, para aumentar el rendimiento deportivo (2) o el intelectual (3), lo que resulta inútil dado que, en el primer caso, la alcoholemia no disminuye con su ingestión (1).

En la segunda instancia, tampoco la bebida supera a los efectos de una buena alimentación y un buen entrenamiento (2) y, en el tercer apartado, en los desempeños en tareas de atención selectiva y sostenida, tampoco se ha encontrado que existan diferencias significativas (3). Aunque, el fenómeno placebo es importante: a nivel experimental, las expectativas sobre los efectos activadores de la cafeína, mejoran la realización de tareas posteriores al consumo de esta substancia (3).

La mayoría de éstas bebidas pueden contener, en cantidades variables, hasta 50 componentes (4) entre los que se encuentran: vitaminas (B1, B6, B12, C, E, niacina, ácido pantoténico), aminoácidos (taurina, glutamina, leucina, isoleucina, valina, l-arginina), cafeína, azúcares (glucosa, sacarosa, fructuosa, galactosa), D-ribosa, creatina, efedrina, glucoronolactona, minerales, inositol, carnitina, y, extractos de diferentes plantas (ginseng, goma arábiga, nuez de cola, mate, ginkgo biloba, Astragalus schizandrae, Ciwujia, Kava-Kava, hierba de San Juan -Hypericum perforatum-, Melissa officinalis -lemon balm, toronjil europeo-, té verde -Tea sinensis sims-, stevia -Redvaudianaa bertoni-, damiana -Turnera afrodisiaca-, maca -Lepidium meyenii walp-, Schizandra -Echinacea purpurea y pallida-, guaraná -Paullinia cupana-), etc. (1).

Algunos ingredientes son clasificados como “adaptógenos” (supuestos normalizadores de funciones corporales, alteradas por el estrés) y otros como “ergogénicos” (2). En México, en el 2007, el precio variaba entre $25 y $85 por un envase de 250-500 mls., dependiendo del lugar y de la hora, que establecen las variables características de compra-consumo (1). El consumo puede variar entre las 2 y las 13 latas, sólo en una reunión, noche de antro o, fiesta y, casi siempre, van acompañadas de la ingesta de alcohol, pues, la bebida “energizante”, mejora el sabor de la bebida alcohólica (2). En un antro o bar, con capacidad para 200 jóvenes, en el D. F., de jueves a sábado, pueden llegar a consumirse hasta 1,700 latas al mes.

En otros países, se pueden mencionar cifras similares: Argentina incrementó 10-15 veces su consumo y, para el 2007, se consumían de 6-9 millones de unidades por año; Brasil tiene ventas anuales de 900,000 latas por semana, de 23 marcas, entre los individuos de 18-40 años y, a un costo promedio de 2-2.5 USD (1).

¿Son inocuas?

Las investigaciones han demostrado que, cada uno de sus ingredientes, en módicas cantidades, no representa ningún riesgo (aunque tampoco se ha documentado beneficio extra alguno, que justifique su participación en algún plan de alimentación) (1), pero, la mezcla de todos, en altas concentraciones, es preocupante (*); además, el efecto se agrava al combinarlas con el alcohol. El guaraná, por ejemplo, que contienen algunas, es la fuente de cafeína más rica que se conoce, entre las más de 63 plantas que la contienen (3).

(*) Algunos afirman que hasta pueden provocar cirrosis, hepatitis y tumores (de la Garza A 2010a, 2010b)

La cafeína es el psicotrópico, legal, más ampliamente aceptado e ingerido en el mundo (1,3); en México, la Ley General de Salud, la considera en el capítulo VI, Art. 245: «substancias que tienen amplios usos terapéuticos y constituyen un problema menor para la salud pública» (1). El cafeinismo se puede presentar con 250mg/día de cafeína (5) y las bebidas energizantes actuales contienen de 108-382mg/100 ml (6).

La cafeína y el alcohol tienen acciones antagónicas y aditivas (debido al doble efecto del alcohol); ambos, pueden producir gastritis y, son diuréticos y laxantes, son sustancias adictivas, crean tolerancia, dan síndrome de abstinencia y, pueden contribuir a la producción o al mantenimiento de cuadros psicóticos (1); la combinación, también puede ocasionar crisis convulsivas y arritmias con muerte súbita consecuente (2), pudiéndose presentar esto último, sobre todo, en individuos predispuestos por cardiopatías congénitas o adquiridas (7). La clínica para el control de las adicciones «Monte Fénix», dice que este tipo de bebidas, son disparadores que crean obsesión y compulsión para consumir otro tipo de drogas; más del 50% de sus pacientes, consumieron este tipo de bebidas. La ingesta habitual de las bebidas en cuestión se asocia a casos de anorexia (20%) y, a casos de obesidad (40%), esto último por su alto contenido calórico (8).

Reflexiones

En Irlanda, un estudiante de 18 años, jugador de baloncesto, murió de un infarto cardiaco en el 2001, mientras jugaba un partido, tras haber bebido cuatro latas de Red Bull ®. El gobierno sueco, investiga la muerte de tres jóvenes consumidores que mezclaron estas bebidas con alcohol. En Austria, tienen la leyenda «No combinarse con alcohol». En Francia, Canadá, Noruega, Suecia y República Dominicana (9), tienen prohibida su venta y, en Colombia, Chile, Argentina y Ecuador, evalúan la posibilidad de restringirla (1). En Méjico, también se sabe del caso de un joven que tuvo que acudir a la Cruz Roja, en Puebla, Pue., por haber consumido 10 latas con whiskey en una noche (1).

La Secretaría de Salud, a través de la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), ya ha emitido algunas recomendaciones: «Si vas a consumir estas bebidas: a) No las mescles con bebidas alcohólicas, b) No las consumas si eres menor de edad, c) No las consumas si estás embarazada y, d) No tomes más de dos latas al día y, también, ya se ha emprendido una reforma a la Norma Oficial Mexicana 218, «de productos y servicios, sobre bebidas saborizadas no alcoholizadas, sus congelados, y productos concentrados para prepararlas» para establecer un límite máximo de cafeína de 33mg/100ml (6)

Sin embargo, en nuestro país, ¿los padres de familia están enterados de lo que consumen sus hijos en las fiestas «rave»?, ¿las autoridades actúan como debieran en los lugares de consumo? y, sobre todo, ¿acaso a la mayoría de los consumidores, sobre todo jóvenes, les importa lo que diga la Cofepris, aunque ésta tenga página web y ellos se la pasen «navegando» en la red?

Tabla 1. Ficha técnica de algunas bebidas «energizantes»

Bebida: Boost ®
Hecha en: México
Contenido neto: 235 ml.
Principales Ingredientes: Taurina, cafeína, proteínas, niacina, glucoronolactona, vitaminas B6 y B12
Sabor: Guaraná



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924