Comportamiento de la hipertension arterial inducida por el embarazo
Autor: Dra. Mirley Vilató Floriam | Publicado:  14/12/2012 | Cardiologia , Ginecologia y Obstetricia , Medicina Interna , Articulos | |
Comportamiento de la hipertension arterial inducida por el embarazo .1

Comportamiento de la hipertensión arterial inducida por el embarazo. Hospital Bansang. 2011

Dra. Mirley Vilató Floriam. Especialista Primer Grado en Medicina General Integral. Máster en Ciencias
Dr. Héctor Linares Mesa. Especialista Primer Grado en Obstetricia y Ginecología.
Dra. Yudit Méndez Cedeño. Especialista Primer Grado en Medicina General Integral.

Misión Medica Cubana en Gambia

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo prospectivo enero- agosto 2011 a gestantes que ingresaron con hipertensión en hospital Bansang, para describir su comportamiento. El universo fueron las gestantes ingresadas en este período (1018), la muestra 154 pacientes hipertensas. Las variables estudiadas fueron: incidencia por meses, edad, paridad y edad gestacional. Se identificaron factores de riesgo y tipo de embarazo, tipo de hipertensión, vía del parto y estado de los recién nacidos. Procesando la información por el método microcomputarizado, aplicando el porciento como medida de resumen. Los resultados fueron representados en tablas de contingencia estadísticas; llegando a conclusiones y recomendaciones.

De 1018 pacientes el 15.1% se ingresó por hipertensión. La enfermedad fue frecuente en meses de julio y agosto, menores de 20 años, y primigestas a término. Predominó el embarazo único, la primiparidad el principal factor de riesgo. La forma frecuente de aparición fue la preeclampsia con partos transpelviano teniendo como resultados fetos vivos.

INTRODUCCIÓN

La enfermedad hipertensiva del embarazo designa una serie de trastornos hipertensivos que se caracterizan por tener en común la existencia de hipertensión arterial (HTA) durante el embarazo, bien sea de la tensión arterial sistólica (TAS), tensión arterial diastólica (TAD) o ambas, al encontrarse cifras tensionales de 140/90 mmHg o una presión arterial media (PAM) de 105 mmHg en dos ocasiones con un intervalo de seis horas o una tensión arterial de 160/110 mmHg en una sola ocasión. (1)

Los trastornos hipertensivos del embarazo son una causa frecuente de muertes maternas y perinatales en muchos países, está presente en alrededor del 10% de los embarazos y son una causa predisponente para numerosas complicaciones graves durante el embarazo, entre ellas el hematoma retroplacentario, mortalidad fetal y neonatal, parto pretérmino y asfixia perinatal. En la madre ocasiona graves daños, tales como la insuficiencia renal aguda, hemorragia cerebral, coagulación intravascular diseminada, shock y otros. (2, 3,4)

La hipertensión arterial (HTA) en el embarazo representa un importante problema por sus repercusiones sobre el feto y la madre. La mortalidad perinatal sobrepasa el 50 por mil, la incidencia de prematuridad el 12% y el crecimiento intrauterino retardado (CIR) el 10%. (5,6) Es además una complicación para la madre, en las estadísticas de mortalidad materna la hipertensión arterial (HTA) se encuentra entre las tres primeras causas, sobre todo por la posibilidad de que la hipertensión arterial (HTA) derive a eclampsia. (7).

La hipertensión arterial asociada al embarazo será relativamente frecuente y ocurrirá en el 5 al 10% de todos los embarazos. Durante el parto su incidencia aumenta de 0.05 a 0.2%. La pre-eclampsia no será la forma más frecuente de hipertensión arterial sino la hipertensión arterial gestacional o transitoria. (8,9)

Actualmente se pueden esperar tasas mundiales de pre-eclampsia de 143.667 casos y 431.000 de gestosis grave, muertes maternas mundiales de 20.000 pacientes y hasta 86.000 muertes peri natales.

La pre-eclampsia complica entre el 2 al 8% de los embarazos. En países desarrollados la eclampsia es rara, afectando alrededor de 1 por cada 2 000 partos, mientras en los países en vías de desarrollo esta cifra variará desde uno en 100 a uno en 1700. Alrededor del mundo un estimado de 600.000 mujeres mueren cada año por causas relacionadas con la pre-eclampsia. Un 99% de esas muertes ocurren en los países en vías de desarrollo. Pre-eclampsia y eclampsia son probablemente las responsables de más de 50.000 muertes maternas al año.
En lugares donde la mortalidad materna es alta, la mayoría de esas muertes están asociadas con eclampsia; y donde la mortalidad materna es baja, una alta proporción será debido a pre-eclampsia.

La preeclampsia es un problema médico de gran importancia debido a su alta morbilidad y mortalidad materna y perinatal a nivel mundial. Su etiología se desconoce, no obstante se sugiere que posee una base genética e inmunológica que resulta en un trastorno multisistémico caracterizado por hipertensión, bien sea sistólica, diastólica o ambas. Al momento actual, no se dispone de una prueba de detección o una intervención preventiva que sea universal, reproducible y costo-efectiva. El manejo se fundamenta en el diagnóstico y tratamiento oportuno, la prevención de las convulsiones y la interrupción del embarazo. (10,11)

La Preeclampsia/Eclampsia continúa siendo un problema sin resolver de la obstetricia moderna, con importantes repercusiones en la morbilidad materna y perinatal. Es un trastorno del endotelio vascular, sistémico y multifactorial, que se presenta después de la semana 20 de la gestación, el cuadro clínico se caracteriza por hipertensión, edema y proteinuria. (12)

La patogénesis de esta entidad no está clara aún; sin embargo, el deterioro que se observa en algunos órganos y sistemas se debe a la reducción en la perfusión secundaria a vasoespasmo. Hasta ahora, es la interrupción del embarazo la solución para esta patología, con repercusión importante en la morbilidad perinatal para un prematuro. (13,14)

Esta entidad, que en la mayoría de los casos puede progresar de las formas leves pasando a las severas y terminando en las más graves, como son las convulsivas y comatosas, sin descartar que puede presentarse en forma súbita en estas dos últimas formas, agravando mucho más el cuadro donde el pronóstico se presenta como reservado y grave. Consideramos, además, que el apoyo de laboratorio para el diagnóstico de enfermedades hipertensivas del embarazo es valiosa, ya que ello nos ayudará a clasificar en sus diferentes formas y ser un gran apoyo al diagnóstico clínico. (15,16)

La atención prenatal adecuada a la embaraza constituye la base principal para detectar la enfermedad y evitar su progresión hacia formas graves, ya que la fisiopatología de la enfermedad hipertensiva gravídica y su solución definitiva aun parece distante ,continúa siendo la enfermedad de las teorías, donde se han valorado diversos factores vasculoendoteliales, inmunológicos y genético-hereditarios, para tratar de explicarla, de ahí que la atención prenatal a las embarazadas constituye la base principal para detectar la misma y de ese modo evitar su progresión hacia formas clínicas graves. (18)

Existen factores epidemiológicos que predisponen a la aparición de la enfermedad, tales como la nuliparidad, bajo nivel escolar, edades extremas de la vida reproductiva de la mujer, obesidad, historia familiar de pre-eclampsia – eclampsia, la multiparidad. También se han señalado factores como la mola hidatiforme, el hidrops fetal y el tabaquismo. Se ha observado también la asociación de enfermedades crónicas con esta enfermedad, entre ellas la diabetes mellitas, hipertensión arterial (HTA) crónica, cardiopatías, epilepsias, entre otras. (19)

Motivados por lo anteriormente expuesto y teniendo en cuenta el alto precio que a veces pagan por la maternidad, es que hacemos el presente estudio para conocer la incidencia que la enfermedad hipertensiva en el embarazo tiene en los partos ocurridos, el tipo de hipertensión a que pertenece, estudios como se comportan los indicadores de morbimortalidad materna y perinatal, que constituyen los objetivos de este trabajo.

Fundamentación Teórica

La hipertensión inducida por el embarazo es una enfermedad que complica el embarazo progresiva y solapadamente, acarreando con frecuencia graves consecuencias maternas y perinatales. Su etiología es desconocida .Los cambios morfológicos y la reactividad vascular son detectados desde las 14 semanas, mucho antes que aparezcan la hipertensión, la proteinuria y otros.

Conocemos que es una alteración bioquímica y orgánica del endotelio vascular, con predominio de sustancias contráctiles sobre las relajantes, lo que lo hace lábil a las sustancias vasopresoras, así como incremento de la actividad mitogénica y anormalidades de los mecanismos de coagulación.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924