Pedofilia y victimizacion sexual infantil
Autor: Lic. Marah García Casas | Publicado:  15/12/2012 | Medicina Forense y Legal , Pediatria y Neonatologia , Articulos | |
Pedofilia y victimizacion sexual infantil .1

Pedofilia y victimización sexual infantil.

Marah García Casas, Licenciada en Matemática y Contabilidad y Finanzas, Profesora Asistente, Sede Universitaria Municipal, San Cristóbal. Artemisa.
Madeleine García Casas. Dra. En Medicina, Especialista de I Grado en Medicina General Integral, Profesora Auxiliar Instituto de Ciencias Médicas de la Habana.
Duniesky Páez Perdomo. Licenciada en Derecho. Especialista en Trabajo Social Comunitario. Coordinadora carrera de Derecho.
Alexander Chile Bocourt. Ingeniero Agrónomo. Profesor Universitario. Universidad Artemisa.

Resumen:

El actual ejercicio de la pedofilia se ha extendido geográfica y poblacionalmente, pues ya no se circunscribe al individuo clínicamente diagnosticado como tal, se extiende a otras muchas personas que distan de ser verdaderos desviados sexuales; convirtiéndose así en una patología social de preocupantes dimensiones. Se presenta como expresión abusiva de niños, niñas y adolescentes, en el plano sexual. En Cuba son escasas las cifras acerca de la prevalencia e incidencia de la violencia, pues no hay muchas investigaciones respecto al tema y otras apenas comienzan.

La investigación constituye una exposición teórica sobre elementos esenciales que caracterizan al fenómeno de la pedofilia, con especial énfasis no solo en las consecuencias que acarrean para las víctimas las manifestaciones de esta parafilia sino también en las ocasionadas por la victimización secundaria; se detiene en el análisis del concepto de niño y la falta de uniformidad de la legislación cubana en este sentido, así como en los elementos que tipifican el perfil victimológico sexual en el municipio de San Cristóbal y refiere algunas sugerencias para tratar con el menor victimizado.

Palabras clave: abuso sexual infantil, violencia, infancia.

Introducción

La agresión sexual contra niños y niñas es un asunto que ha acaparado la atención pública y como todas las formas de violencia ha sido objeto de múltiples trabajos científicos, además de ser contenido de muchas noticias de las que a diario se encuentran en los medios de comunicación masiva. (1)
El campo victimológico es uno de los que presta especial atención a esta problemática. (2)

El acusado es favorecido por múltiples principio que inundan todo el proceso penal. Sin embargo, ¿y la víctima, qué pasa con la víctima? La mayoría de las legislaciones adjetivas se caracterizan por limitar la participación de la víctima durante el proceso de la investigación y el esclarecimiento de los hechos a su condición de mero testigo de cargos. El propio sistema penal está necesitado de ampliar sus enfoques en estos casos, siendo especialmente importante la incorporación del análisis victimológico, no solo para una valoración más integral del delito, sino también para la promoción de medidas dirigidas a las víctimas. En nuestra experiencia en muchas ocasiones el acercamiento inicial de profesionales e instituciones al conocimiento de la violencia se produce desde una actitud de entender y enfrentar el problema en la óptica penal. (3)

1. Artiles de León, Juana Iliana. “Violencia y sexualidad” Editorial Científico-Técnica, 1998, Ciudad de la Habana, pp. 39-83.
2. Gómez Pérez, A. Aspectos puntuales de la victimología. Criminología, Colectivo de Autores. Ed. Félix Varela, La Habana, 2004, pp.298- 338.
3. Artiles de León, Juana Iliana. “Violencia y sexualidad” Editorial Científico-Técnica, 1998, Ciudad de la Habana, pp. 39-83.

Sin embargo la falta de preparación del personal que en principio recibe la denuncia para orientar a las víctimas sobre cómo proceder a partir de ese momento atenta contra el inicio de un tratamiento adecuado a los niños víctimas de abusos sexuales. De hecho carecemos en nuestra localidad de un programa de asistencia cooperada para el tratamiento de menores de víctimas de pedofilia. En la actualidad el procedimiento que se sigue es el siguiente: una vez realizada la denuncia se remite al oficial de menores quien orienta que el menor sea asistido por el médico legal para que realice la sanidad en algunos casos se recomienda la consulta con el psicólogo y luego de reiterados interrogatorios tiene lugar la vista oral.

El menor es entrevistado varias veces por el personal encargado de participar en el esclarecimiento de los hechos y la recopilación de datos que serán aportados como pruebas en el momento de la vista oral, estos encuentros se producen más de una vez e indistintamente por cada uno de ellos. Lo anterior conduce a que el daño psicológico se agudice, el niño se siente agobiado.

Nuestra Legislación Penal (1) cubana en su articulado brinda protección y tratamiento a la víctima, sin embargo nos preguntamos: ¿por qué no se materializa con los menores de edad, víctimas de pedofilia, un programa de asistencia cooperada a partir de la denuncia hasta el fin del proceso? Ante tal problemática nuestro discurso está dirigido a fundamentar la necesidad de un programa de asistencia cooperada para el tratamiento a los menores de de edad, víctimas de la pedofilia.

Con anterioridad se ha investigado los aspectos sociales y criminológicos de esta desviación parafílica, los estudios se centran en el delito, sus características, los sujetos que intervine en el mismo, consecuencias y modos de enfrentar su debut en Internet, por lo que consideramos que resulta de gran interés el tema propuesto pues aborda medidas plausibles oportunamente empleadas para el adiestramiento y asesoría al personal judicial y que manipulará al menor, las que son de gran importancia en la prevención del daño.

Desarrollo

El actual ejercicio de la pedofilia se ha extendido geográfica y poblacionalmente, pues ya no se circunscribe al individuo clínicamente diagnosticado como tal, se extiende a otras muchas personas que distan de ser verdaderos desviados sexuales; convirtiéndose así en una patología social de preocupantes dimensiones. Se presenta como uno de los fenómenos desesperanzadores, como expresión abusiva de niños, niñas y adolescentes, en el plano sexual. (2)

El abuso sexual en niños es más común de lo que se piensa. Estudios realizados en Latinoamérica muestran que una de cada cuatro niñas y uno de cada ocho niños podrán estar expuestos a ser sexualmente agredidos antes de cumplir 16 años. En el 90 por ciento de los casos el abusador es un hombre y en más de un 80 por ciento será un conocido.

Está comprobado que existe una relación entre los síntomas o el estrés postraumático y el abuso sexual vivido en las primeras etapas de la vida, el mismo se interpreta como una violación al cuerpo, a los límites y a la confianza. Es una ruptura a los límites personales, emocionales, sexuales y energéticos que provocan heridas profundas y que dejan cicatrices a nivel físico, emocional, espiritual y psicológico. Esto produce en las personas una serie de síntomas que se pueden convertir en las semillas para iniciar el proceso de recuperación. (3)

Muchos niños (as) no hablan porque temen que si cuentan no les van a creer o les van a culpar y además se sienten responsables y avergonzados. En nuestro país a pesar de que se ha producido una apertura al tema de la sexualidad en general, expertos en la materia afirman que aún los mayores no saben cómo introducir el tema, carecen de los recursos expresivos para comunicarse con el menor, para establecer un diálogo que sin ser obsceno ni mucho menos científico logre transmitir los conocimientos, vivencias y riesgos.

La relación con los niños no son en modo alguno, ajenas a las mentalidades de cada periodo socio-histórico. Tanto la educación que el niño recibe en la escuela, como la cotidiana son incomprensibles si no sé tiene en cuenta que el individuo se encuentra inmerso, desde que nace hasta que muere, en un medio geográfico concreto, donde está implicada conscientemente o inconscientemente, la sociedad. (4)

Los niños no pueden sobrevivir por sí solos, necesitan establecer vínculos sociales con personas de su entorno, amor, ternura, afecto y disponer de un medio que tenga determinada organización con el cual él pueda interactuar. (5)



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado