Psicosis. Serie de diapositivas
Autor: Dr. Jose Luis Villegas Peñaloza | Publicado:  14/08/2007 | Psiquiatria , Diapositivas de Psiquiatria | |
Psicosis.

INTRODUCCION

La psicosis es un término psiquiátrico un trastorno de la conciencia de realidad, que se manifiesta por un cambio inesperado de los criterios con que un sujeto acepta qué es real, que difieren de los criterios que tenía previamente, y que difieren de los criterios del grupo cultural al que pertenece. Los sujetos psicóticos suelen experimentar alucinaciones, pensamientos delirantes, y trastornos formales del pensamiento (cambios de las relaciones semánticas y sintácticas). Por lo general el sujeto carece de introspección acerca de la naturaleza extraña o extravagante que puede adoptar su conducta o sus pensamientos, los que terminan por provocar una grave disfunción social. Las psicosis tienen diferentes orígenes, y suelen considerarse un síndrome, más que una entidad nosológica diferenciada. Se ha planteado que los fenómenos psicóticos más característicos, como las alucinaciones y los delirios, sean más frecuentes en la población general que lo que se pensaba, y que en realidad podrían ser parte de un continuum sintomático. El tratamiento de una psicosis depende del origen que tenga, pero en general en la mayoría de los casos se utilizan medicamentos antipsicóticos, además de diversos apoyos psicosociales y el tratamiento de la enfermedad de base

CLASIFICACION

El DSM (Manual Estadístico y Diagnóstico de los Trastornos Mentales; American Psychiatric Association) reconoce varios tipos de psicosis:
Paranoia.
Esquizofrenia (y esquizotípicos).
Borderline o 'caso límite'.
Breve
Compartida
Debida a una condición médica
Inducida por sustancias
No diferenciada

ETIOLOGIA

Hacia fines de S. XX con el auge del avance en genética se ha pretendido encontrar siempre una etiología genética en las psicosis lo cual parece reintroducir "criterios" semejantes a los que Lombroso utilizaba a fines de S. XIX e inicios de S.XX. Por lo contrario, el psicoanálisis considera que las psicosis se deben a factores exógenos al afectado, factores ambientales. Lacan explica la génesis de la psicosis (tras estudiar muchos casos) en un proceso llamado forclusión.
¿Qué teoría sería la correcta?, estadísticamente parece existir psicosis "congénitas", pero a abril de 2005 dista de estar verificado, en cambio es evidente que situaciones de distrés

SINTOMAS

Cambios bruscos y profundos de la conducta.
Replegarse sobre sí mismo, sin hablar con nadie.
Creer sin motivos que la gente le observa, habla de él o trama algo contra él.
Hablar a solas creyendo tener un interlocutor (soliloquio), oír voces, tener visiones (alucinaciones visuales, auditivas) sin que existan estímulos.
Tener períodos de confusión mental o pérdida de la memoria.
Tener ideas de grandeza.
Experimentar sentimientos de culpabilidad, fracaso, depresión

TRATAMIENTO

El tratamiento farmacológico (neuroléptico) es la estrategia de primera elección. No obstante, participamos de la opinión de que el mejor enfoque asistencial es el que combina el empleo de la medicación con un abordaje psicosocial  más global (psicoterapéutico, psicoeducacional, familiar, medidas de asistencia social,...); que mantiene el principio de que la interacción interpersonal es una base sólida e incluso imprescindible para la obtención de un beneficio terapéutico en un acto médico, y para un seguimiento evolutivo del paciente.

Principios de una atención integral
Ninguna modalidad de tratamiento por sí sola es capaz de mejorar suficientemente la esquizofrenia
Pueden ser necesarias varias estrategias o técnicas terapéuticas que requieran una coordinación
La actitud terapéutica responde a descriptores como: constante, directa, respetuosa, activa y afirmativa, paciente y tolerante, comprometida, versátil

Los fármacos antipsicóticos (o neurolépticos) se introdujeron en la práctica psiquiátrica en la década de los cincuenta. Esto supuso un cambio muy importante en el tratamiento de estos trastornos. De hecho, la evidencia disponible en relación a su eficacia comparados con placebo, resulta clara. Pero esta eficacia se dirige principalmente al alivio de los síntomas que hemos denominado positivos o productivos. Sin embargo, las limitaciones de estos fármacos incluyen la refractariedad frente a ellos de los síntomas llamados negativos; junto a los efectos secundarios (extrapiramidalismo, sedación excesiva, distonías y discinesias,...). Precisamente estos dos aspectos, la resistencia al tratamiento de los síntomas negativos, y la aparición de los efectos secundarios, son los dos grandes retos para los nuevos antipsicóticos 

   Dosis orientativas de fármacos antipsicóticos
Risperidona: 6-18 mg/día,  Haloperidol: 10-40 mg/día, Olanzapina: 10-25 mg/día, Perfenazina: 15-40 mg/día, Quetiapina: 300-1.200 mg/día, Zuclopentixol: 50-200 mg/día, Amisulpride: 400-900 mg/día, Ziprasidona: 40-160 mg/día, Clotiapina y Levomepromazina son neurolépticos con un buen efecto sedante, y útiles por ejemplo para aliviar el insomnio en estos pacientes.

NEUROLEPTICOS

Los neurolépticos o antipsicóticos se emplean fundamentalmente en el tratamiento de psicosis, como la esquizofrenia, la fase maníaca de la psicosis maniaco-depresiva (psicosis bipolar) y las psicosis tóxicas. Se emplean también en el tratamiento sintomático de los estados de agitación y delirio agudo, en los estados confusiónales y en algunos casos de dolor crónico

ANSIOLITICOS

Los ansiolíticos son psicofármacos capaces de controlar la ansiedad. En la actualidad los más utilizados son las benzodiazepinas y la buspirona. El primer grupo posee un efecto ansiolítico, hipnótico-sedante (con lo que ayuda a tratar el insomnio), relajante muscular y anticonvulsivo. La buspirona en un ansiolítico puro, sin apenas efectos hipnóticos o tranquilizantes. Sin embargo sus efectos tardan de 2 a 3 semanas en aparecer y en general es menos eficaz que las benzodiazepinas

ANTIDEPRESIVOS

Los fármacos antidepresivos se utilizan en el tratamiento de todas las formas de depresión, aunque en general responden mejor a las depresiones endógenas. Alrededor del 80% de todas las depresiones responden al tratamiento farmacológico. Este debe mantenerse durante 4-6 meses y suspenderse de forma gradual, ya que si se suspende antes o de forma brusca, son frecuentes las recaídas.

Indicaciones hospitalizacion

El psiquiatra que atiende a un paciente con regularidad o, en su defecto, el que atiende la urgencia hospitalaria ha de decidir acerca de la necesidad de ingresar a un paciente dado en una Unidad de Agudos. En todos los casos se ha de comunicar razonadamente al paciente (si esta en condiciones de comprender) esta decisión y las condiciones clínicas y legales en las que tiene lugar.

CONDICIONES

La hospitalización de pacientes psiquiátricos en Unidades de Agudos suele estar indicada en las siguientes circunstancias:

·          Conducta suicida
La decisión de ingresar o no al paciente depende, por lo general de tres factores:
o          Riesgo suicida del paciente en un futuro inmediato.
o          Necesidad de tratamiento de la enfermedad psiquiátrica de base.
o          Repercusión médico-quirúrgica de un intento de suicidio ya llevado a cabo.

AGITACION

Agitación psicomotriz
Criterios de ingreso:
o          Presencia de elemento crítico o factor somático que actúa como causa de la agitación y no se puede controlar ambulatoriamente.
o          Agitación psicótica, especialmente en casos de esquizofrenia o manía, en los que la familia no puede controlar al paciente. Ocasionalmente puede intentarse el control ambulatorio de alguno de estos casos si la familia puede aceptar la responsabilidad de control de la medicación y de la conducta del enfermo, y se puede ofrecer seguimiento ambulatorio próximo.

Sindrome de abstinencia 

   Síndrome de abstinencia alcohólica
El ingreso en este caso suele llevarse a cabo en otros servicios hospitalarios diferentes al de psiquiatría y los psiquiatras del hospital suelen atender los problemas de conducta de estos pacientes como consultores de los respectivos servicios. Los criterios recomendados de hospitalización en estos casos son:
o        Delirium Tremens (desorientación, alucinaciones visuales y agitación)
o        Alucinosis (alucinaciones auditivas sin desorientación)
o        Convulsiones en paciente no epiléptico.
o        Encefalopatía de Wernicke-Korsakoff (confusión, alteración de la marcha, parálisis ocular).
o        Fiebre superior a 38,5º.
o        Traumatismo craneal con pérdida de conciencia.
o        Disminución del nivel de vigilia.

Puede descargar el archivo de este trabajo pulsando sobre el siguiente hipervínculo


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924