El Adipocito. Adipogenesis. Tejido adiposo. Organo de secrecion interna
Autor: MSc. Dra. Silvia Isabel Reyes González  | Publicado:  11/02/2009 | Endocrinologia y Nutricion , Otras Especialidades | |
El Adipocito. Adipogenesis. Tejido adiposo. Organo de secrecion interna.1

El Adipocito. Adipogénesis. Tejido adiposo. Órgano de secreción interna.

 

MSc. Dra. Silvia Isabel Reyes González

 

Especialista de Primer y Segundo grado en Medicina Interna. Máster en Investigación en Aterosclerosis. Profesora Auxiliar del ISCM – H.

 

Hospital Universitario Dr. Salvador Allende. Centro de Investigación y Referencia de Aterosclerosis de La Habana.

 

Adipocito.

 

El adipocito es la célula del tejido adiposo de forma redondeada o poliédrica con citoplasma y núcleo comprimido contra la membrana celular por acción de la gran gota de grasa que almacena en su interior. Esta célula constituye una fuente natural de reserva nutritiva para el organismo en condiciones normales. El adipocito ha sido reconsiderado, y es estudiado como algo más que una célula almacén, se le ha dado status de célula capaz de sintetizar y liberar un gran número de moléculas de naturaleza lipídica y proteica. Los adipocitos sintetizan y liberan una gran variedad de péptidos y sustancias no peptídicas, almacenan y movilizan triglicéridos retinoides y colesterol estas sustancias intervienen en el metabolismo de carbohidratos y lípidos así como en la patogenia de la hipertensión arterial y la diabetes mellitus ambas factores de riesgo aterogénico.

 

Consideraciones histológicas.

 

Un adipocito maduro y cargado posee, la apariencia característica de un “sello con halo “El núcleo achatado corresponde al sello y su reborde de citoplasma, teñido de color pálido, representa el halo.” (Tinción con H & E)

 

Célula del mesénquima pericapilar

 

Diámetro......70 a 120 micras

 

Obesidad.....350 a 600 micras (cinco veces su tamaño)

 

  • Borde citoplasmático: 1 a 2 micras
  • Ribosomas libres
  • Retículo endoplásmico rugoso.
  • Retículo endoplásmico liso.
  • Región de Golgi
  • Numerosas mitocondrias
  • Además del lípido, en ocasiones se encuentra almacenado un poco de glucógeno
  • Existe una membrana basal entre el adipocito y el estroma circundante

 

Teoría del preadipocito

 

Los adipocitos cargados de lípidos pueden vaciarse y alargarse formando células que se asemejan a sus precursores, no sólo en apariencia sino también en su potencial de multiplicación. Este cambio refleja regresión del adipocito totalmente diferenciado a una etapa anterior o menos madura, pero completa.

 

Capacidad de proliferar y expresar plenamente el fenotipo del adipocito.

 

De acuerdo a lo anterior las células que han cumplido un ciclo completo de diferenciación y acumulación de grasas pueden perder su lípido y, no obstante, multiplicarse y experimentar después una nueva expresión como adipocitos

 

Adipogénesis.

 

Se ha estudiado sobre el desarrollo de células mesodérmicas hasta convertirse en adipocitos maduros. El conocimiento acerca de la diferenciación del adipocito cobra mayor interés, ya sea a partir de células de cultivo de preadipocitos primarios como de la inducción de su transformación en adipocitos maduros.

 

El proceso de diferenciación de los adipocitos es muy complejo; intervienen numerosos genes. Algunos se expresan como característicos de los adipocitos y otros son reprimidos por inhibir la adipogénesis, lo que conduce finalmente al fenotipo característico del adipocito. Así, se le da gran valor a la expresión de la Lipasa de Lipoproteína (LPL), considerada como un signo temprano de diferenciación adipocitaria y refleja la etapa en que se detiene el crecimiento.

 

Para la diferenciación de adipocitos se necesitan factores de trascripción. Se han descrito dos familias proteicas de este tipo, las C/EBPs (CCAAT/enhancer binding proteínas), constituida por varias isocoras, y el PPARg (peroxisome proliferator- activated receptor g). Este es un importante medidor del proceso adipogénico.

 

Intervienen otros factores no menos importantes en su fase final como los receptores adrenérgicos, proteínas fijadoras de ácidos grasos y perilipina.

 

Luego podemos afirmar que el proceso de diferenciación de los adipocitos o adipogénesis, está regulado por factores de crecimiento, hormonas y citoquinas, observando que participa tanto el sistema endocrino como las secreciones paracrinas a través de segundos mensajeros. Entre estos factores citamos factor de crecimiento, semejante a la insulina, interleucina l, factor necrótico tumoral alfa, factor de crecimiento epidérmico, acido retinoico, AMP cíclico factor estimulante de la acilación, glucocorticoides, factor de crecimiento fibroblástico, factor derivado de adipocitos maduros y tengamos presente que las funciones de unos son inductoras y las de otros inhibidoras.

 

Sabemos que existe un mayor número de agentes inductores que de inhibidores y que el más potente inductor es el PPARg2 así como que el mayor inhibidor resulta ser el TNF alfa

 

El estudio de la adipogénesis permitirá obtener medicamentos y métodos más factibles en el tratamiento de la obesidad.

 

TEJIDO ADIPOSO. ÓRGANO DE SECRECIÓN INTERNA.

 

Las células del tejido adiposo son altamente especializadas. Están unidas fuertemente entre ellas, derivan del fibroblasto, tienen en su citoplasma, pequeñas gotas de grasa que se fusionan, que carece de sustancia fundamental y está dividido por trabéculas en lóbulos. La grasa en su interior está en estado semilíquida, compuesta fundamentalmente por triglicéridos. El tejido adiposo es un tejido conectivo especializado, representa entre el 15 -29% el peso corporal en hombres y entre el 20- 25% en mujeres.

 

Tenemos dos tipos de tejido adiposo, el blanco y el pardo o marrón, que difieren entre sí en cuanto a color, morfología, distribución, genes y función.

 

El tejido adiposo blanco presenta adipocitos uniloculares con células redondas de gran tamaño, poliédricas, de núcleo irregular y periférico, es de distribución amplia mayormente en el adulto se acumula con preferencia en la región central o abdominal y constituye el mayor reservorio de energía en forma de triglicéridos procedentes de los quilo micrones y las VLDL.

 

Este tejido adiposo blanco libera productos de secreción que intervienen en la regulación de la ingesta, gasto energético, respuesta inmune y función vascular. Cuando aumenta de tamaño se vuelve resistente a la insulina y adquiere mayor capacidad lipolítica. Secreta sustancias con acción endo – para – y exocrina entre las que señalamos Leptina, TNF alfa, IL-1, IL-6, estas contribuyen a concederle a la obesidad su carácter de enfermedad inflamatoria crónica de bajo grado, el tejido adiposo, también secreta resistina, estrógenos, inhibidores del activador del plasminógeno 1.

 

El tejido adiposo pardo es multilocular, de aspecto poligonal, con gran cantidad de citoplasma, con células pequeñas de núcleo redondeado y excéntrico de abundantes mitocondrias. Posee gran número de capilares sanguíneos. Es de distribución pobre en el adulto y se observa en los recién nacidos en las regiones interescapular y cervical. Su función, mayormente, es de regulación térmica.

 

adipocito_tejido_adiposo/vision_microscopio_adipogenesis

 


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924