Recuerdo anatomico de la piel. Estructura y funciones
Autor: Agustín Míguez Burgos | Publicado:  13/06/2012 | Dermatologia y Venereologia , Articulos , Apuntes de Dermatologia. Apuntes de Medicina , Apuntes | |
Recuerdo anatomico de la piel. Estructura y funciones .1

Recuerdo anatómico de la piel. Estructura y funciones

Agustín Míguez Burgos. D. U. Enfermería. Área Hospitalaria Virgen del Rocío. SAS (Servicio Andaluz de Salud).
Damián Muñoz Simarro. D. U. Enfermería D.C.C.U. Móviles Distrito Sevilla. SAS (Servicio Andaluz de Salud).
Susana Tello Pérez. Grado en Derecho

I.- INTRODUCCIÓN. 

piel_estructura_funciones/dermis_hipodermis_epidermis

La piel es el órgano más grande, fino y uno de los más importantes del cuerpo humano. Ocupa entre 1,6 y 2 m², en el caso del adulto y su espesor varía entre los 0,5 mm (en los párpados) a los 4 mm (en el talón). Su peso aproximado es de 5 kg, 1/6 de la masa corporal aproximadamente. También es conocido como sistema tegumentario.

Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio externo que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como enlace o sistema de comunicación entre entorno y los órganos internos. Además cumple con un gran número de funciones de mucha importancia, por lo que es de vital importancia conservarla en buen estado. Es de especial relevancia el hecho de que la piel sea capaz de regenerarse y repararse a sí misma, lo que significa que en caso de lesión es capaz de curarse por sí misma y restablecer su continuidad.

La piel está compuesta por dos capas principales: una exterior, más fina, llamada epidermis, y otra interna, más gruesa, denominada dermis. La epidermis celular es una capa epitelial, derivada de la capa germinal epidémica del embrión. Hacia la decimoséptima semana de gestación, la epidermis del niño en desarrollo tiene todas las características esenciales de la del adulto. La dermis más profunda es una capa de tejido conjuntivo relativamente denso y vascular que puede tener más de 4mm de espesor en algunas zonas del cuerpo. La zona especializada donde las células de la epidermis se unen con las células del tejido conjuntivo de la dermis se denomina unión dermoepidérmica. Debajo de la dermis se encuentra una capa subcutánea, laxa, rica en grasa y en tejido areolar a la que a veces se denomina hipodermis o aponeurosis superficial. Al contenido graso de la hipodermis varía según el estado de las células grasas y de las fibras de colágeno en esta zona determinan la relativa movilidad de la piel.

De la piel dependen ciertas estructuras llamadas anexos cutáneos, como son los pelos, las uñas, las glándulas sebáceas y las sudoríparas.

La estructura general histológica de la piel está compuesta por:

• Corpúsculos de Meissner (Georg Meissner): presentes en el tacto de piel sin vellos, palmas, plantas, yema de los dedos, labios, punta de la lengua, pezones, glande y clítoris (tacto fino).
• Corpúsculos de Krause: que proporcionan la sensación de frío.
• Corpúsculos de Pacini: que dan la sensación de presión.
• Corpúsculos de Ruffini: que registran el calor.
• Corpúsculos de Merkel: que registran al tacto superficial.

Por otra parte, podemos diferenciar dos tipos de piel, piel fina y gruesa:

La mayoría de la superficie corporal está recubierta de piel fina. Por su parte, la piel que recubre las palmas de las manos (y los pulpejos de los dedos), las plantas de los pies y otras áreas corporales expuestas a la fricción se considera gruesa. Estos términos sólo hacen referencia a la capa epidérmica y no al espesor global o total de la piel, que incluye epidermis y dermis. El espesor cutáneo total oscila entre 0,5 mm en áreas como los párpados y más de 5mm en la espalda, de manera que la mayor parte de esa diferencia radica en la profundidad de la dermis.

En la piel gruesa, están presentes cada una de las cinco capas o estratos de la epidermis que se describen más adelante, y cada estrato presenta generalmente un espesor de varias capas celulares. El estrato más externo, el estrato corneo, es particularmente llamativo en la piel gruesa y se compone, por lo general, de numerosas capas celulares. Además en la piel gruesa, las papilas dérmicas subyacentes están elevadas en crestas paralelas curvadas que forman las huellas dactilares en manos y pies, visibles sobre la epidermis. En la piel gruesa no hay pelo.

En la piel fina, el número de capas celulares en cada estrato epidérmico es menor que en la piel gruesa e incluso pueden estar ausentes por completo uno o más estrato. En la dermis de este tipo de piel no existen crestas paralelas elevadas. En su lugar, las papilas dérmicas se proyectan en sentido ascendente de forma individual y, por tanto, no se forman huellas dactilares sobre la epidermis más superficial.

• Piel fina o blanda: la piel fina o blanda es aquella que se encuentra principalmente en los párpados y las zonas genitales. Por otra parte, carece de estrato lúcido
• Piel gruesa: la piel gruesa se localiza en la piel labial, plantar y palmar, además esta se caracteriza por tener un estrato corneo muy desarrollado, a comparación del resto de la piel. Está formada por estrato córneo, estrato lúcido, estrato granuloso, estrato espinoso y estrato basal.

II.- EPIDERMIS

La epidermis es un epitelio plano en constante proceso de renovación, está compuesta por cinco capas celulares. La división celular tiene lugar en las dos capas celulares inferiores, esto es imprescindible para el constante crecimiento y regeneración de la epidermis.

La función más importante de la piel, la protección, depende en gran medida de las características estructurales especiales de la epidermis y de su capacidad para crearse y auto repararse tras la lesión o enfermedad. Tiempo de recambio y de regeneración son términos utilizados para describir el período de tiempo necesario para que madure y se reproduzca una población de células. A medida que se pierden las células de la superficie del estrato corneo, ha de producirse la sustitución de estas por actividad mitótica. Para mantener constante el espesor de la epidermis, deben formarse nuevas células al mismo ritmo que se descaman las viejas células queratinizadas del estrato más superficial, llamado sustrato córneo. Las células empujan hacia arriba desde el estrato basal a cada capa sucesiva, mueren, son queratinizadas y finalmente se descaman (se desprenden), como hicieron sus predecesoras. Dependiendo de las condiciones fisiológicas la renovación de la epidermis abarca un periodo aproximado de 30 días.

La epidermis está formada por varios tipos de células epiteliales:

• Queratinocitos, es el tipo de célula predominante, constituyendo el 90% de las células epidérmicas, se denominan así porque son capaces de sintetizar queratinas. Las queratinas son proteínas estructurales insolubles y con gran resistencia a altas temperaturas y pH.
• Melanocitos aportan pigmentación a la piel debido a que elaboran melanina y sirven para filtrar la luz ultravioleta. Suelen ser más del 5% de las células epidérmicas,
• Células de Langerhans, desempeñan un papel limitado en las reacciones inmunológicas que afectan la piel y pueden servir como mecanismo de defensa, ya que identifican los antígenos extraños, los absorben y preparan para que actúen posteriormente los linfocitos T o células T cooperadoras, desencadenando de esta forma reacciones inmunitarias en determinadas situaciones. Se originan en la médula ósea y emigran a las capas celulares profundas de la epidermis en las primeras etapas de la vida.
• Células de Merkel, son terminaciones nerviosas en superficie. Funcionan como receptores de presión de adaptación lenta, permitiendo con ello la percepción por tacto prolongado, se encuentra principalmente en palma de manos y planta de pies.

A continuación describiremos los distintos estratos o capas de las que está formada la epidermis, cada estrato está compuesto de una a varias células de grosor en función de la localización anatómica:

1.- El estrato basal o germinativo conforma la capa más profunda de la epidermis, se compone de una capa de queratinocitos cilíndricos bajos o cúbicos con núcleos ovales, que están capacitados para llevar a cabo la mitosis o división celular y garantizar así la regeneración de la epidermis, este proceso se conoce como proliferación epidérmica. Estos queratinocitos hijos migran gradualmente hacia el exterior para reemplazar a las células que se desprenden finalmente de la capa cutánea.

El citoesqueleto del queratinocito se compone de distintos filamentos o tonofibrillas que le confieren fuerza estructural. Entre el estrato basal y la dermis se encuentra la membrana basal que no posee irrigación vascular. Esta membrana sirve para separar a ambas capas de la piel, pero al mismo tiempo contribuye a la fijación de las células basales y hasta cierto punto controla la cantidad de proteínas transportadas.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924