Condroprotectores en el tratamiento de la osteoartritis de rodilla
Autor: Dr. Yovanny Ferrer Lozano | Publicado:  26/11/2007 | Traumatologia , Reumatologia | |
Condroprotectores en el tratamiento de la osteoartritis de rodilla

Condroprotectores en el tratamiento de la osteoartritis de rodilla.

 

 

Dr. Yovanny Ferrer Lozano*                                

Especialista de Segundo Grado Ortopedia y Traumatología. Profesor Instructor FCM Matanzas.

Hospital Clínico-quirúrgico Territorial Docente de Cárdenas Julio M Aristegui Villamil.

 

 

Resumen

 

Se hace un estudio prospectivo en 60 pacientes atendidos en consulta externa de nuestro centro en el período de tiempo comprendido entre Enero del 2002 y enero del 2004 a los que se diagnosticó una osteoartritis de rodilla mediante criterios clínicos e imagenológicos. Se clasificó la magnitud de la entidad clínica de acuerdo con los postulados propuestos por Archibeck e impuso tratamiento por un período de un año con condroprotectores (Glucosamina y Sulfato de Condroitina). Predominaron en nuestra serie los pacientes del sexo masculino (70%), la raza blanca (81.6%) y los grupos etáreos comprendidos entre 60 y 70 años (88.3%). La articulación más afectada fue la rodilla derecha (80%) y un 10% de la muestra refirió sintomatología bilateral. El 79.9% de los pacientes resolvió su sintomatología al cabo de este tiempo sin necesidad del uso de AINES o inhibidores de la COX2 (ciclooxigenasa).

 

Palabras clave: dolor, cartílago, osteoartritis, articulación, condroprotectores, glucosamina, sulfato de glucosamina.

 

 

Introducción

 

El cartílago es un material viscoelástico, no inervado y con muy limitada irrigación, por lo tanto no es una fuente de dolor.  Proporciona a las superficies articulares resistencia y baja fricción. Esto permitirá soportar los estímulos mecánicos axiales minimizando su efecto en el hueso subcondral. (1)

 

Está constituido por una matriz extracelular donde los condrocitos representan alrededor del 10% y organizado por zonas. La zona superficial también llamada zona tangencial tiene las células aplanadas, en esta región es donde este tejido está más expuesto a las fuerzas de tensión, compresión y cizallamiento (2,3); las fibras colágenas son más finas y se encuentran paralelas unas a otras formando en su conjunto mallas donde se insertan los proteoglicanos pequeños mucho más concentrados a diferencia de la descentralización de los proteoglicanos largos. A estos se asocian grupos sulfatos encargados de regular la presión hidrostática local. La carga de peso genera perdida de agua del sistema histológico generando un shock absortivo en el cartílago hialino. (4)

 

La lesión histológica local será, al menos teóricamente, irreparable por la mano del ortopeda. El hematoma que genera la condroplastia produce un tejido colágeno diferente mucho menos resistente al estrés local. Así el nuevo tejido pierde sus propiedades originales. Sin embargo, no debemos ser pesimistas, los condrocitos se están reemplazando constantemente, así se reparan las lesiones reversibles que ocurren durante las actividades diarias.

 

La capacidad de sintetizar nuevas moléculas decrece con el envejecimiento, la incorporación del sulfato dentro de los proteoglicanos disminuye con la edad. Por esto la osteoartritis de rodilla es una entidad propia de pacientes de mediana o avanzada edad. (5)

El daño del hueso subcondral es la causa etiológica del cuadro álgido, muy relacionado con el aumento de la presión intramedular.

 

Material y Método

 

Se hace un estudio prospectivo en 60 pacientes atendidos en consulta externa de nuestro centro en el período de tiempo comprendido entre Enero del 2002 y enero del 2004 a los que se diagnosticó una osteoartritis de rodilla mediante criterios clínicos e imagenológicos.

 

Basados en la radiografía anteroposterior de rodilla con carga axial de peso seguimos los postulados propuestos por Archibeck:

 

Estadio I. Interlínea articular disminuida en altura al 50 % en el compartimiento afectado (habitualmente interno); normal en el opuesto.

Estadio II. Desaparición completa de la interlínea del lado afectado, rodilla inestable; compartimiento opuesto indemne.

Estadio III. Usura ósea inferior a 5 mm; rodilla más inestable y comienza a lesionarse el cóndilo femoral opuesto por acción de la espina tibial.

Estadio IV. Usura ósea mayor, entre 5 mm y 1 cm; afectación notable del compartimiento contralateral.

Estadio V. Usura óseo superior a 1 cm; subluxación lateral de la tibia y lesión femorotibial global, que normalmente se extiende a la articulación femoropatelar.

 

A cada paciente se le impuso tratamiento modificando su estilo de vida, terapia física, AINES, y condroprotectores. La dosis recomendada de estos últimos fue de 1 g de Glucosamina y 1 200 mg de Sulfato de Condroitina al día por un período de nueve meses reduciéndola después a 800 mg diarios hasta el año. Se evitó el uso de corticoides intraarticulares. Quedaron excluidos del estudio aquellos pacientes que se sometieron en algún momento a este proceder, así como aquellos que por causas ajenas a la investigación se abandonaron la consulta antes del año de evolución.

 

Resultados

 

Predominaron en nuestra serie los pacientes del sexo Masculino (70%), la raza blanca (81.6%) y los grupos etáreos comprendidos entre 60 y 70 años (88.3%), como vemos parámetros que coinciden con los reportados en la literatura internacional (5,6). La articulación más afectada fue la rodilla derecha (80%) y un 10% de la muestra refirió sintomatología bilateral.

 

De acuerdo con la clasificación radiológica de la lesión hubo un amplio predominio de los estadios iniciales (ver tabla Nº 1), esto está relacionado con la precocidad del diagnóstico y tratamiento inicial en la atención primario y la interconsulta posterior con el Especialista en Ortopedia.

 

Tabla Nº 1. Clasificación de la lesión según Archibeck

 

cartilago_glucosamina_tratamiento/condroprotectores_tratamiento_osteoartritis_rodilla

 

Fuente: Departamento de Estadísticas Hospital Cárdenas.

 

Los elementos antes mencionados, diagnóstico y terapéutica precoz, constituyen pilares fundamentales para solventar el cuadro clínico de esta entidad. Como podemos observar en la tabla Nº 2 el tratamiento de una lesión anatómica bien constituida como los estadios 3 y 4 posibilitará que los resultados esperados no son nada alentadores con una evolución hacia los procederes correctores quirúrgicos.

 

El inicio promedio del alivio del dolor y la impotencia funcional se mantuvo alrededor de la 14 semanas.

 

Sin embargo, pensamos que un número importante de pacientes resolvió su sintomatología (79.9%) al cabo de un año de tratamiento sin necesidad del uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) o inhibidores de la ciclooxigenasa 2 (COX2), medicamentos controvertidos en el mercado actual con efectos indeseables por el uso prolongado. La regeneración del cartílago con el uso de condroprotectores permitió proteger al hueso subcondral y aliviar la causa del dolor.

 

Durante todo el proceso no encontramos complicaciones clínicas atribuidas al proceder empleado.

 

Tabla Nº 2. Resultados del tratamiento con condroprotectores al año de evolución

 

cartilago_glucosamina_tratamiento/condroprotectores_tratamiento_osteoartritis_rodilla_2

 

Fuente: Departamento de Estadísticas Hospital Cárdenas.

 

Discusión

 

La Glucosamida y el Sulfato de Condroitina son moléculas endógenas del cartílago articular que actúan a diferentes niveles con acción sinérgica cuando son administrados en conjunto.

 

La Glucosamida estimula el metabolismo del condrocito e inhibe a las enzimas catabólicas previniendo la formación de trombos de fibrina en los tejidos periarticulares. Aproximadamente el 87 % de la dosis administrada de Glucosamida se absorbe al nivel del intestino y es excretada por vía renal.

El Sulfato de Condroitina es el más importante componente del cartílago articular, es un mucopolisacárido compuesto por cadenas lineales de grupos sulfatos y una unidad básica de N acetil galactosamina y ácido glucurónico. Es el glucosaminoglicano mejor distribuido en el cuerpo humano y puede encontrase en el líquido sinovial, la piel, capa interna de los vasos sanguíneos, en el líquido amniótico, la placenta, válvulas cardiacas, entre otros. Se administra por vía oral y el 70 % de su dosis se absorbe en el intestino.

 

Su efecto protector tiene tres posibles mecanismos de acción: capacidad antiinflamatoria a escala celular causado por la inhibición de enzimas degradadoras que ocasionan ruptura del cartílago articular, un efecto metabólico favoreciendo la síntesis de proteoglicanos y ácido hialurónico, además de disminuir el catabolismo de los condrocitos inhibiendo la actividad proteolítica.

 

El sulfato de condroitina es un inhibidor efectivo de la formación de trombos, los cuales afectan los tejidos periarticulares y disminuyen la irrigación sanguínea a la sinovial y el hueso subcondral. Es importante que los médicos conozcan estos medicamentos y apliquen tratamientos conservadores a la osteoartritis pues el 79% de nuestros casos resolvieron su sintomatología con este tipo de proceder sin atribuirse complicaciones al mismo. El arsenal farmacológico actual, con el uso de condroprotectores, permite reducir el número de reemplazos articulares e incorporar al individuo a una vida social activa.

 

 

Bibliografía

 

Berkenblit S, Frondoza CG, Grzanna R, Hungerford DS. Mechanical stimulation modulates β-1 integrin expression by human chondrocytes in vitro. Trans Orthop Res Soc 2000; 25, Section 1

Maheu E, Ayral X, Dougados M. Hyaluronan in knee osteoarthritis: A hyaluronan preparation (500-730 kDa) in the treatment of osteoarthritis: a review of clinical trials with Hyalgan. Int J Clin Pract. 2002; 56: 804-813.

Mauck RL, Soltz MA, Wang CCB, Wong DD, Chao PHG, Valhmu WB, Hung CT, Ateshian GA. Functional tissue engineering of articular cartilage through dynamic loading of chondrocyte-seeded agarose gels. Trans ASME 2000; 122:252--260

McAlindon TE, LaValley MP, Gulin JP, Felson DT. Glucosamine and Chondroitin for Treatment of Osteoarthritis: A Systematic Quality Assessment and Meta-analysis. JAMA. 2000; 283:1469-1475.

Malaise M, Marcolongo R, Uebelhart D, Vignon E. Efficacy and tolerability of 800 mg oral chondroitin sulfate in the treatment of knee osteoarthritis: A randomized, double-blind, multicentre study versus placebo. Litera Rheumatologica. 1999;24:21-30.

Carver SE, Heath CA. Influence of intermittent pressure, fluid flow, and mixing on the regenerative properties of articular chondrocytes. Biotechnol Bioeng 1999;65(3):274--281

Das A, Hammad TA. Efficacy of a combination of FCHG49 glucosamine hydrochloride, TRH122 low molecular weight sodium chondroitin sulfate and manganese ascorbate in the management of knee osteoarthritis. Osteoarthritis Cart. 2000;8:343-350.

Lippiello L, Woodward J, Karpman R,. In vivo chondroprotection and metabolic synergy of chondroitin sulfate with glucosamine. Clin Orthop. 2000; 381: 229-240.

 

A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924