Bioetica. Dignidad humana y derechos del adulto mayor
Autor: Vicenta Emilia Fernández | Publicado:  22/05/2008 | Geriatria y Gerontologia , Etica, Bioetica. Etica medica. Etica en Enfermeria | |
Bioetica. Dignidad humana y derechos del adulto mayor.1

Bioética. Dignidad humana y derechos del adulto mayor.

 

Vicenta Emilia Fernández.

 

Magíster en Gerontología y Geriatría. Magíster en Docencia Universitaria. Licenciada en Educación. Licenciada en Enfermería. Docente titular de Pre y Postgrado e Investigadora del Departamento Salud Integral del Adulto de la Escuela de Enfermería Facultad de la Ciencia de la Salud de la Universidad de Carabobo. Tutora de tesis de Pre y Postgrado. Adjunta a la coordinación de la Unidad de Investigaciones Gerontológicas y Geriátrica (UNIGCR) adscrita al Departamento Enfermería Salud Integral del Adulto de la Escuela de Enfermería. Coordinadora de la Maestría de Gerontología y Geriatría. Miembro de la Comisión de Docencia y Currículo de la Escuela de Enfermería. Miembro de la Comisión de Investigación de Departamento da Salud Integral del Adulto. Investigadora de la línea de Investigación. Intervención de Enfermería en la Promoción de Estilos de Vida Saludable en el Adulto Mayor. 

 

Rosa Rondón de Gómez

 

Doctora en enfermería, salud y cuidado humano, profesora dedicación exclusiva de la escuela de enfermería de la Universidad de Carabobo, tutora de tesis de Pre y Postgrado, ponente a nivel nacional y regional.  Investigadora en la línea de investigación Cuidado humano transpersonal.

 

Universidad de Carabobo. Área de Estudio de Post-grado. Doctorado en Enfermería Salud y Ciudadano Humano. Valencia, Venezuela.

 

Resumen

 

El estudio sistemático de la conducta humana llamado bioética, está inmersa en el campo de las ciencias de la vida a la luz del ciudadano de la salud y de los principios éticos y morales del hombre. La dignidad del hombre está fundamentada en su autonomía y libertad, la cual se hace vulnerable cuando este llega a la etapa de adulto mayor, por el deterioro fisiológico, enfermedades, alteraciones, psicológicas, sociales y discapacidades que éste presente.

 

El adulto mayor debe disfrutar de los derechos humanos y libertad fundamental, en el hogar e instituciones donde reside, este debe vivir con dignidad y seguridad, protegido de maltratos físicos y mentales, según las leyes del estado. La sola pertenencia al género humano, genera un deber de respeto hacia la persona humana, a la enfermera(o) le corresponde gerenciar el ciudadano del adulto mayor, tomando en cuenta los principios éticos de autonomía, beneficencia y justicia que conduzcan al ejercicio profesional desde el punto de vista de la bioética.

 

Palabras clave: Bioética, Dignidad Humana, Derechos del Adulto mayor.

 

Summary

 

The study systematic of the bioethics called human conduct; she is immersed in the field of sciences of life to the Light of the care of the Herat and the ethical and moral principles of the man. The dignity of man is based on his autonomy and freedom, Which not must to him to harm when this one arrives at the stage of greater adult, by the deterioration physiological, psychological, social diseases, alterations and disability that this one presents/displays. The greater adult must enjoy the human rights and freedom fundamentally, in the home and institutions where it resides, this one must to live with dignity and security, frees of bad physical and metal treatments according to the laws of the state. The single pertinence to the human sort generates to have of respect towards the human person. Nurse him it corresponds to guide the care of the greater adult, taking into account the principles ethical of autonomy, charity y justice that leads to the exercise professional from de point of view of the bioethics.

 

Key words: Bioethics, Human dignity, Rights of the greater Adult.

 

Bioética y Ética en el contexto social

 

Históricamente la bioética ha surgido de la Ética Médica centrada en la relación médico - paciente. Es por ellos que la bioética supone un intento de conseguir un enfoque secular, interdisciplinario y prospectivo, global y sistemático de todas las cuestiones éticas que conciernen en la investigación sobre el ser humano y en especial a la biología y a la medicina. (1)

 

Llamamos bioética a la reflexión interdisciplinaria que se ocupa de hacer juicios de valor moral sobre el ciudadano de toda la vida de nuestro planeta, en intima relación con lo abiótico, sin lo cual la vida perdería su soporte. Por su parte, el ser humano contemporáneo carga sobre sus espaldas una pesada hipoteca de responsabilidad ética para cuidar de su propia vida y de su entorno. (2)

 

La definiciones que se le han dado son muy diversas y reflejan en cierta forma una  variedad de enfoques y concepciones: Una de las primeras señala que “la bioética es el estudio sistemático de la conducta humana en el campo de las ciencias de la vida y el ciudadano de la salud, examinada a la luz de los valores y principios morales. (3)

 

Algunos, ponen más de relieve la necesidad de responder a los nuevos problemas planteados por las ciencias biomédicas, así, “la bioética es la búsqueda ética aplicada a cuestiones planteadas por el progreso biomédico”, otros acentúan los aspectos sociales. La bioética es el estudio interdisciplinario del conjunto de condiciones que exige una gestión responsable de la vida humana o de la persona humano en el marco de los complejos progresos del saber y de las tecnologías biomédicas o señalan su papel de polución a los conflictos de valores en el mundo de la intervención biomédica. (4)

 

Existen divergencias en cuanto al contenido de la bioética, algunos, la ven como un simple marco de reflexión y de investigación interdisciplinaria sobre los desafíos a la raíz de los progresos técnico-médicos, otras van más lejos y ven en la bioética un método de análisis que ayude en los casos de toma de decisiones, o más aun, si se considera que forma parte de la ética o es y una forma de ética, esta se puede entender como una búsqueda normativa  del deber ser en el ejercicio profesional. (5)

 

Si quisiéramos precisar aun más esta definición, tendríamos que enumerar esos principios o valores fundamentales, que son el respecto a la persona humana, con la protección de las personas correctas y el respecto y promoción de la vida humana en sí misma. Es un concepción que podríamos llamar ética personalista de la bioética. Llamamos bioética a la búsqueda del conjunto de exigencias del respecto y de la promoción de la vida humana e de la persona en el sector biomédico. (6)

 

Es la bioética, una forma de la ética clásica concebida como “ciencia de la moral”. A través de este enfoque, se comprende la búsqueda de una globalización que incluye aspectos económicos políticos y tecnológicos los cuales se suman a los conceptos morales en un todo armónico. (6)

 

En el campo de la moralidad, resulta controvertido de la determinación objetiva de ella; pero teniendo en cuenta que la moralidad es aquella cualidad de los fenómenos sociales que se expresan en la connotación que tiene para el hombre la delación con sus semejantes; entonces, la determinación subjetiva cae en su propia basa al considerar que la moral es un fenómeno espiritual influido además por la vida del individuo, su fortaleza y acondicionamiento social. (7)

           

En la relación anciano-familia, aparecen elementos que se introducen a partir de las diferencias intergeneracionales en las que se entremezclan elementos afectivo que, positivos o negativos matizan la relación en cada caso y van desde la sobre protección hasta el maltrato y la franca violencia que dan lugar a violaciones de la ética que puede tener influencia determinante en la salud del anciano. (7)

 

En los comienzos de la presente década se introdujo el término “envejecimiento socio genético”, para expresar la gestión ejercida por el grupo social sobre el adulto mayor: hoy cuando se rinden culto a la velocidad técnica, la eficiencia y la juventud, se olvida con frecuencia el valor de la experiencia y la sabiduría de lo vivido, presente en los ancianos que se niegan a reajustar su existencia a normas que no concuerdan con su ritmo biopsicosocial instituido en otra circunstancias socioculturales. Así, establecen, conflictos en cuanto al papel social del anciano dentro de la bioética. (7)

 

Aspectos éticos y morales relacionados con la dignidad humana del adulto mayor.

 

Tradicionalmente, el adulto mayor que se ha entendido como un nomen dignitatis. Una persona no es un ente como cualquier otro. No es un objeto neutro, cuyo contacto nos deje por así decirlo, indiferente. Parece existir una intuición básica que nos lleva a captar que la persona esta revestida de un cierto valor, hay algo que la saca de la neutralidad y la eleva a una categoría de importancia. Sin necesidad de un complejo razonamiento deductivo, de un modo que podríamos llamar “directo”, captamos que el adulto mayor representa un bien en si misma (bien objetivo). Ella posee una cierta preciosidad intrínseca, una importancia positiva o sencillamente un valor. Es precisamente ese valor, exclusivamente de la persona humana, lo que denominamos dignidad. El uso habitual del lenguaje parece reservar la palabra dignidad para referirse a ese valor inconmensurable que poseen exclusivamente las personas. No utilizamos este concepto para referirnos al valor que pueden tener otros entes no personales, como por ejemplo los animales o los objetos inertes. (8)

 

El núcleo central del racionamiento ético deriva, entonces, del hecho de que el adulto mayor es la persona real y concreta, en virtud de su dignidad y estructura antológica, la que define el ámbito de deber moral para las otras personas. En otras palabras, no es ni el deber, ni la ley por la ley, ni la utilidad por la utilidad, etc.; como afirman algunas corrientes éticas actualmente relevantes, lo que define el contenido de la obligación moral, sino que este viene dado básicamente por el respecto a la persona y su dignidad. Pero este reconocimiento de la dignidad de la persona debe expresarse en actos concretos que afirmen a la persona misma, sujeto antológico de esa dignidad. (8)

 

La dignidad como concepto indispensable para pensar la bioética para el adulto mayor.

 

Existe una palabra clave, amada por filósofos, jurista y bioéticos: es la palabra dignidad. El término aparece en el titulo de la convención de Estrasburgo “convención de los derechos del hombre y la dignidad del ser humano”, y en el preámbulo de la misma esta repetida al menos tres veces, de manera que parece licito elevarla al papel de único, posible, y autentico fundamento de una bioética europea. (9)

 

La mayor parte de los bioéticos y de los biopolíticos intentan referirse para resolver  problemas de la bioética a valores éticos acomunantes, resumibles todos en la cifra de la dignidad humana, valores que los hombres de ciencia, y en general todos los operadores en bioética deberían reconocer como prioritarios, para utilizarlos como criterios de legitimación de cualquier praxis de relieve en bioética. Esta perspectiva es posible con dos condiciones, ambas significativamente arduas: la primera está referida a la posibilidad cognitiva de determinar objetivamente los contenidos materiales de tales valores (y en general del mismo termino dignidad); la segunda se refiere a las condiciones axiológicas sobre las cuales estos contenidos pueden ser universalmente compartidos. (10)

 

La una y la otra, de hecho están muy lejos de poder realizarse en la realidad. Por el contrario, se podría añadir que en la modernidad se ha impuesto lo que Max Weber llamaba politeísmo ético, a saber, la moral está asumiendo una configuración paradójica. Niklas Luhmann lo expresa afirmando que en las sociedades de alta complejidad, como la nuestra, la ética es peligrosa; es peligrosa porque activa conflictos axiológicos que no es capaz de desactivar y recomponer, y en defecto, es una señal de contradicción, y de laceración mucho más fuerte que las ideas políticas. No debe sorprender, por lo tanto, la pobreza de la biojurídica italiana comparada con la floreciente reflexión bioética. (10)



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado