La intoxicacion etilica aguda. Una urgencia a la orden del dia
Autor: Montserrat Prado Rodríguez-Barbero | Publicado:  17/08/2009 | Medicina Preventiva y Salud Publica , Medicina de Urgencias | |
La intoxicacion etilica aguda. Una urgencia a la orden del dia.2


Exploraciones a realizar

           

Si la intoxicación ha sido leve, no es necesaria efectuar ninguna medida terapéutica ni prueba diagnóstica concreta, pero si es conveniente vigilar al paciente hasta que los niveles de alcohol en sangre disminuyan y así poder comprobar que su evolución es correcta.

 

Si la intoxicación es moderada o severa realizaremos las siguientes pruebas:

 

  • Glucemia capilar, para descartar la existencia de hipoglucemia, ya que al metabolizarse el alcohol en el organismo se consume la glucosa en él existente llegando a niveles por debajo del normal.

  • Extracción de una analítica completa: hemograma (detectar alteraciones de algún órgano), coagulación (ver la existencia de infección y afectación hepática), bioquímica (comprobar la glucosa, los iones y la función renal)
  • Niveles de alcohol en sangre, si nos los puede proporcionar el laboratorio o remitir una muestra a toxicología si se sospecha del consumo de cualquier otra droga.
  • Gasometría arterial basal: para comprobar la función respiratoria y el equilibrio ácido-base.
  • ECG, para tener controladas las posibles arritmias que puedan aparecer.
  • Radiografía de tórax, lo cual nos permitirá ver si existe algún tipo de infección o alguna aspiración.
  • TAC craneal, suele estar indicado cuando hay signos de traumatismo cráneo-encefálico y los síntomas difieren del cuadro que se suele dar de manera habitual.

 

Tratamiento

 

La intoxicación aguda constituye una urgencia médica que hay que atender con rapidez ya que puede desencadenarse en un final fatal. Por ello para acelerar su tratamiento se deberán de aplicar una serie de medidas terapéuticas previas al mismo tiempo que se va realizando el diagnóstico y así a posteriori realizar las pruebas diagnósticas pertinentes.

 

Al considerarse esta patología, una patología de urgencias, se aplicarán las medidas estandarizadas para cualquier urgencia que nos podamos encontrar: evaluar el A,B,C, D del paciente.

 

  1. Apertura de la vía aérea. Si el paciente está consciente aumentaremos el aporte de oxigeno, si está semiconsciente debemos asegurarnos de que la vía aérea está siempre abierta con un Guedel y aportando oxigeno y si el paciente está inconsciente (Glasgow < 8), con alteraciones del patrón respiratorio o con acumulo de secreciones, se procederá a su intubación.
  2. Ventilación. Se vigilará como se produce el intercambio gaseoso. Si el paciente está semiconsciente se podrá realizar un aporte con presión positiva no mecánico, pero si está inconsciente, se hará mecánico (el respirador). Es muy importante que el paciente esté colocado en la posición de seguridad (decúbito lateral derecho) ya que esto evita las posibles aspiraciones que pueda tener con su vomito.
  3. Circulación. Valorar la frecuencia cardiaca (FC), tensión arterial (TA) y si fuese posible presión venosa central (PVC). Se canalizarán dos vías periféricas de amplio calibre nº 18 (si no fuese posible, mínimo una). Se realizará la monitorización cardiaca y respiratoria del paciente y se controlará su nivel de conciencia (escala de Glasgow) cada cinco minutos aproximadamente. Si el paciente entrase en parada, se procedería a realizar las maniobras de reanimación cardio-pulmonar (RCP).
  4. Drogas. Por norma general el vaciado gástrico sólo se utilizará en aquellos casos en los que se sospeche que el alcohol haya sido mezclado con otras drogas ingeridas por vía oral o bien cuando la ingesta de alcohol haya sido muy reciente y se intente disminuir su absorción. Si durante su realización el paciente está estuporoso o comatoso, se deberá de intubar para proteger la vía aérea del paciente y evitar aspiraciones. Dicho vaciado se podrá realizar:

 

  • Provocando la emesis forzada con jarabe de ipecacuana
  • Mediante la colocación de una sonda nasogástrica adecuada, a través de la cual se realizará el lavado gástrico.
  • Administración de carbón activado, de 60-100 gramos, que se disolverá en un cuarto de litro de agua y será ingerido por el paciente.

 

Se administran una ampolla (100 mg) de Tiamina (vitamina B1, Benerva ®) por vía intravenosa o intramuscular y otra de 300 mg de Piridoxina (vitamina B6, Benadon ®) por vía intravenosa.

 

Si sospechamos de la mezcla por parte del paciente del alcohol con otras sustancias como: benzodiacepinas u opiáceos se administrará su antídoto correspondiente, Flumacenil (Anexate ©) y Naloxona respectivamente.

Al paciente durante el proceso se le administrarán sueros glucosados al 5% para evitar las posibles hipoglucemias que puedan aparecer y se alternarán con algún suero fisiológico para evitar el desequilibrio electrolítico.

 

El paciente estará ubicado siempre en un ambiente tranquilo pero vigilado y si fuera necesario debido a que su estado de agitación fuese elevado, se le puede administrar de manera intravenosa o intramuscular una ampolla de Haloperidol (5mg),aunque otros autores prefieren la Tiaprida (Tiaprizal ©) o alguna benzodiacepina (siempre que el paciente no haya tomado alguna) como el Diacepan © que provocarán su relajación.

 

 

Bibliografía.

 

  1. Schucit M, Segal D.S. Alcohol y alcoholismo. En: Fauci AS, Braunwald E, Isselbacher KJ, Wilson JD, Martin JB, Kasper DL, Hauser SL, Longo DL, editores. Harrison. Principios de Medicina Interna. 14ª Ed. Madrid. Mac Graw Hill-Interamericana; 1998. p. 2853-56.
  2. Martos R. Urgencias por intoxicaciones: atención sanitaria. Editorial Alcalá; 2001. p. 106-114.
  3. Aranza J.R. Guía práctica de psicofármacos, opiáceos y drogas de abuso. 2ª edición. Madrid. Ed. Roche. 1995.
  4. Garrido J.M. Urgencias y emergencia para personal sanitario. Editorial Logoss; 2000. p 627-659
  5. Jiménez- Murillo L, Montero F J. Compendio de medicina de urgencias: guía terapéutica. 2ª edición. 2005 p 456-458.



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado