Morbimortalidad por accidente en edad pediatrica
Autor: Dra. Magdey Díaz Sánchez | Publicado:  27/02/2010 | Pediatria y Neonatologia | |
Morbimortalidad por accidente en edad pediatrica .2

El tipo de lesión se consideró las ocasionadas por el tipo de de accidente (lesiones traumáticas, por quemaduras, por ingestión de sustancias tóxicas y por cuerpo extraño). La región anatómica se agrupó en cabeza y cuello, toraco-abdominal, extremidades que incluyó superiores, inferiores y pelvis, sin especificar y mixtas y el tipo de lesión comprendió trauma (heridas, luxaciones, fracturas, contusiones, dislocaciones, politrauma etc), quemaduras, cuerpo extraño e ingestión de sustancias tóxicas.

 

Para el análisis de la mortalidad se consideró el estado de llegada del paciente en accidente grave (politrauma o pérdida de signos vitales con inconsciencia y mal estado general) y no grave (caso contrario); así como el estado al egreso en vivo y fallecido.


Se realizaron pruebas de hipótesis con un nivel de significación de 0,05. La prueba Ji-cuadrado de homogeneidad se empleó para las diferencias entre los grupos de edades y el sexo. En el caso de probar asociación entre las variables se aplicó el coeficiente de contingencia entre lugar y tipo del accidente con grupos de edades como también la prueba Ji-cuadrado de independencia para el lugar del accidente y tipo de accidente con el sexo. Para el análisis de la mortalidad se aplicó la prueba el coeficiente de contingencia entre el estado al egreso y grupos de edades, tipo de accidente, región anatómica y estado de llegada del paciente.

 

Resultados y Discusión

 

El estudio abarcó 425 historias clínicas de los pacientes ingresados por accidentes en el servicio de pediatría del Hospital Docente “Royal Victoria” en el período de septiembre de 2007 a 2008. Al analizar la edad se tuvo que la media de la edad fue 8 años, donde 62,1% de 264 pacientes se encontraron entre 1 y 9 años con evidencias suficientes para considerar diferencias entre el porcentaje de accidentados según grupos de edades dado p=0,000; en tanto para el sexo, el porcentaje de varones (73,2%) fue significativamente diferente al de las hembras (26,8%) con un valor p=0,000. Tabla 1

 

En la etapa de 1 a 4 años se desarrollan intensas habilidades motoras, la necesidad del infante de conocer el medio, buscar interioridades de los acontecimientos que los rodean, de obtener nuevas experiencias, sin estar preparados para discernir entre el bien y el mal, lo que es peligroso o no, ni el dolor o el placer; y por otra parte, la subestimación de los padres de las capacidades de sus hijos y el desconocimiento psicomotor propio de la edad.

 

Estudios similares refieren iguales resultados 12-15,17. Hay que destacar que pocos lactantes se accidentaron, y es esta la edad de mayor dependencia de los hijos a sus tutores, además de tener su esfera de movimientos limitada.

 

Los resultados obtenidos en estudio concuerdan con Waisman 18 quien encontró menos accidentados en los menores de un año; como también con los reportados en estudios previos que refieren mayor incidencia del sexo masculino; parece ser que éste, para muchos, es el más fuerte, sus juegos son más brutos, menos cuidadosos, más atrevidos e intrépidos, lo que puede estar vinculado con la mayor accidentalidad. 16, 18

 

En estudio realizado por Riquenes y Ruiz encontraron que los niños del sexo masculino ingresaban cuatro veces más en la terapia intensiva por accidentes que los del sexo femenino. En Cuba y en el resto del mundo se plantea la existencia de una relación directa entre el sexo y la ocurrencia de accidentes. 19

 

Si se considera el lugar donde ocurrió el accidente, 167 (39,3%) fueron en el hogar y con frecuencia equidistante (148/34,8%) en lugares públicos. Sin embargo en los varones, de los 19 accidentes escolares, 17 (89,5%) tributaron a ellos, como también 122 de los 148 ocurridos en lugares públicos (82,4%), por lo que existen evidencias suficientes para aseverar que el sexo y el lugar del accidente están asociadas (p=0,002). Tabla 2

 

El sistema de información estadístico de morbilidad es impreciso en la mayoría de los países; en tanto las estadísticas por accidentes que se circunscriben al tránsito y del trabajo son menos imprecisos por el impacto social, laboral y sobre la mortalidad.

 

Los accidentes en el hogar, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son los de mayor morbilidad. Algunos estudios demuestran que la cifra de lesionados por accidentes del hogar es 5 veces superior a los accidentes ocasionados por el tránsito y se hallan entre las 5 causas principales de defunción en los niños de 1 a 14 años en 20 países de América Latina.

 

Del total de accidentes reportados según el lugar de ocurrencia Tabla 3:

 

·         53,3% fueron en el hogar (n=167) en edades de 1 a 4 años,

·         72,3 % fueron en lugares públicos (n=148) entre 5 y 14 años,

·         39,6% fueron del tránsito de 5 a 9 años (n=91),

·         42,1% de accidentes escolares (n=19) tributaron al grupo de 10 a 14 años.


Finalmente se demuestra que el lugar del accidente y las edades están asociados (p=0,000).


Según reportes 18, 19, se refiere que la mayoría de los accidentes ocurren fuera del hogar teniendo en cuenta la edad, dado que en la medida que ésta aumenta los niños van adquiriendo independencia, por lo que en los mayores son más los accidentes fuera del hogar en contraste con los pequeños. Según cita
Riquenes Hidalgo 20 que antes de los 8 años, los accidentes ocurren generalmente en el hogar, pero después de esta edad ocurren fuera del mismo.

 

En otro orden, del total de accidentes hubo 32,7% por caídas (n=139). Las caídas más las heridas se manifestaron por encima de 80% en el sexo masculino; mientras que la ingestión de sustancias tóxicas alcanzó 40,7% en el femenino. Cabe recordar que en los varones todos los accidentes estuvieron más representados que en las hembras y además, se probó relación de dependencia de los tipos de accidente a los grupos de edades dado p=0,003. Tabla 4

 

Del total de accidentes por tipo según edad Tabla 5:

 

·   aproximadamente del total de caídas, las ¾ partes se agrupan entre 5 y 14 años (102/73,4%),

·   las quemaduras se encontraron de 1 a 4 años en 56,7% de 51,

·   los accidentes del tránsito se ubicaron en el intervalo de 5 a 9 años en 36 pacientes (40%),

·   las heridas se presentaron entre 10 y 14 años en un 35,2% de 19.

·   la ingestión de sustancias tóxicas de 1 a 4 años en 70,4% (n=19)

·   la presencia de cuerpo extraño, fundamentalmente en esófago, en el grupo de 5 a 9 años se manifestó en 53,8% (n=14).

 

Finalmente se evidencia asociación del tipo de accidentes a los grupos de edades (p=0,000)

 

Si se considera el promedio de edad de los niños accidentados en esta investigación, es probable que las caídas hayan sido los accidentes más frecuentes dado por las intensas habilidades motoras desarrolladas, y en el caso específico de los varones se le atribuye a que sus juegos son más rudos y enérgicos y poco cuidadosos. 16, 18

 

Sin embargo, en la accidentalidad por quemaduras e ingestión de sustancias tóxicas puede estar vinculada a la inocencia del niño y negligencia de los cuidadores, que en el caso de las quemaduras se puede atribuir a que en La Gambia: es habitual cocinar con leña, al aire libre y en grandes recipientes, no usan locales dedicados específicamente para la cocción de los alimentos y para cocinar se utilizan los mismos espacios donde juegan los niños.

 

Los traumas alcanzaron 79,1% (n=336) del total de pacientes ingresados por accidentes. Las lesiones con localizaciones en cabeza-cuello (157/36,9%) y extremidades (116/27,3%) fueron las más frecuentes, de las cuales sólo 5 se presentaron en cuello y 30 en miembros superiores respectivamente. En análisis conjunto hubo 118 traumas en la región de cabeza y cuello por heridas y en las extremidades ocurrieron de manera importante por fracturas (n=113). Vale referir que en 88 historias clínicas no se especificó la región anatómica afectada, lo cual es indicativo de deficiencias en la recolección de la información clínica. Tabla 6



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado