Cuba. Ejemplo de solidaridad medica
Autor: Dra. Perla M. Ochandategui Camejo | Publicado:  16/02/2011 | Otras Especialidades , Articulos | |
Cuba. Ejemplo de solidaridad medica .2

La primera ayuda médica cubana fue en el año 1960, cuando se envía a Chile una brigada médica para atender a los damnificados de un terremoto que afectó a ese país. Se inicia así la tradición cubana de ayudar a los daños ocasionados por desastres naturales.

Pronunció el Dr. salvador Allende como agradecimiento en una Charla ante los trabajadores de salud pública en La Habana, 1961).

"Yo vi a Cuba movilizarse. Oí la palabra fraternal y humana de Fidel Castro llamando a todos los gobernantes del mundo y vi al presidente Dorticós, a los líderes de la Revolución, como Raúl Castro y el Che Guevara preocupados, interesados con lo que sucedía en Chile y conversé con ellos y pude darme cuenta como más allá de la obligación que tienen los gobernantes, estaba la actitud de ustedes, del pueblo de Cuba...

Desde la segunda mitad de la década de 1960, Cuba había comenzado a prestar una colaboración médica en la docencia de enorme importancia para los países del Tercer Mundo, mediante el otorgamiento de becas a estudiantes extranjeros que ha abarcado más de ochenta países. Estas becas comprenden el estudio de carreras universitarias, como las de medicina, estomatología y enfermería; otras de medios auxiliares de diagnóstico de nivel no universitario y la enseñanza de postgrado en las diferentes especialidades.

En octubre de 1962, en el acto inaugural de la Facultad de Ciencias Básicas y Preclínicas "Victoria de Girón", el Comandante en Jefe Fidel Castro anunció al pueblo de Cuba la decisión del gobierno revolucionario de brindar ayuda médica internacional en el campo de La salud.

El 23 de mayo de 1963, sale de Cuba la primera Brigada Médica hacia Argelia, integrada por 58 compañeros, de ellos 56 médicos. Esta brigada permaneció en ese país durante 14 meses e inició una nueva página en la historia de la salud pública cubana, cuando se vivían momentos de traición por parte de un numeroso grupo de médicos, que oyendo los cantos de sirena del imperialismo, abandonaron la patria y le dieron la espalda a los propósitos revolucionarios de erradicar los males heredados por la desatención a la que estuvo sometido nuestro pueblo.

Hoy, la colaboración médica cubana llega a zonas intrincadas y de difíciles condiciones de vida y de trabajo, y es, además, portadora de la calidad científica y el ejemplo de los profesionales y técnicos formados por la Revolución. (3)

A partir de 1963 la Revolución Cubana, segura ya de su futuro, pero sin haber alcanzado aún el desarrollo que su salud pública lograría unos años después, comienza una colaboración sistemática completamente gratuita con países subdesarrollados del Tercer Mundo, iniciándola con la entonces recién liberada República Argelina Democrática y Popular, que se iría incrementando con otros países de África, Asia y América Latina, que se mantiene hasta el presente y que no sólo comprende actividad asistencial sino también de asesoramiento higiénico-epidemiológico, de promoción de salud y de organización y planificación del trabajo.

El prestigio que la medicina revolucionaria cubana ha ido adquiriendo en el mundo, evidentemente puesto de manifiesto en gran parte por esta labor internacionalista, ha hecho que Estados con recursos económicos suficientes para pagarla a países desarrollados, con larga tradición médica, prefieran solicitar colaboración a nuestro gobierno, lo que comenzó en 1978 con Irak y se mantiene en la actualidad con numerosas naciones.
La enseñanza de la medicina también ha estado presente en nuestra colaboración internacionalista y ha adoptado diferentes modalidades.

Aunque el médico cubano, como parte de su labor en la mayoría de los países, había brindado docencia, principalmente en Argelia y Angola, en septiembre de 1977, Cuba funda una escuela de medicina en la República Popular Democrática de Yemen, atendida por profesores cubanos y médicos yemenitas adiestrados en nuestro país en la enseñanza de las ciencias básicas, que va a dar sus primeros frutos en 1982, con la graduación de 52 médicos.

En 1980 se inició colaboración docente con Etiopía, República Popular de Angola y Nicaragua y poco después con la República Árabe Saharaui Democrática. En estos dos últimos países en 1982 se adoptó una nueva modalidad al llevar junto a los profesores, alumnos del sexto año de medicina (internos) que prestaron también labor asistencial bajo la supervisión de sus maestros. Ese año se graduaron los primeros 106 médicos cubanos en la república centroamericana y ocho en la Saharaui. Unos años más tarde se funda otra escuela de medicina en Guinea Bissau.

A partir de 1999, después de los desastres producidos en Centroamérica por el paso de ciclones, Cuba se propuso una ayuda, sin precedentes en el mundo, a esos países, que se ha extendido al resto de Latinoamérica y que es la fundación en La Habana de la Escuela de Medicina Latinoamericana, completamente gratuita para estudiantes de nuestro continente, a la que se le ha unido en Santiago de Cuba la Escuela de Medicina Caribeña para estudiantes de los países de habla inglesa del Caribe, también completamente gratuita.

Y no es posible dejar de nombrar como otra modalidad de solidaridad internacional de nuestra medicina la presencia del personal de salud en la ayuda que Cuba ha prestado en las luchas de numerosos pueblos por alcanzar su independencia y del que es paradigma el doctor Ernesto Guevara de la Serna, verdadero símbolo de la más alta expresión del internacionalismo médico cubano. (4)

La tradición solidaria de Cuba y el expreso deseo de brindar servicios de salud a las grandes mayorías olvidadas, favoreció el envío de médicos a inhóspitos rincones del planeta para ayudar a los desposeídos.

Durante más de cuatro décadas, miles de profesionales cubanos viajaron desinteresadamente a decenas de naciones llevando sus conocimientos y experiencia con el objetivo de mejorar la situación sanitaria en ellos. Reducción de la mortalidad infantil a niveles nunca antes alcanzados, atención de millones de personas, incontables cirugías, vacunación masiva a menores de cinco años, actividades docentes, son algunos datos que reflejan ese trabajo.

Llega un momento trascendental en la historia de la solidaridad médica cubana, la creación el 4 de septiembre del año 2005 del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Revé, luego del devastador paso del huracán Katrina por el territorio de Estados que se ofrecían a auxiliar a cientos de miles de damnificados de ese país, desgraciadamente, no se contó con la aprobación del Gobierno del Presidente George W. Buch para su viaje.

No obstante, el contingente, integrado por especialistas con sólidos conocimientos epidemiológicos y de enfermedades asociadas a desastres, se encuentra listo para apoyar de inmediato a cualquier nación que sufra un potente ciclón, inundaciones u otros fenómenos de gravedad y brindar asistencia. Igualmente los expertos están prestos a desempeñarse ante las grandes epidemias que azotan a un número creciente de países latinoamericanos, y otras viejas y nuevas que puedan surgir (5) 1.586 médicos de medicina general, muchos de ellos especialistas, integrados a la brigada Henry Revee, (el "Inglesito" norteamericano que luchó en nuestra guerra de Independencia), esperaban en La Habana la respuesta de las autoridades estadounidense para partir, completamente listos y equipados, con un plan de vuelo que los pondría en horas en los lugares donde más requirieran su presencia, con los medios de diagnóstico y medicamentos imprescindibles de urgencia en las mochilas que portaban.

Y no sólo eso, 300 más se encuentran en la reserva, por si las necesidades de amenazas de epidemia de cólera y otras enfermedades contagiosas comenzaran a concretarse, y se necesitara su labor, no importa cuan difíciles sean las condiciones en las cuales deban prestar su servicio, pues experiencias frente a desastres naturales tenemos las de Centroamérica y otros lugares, y de naturaleza hostil en varios continentes, incluyendo el africano.

La ayuda sanitaria brindada por Cuba es sólo eso. Ayuda solidaria, como la que hoy brindan más de 25 mil profesionales de la salud procedentes de esta Isla en decenas de países de América Latina y el Caribe, África, y otros lugares del Orbe.

Extendemos nuestra mano solidaria a los que sufren y padecen algún dolor, o luchan contra la adversidad para salvar sus vidas, de corazón, con entera franqueza y sinceridad, fieles a los principios revolucionarios mantenidos a lo largo de nuestra historia. (6)

"El corazón de Cuba late en las miles de vacunas y en la sangre que su gente ha donado en decenas de tragedias. Su presencia generosa y solidaria está en los avances de biotecnología contra el SIDA en África"

"Todavía falta mucho para reconocer los grandes logros en los cambos del desarrollo social de Cuba y el impacto de su cooperación internacional".afirmaba el intelectual guatemalteco Marco Vinicio Mejía, autor del libro: “Cuba en el pulso de Guatemala"

Nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro expresaba durante el acto de constitución de dicho destacamento:
“Los estados desarrollados y ricos disponen de capital financiero, pero no disponen de capital humano. Hay que formar los médicos que requieran los campos, las aldeas, los barrios marginados y pobres de las ciudades del Tercer Mundo. Incluso en países inmensamente ricos, como Estados Unidos, decenas de millones de afro americanos, indios, inmigrantes latinos, haitianos y otros, carecen de programa y asistencia médica.

Los servicios médicos se convirtieron en el más importante renglón del intercambio de bienes y servicios de nuestro país con el mundo en la esfera de la economía, sin que por ello Cuba haya dejado de brindar su cooperación médica de forma absolutamente gratuita a más de 60 países del Tercer Mundo que no disponen de recursos económicos. Así ha sido y será siempre.

Ni una sola vez, a lo largo de su abnegada historia revolucionaria, nuestro pueblo dejó de ofrecer su ayuda médica solidaria en caso de catástrofes a otros pueblos que la requirieran, sin importar cuán abismales eran las diferencias ideológicas y políticas, o las graves ofensas recibidas de los gobiernos de cualquier país.



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado