Encefalopatia y otras alteraciones por el pugilismo - boxeo
Autor: Dr. Guillermo Murillo-Godínez | Publicado:  26/06/2012 | Medicina del Deporte , Neurologia , Articulos | |
Encefalopatia y otras alteraciones por el pugilismo - boxeo

Encefalopatía y otras alteraciones por el pugilismo (boxeo)

Guillermo Murillo-Godínez. Medicina Interna.

Introducción

El pugilismo (del lat. pugillus, puño), o boxeo (del ingl. to box, golpear), es el combate gimnástico más arriesgado que conocieron los griegos, aunque entre ellos, había que conseguir la victoria por cansancio, no por sangre (1).

Hay quien dice que «…es un mito el que los boxeadores están condenados a la locura, el box es una profesión, un deporte y como tal debe verse…» (2). Algunos afirman que con la medicina moderna, las nuevas reglas de arbitraje y las novedosas técnicas de entrenamiento, este deporte es casi inofensivo al que lo practique (3).

Por lo anterior, resulta de interés médico, demostrar por medio de un análisis bibliográfico mínimo, que el box, sí es una actividad con consecuencias adversas para la salud de sus practicantes (4).

Encefalopatía secundaria a la práctica del boxeo

La encefalopatía secundaria a la práctica del boxeo se conoce como: demencia o encefalopatía pugilística, encefalopatía crónica traumática de los boxeadores o punch drunk syndrome (de punch, puñetazo y drunk, ebrio) (5,12,13) y fue descrita así desde 1928, por Harrison Martland; las manifestaciones clínicas de éste padecimiento son: anormalidades en la memoria y en la conducta, cambios en la personalidad, parkinsonismo y anormalidades en el habla y en la marcha (6).

Las manifestaciones clínicas, tienen correlación histopatológica (7). La incidencia es de aproximadamente el 20% en boxeadores profesionales, y menor, en boxeadores amateurs (8,9). El número de peleas profesionales (por lo general superior a 20) parece ser más importante que el número de knockouts (10). El hallazgo de la asociación entre la fenestración (cavum) del septum pellucidum y la demencia en viejos boxeadores, fue primeramente descrito por Ferguson y Mawdsley en 1965, cabiendo señalar que dicha fenestración es una anomalía del desarrollo, sin que se haya dilucidado el motivo de dicha asociación.

Otras lesiones secundarias a la práctica del boxeo

Entre otras lesiones que también pueden ocurrir con la práctica del boxeo, se encuentran los traumatismos oculares (las lesiones traumáticas predominantes en los anexos del ojo son las de los párpados y las de la conjuntiva y en las del segmento anterior del ojo, las de la córnea) (11), aunque, se refiere que éstos son menos frecuentes que los ocurridos en otras actividades similares (football soccer, hockey, squash) (3). En cuanto a las fracturas maxilofaciales, el boxeo ocupa el segundo lugar (comparado con el kárate y el taekwondo) (14).

El boxeo, también, se ha asociado con el desarrollo de osteoartritis en las articulaciones carpometacarpianas (15). Puede así mismo haber hematuria, tanto inducida por el ejercicio (16,17,18), como postraumática. Puede también haber lesión aguda del plexo braquial con dolor neuropático secundario (19). También es común que ocurran laceraciones auriculares (óticas) (20). Las anormalidades endocrinas que pueden también ocurrir, se pueden manifestar como hipopituitarismo (21). El síndrome de impactación del carpo, se puede presentar en el 11.2% de los boxeadores (22). Los problemas dentales también suelen presentarse (23).

Otros efectos adversos del boxeo

Además, hay quien considera que dicha profesión deportiva es un delito (24) y, que puede ocasionar hasta la muerte (25,26,27,28), aunque ésta última parece haber disminuido (29); por lo anterior, hay quien opina que debería prohibirse (30).

Conclusiones

Los casos de encefalopatía en boxeadores se siguen reportando (31,32), por lo que sí hay evidencia bibliográfica que apoya las afirmaciones de que el boxeo, independientemente de que sea un espectáculo muy difundido, puede ser nocivo para la salud de sus practicantes (33,34,35,36,37,38), con repercusiones neuropsicológicas (39,40), aunque no se suela hacer evidente (41), con un cuadro histopatológico similar a la enfermedad de Alzheimer (42). Incluso, puede haber riesgo de transmisión del VIH (43).

Bibliografía

1. Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano de Literatura, Ciencias, Artes, etc. . Montaner y Simón-W.M. Jackson, Inc.,1944:604
2. Luna CL. Recuerdos de un boxeador. Relatos e historias en México 2010 oct.;(26):9
3. Fernández SA, Benítez GAA. ¿El Boxeo, es el deporte con mayor frecuencia de trauma ocular?. Rev Cubana Oftalmol 2006;19(2):
4. Blennow K, Popa C, Rasulzada A, Minthon L, Wallin A, Zetterberg H. There is a strong evidence that professional boxing results in chronic brain damage. The more head punches during a boxer's career, the bigger is the risk. Lakartidningen 2005 sept. 5-11;102(36):2468-2470, 2472-2475
5. Otero-Siliceo E, Padilla-Rubio J. Demencia pugilística. 1ª. parte. Arch Neurocien Mex 2004;9(2):90-95
6. McKee AC, Cantu RC, Nowinski CJ, Hedley-Whyte ET, Gavett BE, Budson AE y cols. Chronic traumatic encephalopathy in athletes: progressive tauopathy after repetitive head injury. J Neuropathol Exp Neurol 2009;68(7):709
7. Saing T, Dick M, Nelson PT, Kim RC, Cribbs DH, Head E. Frontal cortex neuropathology in dementia pugilistica. J Neurotrauma 2012 apr. 10;29(6):1054-1070
8. Jordan BD. Chronic traumatic brain injury associated with boxing. Semin Neurol 2000;20(2):179
9. Loosemore M, Knowles CH, Whyte GP. Amateur boxing and risk of chronic traumatic brain injury: systematic review of observational studies. BMJ 2007;335(7624):809
10. Ryan AJ. Intracranial injuries resulting from boxing. Clin Sports Med 1998;17(1):155
11. Fernández SA, Rodríguez RBN, Mesa HE. Lesiones traumáticas de los anexos y del segmento anterior del ojo en los boxeadores. Rev Cubana Oftalmol 2003;16(1):
12. Martland HS. Punch-drunk. JAMA1928;19:1103
13. Förstl H, Haass C, Hemmer B, Meyer B, Halle M. Boxing-acute complications and late sequelae: from concussion to dementia. Dtsch Arztebl Int. 2010 nov. 26;107(47):835-839
14. Quintana DJC, Giralt LBM. Análisis de las fracturas maxilofaciales en deportes de combate. Rev Cubana Ortop Traumatol 1998;12(1-2):66-68
15. Panush RS. Does exercise cause arthritis? Long-term consequences of exercise on the musculoskeletal system. Rheum Dis Clin North Am 1990;16(4):827
16. Jones GR, Newhouse I. Sport-related hematuria: a review. Clin J Sport Med 1997;7(2):119
17. Gambrell RC, Blount BW. Exercised-induced hematuria. Am Fam Physician 1996;53(3):905
18. Abarbanel J, Benet AE, Lask D, Kimche D. Sports hematuria. J Urol 1990;143(5):887
19. Feinberg JH. Burners and stingers. Phys Med Rehabil Clin N Am 2000 Nov;11(4):771-84
20. Malloy KM, Hollander JE. Assessment and management of auricle (ear) lacerations. UptoDate ® 2012 (topic 13874, Version 2.0)
21. Tanriverdi F, Unluhizarci K, Kocyigit I, Tuna IS, Karaca Z, Durak AC y cols. Brief communication: pituitary volume and function in competing and retired male boxers. Ann Intern Med 2008;148(11):827
22. Martínez LGO; Álvarez CR; Arango GG. Incidencia y prevalencia del síndrome de impactación del carpo en boxeadores. Rev. Cuba Ortop Traumatol. 1987 ene.-mar.;1(1):49-56
23. Bechor R, Zadik Y. An unusual lateral luxation of an upper incisor owing to long-term boxing without protection. Dental Traumatol 2008 oct.;24(5):550-552
24. Piñero MJ. Box y delito. Editorial Tradición, México, 1991
25. Medina RF. Muerte en el ring. El inframundo del boxeo. Editorial La Prensa, México, 1993
26. Baird L, Newman CB, Volk H, Svinth JRMA, Conklin J, Levy ML. Mortality resulting from head injury in professional boxing: Case Report. Neurosurgery 2010 aug.;67(2):E519-E520
27. Constantoyannis C, Partheni M. Fatal head injury from boxing: a case report from Greece. BJ Sports Med 2004 feb.; 38(1):78-79
28. Plant JR, Butt JC. Laceration of vertebral artery: An historic boxing death. Am J Forensic Med & Pathol 1993 mar.;14(1):61-64
29. Baird L, Newman CB, Volk H, Svinth JRMA, Conklin J, Levy ML. Mortality resulting from head injury in professional boxing. Neurosurgery 2010 nov.; 67(5):1444-1450
30. White C. Mixed martial arts and boxing should be banned, says BMA. BMJ 2007 sept. 8;335(7618):469
31. Rochon M. Presentation of a case: encephalopathy of boxers. Can J Psychiatry 1994 may.;39(4):211-214
32. Hollnagel P. "Punch-drunk" syndrome. Reports of 3 cases of chronic encephalopathy in young boxers. Ugeskr Laeger 1974 dec. 16;136(51):2871-2874
33. Guterman A, Smith RW. Neurological sequelae of boxing. Sports Med 1987 may.-jun.;4(3):194-210
34. Hansen M. Punch drunk syndrome. Ugeskr Laeger 1975 feb. 10;137(7):393-394
35. Jordan BD. Brain Injury in Boxing. Clin Sports Med 2009;28:561–578
36. Kushi H, Saito T, Sakagami Y, Ohtsuki J, Tanjoh K. Acute subdural hematoma because of boxing. J Trauma-Injury Infect & Crit Care 2009 feb. 66(2):298-303
37. Tsharni RZ, McCrory PR, Cameron PA. Injury rates and risk factors in competitive professional boxing. Clin J Sport Med 2009 jan.;19(1):20-25
38. McCrory P, Zazryn T, Cameron P. The Evidence for Chronic Traumatic Encephalopathy in Boxing. Sports Med 2007;37(6):467-476
39. Drew RH, Templer DI, Schuyler BA, Newell TG, Cannon WG. Neuropsychological deficits in active licensed professional boxers. J Clin Psychol 1986 may.;42(3):520-525
40. Heilbronner RL, Bush SS, Ravdin LD, Barth JT, Iverson GL, Ruff RM y cols. Neuropsychological consequences of boxing and recommendations to improve safety: A National Academy of Neuropsychology Education Paper. Arch Clin Neuropsychology 2009 feb.;24(1):11-19
41. Roberts GW, Allsop D, Bruton C. The occult aftermath of boxing. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1990 may.;53(5):373-378
42. Roberts GW. Immunocytochemistry of neurofibrillary tangles in dementia pugilistica and Alzheimer's disease: evidence for common genesis. Lancet 1988 dec. 24-31;2(8626-8627):1456-1458
43. Matseke KOP, Schwellnus MP. The risk of human immunodeficiency virus (HIV) transmission in professional boxing. Med & Sci Sports & Exercise 1998 may.;30(5):Suppl.:334



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado