Características clínicas y riesgo vascular en pacientes con hipertension arterial - HTA - resistente
Autor: Dr. Juan Diego Mediavilla García | Publicado:  9/03/2009 | Cardiologia , Angiologia y Cirugia Vascular | |
Características clínicas y riesgo vascular en pacientes con hipertension arterial - HTA resistente.3

Es bien conocido como el pronóstico de los pacientes con hipertensión arterial resistente es peor que el de los pacientes con hipertensión arterial (HTA) controlada (22,32) precisamente por la mayor frecuencia de lesiones de órgano diana (LOD) y Enfermedad Clínica asociada (ECA). En este estudio hemos encontrado un alto porcentaje de pacientes con lesiones de órgano diana, 66,7% placas carotídeas, 60,5% microalbuminuria y 56,1% hipertrofia ventricular. Estos porcentajes son algo superiores a los encontrados por Cuspidi et al (23) en el que las placas estaban presentes en el 65% y la hipertrofia ventricular en el 40%. En el estudio de Hernández del Rey et al (12) la hipertrofia ventricular fue algo superior (72%) pero en este caso se valoró por ecocardiografía. Respecto a la retinopatía, hemos considerado interesante incluirla como lesiones de órgano diana, aunque se presenta hasta el 80% de los pacientes, porcentaje que es similar a la mayoría de pacientes hipertensos (33) y por ello muchos autores y las propias guías no la consideran en la estratificación del riesgo. En nuestro estudio no la hemos considerado a la hora de estratificar el riesgo pero si puede ser útil en sentido contrario, el no tener retinopatía nos puede poner en alerta a no ser una verdadera hipertensión arterial (HTA) resistente o por el contrario el examen del fondo de ojo nos puede detectar una enfermedad clínica establecida (retinopatía grado 3,4).

 

Respecto a la Enfermedad Clínica asociada, la nefropatía con un 19% fue la más prevalente, probablemente por un sesgo de selección de este estudio, pues dos tercios de los pacientes eran hipertensos atendidos en servicios de Nefrología.

           

Finalmente, cuando aplicamos las tablas de prevención primaria, bien en Framingham o en SCORE para países de bajo riesgo encontramos que ambos métodos encuentran un riesgo alto, por término medio y que existe una buena correlación entre ambos. En un estudio en nuestro país de 276 pacientes de atención primaria encuentran también una buena correlación entre ambos métodos, aunque utilizan la ecuación de Framingham calibrada para nuestro país, basada en la población REGICOR (34). En cualquier caso, en nuestra opinión, los pacientes hipertensos deberían estratificarse el riesgo según las guías de la sociedad europea de hipertensión arterial (HTA) y de cardiología (9), ya que nos permiten incorporar la información de las lesiones de órgano diana y la enfermedad clínica asociada. Al aplicar las mismas el 74,6% de nuestros pacientes se encontraban en riesgo alto o muy-alto.

 

Somos conscientes de las limitaciones de este estudio, al ser una muestra de pacientes de tres unidades de hipertensión arterial (HTA) y por tanto no representativas de la población general española, ser un estudio descriptivo transversal, no aleatorio, no excluirse los pacientes verdaderamente no resistentes (pacientes con hipertensión arterial normal en registro de 24 horas); pero a pesar de ello los resultados de este estudio muestran que los pacientes con hipertensión arterial resistente, previamente tratados, siguen presentando un riesgo vascular alto o muy alto, asocian además múltiples factores de riesgo, lesiones de órgano diana y enfermedad clínica asociada. Precisan de muchos fármacos para intentar controlar su riesgo coronario. Es necesario aplicar nuevas estrategias higiénico -dietéticas y farmacológicas que permita reducir el riesgo de estos pacientes.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1.     MacMahon S, Peto R, Cuttler J, Collins R, Sorlie P, Neaton J et al. Blood pressure, stroke, and coronary heart disease. Part 1, prolonged differences in blood pressure: prospective observational studies corrected for the regression dilution bias. Lancet 1990; 335: 765-774.

2.     Hyman DJ, Pavlik VN. Characteristics of patients with uncontrolled hypertension in the United States. N Engl J Med 2001; 345: 479-486.

3.     Medrano MJ, Cerrato E, Boix R, Delgado-Rodriguez M. Factores de riesgo cardiovascular en población española: metaanálisis de estudios transversales. Med Clin (Barc) 2005;124-606-12.

4.     Banegas JR, Rodríguez-Artalejo F, Cruz JJ, Guallar-Castillón P, Del Rey J. Blood pressure in Spain. Distribution, awareness, control, and benefits of a reduction in average pressure. Hypertension 1998; 32: 998-1002.

5.     Banegas JR, Rodriguez-Artalejo F, Ruilope LM, Graicani A, Luque M, De la Curz-Troca JJ, et al. Hipertensión magnitude and management in the elederly population of Spain. J Hypertens 2002;20:2157-64.

6.     Llisterri Caro JL, Rodríguez Roca GC, Alonso Moreno FJ, Lou Arnal S, Divison Garrote JA, Santos Rodriguez JA, et al. Control de la presión arterial en población hipertensa española atendida en atención primaria. Estudio PRESCAP 2002. Med Clin (Barc) 2004;122:165-71.

7.     Coca A. Evolución del control de la hipertensión arterial en atención primaria en España. Resultados del estudio Controlares 2003. Hipertensión 2005;22:5-14.

8.     Banegas JR, Segura J, Ruilope LM, Luque M, Garcia-Robles R, Campo C, et al. Blood pressure control and physician management of hipertensión in hospital hipertensión units in Spain. Hypersion 2004;43:1338-44.

9.     Guidelines Committee 2003 European Society of Hypertension-European Society of Cardiology guidelines for the management of arterial hypertension. J Hypertens 2003;21:1011

10.   Setaro JF, Black HR. Refractory hypertension. N Engl J Med 1992;327:543-7.

11.   Yakolevitch M, Black HR. Resistant hypertension in a tertiary care clinic. Arch Intern Med 1991;151:1786-92.

12.   Hernández del Rey R, Armario P, Martín-Baranera M, Castellanos P. Agregación de factores de riesgo cardiovascular y de prevalencia de síndrome metabólico en personas con hipertensión arterial resistente. Med Clin (Barc) 2006;127:241-5.

13.   Moser M, Seta JF. Resistant or difficult-to-control hypertension. N Engl J Med 2006;355:385-92.

14.   Shennan AH, Halligan AW. Korotkoff sounds. Blood Press Monit 1996;1: 495.

15.   The Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure. JAMA 2003;289:2560-72.

16.   Gifford RW Jr. Resistant hypertension: introduction and definitions. Hypertension 1988;11(3Pt2):II65-II66.

17.   Anderson KM, Wilson PW, Odell PM, Kannell WB. An updated coronary risk profile. A statement for health professionals. Circulation 1991;83:356-62.

18.   Levey AS, Bosch J, Lewis JB, Greene T, Rogeer N, Roth D. for Modification of Diet in Renal Disease Study Group. A more accurate method to estimate glomerular filtration rate from serum creatinina: a new prediction equation. Ann Intern Med. 1999;130:461-70.

19.   Conroy RM, Pyörälä K, Fitzgerald AP, Sans S, Menotti A, De Backer G et al. Estimation of ten-year risk of fatal cardiovascular disease in Europe: the SCORE proyect. Eur Heart J 2003;24:987-1003

20.   Executive Summary of the Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation and Treatment oh High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). JAMA 2001;285:2486-97.

21.   Alderman MH, Budner N, Cohen H, Lamport B, Ooi WL. Prevalence of drug resistant hypertension. Hypertension 1988;11(3 Pt 2):II71-5.

22.   Redon J, Campos C, Narciso ML, Rodicio JL, Pascual JM, Ruilope LM. Prognostic value of ambulatory blood pressure monitoring in refractory hipertensión. A prospective study. Hypertension 1998;31:712-8.

23.   Cuspidi C, Macca G, Sampieri L, Michev I, Salerno M, Fusi V, et al. High prevalence of cardiac and extracardiac target organ damage in refractory hypertension. J Hypertens 2001;19:2063-70.

24.   Mediavilla Garcia JD, Sabio JM, Fernández-Torres C, Aliaga Martinez K, Jiménez-Alonso J. Med Clin (Barc) 2004;123:297-9.

25.   Hyman DJ, Pavlik VN. Characteristics of patients with uncontrolled hypertension in the United States. N Engl J Med 2001;345:479-86.

26.   Bramlage P, Pittrow D, Wittchen HU, et al. Hypertension in overweight and obese primary care patients is highly prevalent an poorly controlled. Am J Hypertens 2004;17:904-10.

27.   Modan M, Almog S, Fuchs Z, Chetrit A, Lusky A, Halkin H. Obesity, glucose intolerance, hyperinsulinemia, and response to antihypertensive drugs. Hypertension;1991;17:565-73.

28.   Mediavilla JD, Fernández-Torres C, Aliaga L. Importancia del índice de masa corporal en una unidad de HTA. Hipertensión 1997;14:113-117.

29.   Márquez-Contreras E, Coca A, de la Figuera von Wichmann M, Divisón JA, Llisterri JL, Sobrino J, et al. Perfil de riesgo cardiovascular de los pacientes con hipertensión arterial no controlada. Estudio Control-Project. Med Clin (Barc) 2007;128:86-91.

30.   Urquhart J. Parcial compliance in cardiovascular disease: risk implication. Br J Clin Pract Suppl. 1994;73:2-12.

31.   Mancia G, Omboni S, Grassi G. Combination treatment in hypertension: the VeraTran Study. Am J Hypertens 1997; 10:153S-158S.

32.   Isaksson H, Ostergren J. Prognosis in therapy-resistant hypertension. J Inter Med 1994;236:643-9.

33.   Cuspidi C, Macca G, Salerno M, Michev L, Fusi V,Severgnini B et al. Evaluation of target organ damagein arterial hypertension:which role for qualitative funduscopic examination? Ital Heart J 2001;2:702-6.

34.   García Mora R, Redondo JF. Concordancia de dos métodos para el cálculo del riesgo cardiovascular: Framingham calibrado por REGICOR y SCORE. Hipertensión 2005;22:306-10.

 

 



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924