Reflexiones sobre el cuidar en Enfermeria
Autor: Lic. Luis Rodríguez | Publicado:  26/11/2009 | Enfermeria | |
Reflexiones sobre el cuidar en Enfermeria .1

Reflexiones sobre el cuidar en Enfermería.

 

Rodríguez, Luis 1. Tovar Doancely 2. Guevara Berta ³. Evies Ani 4 Hernández, Yaritza 5

 

1.     Licenciado en Enfermería. Magister en Cuidado Integral Al Adulto Críticamente Enfermo. Profesor asistente del Departamento de Enfermería Básica. Escuela De Enfermería. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Carabobo. Valencia- Venezuela.

2.     Licenciada en Enfermería. Magister en Cuidado Integral Al Adulto Críticamente Enfermo. Profesor asistente del Departamento de Enfermería Básica. Escuela De Enfermería. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Carabobo. Valencia- Venezuela.

3.     Licenciada en Enfermería. Magister en Cuidado Integral Al Adulto Críticamente Enfermo. Profesor titular del Departamento salud integral del adulto. Escuela De Enfermería. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Carabobo. Investigadora activa del Programa de Promoción Al Investigador. Valencia- Venezuela.

4.     Licenciada en Enfermería. Magister en salud reproductiva. Profesor titular del Departamento de Enfermería Básica. Escuela De Enfermería. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Carabobo. Investigadora activa del Programa de Promoción Al Investigador. Valencia- Venezuela.

5.     Licenciada en Enfermería. Enfermera asistencial II en la Unidad de Emergencia de Adultos Ciudad Hospitalaria Doctor “Enrique Tejera”. Estudiante de la maestría: Cuidado Integral Al Adulto Críticamente Enfermo. Dirección de Postgrado Universidad de Carabobo. Valencia- Venezuela.

 

INTRODUCCIÓN

 

A través de la historia el hombre siempre ha buscado las estrategias para protegerse, para cuidarse, bien sea de los elementos de la naturaleza llamadas fuerzas sobre naturales, enfermedades, agresiones físicas o simplemente de aquello que considerase nocivo para su salud, del mismo modo también ha buscado la asistencia de otras personas en aquellos momentos en los cuales ha requerido cuidado, ya que por sí mismo no ha logrado llegar a obtener o recuperar la salud, es por ello que el verbo cuidar tiene una gran carga semántica, pues es un término que se utiliza en distintos contextos para significar operaciones distintas.

 

Todos los seres humanos en algún momento de nuestras vidas hemos estado dedicados a cuidar algo, bien sea nuestros familiares, amigos, pacientes, incluso nuestras mascotas y plantas. De cualquier manera que practiquemos el estar pendientes de algo, eso se traduce en una simple acción, que es el cuidar. Así mismo también podemos estar pendientes de nuestros cuerpos de muchas y distintas maneras con el objetivo de mantener la salud, esa atención se traduce entonces en auto-cuidado, que es otra forma de practicar el cuidado pero con nosotros mismos. Lo cierto, es que el cuidado está presente en el “ser ahí” humano, durante su permanencia en la vida y Ser-en- el- mundo [1]. Por consiguiente, lo que el ser humano puede y llegue a ser es una “obra” del “cuidado”.

 

Esta concepción, plantea dos vertientes que podremos discernir, por un lado está el esfuerzo que brinda desinteresadamente la persona cuidadora al ofrecer cuidado a quien lo requiere, por el otro lado, está la solicitud y entrega de ese cuidado.

 

Durante el desarrollo de esta revisión bibliográfica iremos describiendo diferentes conceptualizaciones a la luz de varios autores y teorizantes acerca del término cuidar; en tal sentido el cuidar se puede definir como: “una actitud fundamental, un envolvimiento afectivo por la persona que se cuida”, del mismo modo también dice que el cuidar es natural propio del humano [2]; esta definición es compartida por los autores ya que resume en esencia lo que es el significado de lo que consideramos cuidado, ya que el cuidar para nosotros es una condición humana, donde está implícito el afecto, el intercambio de energía, donde la actitud juega un papel preponderante en esa acción de cuidado, esa actitud de parte de la persona cuidadora debe ser proactiva, llena de entusiasmo donde se transmita respeto y armonía al otro.

 

Es interesante y muy sano para el espíritu practicar el cuidado desde esta perspectiva ya que cuando cuidamos con un espíritu lleno de alegría, con afecto, sintiendo que lo que hacemos sale desde el corazón nuestra alma se reconforta y nuestro espíritu se refuerza, ya que en realidad ese envolvimiento afectivo del que habla L. Boff es entendido como la relación terapéutica y de empatía que debe existir en todo personal de salud independientemente de la acción que este desempeñando, el cuidado es una energía, es un dar y recibir tanto de parte de quien cuida como del que recibe cuidado. A continuación se presentan algunas concepciones derivadas de teóricos que a nuestro parecer están relacionadas con el cuidado.

 

El cuidado se relaciona, con dos referentes semánticos: esfuerzo angustioso y solicitud, lo que significa que, el ejercicio de cuidar conlleva, por un lado, esfuerzo, dedicación, trabajo y; por otro lado, se puede definir como una entrega, una solicitud, de respuesta a necesidades ajenas. [1] Es decir, cuando ponemos en práctica el cuidar estamos de algún modo interrelacionándonos con el sujeto que recibe cuidado, le hacemos entrega de nuestra ayuda, de nuestra confianza y eso de algún modo va cargado de una energía, un sentimiento. Por otra parte la palabra cuidado significa desvelo, solicitud, diligencia, celo, atención, buen trato” [2], lo que traduce esta definición es que la palabra cuidar está relacionada íntimamente con una actitud de parte de la persona cuidadora, la cual debe ser de entrega, esforzarse solícitamente por algo o por alguien; la acción de cuidar, pues, desde sus orígenes trae consigo una especial carga emocional, y espiritual ya que requiere de sinceridad, amor por el prójimo, desinterés, dedicación y esfuerzo.

 

En Enfermería desde sus inicios formales encontraremos a personalidades que le han aportado una visión filosófica a lo que es hoy en día Enfermería, ese es el caso de las teorizantes: Nightingale, Wiedenbach, Henderson, y Watson; estas teóricas en sus aportes epistémicos a Enfermería han dejado en claro que la enfermera está en constante relación con el paciente y su entorno, quien se comporta como una madre que alimenta y cuida de alguien, así mismo consideran a los cuidados de Enfermería como el arte de cuidar, donde el paciente tiene necesidades que hay que cubrir pues si no se cubren llega el desequilibrio físico y hasta la muerte, estos aportes filosóficos proporcionan herramientas suficientes en la resolución de problemas específicos de Enfermería.

 

Florence Nightingale, Considerada la matriarca de Enfermería y reconocida por todos como la dama de la lámpara, Florence Nightingale contribuyó enormemente a la disciplina de Enfermería con su visión de cómo el entorno influye en la salud del individuo, define el entorno como todas las condiciones e influencias externas que afectan la vida y el desarrollo de un organismo y que pueden prevenir, detener o favorecer la enfermedad, los accidentes o la muerte [3], aquí podemos comprender cómo este concepto y visión que tenia Florence Nightingale para esa época se adapta perfectamente a nuestro tiempo, es de hacer notar que esta visión de lo que ella consideraba un entono saludable se puede traducir en una manera de cuidar ya que los elementos esenciales que consideró de mayor importancia eran: el aire puro, agua potable, eliminación o disposición de aguas residuales, higiene y luz; el buen manejo del entorno por parte de la enfermera, así como también la continuidad de los cuidados hizo que se cambiaran totalmente los paradigmas en cuanto a la salud para ese entonces, hay que reconocer que aun después de 150 años esos conceptos aun están vigentes de modo que podemos concluir que el cuidado del entorno afecta positivamente en la salud y recuperación del enfermo, aquí podemos evidenciar que el cuidado no se resume únicamente a la persona, pues también podemos cuidar que el ambiente donde realice ese cuidado debe estar en condiciones apropiadas y de salubridad, para que el mismo sea un éxito. Por su parte, Ernestine Wiedenbach de origen alemán, publica su teoría que se centra en el arte de la Enfermería y las necesidades del paciente, dicha teoría guía las actuaciones del profesional de Enfermería en lo que ella considero era un arte.

 

Esta teorizante postuló que la Enfermería clínica tiene como objetivo satisfacer la necesidad de ayuda del paciente [3], aquí podemos evidenciar que Ernestine. W, ve a Enfermería como una profesión de ayuda y su descripción del cuidado se relaciona con la definición de cuidado que le da Heidegger; del mismo modo Ernestine. W, en su teoría propone que para identificar la necesidad de ayuda de los pacientes se debe indagar en relación al significado de la conducta del usuario, las causas de incomodidad o incapacidad del enfermo, y se debe valorar las capacidades de auto-cuidado de la persona, ella considero estos elementos básicos para que la enfermera cuidadora los revisara antes de realizar sus acciones.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924