Malformacion arteriovenosa cerebral
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  17/10/2011 | Neurologia , Neurocirugia , Articulos , Imagenes de Neurocirugia , Imagenes de Neurologia , Imagenes de Radiodiagnostico y Radioterapia , Imagenes | |
Malformacion arteriovenosa cerebral .2

Los síntomas de una malformación arteriovenosa (MAV) que no haya sangrado abarcan:

• Confusión
• Ruidos o zumbidos en el oído (también llamado tinnitus pulsátiles)
• Dolor de cabeza agudos, que puede ser en un área (localizado) o en toda la cabeza, en algunos casos se puede asemejar a una migraña
• Problemas para caminar
• Convulsiones (crisis epiléptica) de todos los tipos y gravedad
• Síntomas causados por presión en un área del cerebro: visión borrosa, disminución de la visión, visión doble, debilidad muscular del cuerpo o la cara, entumecimiento en cualquier parte del cuerpo.

Dentro de las situaciones o síntomas que requieren asistencia médica de urgencia por la ruptura de una malformación arteriovenosa (MAV) se encuentran el entumecimiento o perdida de la sensibilidad en algunas partes del cuerpo (en especial las extremidades), convulsiones sobre todo si es la primera vez, que pueden ser parciales o generalizadas con pérdida de la conciencia, dolor de cabeza intenso, vómitos, debilidad, también el paciente puede referir disminución de la visión, que puede volverse borrosa o doble, vértigo, desmayos, dificultad al hablar, desgaste del olfato, parálisis facial, zumbidos en los oídos, caída de un párpado, disminución del estado de entendimiento, incapacidad de mover algún lado del cuerpo.

¿Cómo diagnosticar una malformación arteriovenosa cerebral?

Se requiere de un adecuado examen físico y una evaluación neurológica completa, pero pueden ser totalmente normales. En general las malformaciones arteriovenosas suelen ser descubiertas por casualidad o por tratamientos no relacionados. Asimismo hay veces en que las personas que padecen esta enfermedad no presentan síntomas hasta que la malformación arteriovenosa se rompe, provocando sangrado; siendo este el primer síntoma.

Los exámenes que se pueden utilizar para diagnosticar la malformación arteriovenosa (MAV) son: Angiografía cerebral( es el estudio de elección, deben estudiarse la circulación de los 4 vasos arteriales principales mediante una panangiografía cerebral), Resonancia magnética del cerebro, Electroencefalografía (EEG), Tomografía axial computarizada del cerebro, Angiotac y Angiografía por resonancia magnética

malformaciones_arteriovenosas_cerebrales/tac_cerebral

Foto 3: TAC cerebral donde se aprecia hematoma intraparenquimatoso espontaneo con efecto de masa e hipertensión endocraneana por la ruptura de una malformación arteriovenosa (MAV) cerebral en una paciente femenina de 16 años de edad.

malformaciones_arteriovenosas_cerebrales/angiografia_cerebral

Foto 4: Diagnóstico de malformación arteriovenosa (MAV) cerebral por angiografía cerebral en un paciente masculino de 28 años de edad con crisis convulsivas y dificultades del lenguaje.

Tratamiento

El tratamiento de las malformaciones arteriovenosas (MAV) ha sido mejorado al adoptar un abordaje en equipo, utilizando la modalidad de tratamiento combinado. Usando esta estrategia, se ha ideado un plan de terapia para ofrecer el menor riesgo para obliterar la lesión. Encontrar el mejor tratamiento para una malformación arteriovenosa (MAV) que se detecta en un estudio imagenológico, pero que no está causando ningún síntoma, puede ser difícil. Se analizará: El riesgo de que la malformación arteriovenosa (MAV) se rompa y ocasione un sangrado. Si esto sucede, puede haber daño cerebral permanente, y el riesgo de cualquier daño cerebral si se practican uno de los tratamientos quirúrgicos posibles.

El riesgo de sangrado prolongado es de aproximadamente 2 a 3% cada año. Existen diferentes factores que pueden incrementar el riesgo, incluyendo: Embarazos actuales o planificados, características de la malformación arteriovenosa (MAV) en una resonancia magnética o una tomografía computarizada, tamaño de la malformación arteriovenosa (MAV), la edad del paciente y los síntomas que presenta.

Una malformación arteriovenosa sangrante es una emergencia. El objetivo del tratamiento consiste en prevenir futuras complicaciones controlando las convulsiones y el sangrado y, de ser posible, eliminando la malformación arteriovenosa (MAV).

Existen tres tipos de tratamientos para tal eventualidad así como la posibilidad de combinarlos, dependiendo de la situación singular de cada paciente.

Dentro de los tratamientos disponibles y posibles se encuentran la Embolización (tratamiento endovascular): Se pasa un catéter a través de una pequeña incisión en la ingle hasta una arteria y luego un recorrido hasta los pequeños vasos sanguíneos en el cerebro donde está localizado la lesión y se inyecta una sustancia o agentes que ocluyan parte o toda la malformación arteriovenosa (MAV), para detener el flujo sanguíneo dentro de ella y reducir el riesgo de sangrado. Ésta puede ser la primera opción para algunos tipos de malformación arteriovenosa (MAV) o en los casos que no se puede realizar la cirugía.

La embolización transcatéter de malformaciones vasculares se ha convertido en un área importante de la Neurorradiología Intervencionista, ya sea como tratamiento definitivo, en muchos casos, o como tratamiento para disminuir o eliminar el flujo arterial prequirúrgico y minimizar la pérdida de sangre. La realización de estos procedimientos implica que el médico tenga un cabal conocimiento, tanto de la anatomía vascular y de la patología a ser tratada, como de los materiales y agentes embolizantes. Ello, con el fin de obtener la adecuada ubicación para realizar la embolización, minimizando la posibilidad de complicaciones inherentes al procedimiento. El tratamiento endovascular de las malformaciones arteriovenosas (MAV), disminuye el tamaño de las lesiones y, en 15 a 20% las cura completamente. En pacientes en quienes se realizó embolización previa a la cirugía, la operación subsecuente se facilitó significativamente. El tiempo operatorio se redujo, así como también se redujo la pérdida de sangre durante la cirugía.

La cirugía cerebral abierta mediante técnicas microneuroquirúrgicas reglamentadas para resecar una malformación arteriovenosa (MAV): Permite abordar directamente y resecar la malformación arteriovenosa por medio de una craniectomía, es posible extirpar totalmente o gran parte de la malformación arteriovenosa. Debe ser realizada por un neurocirujano muy experimentado.

La radiocirugía estereotáxica (radiación focalizada): Libera radiación muy focalizada directamente en el área de la malformación para causar cicatrización y reducir su tamaño. Es particularmente útil para las pequeñas malformaciones arteriovenosas sobre todo profundas en el cerebro que son difíciles de extirpar por medio de cirugía.

Si se presentan convulsiones, generalmente se prescriben medicamentos anticonvulsivos como la fenitoína a dosis terapéuticas.

Aproximadamente el 10% de los casos en los cuales el sangrado excesivo (hemorragia) es el primer síntoma son mortales. Algunos pacientes pueden presentar crisis epilépticas y daño neurológico de forma permanente.
Las malformaciones arteriovenosas que no causan síntomas cuando las personas están cerca o poco después de los 50 años de edad tienen mayor probabilidad de permanecer estables y rara vez son sintomáticas.

Complicaciones

Daño cerebral, hemorragia intracerebral, dificultades en el lenguaje, adormecimiento de cualquier parte de la cara o el cuerpo, dolor de cabeza persistente, crisis epiléptica (convulsiones), hemorragia subaracnoidea, cambios en la visión, hidrocefalia y déficit motor. Las posibles complicaciones de una cirugía cerebral abierta abarcan: edema cerebral, hemorragia, crisis epilépticas, accidente cerebrovascular. La embolización tiene riesgos de un infarto cerebral o una hemorragia intracerebral. La radiocirugía puede ocasionar daños del tejido alrededor del área afectada y neoplasias.


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924