El lenguaje genetico y las alteraciones dentarias
Autor: Dra. Maritza Canto Perez | Publicado:  12/06/2007 | Odontologia y Estomatologia , Cirugia Maxilofacial , Genetica | |
El lenguaje genetico y las alteraciones dentarias.

La vida está escrita en un lenguaje fantásticamente reducido.
Profesor Jerome Lejeune.
Profesor de Genética fundamental de la Universidad de Paris y Director de la Clínica genética del Hospital Pediátrico de París.
Asamblea Legislativa del Estado de Louisiana (USA).Junio de 1990

La Constitución natural del ser humano tiene que ser definida cuidadosamente en todas sus características. A estas características las llamamos GENES que son transportados por los cromosomas. Sabemos que esta información está escrita en una especie de cinta que llamamos DNA (acido desoxirribo nucleico). La cinta que está dentro del espermatozoide mide exactamente un metro de longitud, dividida en 23 pedacitos o cromosomas, y hay otra cinta de un metro dentro del óvulo; de manera que podemos decir que al principio de nuestra vida tenemos dos metros de cinta.[1]

El DNA específico de cada persona, se parece mucho al código de barras que nos encontramos en los productos del supermercado. En vez de la etiqueta con el nombre y el precio del producto escritos en letras y números, se usan barras de diferente ancho y colocadas a diferentes distancias una de la otra; si esto se lee con el sistema analizador, el computador del supermercado sabe exactamente qué producto usted está comprando y a qué precio. Es lo mismo que ahora podemos hacer con cada ser humano examinando su DNA. Podemos trazar un código de barras que es absolutamente específico para cada uno de nosotros. [1]

La importancia de la genética se ha incrementado en años recientes buscando una aproximación al entendimiento de las anomalías dentomaxilofaciales, entre ellas las anomalías dentarias, así como otras alteraciones del desarrollo.

Clásicamente dentro de los factores propuestos como causales para estas anomalías se encuentran: los traumas, infecciones durante el desarrollo dental, sobredosis de radiación, disfunción glandular, raquitismo, sífilis, sarampión durante el embarazo y disturbios intrauterinos severos. Sin embargo los factores más comunes asociados son evolutivos en general y hereditarios en particular; resultado de una o más mutaciones puntuales en un sistema poligénico ligado cerrado, más a menudo transmitidas con un patrón autosómico dominante.[2]

Dichas mutaciones se encuentran en genes clave para el desarrollo de la dentición, como los que codifican a los factores de transcripción MSX1, PAX9 y PITX2, la proteína de señalización EDA y su receptor EDAR. Se han identificado más de doscientos genes que participan en la odontogénesis . [3]

En cuanto al entendimiento del control genético en la morfogénesis dental, se conoce recientemente la identificación de genes, cuyas mutaciones causan hipodoncia: MSX1 para la forma autosómica dominante, PAX 9 asociada a Oligodoncia y el gen para la Displasia Ectodérmica Anhidrótica (EDA) en la forma ligada a X.[2, 4]

Se han observado diferencias respecto al tamaño, número, y morfología de los dientes dentro de las poblaciones humanas modernas y entre ellos y otras especies de primates [5, 6].

El gen de PAX9 juega un papel esencial en el desarrollo de dentición de los mamíferos y ha sido asociado con las agenesias dentarias selectivas en los humanos y ratones, principalmente involucrando los dientes posteriores.[6, 7]

PAX9 pertenece a una familia de factores de transcripción que en los mamíferos tiene nueve miembros. Pax9 se expresa ampliamente en el mesénquima derivado de la cresta neural, involucrado en el desarrollo de las estructuras craneofaciales, incluidas las piezas dentarias.[3]

La expresión del gen MSX1, en 4p16.1, se observa en el mesénquima odontogénico desde muy temprano e inhibe la diferenciación. Las mutaciones con pérdida de función permitirían a las células diferenciarse tempranamente y dejar de proliferar, con la consiguiente falla en la morfogénesis .[3]

MSX1 y PAX9 son genes que codifican para factores de transcripción que se expresan en el mesénquima después de la iniciación del desarrollo dental como respuesta a señales del epitelio. La agenesia de segundos premolares ha sido asociada con la mutación Arg31Pro del MSX1 (Vastardis et al, 1996). Otra mutación (Ser105stop) en este mismo gen, se identifica con hipodoncia de premolares y fisura orofacial en algunos de los individuos de otra familia. (Van den Boogard et al, 2000). Por otra lado, mutaciones en el gen PAX9: 219InsG exón 2, A340T exón 2 y 793InsC exón 4 , se han relacionado con oligodoncia, involucrando en particular la agenesia de los molares (Stockton et al, 2000.,Nieminen et al, 2001., Frazier -Bowers et al, 2002), entre otros ejemplos.[8]

Recientes investigaciones demuestran la asociación entre Pax9 y Msx1 en una senda de la señalización que involucra Bmp4. La regulación de la expresión de esta proteína por dicha interacción determina el desarrollo dental desde la fase de casquete hasta el brote.[9]

El proceso de desarrollo de los dientes es entonces un proceso complejo en el cual participan "muchos jugadores". Esto nos lleva a pensar que estas alteraciones son condiciones genéticas heterogéneas, en donde más de un gen defectuoso contribuye a una gran variabilidad clínica [2]. Los mecanismos de herencias que usualmente se presentan son de forma autosómica dominante, con penetrancia incompleta y expresividad variable, patrones de herencia autosómico recesivo y ligado a X.

Muchos de los genes que participan en el desarrollo dentario también tienen importantes funciones en el desarrollo de otros órganos; esto explica la presencia de agenesias dentarias en por lo menos 45 síndromes , siendo los más comunes las displasias ectodérmicas. El descubrimiento de los genes que participan en los programas de desarrollo dentario y la identificación de mutaciones que producen malformaciones craneofaciales, apoyaría la existencia del código de homeoboxes odontogénico postulado por Sharpe .[3]

Los procedimientos modernos permiten obtener ADN para estudios moleculares con métodos no invasivos -como un simple raspado de la mucosa oral-, permitiendo realizar diagnósticos tempranos de mutaciones que implican un riesgo de desarrollar otras alteraciones de origen genético. Los avances en la ingeniería de órganos y tejidos y la terapia génica podrían llegar incluso a permitir la implantación de gérmenes de cultivo o a subsanar el defecto genético tempranamente y permitir un desarrollo normal .[3]

Mientras la mayoría de las anomalías dentales puede afectar la calidad de vida de los pacientes, ellas no son fatales, lo que hace a las familias con estos desórdenes disponibles para el estudio. La comprensión de los adelantos en la genética humana debe inspirar al profesional de la Estomatología para determinar si una anomalía dental se hereda y, en ese caso, trabaje con un genetista en identificar su mecanismo genético subyacente. [10]

BIBLIOGRAFIA

[1] Lejeune J. Genes y vida humana. All About Issues. 1991; Vol. No. 5: pp. 17-20.
[2] Berrocal. MC. LA HIPODONCIA: UN ANÁLISIS GENÉTICO [cited; Memorias IV Encuentro de Investigación en Ciencias Básicas en OdontologíaUniversidad Javeriana]. Available from: http://encolombia.com/odontologia/investigaciones/memorias-IVencuentro.htm
[3] FJ K-F. Agenesias dentarias: en busca de las alteraciones gené ticas responsables de la falta de desarrollo. . Med Oral Patol Oral Cir Bucal 2004 9:385-95.
[4] Trevor JPPDPIP. Hypodontia: genetics and future perspectives. Brazilian Journal of Oral Sciences (ISSN: 1677-3225) Vol 4 Num 13. 2005.
[5] Kawada Si, Koyasu K, Zholnerovskaya EI, Oda Si. Analysis of dental anomalies in the Siberian mole, Talpa altaica (Insectivora, Talpidae). Archives of Oral Biology. 2006;51(11):1029-39.
[6] Pereira TV, Salzano FM, Mostowska A, Trzeciak WH, Ruiz-Linares A, Chies JAB, et al. Natural selection and molecular evolution in primate PAX9 gene, a major determinant of tooth development. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. 2006;103(15):5676-81.
[7] Kapadia H, Frazier-Bowers S, Ogawa T, D'Souza RN. Molecular characterization of a novel PAX9 missense mutation causing posterior tooth agenesis. European journal of human genetics : EJHG. 2006;14(4):403-9.
[8] Briceño I BM, González OA, Gutiérrez SJ, Ordoñez A, Torres D. ANÁLISIS CLÍNICO Y MOLECULAR DE LA HIPODONCIA. [cited; Memorias IV Encuentro de Investigación en Ciencias Básicas en OdontologíaUniversidad Javeriana]. Available from: http://encolombia.com/odontologia/investigaciones/memorias-Vencuentro.htm
[9] Ogawa T, Kapadia H, Feng JQ, Raghow R, Peters H, D'Souza RN. Functional consequences of interactions between Pax9 and Msx1 genes in normal and abnormal tooth development. The Journal of biological chemistry. 2006;281(27):18363-9.
[10] Pemberton TJ, Gee J, Patel PI. Gene discovery for dental anomalies: a primer for the dental professional. Journal of the American Dental Association 2006;137(6):743-52.

Autores:
Dr. Reinaldo Rivas de Armas

Especialista de Segundo Grado en Cirugía Maxilofacial. Vicedecano Docente. Profesor Auxiliar de Medicina Bucal de la Facultad de Estomatología de la Universidad Médica “Dr . Serafín Ruiz de Zárate Ruiz”. de Villa Clara Cuba.
Dra. Maritza Canto Pérez
Especialista de Primer Grado en Cirugía Maxilofacial. Profesor Asistente de Patología General y Medicina Bucal de la Facultad de Estomatología de la Universidad Médica “Dr . Serafín Ruiz de Zárate Ruiz”. de Villa Clara .Cuba.
Drc. Manuela Herrera Martínez.
Jefa del departamento de genética de la facultad de medicina de la Universidad Médica de Villa Clara. Cuba.
Modalidad de presentación: Comunicación al Editor.


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924