Insensibilidad. Dilema Etico
Autor: Lic. Isidora Reyes | Publicado:  25/11/2008 | Etica, Bioetica. Etica medica. Etica en Enfermeria , Enfermeria , Gestion Sanitaria , Pediatria y Neonatologia | |
Insensibilidad. Dilema Etico.1



Insensibilidad. Dilema Ético

 

Lic. Reyes, Isidora

 

Valencia, Julio 2004

 


Introducción

 

Enfermería es una profesión donde su esencia principal es el cuidado a aquellas personas sanas o que padezcan una enfermedad, establecer una relación de ayuda con todos los individuos que se encuentren en un proceso de curación, rehabilitación o en fase terminal. Es así, como los individuos, familia y comunidad constituyen el epicentro del cuidado de Enfermería, el cual debe ser ejercido, con base en el respeto a la dignidad humana mediante la compasión, responsabilidad, justicia, calidad de atención.

 

Para brindar esta calidad de atención además de contar con los recursos materiales, con un ambiente de trabajo adecuado, la enfermera debe mantenerse actualizada a través de la educación continua. En tal sentido las Unidades de Terapia Intensiva Neonatal (UTIN), deben contar con un personal de Enfermería altamente calificado, con un gran sentido de responsabilidad, sensibilidad, prudencia, es decir, poseer una excelente formación ética.

 

La responsabilidad nos permite responder por nuestros actos, tener claro nuestras prioridades. En la presente monografía se analiza una situación donde está inmerso un dilema ético, la cual ocurre hace algún tiempo en una Unidad de Terapia Intensiva Neonatal, de un prestigioso centro privado de salud ubicado en Valencia, Estado Carabobo, donde claramente se evidencia la violación de los Principios Éticos así como el Código Deontológico de Venezuela, los Derechos Humanos inclusive el más elemental que es la vida.

 

El propósito de esta monografía es brindar al lector un análisis ético de situaciones donde este inmerso un dilema ético, para promover la enseñanza de la misma. La ética nos permite crecer, ser libres, ser justos y también comprender que existen otros seres que tienen necesidades y deseos, además la ética es el arte de cuidar con el cual se desarrolla la sensibilidad frente al dolor, sufrimiento, necesidades físicas, psíquicas y espirituales para generar la solidaridad que consiste en realizar algo para paliar o remediar la situación.

 

Los Principios Éticos son la guía del comportamiento humano, estos proporcionan elementos de juicios para analizar las situaciones que se presentan en la vida diaria o en nuestra profesión durante el ejercicio de la misma. Nos permite tomar decisiones basadas en ellos, tendiente al respeto de la persona, de la beneficencia, la no inducción al daño, la justicia distributiva, a respetar la santidad de la vida humana, es decir, la ética es nuestra conciencia que nos permite reflexionar sobre nuestras acciones, ya que solamente a través de la reflexión podemos cambiar nuestro comportamiento.

 


Estudio de caso ético. Insensibilidad.

 

En el área de Unidades de Terapia Intensiva Neonatal (UTIN) de una clínica reconocida; en el turno de la noche 7:00 PM a 7:00 am labora una profesional llamada María quien compartía sus actividades con una auxiliar de Enfermería, dicha profesional es la encargada del área durante su turno.

Un día en la mañana en horas de ordenar y dejar listo el servicio para la entrega de guardia se encontraba María realizando el reporte de Enfermería, estaba tan concentrada en su actividad que en ese momento entra a la unidad el médico intensivista de guardia quien se regresa a buscar las llaves de su carro, la cual había olvidado y se consigue que el único paciente Rn prematuro ubicado en la incubadora con monitoreo continuo, hidrataciones etc.…, lloraba, el médico se dirige a María y le pregunta ¿Por qué llora el bebe? Ella le responde sin verlo a la cara y continúa escribiendo.

 

 “Realmente ni idea, él llora mucho”.

 

La sorpresa para el médico fue cuando se acercó a la incubadora y no ve al bebé, se angustia muchísimo y llamó de inmediato a gritos a María, cuando se dio cuenta que el bebé estaba guindado fuera de la incubadora del brazalete del monitor y se había retirado la flebotomía.

A su vez, en el mismo momento, va entrando el personal de la mañana y observa la situación; María expresa “me voy pues tengo que laborar en otra institución, y me avisan si estoy despedida”. El personal de la mañana se pregunta ¿Qué hacer antes una situación tan grave como esta?

 

Ante todo es evidente que la conducta a seguir por el personal de Enfermería que está recibiendo el turno es que una de las profesionales de Enfermería brinde atención al recién nacido prematuro, proporcionándole cuidados de de urgencia como cateterización de vía venosa, restablecer líquidos, registrar constantes vitales, valoración neurológica, realizarle examen físico general y segmentario, tomar muestra para laboratorio y gasometría arterial, realizar evaluación permanente durante el transcurso de la mañana hasta estabilizar al paciente. Mientras, que la otra se encargue de retener a la enfermera involucrada o causante de la situación para conversar con ella y primero que todo conocer las razones por la cual actuó de esa manera y segundo para iniciar el procedimiento administrativo o ético legal al que hubiere lugar de ser necesario.

 

Verificar si al contratar a dicho personal se tomaron todas las precauciones necesarias como constatar que poseía el conocimiento necesario para trabajar en esta área, y si tenía las habilidades y destrezas que se requiere para laborar en estas unidades.

Ya que todos los datos aportados en el dilema ético señalan con firmeza que María no posee conocimiento sobre el cuidado de los recién nacidos prematuros, es importante resaltar que uno de los indicativos de alarma en este tipo de paciente es el llanto, ella al escuchar llorar al paciente debió dirigirse hacia la incubadora y verificar en que condiciones se encontraba el paciente, y realizar la evaluación correspondiente al caso.

 

Lo que indica que María no está calificada para trabajar en dicha área, es decir, no es competente, posee malos hábitos, es negligente, imprudente y desconoce los fundamentos elementales de justicia, los derechos humanos universales (como el derecho a la vida), el artículo 43 y 46 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como también el Código Deontológico del Consejo Internacional de Enfermería (CIE) el cual hace referencia a la responsabilidad profesional de las enfermeras con las personas, la práctica, la profesión y con sus compañeros de trabajo, además es insensible.

 

También incurre en el incumplimiento del principio de beneficencia, no inducción al daño, santidad de la vida humana y el de justicia distributivas, lo que justificaría la implementación de sanciones ético legales y de despido de ser necesario. Bolívar y Rodríguez (2004) definen el hábito como “una disposición por repetición de actos”; la conducta de María me hace dudar sobre si es la primera vez incurre en esta situación en su práctica como profesional de Enfermería. Además las autoras plantean que los hábitos se adquieren por repetición constante hasta tal punto que el individuo actúa de forma automática, al actuar de la manera en que lo hizo María me hace considerar que para ella era normal, por eso no le da importancia a lo que sucede porque su prioridad es irse a su otro empleo.

El código deontológico de Venezuela expresa en el capítulo III, artículo 12 “el profesional de Enfermería no utilizará sus conocimientos para lucrarse de la dignidad humana; sino que se ajustará a los Principios de equidad, justicia y honestidad”.

Toda esta situación me hace pensar que María trata mal a los pacientes, es decir, que posee malos hábitos y que es indolente, su interés primordial es su otra fuente de ingreso, esto también me lleva a formularme las siguientes interrogantes:

 

¿Recibe María un salario adecuado con las funciones que desempeña?

¿María no se siente motivada en este trabajo?

¿A maría no le agrada trabajar en la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal?

¿Cuáles fueron las razones que originaron que María actuara de la manera como lo hizo?

 

Como para María este tipo de actuación es normal, no pone en práctica dos de las virtudes cardinales del orden ético, citado por Bolívar y Rodríguez (2004) como lo son la prudencia y la justicia. Las autoras citan en el texto Ética en Salud y Enfermería (2004) que la prudencia es una virtud intelectual, basada en la consecución del bien, consiste en elegir los medios apropiados para fines dignos, es decir, que María primero debió verificar las condiciones en la que se encontraba el recién nacido prematuro, que concentrarse en el reporte de Enfermería.

Al respecto, el Código Deontológico del CIE, apéndice uno, establece cuatro elementos principales que norman la conducta ética, el primero de ellos es la enfermera y la persona el cual expresa textualmente “la responsabilidad primordial de la enfermera será con las personas que necesiten cuidados de Enfermería” el recién nacido prematuro era una persona totalmente dependiente de los cuidados de Enfermería que María podría proporcionarle para garantizar su vida como lo estipula la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 3 “todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” así como el artículo 5 “nadie será sometido a torturas ni penas o tratos crueles, inhumanos o degradante”.

 

Así mismo, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela contempla en el capítulo III, articulo 43 “el derecho a la vida es inviolable” y en su artículo 46 estipula “toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica, y moral” ¿imaginémonos lo que ocurriría si el recién nacido hubiese caído al suelo? Desde mi parecer María tenía miedo y por tal razón reacciono expresando lo que dijo o no tenía claro que había incurrido en una falta grave.

En lo referente a la justicia, las autoras antes mencionadas definen la justicia como “dar a cada uno lo suyo”, en el texto La Ética y la Moral en la Práctica de la Enfermera (1997) de la Universidad Central de Venezuela se define el principio de justicia distributiva como “dar a cada quien lo que necesite”, donde surgen obligaciones derivadas como realizar una adecuada distribución de los recursos, asignar a cada paciente un apropiado nivel de atención y disponer de los recursos indispensable para asegurar una adecuada atención de Enfermería y médica.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924