Significado del Cuidado Humano en Salud Reproductiva
Autor: María H. Cárdenas | Publicado:  13/04/2009 | Ginecologia y Obstetricia , Enfermeria | |
Significado del Cuidado Humano en Salud Reproductiva.1

Significado del Cuidado Humano en Salud Reproductiva

 

María H. Cárdenas

Docente Universidad de Carabobo, Facultad de Ciencias de la Salud, Escuela de Enfermería.

 

Reina X. Ferrer

Docente Universidad de Carabobo, Facultad de Ciencias de la Salud, Escuela de Enfermería.

 

Rosa Reina

Docente Universidad de Carabobo, Facultad de Ciencias de la Salud, Escuela de Enfermería.

 

Significado del Cuidado Humano en Salud Reproductiva

 

En el Cuidado Humano, los avances científicos y tecnológicos han permitido mejorar la práctica del cuidado y el mantenimiento de la vida, tomando en cuenta el respeto a la vida y la dignidad humana. Es por eso que Enfermería enfoca el cuidado de una manera transcultural que permitan abordar al usuario desde un perspectiva holística tomando en cuenta el significado que tiene la cultura para la satisfacción de necesidades humanas que pudieran estar interferidas por un agente biológico, social, psicológico o espiritual de ese ser.

 

El cuidado comprende elementos técnicos, aspectos afectivos, actitud y compromiso de quien lo proporciona, pero además es de especial importancia el significado del cuidado para quien lo otorga y para quién lo recibe, la intención y la meta que persigue. Por lo tanto la práctica de enfermería implica crear un cuidado que recurra a diversos procesos como son: la reflexión, la integración de creencias y valores, el análisis crítico, la aplicación de conocimientos, el juicio clínico, la intuición, la organización de los recursos y la evaluación de la calidad de las intervenciones.

 

En este sentido, el significado se formula por medio de la palabra y los signos, pero el principal ejecutor de significado es el ser humano en tanto que es principal para un acercamiento más interpretativo con el significado de hacer, uno que ha estado proliferando es la Antropología y la Filosofía, la Lingüística, la Teoría Literaria y la Psicología, se pudiera decir donde quiera que uno mire en estos días (1).

           

Aparece el significado como un concepto central de la psicología, su objetivo era descubrir y describir formalmente los significados que los seres humanos crearon fuera de sus encuentros con el mundo para proponer la hipótesis sobre el significado de hacer. Los procesos que fueron implicados se enfocaron en las actividades simbólicas que los seres humanos empleaban en construir y el sentido de hacer para ellos mismos, su objetivo era agilizar a la psicología a unir fuerzas con sus hermanas disciplinas en las humanidades y en la psicología, así hoy se cuenta con los centros florecientes de la psicología cultural, Antropología cognoscitiva e Interpretativa, la Lingüística interpretativa y sobre todo de la próspera empresa mundial que se ocupa de sí misma, como nunca antes de Kant con la Filosofía y del idioma.(2)

 El cuidado entendido por algunas autoras es la acción encaminada a hacer algo por alguien,(3) rasgo humano, imperativo moral, afecto, interacción personal e intervención terapéutica,(4) forma de amor, de expresión de sentimientos volcados en un hacer, el cui-dado ayuda al otro a crecer, a realizar-se y a enfrentar dificultades propias de la vida”,(5) es decir, el cuidado es un pro-ceso recíproco, interactivo e interpersonal que involucra el bienestar tanto del que recibe como del que otorga el cuidado, pues permite la preservación de la especie en la historia y espacio.

 

Es por ello, que estudiar la Salud Reproductiva desde su significado cultural es propio dentro del cuidado humano ya que esta encauza al hombre desde su origen; estudiándolo en sus diferentes etapas de crecimiento y desarrollo incluyendo la muerte; para esto es necesario fundamentar la práctica del cuidado tomando en cuenta los modelos teóricos de Leinninger. Watson y Orem.

 

Watson ha estudiado el cuidado de enfermería con enfoques filosóficos (existencial–fenomenológico) y con base espiritual, y ve el cuidado como un ideal moral y ético de la enfermería, en otras palabras, el cuidado humano como relación terapéutica básica entre los seres humanos; es relacional, transpersonal e intersubjetivo. (6) Lo anterior le permitió a Watson la articulación de sus premisas teóricas, conjuntamente con las premisas básicas de la ciencia de la enfermería, según la cita Walker:(7)

 

Premisa 1. “El cuidado (y la enfermería) han existido en todas las sociedades. La actitud de asistencia se ha transmitido a través de la cultura de la profesión como una forma única de hacer frente al entorno. La oportunidad que han tenido enfermeras(os) de obtener una formación superior y de analizar, a un nivel superior, los problemas y los asuntos de su profesión, han permitido a la enfermería combinar su orientación humanística con los aspectos científicos correspondientes.

 

Premisa 2. “La claridad de la expresión de ayuda y de los sentimientos, es el mejor camino para experimentar la unión y asegurar que algún nivel de comprensión sea logrado entre la enfermera-persona y paciente-persona”. El grado de comprensión es definido por la profundidad de la unión transpersonal lograda, donde la enfermera y el paciente mantienen su calidad de persona conjuntamente con su rol.

 

Premisa 3. “El grado de genuinidad y sinceridad de la expresión de la enfermera, se relaciona con la grandeza y eficacia del cuidado”. La enfermera que desea ser genuina debe combinar la sinceridad y la honestidad dentro del contexto del acto de cuidado.

 

Las premisas básicas expuestas son un reflejo de los aspectos interpersonales – transpersonales – espirituales de su obra, reflejando la integración de sus creencias y valores sobre la vida humana y proporcionan el fundamento para el desarrollo ulterior de su teoría:

 

       Las emociones y la mente de una persona son las ventanas de su alma.

       El cuerpo de una persona está limitado en el tiempo y el espacio, pero la mente y el alma no se circunscriben al universo físico.

       El acceso al cuerpo, a la mente y al alma de una persona es posible siempre que la persona sea percibida como una totalidad.

       El espíritu, lo más profundo de cada ser, o el alma (geist) de una persona existe en él y para él.

       Las personas necesitan la ayuda y el amor de los demás.

       Para hallar soluciones es necesario encontrar significados.

       La totalidad de la experiencia en un momento dado constituye un campo fenomenológico.

 

El concepto percepción de cuidado, es definido “como el proceso mental mediante el cual el paciente y el personal de enfermería obtienen momentos significativos en su interior durante la interacción del cuidado”, lo cual está relacionado con el cuidado genuino y simultáneo citado por Watson, que permite al paciente y enfermera percibir datos del exterior y organizarlos de un modo significativo en el interior, para tomar conciencia del mundo que les rodea y de acuerdo con Larson y Wolf, lo anterior conlleva al conocimiento.

 

Por lo tanto, el cuidado de enfermería involucra la diversidad, la universalidad y la individualidad, aspectos que se deben tener en cuenta al ofrecer el cuidado en Salud Reproductiva en Venezuela tomando en cuenta que este grupo poblacional es vulnerable desde la óptica de la salud materno-perinatal. La teoría del cuidado transcultural de Leininger concibe al ser humano como un ser social e histórico. Por tanto, el hombre se encuentra envuelto en una red de relaciones sociales y situado en un determinado contexto; su comportamiento depende del aprendizaje que él tenga en dicho contexto, es decir, de la cultura en la cual crece y vive. Leininger plantea en su teoría de los cuidados culturales que “la Enfermería debe ir más allá de un mero estado de reconocimiento o de apreciación de las diferentes culturas”. (9). Se trata de lograr que los conocimientos y la práctica de la Enfermería profesional tengan una base cultural, una conceptualización y una planificación basadas en la cultura. La cultura es para ella el conjunto de valores, creencias, normas y estilos de vida característicos de un grupo humano, y que son aprendidos, compartidos, transmitidos de generación en generación, y que guían el pensamiento, las decisiones y las acciones. Leininger se refiere al cuidado cultural como: “los valores, creencias y expresiones estructuradas conocidas de una forma cognitiva y que ayudan, apoyan o capacitan a las personas o grupos a mantener su bienestar, mejorar su situación o modo de vida o enfrentarse a la muerte o a sus discapacidades”. (10).

 

En este sentido, el cuidado de Enfermería transcultural se debe ofrecer teniendo en cuenta las diferencias y similitudes culturales de las personas con el objetivo de: 1) preservar aquellos valores, creencias y prácticas que promuevan el bienestar y eviten las enfermedades; 2) acomodar o negociar aquellos valores y prácticas que podrían eventualmente ser mejorados, y 3) reestructurar los valores, las creencias, y las prácticas que definitivamente pueden ser perjudiciales para la salud. El cuidado de enfermería, por tanto, debe ser congruente con la cultura de la persona que lo recibe (11).

 



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924