La ingestion de causticos en el niño. Un problema de Salud
Autor: Dra. Maritza Serizawa-Serizawa | Publicado:  14/08/2009 | Pediatria y Neonatologia | |
La ingestion de causticos en el niño. Un problema de Salud.1

La ingestión de cáusticos en el niño. Un problema de Salud.

 

Serizawa-Serizawa Maritza 1, Rincón-Márquez Elizabeth 2, Morales-García, Dimas 3 y Hernández Gilbert 4

 

1.     Pediatra Gastroenterólogo, Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo

2.     Cirujana Infantil, Pediatra Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo y Especialidades Pediátrica

3.     Cirujano de Tórax, Neumonólogo, Jefe del Servicio de Cirugía de Tórax del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo, Director de Postgrado de Cirugía de Tórax, Coordinador del Programa de Cirugía de Esófago Hospital de Especialidades Pediátricas

4.     Cirujano Infantil, Jefe del Servicio de Cirugía Pediátrica del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo, Director del Programa de Cirugía de Esófago del Hospital de Especialidades Pediátrica

 

Resumen

 

La ingestión de cáusticos en la edad pediátrica es un problema grave al producir una lesión progresiva y devastadora en el esófago y el estómago. Presentamos nuestra experiencia de 17 años en la evaluación de 421 pacientes en edades comprendidas de 2 meses a 14 años. Un porcentaje de 34.67 eran lactantes, 60.09 pre-escolares y 5.22 escolares. El 62.23% eran del sexo masculino y 37.76% del femenino. Los cáusticos ingeridos fueron álcalis, ácidos y cloro en 90.73%, 2.61% y 6.65% casos respectivamente y se encontraban almacenados en su envase original en 3.8% y trasegados en el 96.2% de los casos. En el 99.53% la ingestión fue de origen accidental. Todos los pacientes manifestaron alguna sintomatología. La evaluación endoscópica se realizó en el 89.31% de los casos y los hallazgos fueron: estudio normal en 39.36% y lesiones en el tracto gastrointestinal en 60.63%. Los 145 pacientes con Esofagitis Grado III y 36 con estenosis fueron incluidos en el programa de dilatación, con una buena evolución en el 35.91% de los casos. La perforación esofágica se presentó en el 0.53% de los casos.

 

Conclusiones: La ingestión de cáusticos en su mayoría son de origen accidental; afecta principalmente a menores de 6 años. Puede ocasionar lesiones graves en el tracto gastrointestinal con secuelas para toda la vida e incluso la muerte. La Endoscopia Digestiva Superior es el estudio por excelencia para evaluar estos pacientes. Las dilataciones esofágicas son moderadamente exitosas. El tratamiento es la Prevención

 

Palabras clave: cáusticos, estenosis esofágica, dilatación esofágica

 

 

Introducción

 

Las sustancias cáusticas incluyen una variedad de productos con propiedades diferentes clasificadas en álcalis (ph>7) y ácidos (ph < 7) que comúnmente se encuentran en el hogar formando parte del arsenal de limpieza y con la particularidad de que al ser ingeridos son capaces de originar lesiones químicas directamente en la mucosa del tracto gastrointestinal e incluso respiratorio.

 

La ingestión de cáusticos en la edad pediátrica es un problema grave dadas las consecuencias que puede ocasionar al producir una lesión progresiva y devastadora en el esófago y el estómago (1) y constituye un verdadero problema de salud en nuestro medio debido al incremento del número de estos pacientes que han sido evaluados en nuestro Centro Hospitalario durante estos últimos años.

En vista de ello en el año 2002 iniciamos un estudio retrospectivo que incluyó todos los pacientes atendidos desde Enero de 1.992 y que continuamos prospectivamente hasta Diciembre de 2008 con los objetivos de determinar la epidemiología del problema, evaluar los resultados del estudio endoscópico del tracto gastrointestinal y la evolución de estos pacientes.

 

Material y Método

 

Este estudio descriptivo incluyó a 421 pacientes en edades comprendidas de 2 meses a 14 años, de los cuales 262 (62.23%) fueron del sexo masculino y 159 (37.76%) del femenino quienes ingirieron sustancias cáusticas y acudieron al Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo durante el período comprendido entre Enero de 1.992 y Diciembre de 2.008. Se recogieron los siguientes datos: sexo, edad, tipo de cáustico ingerido y síntomas que presentaban al ingreso. Los pacientes fueron distribuidos en 3 grupos etarios: lactantes que comprenden los pacientes de 0 a menos de 2 años, pre-escolares de 2 a 6 años y escolares de 7 a 14 años y fueron divididos en 2 grupos de acuerdo a si fueron evaluados tempranamente durante los primeros 21 días o tardíamente luego de 21 días de ocurrido la ingestión del cáustico.

 

A todos los pacientes se les estabilizó hemodinámicamente y entre 12 a 96 horas del accidente se les realizó la Endoscopia Digestiva Superior bajo anestesia general con equipos de Endoscopia marcas Olympus, Fujinon o Pentax de 9 mm de diámetro externo. Se describió la lesión del tracto gastrointestinal de acuerdo con la clasificación de Holinger (2). Se consideró que el paciente presentaba estenosis cuando el Endoscopio no logra alcanzar el fundus gástrico. Los pacientes evaluados tardíamente se les practicó un esofagograma. Posterior a la Endoscopia se indicó y/o se mantiene el tratamiento con citoprotectores, bloqueadores de los receptores de H2, inhibidores de la bomba de protones y procinéticos y si lo ameritaban se asocia antibioticoterapia y se inician las dilataciones esofágicas con las Bujías de Tucker o dilatadores de Savary-Gilliard (3)

 

El protocolo de las dilataciones fue: semanal durante los primeros 3 meses, luego bisemanal los siguientes 3 meses, después cada 3 semanas por 3 meses y posteriormente mensual hasta el año de iniciado las mismas.

 

Los resultados obtenidos fueron procesados y expresados en valores absolutos y relativos y agrupados en tablas.

 

Resultados

 

Desde Enero 1.992 a Diciembre 2.008 se evaluaron 421 pacientes, siendo la distribución por grupo etario 146 (34.67%) lactantes, 253 (60.09%) pre-escolares y 22 (5.22%) escolares. De ellos, 262 (62.23%) correspondieron al sexo masculino y 159 (37.76%) al sexo femenino. Las sustancias cáusticas ingeridas fueron álcalis, ácidos y cloro en 382 (90.73%), 11 (2.61%) y 28 (6.65%) casos respectivamente. Dentro de los álcalis los más frecuentes fueron el hidróxido de sodio (limpiadores de cocina y aire acondicionado) seguido por el amoníaco.

Los ácidos comprendieron el ácido muriático y el ácido sulfúrico. En cuanto al origen, en 419 casos (99.53%) la ingestión fue de origen accidental y en dos pacientes (0.47%) de forma voluntaria y el cáustico se encontraba almacenado en recipientes que contienen bebidas, alimentos y medicamentos en 405 casos (96.2%) y contenidos en su envase original en 16 casos (3.8%). En relación al momento de la evaluación, 385 pacientes (91.44%), fueron evaluados en la etapa temprana al consultar durante los primeros 21 días de ocurrida la ingestión del cáustico y todos presentaron alguna manifestación clínica tipo vómitos, sialorrea, dolor abdominal, síntomas respiratorios que ameritaron soporte ventilatorio en la Unidad de Cuidados Intensivos en 8 casos y lesiones orofaríngeas. Los restantes 36 (8.55%) pacientes consultaron 21 días después de la ingestión por disfagia a sólidos y/o líquidos y pérdida de peso. (Tabla 1)

 

Tabla 1. Sintomatología al ingreso

 

Clínica                          № absoluto      Porcentaje       

Lesiones orofaríngeas      385                 91.44

Vómitos                          245                 58.19

Sialorrea                         230                 54.63

Dolor abdominal                  3                   0.71

Síntomas respiratorios       15                   3.56

Disfagia                            36                   8.55

Pérdida de peso                36                   8.78



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado