Arritmias especificas del territorio de la unión en imagenes electrocardiograficas
Autor: Dr. Marco J. Albert Cabrera | Publicado:  25/09/2009 | Cardiologia , Imagenes de Cardiologia | |
Arritmias especificas del territorio de la unión en imagenes electrocardiograficas.1

Arritmias específicas del territorio de la unión en imágenes electrocardiográficas

 

Albert Cabrera Marco J. (a); Pino Peña Yaima C. (b); Rodríguez García Marcos A. (c); Flórez Prieto Armado M. (d) Gil Jiménez Yilena (e); Ferras Menéndez Greisa M. (e); Martínez Hernández Laura (e)

 

Policlínico Universitario Vedado. Plaza de la Revolución, Ciudad de la Habana. Cuba

 

(a)   Master en Ciencias en Investigación en Aterosclerosis. Especialista de Primer y Segundo Grados en Medicina Interna. Especialista de Segundo Grado en Medicina General Integral. Profesor Auxiliar del ISCM-Habana.

(b)   Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral.

(c)   Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Residente de 3er año de Cardiología del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de Cuba (ICCCV)

(d)   Estudiante de 2do año de Ciencias Médicas.

(e)   Estudiantes de 3er año de Ciencias Médicas.

 

Resumen

 

El corazón humano, como el del resto de los mamíferos posee ciertas propiedades electrofisiológicas esenciales sobre las cuales basa su funcionamiento. El impulso eléctrico se inicia habitualmente en el nodo sinusal y se propaga a través del sistema específico de conducción al resto del miocardio, pasando por el nodo aurículo-ventricular (AV), sufriendo allí un retraso fisiológico.

 

En la actualidad al área que ocupa en nodo aurículo-ventricular (AV), el haz de His o las porciones iniciales de sus ramas es llamada territorio de la unión. La función de dicha estructura es sincronizar la contracción auricular con la ventricular y organizar la secuencia de activación de cada parte de los ventrículos por medio del haz de His y sus ramas, además de servir de reserva de activación del corazón en caso de fallar el nodo aurículo-ventricular (AV). Si por algún motivo el territorio de la unión se convierte en la fuente de activación del corazón estamos en presencia de una arritmia supraventricular en el territorio de la unión.

 

Hemos realizado este material con el objetivo de ilustrar con imágenes electrocardiográficas los trastornos del ritmo originados en el territorio de la unión además de ofrecer un breve resumen acerca de cada uno de ellos y los hallazgos más comunes en el electrocardiograma.

 

Palabras claves: Electrocardiografía, arritmias supraventriculares, arritmias de la unión.

 

Introducción

 

El corazón humano, como el del resto de los mamíferos posee ciertas propiedades electrofisiológicas esenciales sobre las cuales basa su funcionamiento: automatismo, conductibilidad, excitabilidad, contractilidad y refractariedad; las dos primeras generan y propagan el impulso cardiaco respectivamente.

 

El impulso eléctrico se inicia habitualmente en el nodo sinusal y se propaga a través de las vías de conducción interauriculares hacia ambas aurículas y hacia el nodo aurículo-ventricular (A-V). Allí se produce un enlentecimiento de la velocidad de conducción del impulso. Este continúa por el haz de His y sus ramas derecha e izquierda hasta llegar, a través de la red de Purkinje a ambos ventrículos.

 

El nodo aurículo-ventricular (AV) tiene tres porciones histológicamente bien definidas: la zona transicional, donde se mezclan células auriculares normales y células especializadas con propiedades automáticas; una porción compacta que no posee automatismo y una porción penetrante en el cuerpo fibroso central del corazón, que es la parte inicial del haz de His y que también posee propiedades automáticas. Puesto que hay una transición de la aurícula al nodo y de este al haz de His, que amplía la estructura del nódulo como tal y como en estas estructuras puede producirse actividad automática, se llama a toda esta zona: unión auriculoventricular. La función de dicha estructura es sincronizar la contracción auricular con la ventricular y organizar la secuencia de activación de cada parte de los ventrículos por medio del haz de His y sus ramas, además de servir de reserva de activación del corazón en caso de fallar el nodo sinusal: su frecuencia de automatismo fisiológico es de 45 a 65 impulsos por minuto.

 

Se han denominado alfa y beta a las dos vías intranodales. La vía alfa es de conducción lenta y un período refractario corto y la vía beta considerada de conducción rápida y un período refractario largo. Durante el ritmo sinusal existe una conducción anterógrada sobre ambas vías, pero el impulso alcanza el haz de His en forma preferencial sobre la vía rápida, en cambio el impulso conducido por la vía lenta queda oculto porque al llegar al haz de His lo encuentra en periodo refractario. (1)

 

ARRITMIAS DE LA UNIÓN AURÍCULO-VENTRICULAR

 

Estas arritmias son supraventriculares y según la clasificación del Dr. Guillermo Franco Salazar están clasificadas dentro de las que dependen del territorio atrial. Además vale destacar que no las hemos tratado junto con las demás arritmias para lograr una mayor objetividad. Cuando el territorio de la unión se convierte en la fuente de activación del corazón estamos en presencia de una arritmia de la unión. Hay muchos autores que consideran el ritmo de la unión como normal, debido a que no produce síntomas ni signos en la mayoría de los casos y porque una persona puede vivir la vida entera con su centro automático situado en el territorio de la unión.

 

a) Ritmo de la unión o nodal (2)

 

Se presenta cuando se deprime el centro primario (sinusal) por lesiones o a causa de un aumento de la excitabilidad del territorio de la unión usurpando las funciones del nodo sinusal. Este produce:

 

       Onda P negativa en las derivaciones D2, D3, VF, V5 y V6.

       El espacio P-R o P-Q se acorta por eliminación del retardo fisiológico del nodo aurículo-ventricular (AV).

       Los complejos ventriculares son normales.

       La frecuencia ventricular es menor que la sinusal.

       La frecuencia auricular generalmente es menor de 60 latidos por minuto.

 

Es válido aclarar que la onda P en este tipo de ritmo puede tener varias localizaciones, ya que si el impulso nace en la parte alta de la unión la P negativa estará delante del complejo QRS; si el estímulo nace en el mismo centro de la unión la onda P se inscribe dentro del complejo QRS y tiende a ensanchar el mismo; si el impulso es en la parte baja de la unión la onda P será negativa pero se inscribirá después del complejo QRS y antes de la onda T, llamando a estos tres casos ritmo de la supraunión, unión propiamente dicha e infraunión respectivamente.

 

b) Extrasístole de la unión (3)

 

Nacen en el territorio de la unión. Del sitio de origen dentro del territorio de la unión así como del estado de la conducción, tanto anterógrada como retrógrada, depende la ubicación de la onda P. Dicha onda, con mucha frecuencia, no aparece porque se encuentra oculta, inmersa o sepultada, dentro del complejo ventricular QRS.

       En el electrocardiograma podemos encontrar ondas P en sentido negativo, delante, inmersa o detrás del complejo QRS, aunque vale destacar que en la mayoría de los casos la onda P no aparece o se presenta después del QRS.

       La onda de excitación, iniciada en el territorio de la unión, penetra normalmente en los ventrículos y como consecuencia el complejo ventricular es normal.

       El espacio P-R tiende a modificarse, generalmente acortándose, ya que disminuye el espacio que tiene que recorrer el impulso entre la unión y los ventrículos.

       La pausa postextrasistólica es sólo ligeramente mayor que en los latidos normales.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924