Manifestaciones cardiacas en el paciente con VIH. Articulo de Revision
Autor: MsC. Dr. Eudis Reyes Mozo | Publicado:  3/01/2010 | Medicina Interna , Cardiologia , Enfermedades Infecciosas | |
Manifestaciones cardiacas en el paciente con VIH. Articulo de Revision .1

Manifestaciones cardiacas en el paciente con VIH. Articulo de Revisión.

 

Autor: Dr. MsC. Eudis Reyes Mozo.

 

Master en Urgencias Médicas. Especialista de primer grado en Cardiología. Especialista de primer grado en Medicina General Integral. Profesor Instructor.

 

Centro de Diagnóstico Cardiovascular Barrio Adentro de Maracaibo. Zulia.

 

Resumen

 

Se realizó una revisión de las principales manifestaciones cardiacas que presenta el paciente con infección por VIH. Se presentan las posibles patogenias conocidas de estas alteraciones, los medios diagnósticos y el seguimiento de estas complicaciones. Se exponen además los efectos adversos cardiovasculares de los fármacos antirretrovirales y sus interacciones farmacológicas.

 

Summary

 

We performed a review of the main heart expressions the patient presented with HIV infection. The possible known etiology of these alterations, average diagnosis and monitoring of these complications are. Also adverse cardiovascular drugs are antiretroviral and pharmacological interactions.

 

Palabras clave: VIH, manifestaciones cardiacas/ HIV, heart complications.

 

Introducción

 

La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es una de las principales causas de cardiopatía adquirida, especialmente el fallo cardiaco sintomático.

 

Las complicaciones cardiacas en el paciente con infección VIH aparecen generalmente en las fases tardías de la enfermedad, siendo cada vez más precoz en la medida en que mejora la calidad de vida y los tratamientos para estos pacientes.

 

La incidencia anual es de 16 casos cardiacos por cada 1.000 pacientes enfermos de VIH 1.

 

La incidencia de nuevos casos ha disminuido en los Estados Unidos en los últimos cinco años. En los inicios de la epidemia la mayoría de las infecciones por VIH aparecían en homosexuales, sin embargo actualmente la mayoría de los casos nuevos aparecen en adictos a drogas por vía parenteral y en parejas heterosexuales de personas ya infectadas. 2

 

La primera descripción de daño cardiaco en pacientes con VIH fue descrita en 1983 por Austran, quien reportó Sarcoma de Kaposi en una autopsia. La prevalencia del daño cardiaco varía desde el 23% hasta el 70%, dependiendo del tipo de estudio.

 

La mejoría de la supervivencia en los pacientes con infección por VIH, relacionado con la terapia antirretroviral, se ha asociado a un incremento de complicaciones cardiovasculares. Su presentación surge en los estadios avanzados de la enfermedad cuando la inmunodepresión es mayor, generalmente con cifras de linfocitos CD4< 200/ul. 3

 

Desarrollo

 

Dentro de las alteraciones cardiacas causadas por la infección por VIH, se encuentran el derrame pericárdico, la miocarditis intersticial linfocitaria, endocarditis infecciosas, miocardiopatías dilatadas y las neoplasias miocárdicas.

 

Disfunción sistólica del ventrículo izquierdo.

 

La disfunción sistólica del ventrículo izquierdo es reportada como una alteración frecuente en pacientes con SIDA. Clínicamente se presenta igual al cardiópata por otra etiología, pudiendo estar los pacientes asintomáticos o con clase funcional III-IV de la New York Heart Association. La presencia de infecciones pulmonares concurrentes, hipertensión pulmonar, anemia y tumoraciones, pueden modificar la presentación de los signos y síntomas del fallo cardiaco.

 

Dentro de su patogénesis se han planteado muchas hipótesis, entre ellas la infección del miocardio por el propio virus del VIH, infecciones oportunistas, respuesta autoinmune a infecciones virales, déficit nutricional y la cardiotoxicidad de los tratamientos antirretrovirales. 4

 

El ecocardiograma se revela como la prueba más fiable y sencilla para evaluar la función ventricular izquierda. El electrocardiograma puede mostrar alteraciones inespecíficas de la conducción. La radiografía de tórax tiene poco valor para identificar la congestión pulmonar por fallo cardiaco en pacientes con VIH. 5

 

Los pacientes con disfunción sistólica asintomática, se pueden seguir con ecocardiografía. Los sintomáticos generalmente fallecen en el primer año.

 

Independientemente de la edad, sexo y los valores de linfocitos CD4, la mortalidad es alta, con o sin asociación de disfunción sistólica del ventrículo derecho. El promedio de vida una vez establecido el diagnóstico oscila entre 6 y 12 meses.

 

El tratamiento de la disfunción sistólica del ventrículo izquierdo asociada a infección por VIH es similar al de la miocardiopatía dilatada no isquémica, incluye: inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), diuréticos y digoxina. Se puede asociar inmunoglobulina parenteral porque reduce el stress pico de la pared del ventrículo izquierdo, lo que sugiere el componente inmunológico de la afección. El impacto de las inmunoglobulinas puede deberse a su capacidad para eliminar anticuerpos del corazón y reducir el efecto de las citoquinas y los factores de crecimiento celular 6

 

Debe tratarse agresivamente las infecciones porque mejora la sintomatología e incluso la miocardiopatía.

 

Deben incorporarse suplementos vitamínicos, selenio, zinc y carnitina.

 

El seguimiento debe ser ecocardiográfico cada 3 meses y evaluar el acortamiento fraccional. Si persiste por debajo de 28% sugiere un mal pronóstico. 7

 

Neoplasias cardiovasculares

 

Los tumores cardiovasculares son relativamente frecuentes en pacientes con SIDA, por lo general en los estadios avanzados de la enfermedad.

 

El sarcoma de Kaposi, afecta hasta un 30% de los pacientes con SIDA, sobretodos homosexuales, siendo su incidencia inversamente proporcional al recuento de CD4. Afecta la grasa subpericárdica que rodea a las arterias coronarias, sin afectar estas. 8

 

Cuando da síntomas produce derrame pericárdico. El líquido pericárdico suele ser serosanguinolento, sin células malignas ni datos de infección. La mayoría de los pacientes mueren de infecciones oportunistas antes que del propio tumor.

 

La neoplasia cardiaca primaria más frecuente es el linfoma. El linfoma no Hodgkin alcanza una prevalencia de 25 a 60% en pacientes con VIH, siendo incluso la primera manifestación de SIDA. 9

 

Clínicamente se acompaña de disnea, fallo biventricular, dolor torácico y arritmias, taponamiento cardiaco, insuficiencia cardiaca y diversos grados de bloqueos y síndrome de la vena cava superior. El líquido pericárdico puede mostrar células malignas. El pronóstico es sombrío aunque la quimioterapia ha sido útil. 10



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924