Tratamiento para la obesidad
Autor: Silvia Muñoz Reyes | Publicado:  26/04/2010 | Endocrinologia y Nutricion , Divulgacion Medica | |
Tratamiento para la obesidad .1

Tratamiento para la obesidad

MSc. Dra. Silvia Isabel Reyes González. Especialista en Medicina Interna. Profesora auxiliar ISCM –H

Silvia Muñoz Reyes. Estudiante de Medicina

Las causas más comunes de obesidad son la sobre ingesta de alimentos y energía. La alimentación es indispensable para la vida, se convierte en un acto placentero y en ocasiones fuera de control por falta de voluntad o por desconocimiento de ¿cómo nutrirse, cómo alimentarse?

El término nutrición generalmente se refiere a la comida que comemos y como el cuerpo la procesa y la aprovecha. La necesidad fisiológica de alimentos es en realidad la necesidad de nutrientes específicos contenidos en la comida. Los nutrientes son constituyentes químicos de la comida, esenciales para el funcionamiento adecuado del cuerpo. Cada nutriente tiene una o más funciones, como son:

  • Fuente de energía para el metabolismo.
  • Material de construcción de tejidos corporales
  • Regulación de los procesos metabólicos y fisiológicos

Los principales nutrientes son carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales así como resultan imprescindibles el agua y las fibras estas últimas no siempre son consideradas como nutrientes pero cumplen una función especial para evitar el exceso de peso. De lo que se infiere que nutrición y dietética están íntimamente relacionados pero difieren entre sí y que su relación debe llevarnos a un equilibrio o balance de energía para evitar que esta se acumule en forma de grasa.

Ver: el mejor nutricionista de Madrid

Los objetivos del tratamiento para la obesidad, son favorecer la pérdida de peso o evitar un incremento, controlar los factores de riesgo o enfermedades asociadas, prevenir la recuperación del peso a largo plazo.

El tratamiento debe iniciarse en equipo en el que participen nutricionistas, kinesiólogos, profesores de educación física, especialistas en salud mental y médicos entrenados en obesidad.

En el área de atención primaria, debe tenerse un protocolo de diagnostico y tratamiento con enfoque practico.

El tratamiento tiene como pilares fundamentales.

  • Intervención dietaria.
  • Aumento de la actividad física
  • Modificación de la conducta
  • Fármacos.
  • Cirugía bariátrica

El aspecto de la dieta es muy controvertido de hecho el 98% de ellas son hipocalóricas, las dietas rígidas como la de la sopa, disociada, dieta de Atkins, de la Clínica Mayo, macrobiótica, hiperproteica, tienen su sustento científico coma la disociada y han sido muy usadas como la de Atkins pero son dieta que duran pocos días, se hacen casi como un castigo, no modifican conductas, estilos de vida ni hábitos alimentarios y algunas por sus características entrañan riesgos para la vida del obeso por lo que no son de indicación en el tratamiento de la obesidad.

Dietoterapia es la utilización de la alimentación como medio de curación.

Primero debemos educar a la persona que vamos a tratar y educar es un proceso que tiene como propósito entrenar o desarrollar habilidades en aquella persona a quien va dirigida la acción, el consejo médico es parte de este proceso pues su rol no es solo diagnosticar y tratar sino prevenir para realmente hacer salud y como resulta una figura cimera en el circulo salud-enfermedad le corresponde entonces lograr que sus pacientes cambien el estilo de vida y conserven su salud fundamentalmente en el nivel primario de atención de salud.

¿Cuándo tratar al obeso?

El tratamiento debe aplicarse a:

  • Sobrepesos con dos o más factores de riesgo cardiovascular
  • Mujeres sobrepeso peri menopáusicas.
  • índice de masa corporal (IMC) >= 30 Kg./m2
  • Sobrepeso sin factores de riesgo deben ser educados para evitar obesidad.

En la primera entrevista debe encuestarse al paciente para conocer sus antecedentes patológicos personales y familiares, hábitos de vida y de alimentación, se hace examen físico y medidas antropométricas para clasificarlo según Quetelet y ya se comienza a brindar apoyo psicológico y educación para sensibilizarlo con su estado de salud y conducta posterior

El tratamiento no debe ser impuesto, debe ser casi negociable entre obeso y profesional, recordándole al primero que la disminución de peso es lenta, que solo con 5 a 10% de pérdida de peso se sentirá mejor y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, enfermedades metabólicas, algunos tipos de cáncer, esteatosis hepática, litiasis biliar y apnea del sueño disminuirá al unísono.

En esta consulta se indican además los estudios hemograma, prueba oral de tolerancia a la glucosa o glucemia si no fuese necesaria la POTG, perfil lipídico, acido úrico, ultrasonido abdominal para explorar el hígado, perfil hepático y estudios hormonales si se considera necesario...

DIETA

Debe ser individual con bajo contenido energético, disminuir el uso de alcohol, las calorías de la dieta se reducen progresivamente, el plan nutricional debe ser hipocalórico, rico en fibras, con proporción de grasas del 30% con menos del 10% de grasas saturadas, esta grasa saturada eleva los niveles de colesterol y aumenta el riesgo cardiovascular .como, la de los productos lácteos y carnes rojas y algunos aceites mientras que la grasa insaturada tanto monoinsaturada como poliinsaturada son más saludables y las encontramos en los aceites vegetales como el de oliva, maní, canola.

Otro elemento es la saturación de la grasa por hidrogenación que se observa en forma sólida o semisólida lo que nos permite identificarlas así tenemos a la margarina y las barritas de mantequilla que debemos evitar, este proceso de hidrogenación nos ofrece también los perjudiciales ácidos grasos trans presentes en las papas fritas

Los azúcares añadidos a las golosinas y las bebidas gaseosas aportan más calorías que nutrientes. Por lo que el azúcar de la alimentación diaria se obtendrá de fruta fresca. Las féculas son hidratos de carbono complejos, porque el organismo debe descomponerlos para obtener azúcar y son pobres en grasas por lo que se recomienda alimentarse con papas, cereales, arroz, maíz y verduras.

En cuanto a la Fibra, son hidratos de carbono complejos, que incluye dos tipos la soluble y la insoluble la soluble la encontramos en las leguminosas secas, manzanas y cítricos y la insoluble en los cereales de forma predominante, necesitamos de 25 a 30 gramos de fibra diariamente tanto de un tipo como de otro pues ambas reducen el colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924