Prevalencia de la caries dental en niños institucionalizados de 2 a 5 años de edad
Autor: Dra. Yuremis Fernández Márquez | Publicado:  25/05/2010 | Odontologia y Estomatologia | |
Prevalencia de la caries dental en niños institucionalizados de 2 a 5 años de edad .2

La boca de un recién nacido se halla libre de microorganismos, sin embargo, poco después del nacimiento se desarrolla la flora bucal, estos microorganismos se derivan de la persona en contacto más íntimo con el recién nacido. Si la madre del neonato tiene lesiones cariosas activas transmitirá con más probabilidad la flora cariogénica al hijo que la que se halle libre de caries. De ahí la importancia de la promoción de salud y de tratar a las madres antes del parto o durante el tiempo que transcurre desde el parto hasta que el niño tiene el primer diente aproximadamente a los 6 meses de edad, en lo cual influyen además factores ambientales como el flúor en la prevención de esta enfermedad 28-30.

Desde que en el niño comienzan a brotar los dientes —y aún antes— la higiene constituye una costumbre insustituible. Además, a pesar de la desafortunada reputación legada por sus iniciadores, la visita, al menos anual, al estomatólogo y el seguimiento de sus indicaciones son determinantes en el mantenimiento de una buena salud bucal 31.

La familia también actúa indirectamente en la relación dentista-niño, pues ofrece experiencias fundamentales, entre las cuales destacamos las aptitudes para con el dentista, la profilaxis y el tratamiento bucal. Por lo tanto, es de gran importancia el envolvimiento de la familia y de la comunidad en los programas preventivos 32.

Correa plantea que el odontólogo a través de la familia puede obtener cambios de conducta en el niño. La conducta en el sentido general, se puede definir como cualquier cambio en la actuación del organismo. Los padres moldean la conducta de sus hijos, desde el momento en que nacen, por medio de un esfuerzo y un rechazo selectivo ante un comportamiento específico, con técnicas basadas en la disciplina y con el grado de libertad que le conciernen. Al menos, en los primeros años de vida, los niños aprenden de sus padres lo que deben y lo que no deben hacer. Por lo tanto, son los mejores aliados para el odontólogo para poder educar al niño en los cuidados preventivos de salud bucal 33-36.

En la actualidad, existen distintos puntos de vista sobre la valoración de diversos factores de riesgos que originan la caries dental, algunos originados por un enfoque lamentablemente unidireccional, manifestado por algunos autores que tienden a considerar simplemente como decisivos a los factores microbianos que determinan el proceso agresivo en la caries dental.

Otros autores sobreestiman la importancia de la resistencia del esmalte, y por último, otros enfatizan el papel regulador de la saliva 37-40.

No cabe duda alguna de que existen factores que intervienen y facilitan la agresión e unos casos, o interfieren el proceso agresivo en otros. Tenemos que tener en cuenta los factores que inciden en cada paciente para que se produzca la enfermedad y tratar de mantener una boca sana.

Numerosos estudios epidemiológicos han demostrado la asociación entre caries y carbohidratos refinos o azúcares, especialmente la sacarosa o azúcar común. Los azúcares consumidos con la dieta constituyen el sustrato de la microflora bucal dando inicio al proceso de cariogénesis. Los nutrientes de mayor acción cariogénica son los 3 disacáridos más importantes cuantitativamente de la alimentación “occidental”: sacarosa, lactosa y maltosa. Si se reduce el consumo de azúcar, se evitan los dulces entre las comidas y no se consumen azúcares pegajosos se puede reducir la incidencia de caries 41.

En nuestra experiencia personal hemos observado que los padres influyen mucho en la aparición de la caries dental ya que ellos son los responsables, sobre todo en esta temprana infancia de inculcar los hábitos dietéticos, higiénicos y la posición ante el estomatólogo.

Las facultades de estomatología en estos últimos años presentan una tendencia a formar un estomatólogo más integral acorde con las necesidades de salud bucal de la población en correspondencia con el Sistema Nacional de Salud. Este estomatólogo debe conocer profundamente áreas como la genética, inmunología, microbiología, control biológico, nutrición, tecnología educativa, epidemiología, informática y además, tener una sólida formación humanística que le permita conocer al hombre como ser biosocial.

La estomatología así concebida debe ir a lo científico, a la detección de las causas reales de la enfermedad, a su eliminación o erradicación, mediante la aplicación de medidas preventivas específicas que le permiten conservar la salud bucal, para lo cual el estomatólogo debe ser capaz de investigar y producir beneficios directos a la población como es, mantenerla sana 1.

La probabilidad de desarrollar caries dental y la severidad de las lesiones difiere entre las diferentes personas, familias, comunidades, países y edades. Nuestro país es uno de los pocos en el mundo que, ha puesto a disposición de su población una serie de recursos humanos y materiales para satisfacer las necesidades de atención estomatológica, siempre crecientes.

En los últimos años, se ha dado una extraordinaria importancia a la prevención de enfermedades: no sólo de aquellas causantes de la muerte sino, también de las que representan una amenaza para el bienestar, entre estas, la caries dental. Debido a esto es que en nuestro país existe un programa de atención a la población menor de 19 años de edad, el cual se cumple a nivel nacional, permitiéndonos plantear como hipótesis que la afectación por caries dental de nuestra área de salud será similar a la observada en el país donde la prevalencia y severidad de la caries dental en niños es baja 16-19.

En concordancia con lo expuesto en las investigaciones que se pretenden realizar nos proponemos determinar cómo se comporta la prevalencia de la caries dental en niños institucionalizados de 2 a 5 años de edad pertenecientes al área de salud del policlínico Wilfredo Pérez Pérez del municipio San Miguel del Padrón, Ciudad de la Habana; permitiendo perfeccionar la labor que se viene realizando.


Objetivos

General:

·Determinar la prevalencia de caries dental en niños institucionalizados de 2 a 5 años de edad pertenecientes al área de salud del Policlínico Wilfredo Pérez Pérez.

Específicos:

· Determinar la prevalencia de caries dental según edad y sexo en la población objeto de estudio.

· Identificar las superficies afectadas según edad y sexo.

· Determinar el grado de severidad de las lesiones según edad y sexo.


Método

En la presente investigación se realizó un estudio observacional, descriptivo y transversal, en el cual se examinaron 141 niños de 2 a 5 años de edad de ambos sexos matriculados en los Círculos Infantiles pertenecientes al área de salud del Policlínico Wilfredo Pérez Pérez ubicados en el municipio San Miguel del Padrón en La Ciudad de la Habana en el periodo comprendido entre mayo del 2005 a mayo 2006.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924