Revision de procedimientos de Enfermeria. Toma de constantes vitales y monitorizacion cardiaca
Autor: Agustín Míguez Burgos | Publicado:  8/10/2010 | Enfermeria | |
Revision de procedimientos de Enfermeria. Toma de constantes vitales y monitorizacion cardiaca .3

El tiempo que se ha de permanecer tomando el pulso es de 30 segundos siempre y cuando observemos que éste es rítmico. Si la toma se ha realizado durante 30 segundos el resultado lo tenemos que multiplicar por dos.

En caso de que el pulso sea arrítmico se debe de tomar durante un minuto y realizar también una toma del pulso central o apical.

MEDIDA DE LA FRECUENCIA RESPIRATORIA

Durante la inspiración se produce la expansión del tórax y esta expansión es la que nos va a facilitar la toma de esta constante. Según la frecuencia respiratoria, distinguimos:

Eupnea. . . . . . . 12 a 18 respiraciones por minuto (en el adulto)
Taquipnea . . . .. cifras por encima a 18 resp./min.
Bradipnea. . . . . cifras por debajo a 12 resp./min.
Apnea . . . . . . .. ausencia de respiración

Cuando se esté midiendo la respiración no sólo hay que fijarse en la frecuencia respiratoria, sino también en el tipo de respiración que presenta el paciente y anotar todo en la historia.

Factores que afectan a la frecuencia respiratoria

Entre los factores que modifican la frecuencia respiratoria tenemos: el ejercicio, la presencia de una enfermedad y la edad.

Técnica para tomar la respiración

Como ya se dijo en la introducción del tema a la hora de medir las respiraciones no se le debe de informar al paciente acerca de lo que se está haciendo ya que entonces respiraría más deprisa y obtendríamos un dato incorrecto.
Se coge la muñeca del paciente como si se le fuera a tomar el pulso, y la situamos sobre su tórax, para poder de esta forma percatarnos de sus expansiones torácicas.
Durante un minuto se cuentan todas las expansiones que realice.
Se anota en la gráfica del enfermo.

TOMA DE TENSIÓN ARTERIAL.

Principios fundamentales

La Tensión Arterial (TA) es el resultado de la presión que la sangre ejerce al circular, en el interior de las arterias, y la resistencia que la pared arterial ejerce sobre la sangre circulante.
La Tensión Arterial se mide en milímetros de mercurio (mm. de Hg).
Existen dos valores a registrar de la Tensión Arterial; un valor máximo que corresponde a la Presión Sistólica (conocida como máxima) y un valor mínimo correspondiente a la Presión Diastólica (conocida como mínima).

La Tensión Sistólica corresponde a la Sístole Cardiaca, que es el momento de contracción ventricular y refleja el bombeo que el corazón realiza en cada contracción muscular.
En un adulto joven y sano la presión sistólica es de 120 a 140 mm de Hg. aproximadamente.

La Tensión Diastólica se refiere al momento de diástole (relajación del corazón) y refleja la resistencia que las arterias ejercen sobre la columna de sangre que circula por ellas.

La Presión Diastólica en condiciones normales para un adulto joven y sano oscila entre 70 y 80 mm. Hg. Se dice que la Presión Diastólica es la 1/2 + 1 de la Presión Sistólica.

Los valores de la Tensión Arterial van aumentando progresivamente con la edad. Los ancianos tienen cifras de Tensión Arterial en torno a los 160/90 mm. Hg. considerándose esta cifra normal.
Cuando las cifras de Tensión Arterial están entre los valores medios considerados normales para cada grupo de edad se habla de Normotensión. Si las cifras están elevadas se habla de Hipertensión y si son bajas de Hipotensión.

La Tensión Arterial se registra en la gráfica de constantes vitales con color negro o verde dependiendo del Hospital donde nos encontramos.

Es aconsejable para tomar la TA que el paciente:

Se halle en reposo, por lo menos unos 20 minutos antes.
Se haga fuera de las comidas.
Siempre con el mismo aparato, vigilando que esté bien calibrado.
A las mismas horas cada día.
La medición debe hacerse estando el paciente sentado o acostado.

Material necesario

Fonendoscopio.
Esfigmomanómetro.
Silla.
El Esfigmomanómetro o Tensiómetro consta de:
Un manguito para enrollar alrededor del brazo, que se llena de aire ejerciendo una presión sobre el mismo hasta colapsar el paso de la sangre por las arterias.
Un manómetro que mide la Presión que hay dentro del manguito. El manómetro puede ser: columna de mercurio o reloj. El primero es más preciso que el segundo y suele utilizarse a la cabecera de la cama del enfermo.
Una pera de goma para inyectar el aire en el manguito. La pera dispone de una válvula que permite regular la entrada y salida de aire en el manguito.

Técnica para tomar la tensión

El método auscultatorio es más preciso y recomendable que el método palpatorio.

1. Sentar el paciente en una silla y comprobar que no está fatigado. Debe haber estado en reposo los últimos 20 minutos y no estar nervioso.
2. Colocar el brazo del paciente en extensión, apoyado sobre una superficie.
3. Enrollar el manguito en uno de los brazos por encima de la flexura del codo. Hay que cuidar el tamaño del manguito. En los niños debe usarse un manguito pediátrico. Para los adultos obesos debe usarse un manguito más ancho que el estándar.
4. Colocar la membrana del estetoscopio sobre la arteria humeral a la altura del pliegue del codo.
5. Tomar el pulso radial al paciente de la forma indicada.
6. Cerrar la válvula de seguridad de la pera del manguito e hinchar el brazalete por encima de 200 mm de Hg. hasta que las pulsaciones que estamos tomando desaparezcan.
7. Abrir la válvula lentamente para permitir la salida de aire del brazalete y que la compresión ejercida sobre el brazo disminuya progresivamente.
8. La primera pulsación que se registra en el fonendoscopio y en la arteria radial corresponde a la Presión Sistólica. Llega un momento en que los pulsos desaparecen, es decir, no se auscultan. El valor que marca el tensiómetro en ese momento en que se produce esa ausencia es la Presión Diastólica.
9. Anotar los valores.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924