Revision de procedimientos de Enfermeria. Toma de constantes vitales y monitorizacion cardiaca
Autor: Agustín Míguez Burgos | Publicado:  8/10/2010 | Enfermeria | |
Revision de procedimientos de Enfermeria. Toma de constantes vitales y monitorizacion cardiaca .4

MONITORIZACIÓN CARDIACA

Se trata de la monitorización habitual de carácter no invasivo realizado en pacientes críticos. La monitorización electrocardiográfica es una técnica para la medición del ritmo cardiaco y de la Frecuencia Cardiaca, empleada para la detección de arritmias e isquemia del miocardio y para la evaluación de la función del marcapasos.

La monitorización del E.K.G. registra las señales eléctricas emitidas durante la actividad cardiaca de modo continuo. Todos los E.K.G. utilizan un sistema de una o más derivaciones diseñadas para registrar la actividad eléctrica. Una derivación consiste en tres electrodos: un electrodo positivo, uno negativo y una toma de tierra que evita interferencias eléctricas de fondo en el trazado. Para cumplir su función la calidad de la señal debe ser excelente, por lo que se recomienda:

Preparación de la piel:

1. La piel muy vellosa puede rasurarse para optimizar la adherencia.
2. La humedad y grasa se eliminan con la aplicación de alcohol, dejando secar a continuación.
3. Evitar humedecer los electrodos.

Requerimientos de seguridad

1. Todo el equipo en contacto con el paciente debe tener el mismo potencial que la toma de tierra
2. Aislamiento de las conexiones expuestas.
3. Desechar los cables (latiguillos) que presenten roturas, sustituyéndolos por unos nuevos.

Colocación adecuada de los electrodos

1. Una buena colocación permite una señal máxima con mínimas interferencias. Se considera en situaciones normales que la máxima amplitud de señal se obtiene con el equivalente de la configuración de la derivación II. Las zonas de colocación más comunes son:

*  Línea medio clavicular derecha, justo por debajo de la clavícula
*  Línea medio clavicular izquierda, justo por debajo de la clavícula
*  Sexto y séptimo espacio intercostal en la línea medio clavicular izquierda.

2. Evitar colocar los electrodos en las zonas destinadas a las palas del desfibrilador.
3. Conservar los electrodos antes de ponerlos dentro de la bolsa protectora, evitando que se seque el gel.

En caso de ausencia o defecto de señal en primer lugar se examinará al paciente. Si no se detecta la fuente del error, se revisarán los electrodos y que los cables estén bien puestos. Por último, se revisaran los módulos y el monitor.

El personal estará debidamente entrenado en el manejo de los monitores.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Jiménez Murillo, L. y Montero Pérez, F.J. “Medicina de Urgencias: Guía Terapéutica”. Ediciones Harcourt. Madrid. 2006.
2. Dirección General de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud. “Plan Funcional De los Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias”. Consejería de Salud Junta de Andalucía. 2003.
3. J. R. Soler, V. López. « Manual de Reanimación Cardiopulmonar, Estabilización y Triage del paciente poli traumático”. 2ª Edición, Barcelona 1997. S. A. M. Urgencias Médicas.
4. Fundación Jiménez Díaz. Manual de Técnicas y Procedimientos básicos de Enfermería. Madrid. 1990.
5. Potter, P.A. “Enfermería clínica: técnicas y procedimientos”. 4ª Ed. Editorial Harcourt Brace. Madrid. 1999.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924