Principales valores para el personal de Salud
Autor: Dra. Lizel Díaz del Mazo | Publicado:  27/10/2010 | Etica, Bioetica. Etica medica. Etica en Enfermeria | |
Principales valores para el personal de Salud .2

Cuando una persona se muestra irresponsable pierde la confianza de sus congéneres. El origen de la irresponsabilidad es la falta de prioridades correctamente ordenadas.

El costo de la irresponsabilidad es muy alto porque provocará la inestabilidad de las relaciones sociales.

La responsabilidad vale, porque es difícil de alcanzar. Para mejorar la responsabilidad debe tenerse en cuenta que todo compromiso es de decisión individual pero de consecuencias muchas veces social y este aspecto es lo que merece el mayor respeto.

Honestidad (6)

La Honestidad es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y la conducta que se observa hacia el prójimo, que junto a la justicia, exige en dar a cada quien lo que le es debido.

La Honestidad, garantiza confianza, seguridad, respaldo, confidencia, en una palabra integridad.

Para ser honesto hace falta ser sinceros en todo lo que se dice; fieles a las promesas hechas, actuando justamente y expresando opiniones que damos respecto a los demás.

Ser honesto significa no atribuir defectos que no tienen o juzgar con ligereza el actuar de alguien, evitar sacar provecho u obtener un beneficio a costa de las debilidades o de la ignorancia de personas; guardar como propio el secreto profesional de aquella información que es particularmente importante para el servicio o para el paciente que nos lo ha confiado, evitar provocar discordia y malos entendidos entre las personas que conocemos; señalando con firmeza el grave error que se comete al hacer calumnias y difamaciones o devolviendo con oportunidad las cosas que no nos pertenecen y restituyendo todo aquello que de manera involuntaria o por descuido hayamos dañado, enfrentando con valor nuestros defectos y buscando la manera más eficaz de superarlos, rectificando cada vez que nos equivocamos y cumpliendo con nuestro deber en las labores grandes y pequeñas sin hacer distinción.

Las relaciones en un ambiente de confianza conducen a la mejora personal y ajena, pues si en todo momento se obra con rectitud y honestidad, se aprende a vivir como hombre de bien.

Laboriosidad (7)

La laboriosidad significa hacer con cuidado y esmero las tareas, labores y deberes que son propios de nuestras circunstancias y profesión. También implica el ayudar a quienes nos rodean en el trabajo, la escuela, e incluso durante nuestro tiempo de descanso.

Para ser laborioso se necesita estar activo, hacer cosas que traigan un beneficio a nuestra persona, o mejor aún, a quienes nos rodean. Pueden establecerse pequeñas acciones que poco a poco y con constancia, ayudarán a trabajar mejor y a cultivar el valor de la laboriosidad:

- Comenzar y terminar de trabajar en las horas previstas. Generalmente cuesta mucho trabajo, pero garantiza orden para poder cubrir más actividades.
- Establecer un horario y una agenda de actividades para casa, en donde se contempla el estudio, el descanso, el tiempo para cultivar las aficiones, el tiempo familiar y el de cumplir las obligaciones domésticas o encargos.
- Terminar en orden y de acuerdo a su importancia todo lo empezado: encargos, trabajos, reparaciones, etc.
- Cumplir con todos nuestros deberes, aunque no nos gusten o impliquen un poco más de esfuerzo.
- Tener ordenado y dispuesto nuestro material y equipo de trabajo antes de iniciar cualquier actividad. Evitando así poner pretextos para buscar lo necesario y la consabida pérdida de tiempo e interés.
- Esmerarnos por presentar nuestro trabajo limpio y ordenado.

Crear una imagen de mucha actividad pero con pocos resultados se le llama activismo, para lo que se hace necesario analizar con valentía los verdaderos motivos por los que actuamos, para no engañarnos, ni pretender engañar a los demás cubriendo nuestra falta de responsabilidad con una simulación.

Comunicación: (8)

El valor de la comunicación nos ayuda a intercambiar de forma efectiva pensamientos, ideas y sentimientos con las personas que nos rodean, en un ambiente de cordialidad y buscando el enriquecimiento personal de ambas partes.

La comunicación es indispensable para procurar y mantener las buenas relaciones en todos los ámbitos de nuestra vida, particularmente en la familia, el trabajo y con las personas más cercanas a nosotros.

La buena comunicación tiene algunas características que todos conocemos: escuchar con atención, no acaparar la palabra, evitar interrumpir, utilizar un lenguaje propio y moderado, lo cual demuestra educación y trato delicado hacia las personas. Pero este valor tiene elementos fundamentales e indispensables para lograr una verdadera comunicación:

- Interés por la persona que nos habla.
- Saber preguntar con claridad y en el sentido correcto.
- Aclarar aquello que nos parece incorrecto, o que puede ser mal interpretado.
- Sinceridad ante todo dentro de las normas de la ética.
- Comprender los sentimientos de los demás.
- No interpretar equivocadamente los gestos, movimientos o entonación con que se dicen las cosas.
- Observar el estado de ánimo de las personas.
- Aprende a ser cortés.
- Escoger temas que sean de interés para el interlocutor, y le definan criterios o los ayuden a resolver problemas. No imponer temas superficiales que cansan.

Lealtad: (9)

La lealtad es un corresponder, una obligación que se tiene al haber obtenido algo provechoso. Es un compromiso a defender lo que creemos y en quien creemos. Por eso el concepto de la lealtad se da en temas como la Patria, el trabajo, la familia o la amistad. Cuando algo o alguien nos ha dado algo bueno, le debemos mucho más que agradecimiento.

Cuando somos leales, logramos llevar la amistad y cualquier otra relación a su etapa más profunda.

La lealtad implica un compromiso que va más hondo: es el estar con un amigo en las buenas y en las malas, es el trabajar no solo porque nos pagan, sino porque tenemos un compromiso más profundo con la empresa en donde trabajamos, y con la sociedad misma.

- En toda relación se adquiere un deber respecto a las personas. Como la confianza y el respeto que debe haber entre padres e hijos, la empresa con los empleados, entre los amigos, los alumnos hacia su escuela.
- Nunca será buena idea que una persona que se preocupa por vivir los valores, trabaje en un lugar donde se hacen fraudes o impera la corrupción.
- Se es "leal" mientras se comparten las mismas ideas..
- La Lealtad no es consecuencia de un sentimiento afectivo, es el resultado de una deliberación mental para elegir lo que es correcto. El mentir para encubrir las faltas de alguien no nos hace leales, sino cómplices.
- La persona que participa de una actividad sólo por el éxito que se tiene, fácilmente abandona la empresa porque las cosas no salen bien o simplemente deja de obtener los beneficios a que estaba acostumbrado.
- Todo trabajo se debe hacer bien por lo que vale, no por "quedar bien" con el jefe.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924